10 Jul. 2017

El Gobierno no tiene una idea fuerza clara en este periodo

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Nelson Fernández

Nuevo Siglo TV – Claves Políticas

De aquí a las elecciones el primer problema para el Frente Amplio es el gobierno […]El Frente Amplio fue manejando de manera constante una baja de la pobreza, porque la gente tenía mayores ingresos y podía consumir más […] Pero si miramos la pobreza como Necesidades Básicas Insatisfechas, encontramos que es un problema estructural que no se arregla […]O sale una opción socialdemócrata como plantea el Partido Independiente, con batllistas, wilsonistas, frenteamplistas, o aunque no le guste esa gente (disconformes de nivel medio a medio alto) va a seguir votando al Frente Amplio


De aquí a las elecciones el primer problema para el Frente Amplio es el gobierno […] El Gobierno no tiene una ida fuerza clara en este gobierno, como el Plan Ceibal o el tabaquismo en la primera administración Vázquez, o como fue en la de Mujica el aborto, el matrimonio homosexual, la igualdad en el matrimonio, la adopción por parejas homosexuales, la fecundación asistida, la marihuana […]

Si bien se va a llegar a las elecciones con una situación económica relativamente positiva en relación a lo imaginado hace un año, se percibe que hay un problema complicado de empleo […]

El Frente Amplio fue manejando de manera constante una baja de la pobreza, porque la gente tenía mayores ingresos y podía consumir más […] Pero si miramos la pobreza como Necesidades Básicas Insatisfechas, encontramos que si bien hubo algunos mejoramientos en los asentamientos (como electricidad y agua potable), el contexto general no ha mejorado y existe la percepción de que ha aumentado el número de personas que vive en asentamientos. Es un problema estructural que no se arregla […]

Uruguay es un país que maneja las cosas suavemente. Pese a ello, hay un problema general de todo el sistema político que los tiempos que maneja para aprobar cada ley es de caracol, sumado a un reunionismo extraordinario […]

Un problema estructural de este Gobierno es que no formó un Consejo de Ministros que sea representativo de la fuerza política y especialmente de la bancada parlamentaria. Que de allí surja que lo que se acuerde en el Consejo de Ministros tiene el respaldo parlamentario previo, que es lo esencial en un régimen semiparlamentario[…]

Todo partido democrático que funcione tiene convenciones, congresos, asambleas, plenarios, pero tiene un vértice de tres, cinco, siete personas, no más. El FA lo tuvo desde su fundación. Ahora le está faltando. Tabaré Vázquez en su primer gobierno ese vértice estaba sentado en el Consejo de Ministros; con Mujica fue un juego más bien binario con Astori. Ahora no hay vértice […]

Hay descontentos con el Frente Amplio por izquierda ... que se pueden ir a Unidad Popular. Hay disconformes en los niveles bajos, que es el menos ideológico y el más sensible a que pueda haber captaciones ajenas […] El gran sector es el de la mitad de los disconformes, el 8% del total del electorado, unas 200 mil personas, de nivel medio y medio alto dese el punto de vista socioeconómico, de nivel alto en lo cultural, frenteamplista de raíz. La disconformidad se expresa por dos grandes áreas temáticas. Una es lo que refleja ANCAP y el caso Sendic como símbolo de muchas cosas, y el que los que andan adentro del Frente Amplio se los ve a los codazos por los cargos. La otra es porque es el sector menos beneficiado y hasta más golpeado, el que siente que hay grandes exoneraciones para todas las grandes inversiones, y dicen “a mí me caen por la basura, el impuesto municipal, la DGI, el BPS, no me exoneran nada […]

Ocurre que este conjunto de disconformes tiene valores muy firmes en los aspectos socioculturales que lo diferencian de los partidos tradicionales: laicidad, aborto, matrimonio homosexual e incluso la marihuana. Lo de Salto aparece como una línea divisoria, como lo fue lo de la estatua de la Virgen en el Puerto del Buceo y antes el aborto […] Además, tienen una visión peyorativo de los partidos tradicionales de larga data, sin que importe cuál es la realidad […] O sale una opción socialdemócrata como plantea el Partido Independiente, con batllistas, wilsonistas, frenteamplistas, o aunque no le guste esa gente va a seguir votando al Frente Amplio.