Los efectos de las elecciones del domingo y un punto de inflexión en la política del gobierno

Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor


EMILIANO COTELO:
Llegamos hoy al último día de campaña electoral hacia los terceros comicios de gobiernos departamentales, que se hacen separados en el tiempo de las elecciones nacionales. Llegamos, también, al fin del largo ciclo electoral 2009-2010.

El politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, analiza qué efectos pueden generar estas elecciones del domingo y qué impactos puede tener. Por otro lado, la convalidación de la elección Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur.

***

OSCAR A. BOTTINELLI:
Tenemos que unir los dos temas porque veces hay un impacto de esta naturaleza a pocos días de unas elecciones, aunque sean elecciones de bajo perfil.

Hay que tener en cuenta que en cuanto a elecciones de gobiernos departamentales hay dos tipos de escenarios bien diferentes. Uno es Montevideo, donde hay una total apatía e indiferencia en relación a los comicios al punto que uno se pregunta cuánta gente votaría si el voto fuese voluntario.

El otro tipo de escenario es el interior del país donde con variaciones, hay fuerte interés y gran expectativa en estas elecciones. ¿Por qué? Porque en el interior las intendencias tienen otra importancia para la gente y otra cercanía con la gente. Además, porque el intendente es visto no sólo como el que administra los servicios municipales sino también como el embajador del departamento, el representante, el que lucha contra las otras intendencias o asociado a otras intendencias en defensa de los intereses del departamento; brega ante el gobierno nacional por los intereses del departamento.

Nada de eso ocurre con Montevideo. Y quizás Canelones se encuentra en algún punto intermedio dado que por el tamaño de la población departamental y la dispersión en muchas localidades el intendente está más lejano que en otro departamentos del interior; pero más cerca de la gente que el intendente de Montevideo.

EC – ¿Y esto mismo pasa con los nuevos municipios, hay ese mismo tipo de diferencia en el ambiente al respecto?

OAB – Los municipios son una gran abstracción en Montevideo. Cada uno abarca distintos barrios, comprende mucha población, no hay límites naturales entre una y otra, no existe identidad local, los candidatos a alcalde son muy pocos conocidos, y este fenómeno es posiblemente similar en la parte más reciente del área metropolitana, como Ciudad de la Costa o quizás Ciudad del Plata, pero es completamente diferente en el interior puro, e incluso en buena parte de Canelones. La gente conoce el funcionamiento de las Juntas Locales, ya sea que estén integradas, ya sea que funcionen no integradas y lo hagan con el secretario; el local de las Juntas Locales lo sabe todo el mundo donde está.

Las alcaldías se ven como una transformación de las Juntas Locales en órganos que van a ser elegidos directamente por la gente. En Río Branco la Junta Local es elegida desde 1962; en Bella Unión y en San Carlos desde 1989, y en estas tres localidades se ve casi como un cambio de nombre de las juntas locales autónomas electivas.

Los candidatos a alcalde son conocidos por su nombre, su apellido, su sobrenombre, su profesión, de quienes es hijo, con quien está casado y que familia tiene; entonces es muy distinta una elección donde dice fulanito va de candidato, me gusta o no me gusta; que un nombre que aparece en un cartel y la gente dice “¿quién es?”

EC – ¿Puede impactar en algo la elección de las alcaldías?

OAB – No hay mucha información disponible. Como se sabe se vota en hojas separadas. En una hoja se vota para gobierno departamental –intendente y junta departamental- y en otra se vota para alcalde y concejo municipal. Como se sabe se pueden votar las dos hojas; o se puede votar sólo al gobierno departamental; o sólo la de la alcaldía; y obviamente se puede votar todo en blanco.

Pero si se votan las dos es obligatorio que sean del mismo lema y del mismo partido, no se puede votar intendente de un partido y alcalde de otro.

Hay algunos datos sueltos, por eso no hay mucha información, que en algunas localidades la gente se siente tironeada en su decisión entre la preferencia por un candidato a intendente de un partido y la preferencia por un candidato a alcalde de otro partido. Incluso algunos dirigentes partidarios nos han expresado la preocupación de haber visto al correligionario suyo que le dicen que no votan al candidato a intendente que ya habían elegido antes, que ya habían dado su apoyo, porque prefieren votar a otro partido porque les resulta mejor el candidato a alcalde. Y es que en muchas localidades y para unas cuantas personas puede resultar más importante la alcaldía de su pueblo que la intendencia que muchos la ven como la intendencia de la capital del departamento y no la intendencia de todo el departamento.

EC – Si ahora miramos globalmente la elección del próximo domingo, la suma de las 19 elecciones departamentales y municipales, ¿qué efectos puede haber, qué efectos puede tener?

OAB – Digamos que en principio los efectos van a ser relativamente bajos, uno puede señalar grosso modo dos. Uno, que en el plano simbólico va a ser importante, si el Frente Amplio (FA) crece en cantidad de intendencias, con lo cual estaría marcando esa línea de crecimiento permanente que se interrumpió en octubre del año pasado; si a la inversa cae y por lo tanto confirmaría una caída porque ya cayó del 2004 a 2005 a octubre del año pasado y volvería a caer; o si hay un comportamiento contradictorio donde aumenta el total de intendencias pero con pérdida de alguna intendencia con la que cuenta.

Esto sería simbólicamente muy relevante porque sería la primera vez que el FA perdería algún gobierno que ha ganado, un territorio conquistado. Y sería la segunda vez que pierde cargos en forma consecutiva si contamos como primera vez las dos bancas de diputado que perdió en la elección de octubre pasado.

Lo segundo, que en el Partido Nacional (PN) importará quiénes son elegidos; con qué fuerza; aunque no resulten elegidas, qué figuras surgen con potencial. Porque el PN luego del 9 de mayo va a entrar en una larga fase de discusión sobre su futuro donde van a estar en discusión los liderazgos nacionales, la existencia de las actuales corrientes internas, se va a iniciar un profundo proceso de reestructuración o por lo menos la discusión de un profundo proceso de reestructuración, y las figuras que surgen y los intendentes del interior que sean elegidos van a ser clave en este proceso.

EC – Tú proponías incorporar a este análisis también el que fue el gran hecho político de esta semana, la actitud de Uruguay que posibilitó la designación de Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur.

OAB – Efectivamente. La información de que hizo formalmente Uruguay es confusa porque los propios voceros dicen que no votó, que no vetó, que no se abstuvo, pero la consecuencia es como si hubiese votado a favor. Digo, en buen romance, posibilitó que el ex presidente argentino fuese designado secretario general de un organismo en ciernes porque el estatuto por ejemplo todavía no se ha ratificado por Uruguay, que es un organismo que es la llamada Unión de Naciones Suramericanas.

Este es un giro de 180 grados en la posición del país, que con Tabaré Vázquez entonces apoyado por el todo sistema político, venía vetando a Kirchner.

Este paso se dio sin que hubiese cambiado nada, salvo que cambió el presidente uruguayo: el puente sigue cortado, no hay anuncio de fecha cierta su levantamiento, no hay anuncio de compromiso oficial del gobierno argentino de proceder de inmediato al levantamiento del corte, entonces aparece como un gesto unilateral de Uruguay o podría haber sido un quid pro quo –que Mujica dice que no- “tú primero me votas y luego yo te concedo determinada cosa”, a veces los quid pro quo no necesitan un acuerdo verbal y pueden ser señales implícitas.

Pero importa señalar que hace dos semanas, el 23 de abril, dedicamos el análisis político de este tema con el título “Qué deja La Haya y lo que queda por venir” y preanunciamos esto que ocurrió. Si a alguien le interesa lo puede ver tanto en Espectador.com como en Factum digital en www.factum.com.uy.

EC – Tú marcas este hecho como un punto de inflexión, ¿en qué sentido?

OAB – Sí, es el primer caso en 65 días de gobierno en que el presidente da un paso con la inequívoca señal opuesta del presidente del PN y del Partido Colorado formalmente; es la primera grieta en el consenso, el primer trueno en la luna de miel, aunque todavía no queda claro cuál es la postura de toda la oposición. Se va a ver más adelante. El senador Sergio Abreu que es referente de Alianza Nacional en temas internacionales hizo unos comentarios que deja bien parado a Mujica; lo mismo hizo el Partido Independiente (PI).

Pero como sea esto va a tener su costo, es un desgaste, no se va a ver ahora, ni la semana que viene, ni en las próximas semanas; pero lo que siempre hay que tener cuidado que cuando se acumulan los costos, cuando después se de el inevitable proceso de debilitamiento presidencial que esto en algún momento es inevitable es cuando los costos acumulados aparecen y cuando el presidente esté asediado y necesite toda su fuerza ahí se verán los costos este y otros que necesariamente vendrán porque necesariamente va a tener que asumir costos si quiere hacer algo.

EC – ¿Y tú hablas de costos sólo en relación con la oposición?

OAB – No, hay otros costos. Desde un punto de vista diferencia de Uruguay hay que tener en claro que una distinción de esta naturaleza como es votar a un ex presidente a un cargo importante no es visto como un favor a la Argentina es visto como un favor a los Kirchner y no al país. Con el grado de enfrentamiento que hay en la vecina orilla es una movida ésta que enoja a la oposición.

Mauricio Macri, jefe de gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires, aspirante presidencial, anoche dijo textualmente: “se eligió a un corrupto como presidente de Unasur”, este es un mensaje de la oposición, no es decir “que bien Uruguay, gracias Mujica, que favor le hizo a la Argentina”, están diciendo “se eligió un corrupto”. Esto va por cuenta de Macri por supuesto, no lo digo yo, pero es marcar como se ve.

Y no olvidemos que dentro de 19 meses habrá en Argentina un nuevo gobierno que grosso modo, no estoy hablando de porcentajes pero por lo menos hay tantas posibilidades de que sea la continuidad del kirchnerismo o el recambio a favor de la oposición. Y si ocurre este cambio este gesto de buena voluntad con Argentina puede ser pan para hoy y hambre para mañana y Uruguay quedar mal con el próximo gobierno.

EC – ¿Pero dentro del país puede haber otros costos?

OAB – Quizás lo más importante termina siendo los problemas ni con la oposición uruguaya ni con la oposición argentina, sino lo importante es que esto puede sonar como un desaire público a Tabaré Vázquez, esa postura inflexible, firme, y esto tarde o temprano va a tener su costo. Vázquez ha demostrado varias cosas fuera de toda duda: gran paciencia; excelente manejo de los tiempos, de la entrada y salida de escena y de cuando jugar las cosas; y también demostró que nunca deja correr las cuentas pendientes. Recordemos en la campaña electoral cuando asumió el desafío de Mujica en silencio mucho tiempo y salió desde Estados Unidos hablando de la “estupidez” cuando lo del Pepe Coloquios y otros elementos conjuntos.

EC – Anoche ya hubo una primera reacción del propio Vázquez.

OAB – Exacto, anoche fue muy claro y muy sutil cuando dijo la fuerza política no había discutido ni tomado posición, que cuando decidiera esa sería su posición, que por ahora son todas posiciones personales, que respeta enormemente la decisión del presidente, que tiene sus razones para hacer lo que hizo, algunas de las cuales explicó públicamente. Fue una marcación de distancia clarísima y además marcando con mucha claridad que lo de Mujica fue una posición personal no una posición del FA.

Sin duda el presidente Mujica habrá evaluado todo esto, lo que queda por ver es si la evaluación fue todo lo correcta que debía ser, los cálculos de la oportunidad lo fueron, a la vista de que tiene que pagar más adelante muchos más elevados y duros costos que este si decide impulsar a fondo la reforma del Estado o la reforma de la Educación Pública. Él va a tener que asumir muchos costos.

Nunca hay que olvidar que el capital de que dispone un presidente de la República es mucho menor que el que necesita para enfrentar los desafíos del cargo. Esto es así, el presidente necesitaría mucho más capital político del que necesita para los enormes costos que significa gobernar.

Y lo que cabe esperar también es que no haya habido, porque a veces ocurre en gente muy hábil, una sobrevaloración de dos elementos: de la capacidad de seducción del presidente y de la idea de invulnerabilidad a los costos.

EC – ¿Este hecho que estás comentando puede impactar en el voto del domingo?

OAB – Yo diría en principio, en forma genérica, creo que no. Siempre hay que ver pero parecería que no. Entre otras cosas porque como se ve en todo el análisis que vengo haciendo hablo de costos de impacto retardado de las cosas que se acumulan.

Pero en una elección reñida, cabeza a cabeza, como hoy está la de Río Negro, la zona más sensible del país al conflicto con Argentina y al corte del puente, no hay que descartar que pudiera tener algún efecto.

¿Si hay disconformidad con lo hecho? No hay información cuantificable, sí hay algunos elementos de que hay gente molesta con todo esto; podría trasladarse esta disconformidad al voto al FA y en esta cabeza a cabeza desnivelar la balanza a favor del PN.

El intendente titular que va a la reelección, que renunció hace unos meses para presentarse como candidato, Omar Lafluf, dio algunas señales en el día de ayer sobre este tema. Es verdad que si el PN gana es con mucha luz porque una elección que viene cabeza a cabeza no necesariamente termina cabeza a cabeza; si gana con mucha luz, o si gana el FA no pasa nada con el tema este de Kirchner, pero si Omar Lafluf vuelve a la intendencia con una diferencia de pocos votos, un puñado de votos, muchos pueden llegar a ver que ese puñado de votos puede ser producto del corrimiento que produjo este enojo a la concesión que hizo el presidente Mujica a los Kirchner.

Y el FA tampoco salió a desmarcarse de este gesto, pese a lo dicho por Vázquez ayer, para la gente es el gobierno frenteamplista el que hizo esta concesión.


 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
mayo 6 - 2010