13 Oct. 2011

Eduardo Bottinelli advierte que creció la cantidad de personas que anuncian voto en blanco o anulado, lo que debe

Entrevista con Eduardo Bottinelli

Semanario Búsqueda

Desde la segunda mitad del 2010 la intención de voto del Frente Amplio ha caído, pero eso no significó que el respaldo a los partido de oposición aumentara de manera significativa sino que en realidad lo que creció fue el anuncio del voto en blanco o anulado.[...]Bottinelli señaló que el hecho de que los partidos de oposición no aumenten su intención de voto se debe a que quienes anuncian que votarán en blanco o anulado son frenteamplistas “descontentos en general” con el funcionamiento de la coalición de izquierda y con su gobierno.[...]“Este proceso es relativamente nuevo, al menos en los estudios de opinión pública, y debería prestársele más atención de la que se le presta”, advirtió el sociólogo.


Desde la segunda mitad del 2010 la intención de voto del Frente Amplio ha caído, pero eso no significó que el respaldo a los partido de oposición aumentara de manera significativa sino que en realidad lo que creció fue el anuncio del voto en blanco o anulado. Esta situación debería “preocupar” a los partidos, en especial al Frente Amplio, advirtió el sociólogo Eduardo Bottinelli, director de la empresa Factum.

Bottinelli señaló que el hecho de que los partidos de oposición no aumenten su intención de voto se debe a que quienes anuncian que votarán en blanco o anulado son frenteamplistas “descontentos en general” con el funcionamiento de la coalición de izquierda y con su gobierno.

El director de Factum subrayó como un punto clave las últimas elecciones departamentales y municipales de 2010, cuando en todo el país el nivel de abstención llegó casi a 20% del total.

Antes de esa fecha los indecisos eran 11% mientras que por el voto en blanco y anulado se manifestaba 3%. Aclaró que sólo cerca de las elecciones comenzó a verse un cambio en las posturas sobre lo que se iba a votar.

“Previo a las elecciones municipales dudamos mucho respecto a este dato. Considerábamos que lo que estaba habiendo era un enojo del votante frenteamplista, pero que al votar no iba a anular el voto y votarían al Frente Amplio. Nos equivocamos, la gente lamentablemente voto en blanco y anulado. ¿Por qué digo lamentablemente? Porque es un proceso que debería preocupar un poco más de lo que preocupó; debió ser discutido entre los partidos, fundamentalmente en el Frente Amplio que perdió intendencias y caudal de votos”, opinó Bottinelli el jueves 6 durante su participación en las IV Jornadas Académicas de la Asociación Uruguaya de Ciencia Política.

Según datos presentados por Bottinelli, en el primer trimestre de 2010 el voto en blanco y anulado era 3%. En el segundo trimestre de ese año el indicador subió a 9%, luego cayó a 5% para terminar el año en 10%. En lo que va del 2011, en el primer trimestre estuvo en 9%, luego 12% y en la última medición pasó a 11%.

“Desde las elecciones municipales, en las encuestas registramos que hay en el entorno del 10% que manifiesta que va a votar en blanco o anulado”, señalo. “Vemos un descontento general con el Frente Amplio y el gobierno”, dijo Bottinelli para explicar esta situación.

Según la encuesta que presentó el director de Factum, el partido de gobierno tiene 40% de intención de voto (cayó cuatro puntos en comparación con la medición del trimestre anterior), el Partido Nacional pasó a 24% (estaba en 15% y detuvo de esta manera una caída que se venía registrando desde el tercer trimestre de 2010), y el Partido Colorado se ubica en 11% (cayó tres puntos).

En las conclusiones del trabajo que presentó, Bottinelli apuntó que “la caída del Frente Amplio”, que se produce desde el tercer trimestre de 2010 cuando estaba en 49%, “no se traslada a la oposición, sino fundamentalmente al voto en blanco y anulado, (y en) menor grado a la indecisión”.

“Este proceso es relativamente nuevo, al menos en los estudios de opinión pública, y debería prestársele más atención de la que se le presta”, advirtió el sociólogo.

Bottinelli participó de una actividad junto con el director de Opinión Pública de Equipos, Ignacio Zuasnabar, y con Mariana Pomiés de la empresa Cifra.