La segunda fotografía de las preferencias de los uruguayos hacia la segunda vuelta

Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
Estamos a 16 días de la realización de la tercera y última elección del ciclo electoral nacional 2009, en el que se definirá la Presidencia de la República entre José Mujica y Luis Alberto Lacalle.

El politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, analiza y profundiza en la segunda Encuesta Nacional Factum realizada rumbo al balotaje.


***


EC – ¿Por dónde empezamos?

OSCAR A. BOTTINELLI:
Primero vamos a recordar las reglas de juego, porque hemos encontrado muchas consultas con mucha confusión de la gente sobre qué pasa con los porcentajes, qué pasa con los votos en blanco. Repitamos: compiten dos fórmulas presidenciales entre sí por los cargos de presidente y vicepresidente de la República, se vota en dos hojas de votación sin lema, sin diferenciación de colores, sin número distintivo.

EC – Hay dos hojas y hay que elegir una.

OAB – Hay que elegir una y las hojas no llevan “Frente Amplio” (FA) ni “Partido Nacional” (PN) sino que cada una de ellas lleva el nombre y cargo del candidato a presidente, el nombre y cargo del candidato a vicepresidente y el período para el cual se eligen: 2010-2015. Las fórmulas obviamente no son divisibles, no hay forma de votar Mujica-Larrañaga ni Lacalle-Astori. Son elegidos como presidente y vicepresidente los integrantes de la fórmula que obtenga mayor cantidad de votos, es una elección a mayoría relativa –también se denomina pluralidad o, en un término más discutible, mayoría simple–. Si Mujica-Astori tienen más votos que Lacalle-Larrañaga, son elegidos Mujica-Astori.

EC – O sea, la fórmula ganadora no tiene que alcanzar un determinado porcentaje del total de votos emitidos.

OAB – Exacto, no importan los porcentajes, tampoco importan los votos en blanco ni los votos anulados. En algún medio de prensa ha salido una cosa errónea sobre a quién benefician los votos en blanco y los anulados que creó confusión. Los votos en blanco y los votos anulados son absolutamente neutros, no favorecen ni perjudican a nadie.

EC – En todo caso quien los emita estará pasando determinado mensaje y hay distintas opciones en ese sentido, pero en cuanto a la definición entre las dos fórmulas presidenciales no juegan ningún papel.

OAB – El que está votando en blanco o votando anulado puede decir “no me interesa y paso”, puede decir “estoy enojado y estoy en contra de todos, estoy protestando”, puede ser desde la mayor pasividad a la mayor agresividad, pero desde el punto de vista estrictamente electoral ese voto no cuenta, no existe. Lo que existen son los votos a Lacalle-Larrañaga, los votos a Mujica-Astori y el que tiene más gana. Esto es muy importante que quede claro porque hay gente que dice “pero y si no llega al 50%...”. No tiene nada que ver, el que tiene más votos gana.

EC – Realizadas entonces esas puntualizaciones, entendido bien cuál es el marco en el que tendrá lugar la definición el próximo 29 de noviembre, vayamos ahora a la encuesta.

OAB – La Encuesta Nacional Factum que presentamos hoy da un panorama de la intención electoral al pasado domingo 8 de noviembre y los datos corresponden a la pregunta: “El domingo 29 de noviembre se define la elección de presidente y vicepresidente de la República entre estas dos fórmulas –se mencionan las dos–, ¿a cuál de ellas se inclina a votar?”. Estamos trabajando con un margen de error sobre los datos presentados que debe asumirse oscila en torno a +/- 3%.

EC – Veamos los números: por la fórmula Mujica-Astori 49%, por la fórmula Lacalle-Larrañaga 40%, indefinidos 11%.

OAB – Es interesante ver que este 49 a 40 no es igual en todo el país. Dividamos el país en tres porque la división en dos se nos está quedando corta. Cuando analizamos la elección del 25 de octubre dijimos que encontramos dos “interior”: un “interior” que era una “L”: Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, Colonia, San José, Canelones, Florida, Maldonado y Rocha donde el FA era la primera fuerza. Y el otro “interior”, desde el centro hacia Brasil: Artigas, Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo, Treinta y Tres, Durazno, Flores y Lavalleja donde la primera fuerza es el PN. Y después, por supuesto, Montevideo.

Veamos qué pasa en los tres países.

EC - ¿Tenemos números discriminados en esas tres zonas?

OAB – Exacto. En Montevideo la relación es a favor de Mujica: 60-29; en la “L”, lo que podemos llamar el interior costero, el interior ribereño, el litoral más el sur, empate: 45 a 45 con 10% de indefinidos; y en el interior profundo –norte, centro, noreste del país–: 33 Mujica-Astori, 56 Lacalle-Larrañaga y 11% de indefinidos.

EC – Son muy interesantes los contrastes enormes que se dan en esas tres zonas.

OAB – Sí, parecería que este país ribereño es el país que está en el medio –cosa que geográficamente no está– entre una metrópolis de izquierda y un interior profundo tradicional. Le decimos interior profundo no sólo porque geográficamente es profundo, está lejos de toda frontera acuática, de mar y océano, sino también profundo en cuanto a que es el país que conserva más tradiciones en relación a la “L” ribereña, que ha tenido un vuelco político importante, y por supuesto a Montevideo, que es siempre el que más cambia.

Entonces observamos tres comportamientos políticos absolutamente diferenciados y, entre el interior profundo y Montevideo, opuestos.

EC – Sería bueno que viéramos qué cambios se han dado en relación a la primera Encuesta Factum con vistas al balotaje.


***


EC – “El domingo 29 se define la elección de presidente y vicepresidente de la República entre estas dos fórmulas presidenciales, ¿a cuál de ellas se inclina a votar?”. Esa es la pregunta que formula Factum a sus encuestados y estamos conociendo los resultados del relevamiento que terminó el domingo pasado, 8 de noviembre. Los resultados: fórmula Mujica-Astori 49%, fórmula Lacalle-Larrañaga 40%, indefinidos 11%.

OAB – Quiero aclarar que hablamos de indefinidos, no de indecisos, porque en esta bolsa están los indecisos y están los que primariamente anuncian el voto en blanco o el voto anulado, es todo el conjunto.

EC – Esa es una pregunta que estaban haciendo algunos oyentes, dónde figuran en la encuesta de Factum el voto en blanco y el voto anulado.

OAB – Están en este bolsón. Todavía no consideramos factible extraer un número porque hay gente que, como no hacemos una única pregunta sino varias, se contradice un poco, en un momento dice que votaría en blanco o anulado y por otro lado dice que prefiere que gane Mujica o Lacalle. Se le pregunta si está seguro cuando dice “en blanco” o “anulado” y contestan que tienen dudas, entonces lo vemos como alguien indefinido, que puede decantar en el voto en blanco o no. Por ahora no estamos separando el voto en blanco y anulado, y parecería que lo normal es que no bajara de 2 a 3%.

Otra cosa interesante es que el nivel de indefinidos es parejo en las tres grandes áreas del país, este es un dato importante también.

EC – Volviendo a los números globales: Mujica-Astori 49, Lacalle-Larrañaga 40, indefinidos 11. ¿Qué cambios hay con respecto a la semana anterior?

OAB – Mujica está igual, estaba en 49 y ahora está en 49; Lacalle baja dos puntos, estaba en 42 y ahora está en 40; y los indefinidos tienen estos dos puntos más que pierde Lacalle, estaban en 9 y pasan a 11.

EC – ¿Entonces el único cambio es que Lacalle pierde dos puntos que van hacia los indefinidos?

OAB – Es más complicado. Lacalle claramente pierde dos puntos, en principio los que pierde Lacalle pasan a estar indefinidos y ahí sí la mayoría están indecisos pero algunos ya están diciendo en blanco. Influye mucho que todo el tema armas, Feldman, radicalismo, tiene poca adhesión en la población y ninguna adhesión entre votantes del Frente, recordemos que siempre dijimos que la posibilidad que tenían Lacalle-Larrañaga de ganar era derrumbar la muralla del Frente, que gente que ha votado al FA pasara por lo menos a votar en blanco.

Pero no sólo eso sino que además todo este tema no capta la adhesión de todos los que estarían votando a Lacalle y Larrañaga y, al revés, hay una visión un poco escéptica de un número muy elevado de gente, da la percepción de que por acá podría venir la explicación de la pérdida de estos dos puntos.

Por otro lado, Mujica no está estable sino que lo que gana y lo que pierde se compensa.

EC - ¿Cómo es eso?

OAB – Pierde algunos votos, gana otros y entre lo que se va y lo que viene da 49. Se le va gente porque otra vez generó en gran medida una imagen de inseguridad sobre su personalidad cuando habló del Viagra para Batlle, eso generó mucho desagrado y le hizo perder votos.

EC – ¿Eso se pregunta, se averigua en la encuesta?

OAB – Sí, todo esto es producto de datos de las encuestas, no son especulaciones.

Y por otro lado, lo de las armas arrojó gente hacia el FA. Así como hay gente que tiene miedo del Mujica guerrillero, tupamaro, amigo de Chávez, que es gente que ya tenía muy claramente definido en el voto, también hay gente que no estaba definida y que por ejemplo se exhibiera como prueba conspirativa que Feldman tenía literatura marxista le recuerda períodos anteriores del país, períodos de un discurso autoritario, y esto la volcó hacia Mujica-Astori.

Entonces lo de las armas no sólo hizo caer a Lacalle sino que tuvo un efecto que reforzó a Mujica; lo reforzó porque le compensó el error del Viagra, de las declaraciones sobre Batlle, desagradables para la gente.

EC – ¿Alguna puntualización más a propósito de esta evolución?

OAB – Es importante ver cómo juegan dentro de los partidos. Primero, la retención de cada partido -vamos a manejar los números en quebrados y no en decimales, el decimal da una falsa precisión y el entero es demasiado grueso-: el FA más Asamblea Popular tuvo el 48 y ½% de los votos y está reteniendo el 46 y ½. Digo Asamblea Popular porque casi todas las personas encuestadas que votaron a Asamblea Popular dicen que van a votar a Mujica-Astori.

EC - …Pese a que el mandato no es ese, el mandato es anular el voto.

OAB – Claro, que nadie sienta que se está agrediendo a Asamblea Popular, desconociendo su pronunciamiento, pero uno tiene que guiarse por lo que dice la gente, entonces como universo tomamos la suma de los dos. De ese 48 y ½, 46 y ½ está reteniendo el voto, manteniendo fidelidad al voto. Hay ¼ que va para indefinidos y hay ¼ que se cambia de bando: votó al FA y ahora vota a Lacalle-Larrañaga. Este ¼ se compensa con que hay otro tanto del otro lado que votó al PN y está votando a Mujica-Astori; esto siempre pasa, son pequeños “puchitos” que se compensan, por lo tanto su efecto es neutro.

Casi dos puntos de los que votaron al FA están indefinidos, no están convencidos como para por lo menos en este momento estar definiendo el voto, y a un 1 y ½ de los que votaron al PN tampoco les está convenciendo el retener el voto a Lacalle-Larrañaga.

Es interesante que ninguno está llegando a la totalidad de los votos que tuvieron en octubre.

EC – Y otro dato importante a incorporar es qué pasa con los votantes del Partido Colorado (PC) en octubre.

OAB – Esto es muy importante porque el PC obtuvo el 17%; resulta que 11 y ½ del 17 –muy poco más de la mitad– está votando a Lacalle y tenemos un 1 y ¼ que está votando a Mujica-Astori. Hay un cambio de frontera si ubicamos al PC en el área pro Lacalle –hay una recomendación oficial del PC a ese voto– ya que hay un 1 y ¼ de todo el electorado que votó al PC en octubre y en este momento está diciendo que vota a Mujica-Astori. Pero hay un 4 y 1/4 % de colorados indefinidos, esto es muy alto. En un partido que obtuvo el 17, más de la cuarta parte de los votantes colorados está indefinido, casi se duplicó el número de colorados indefinidos; lo que perdió Lacalle, que bajó de 42 a 40, son los indefinidos colorados que subieron de 2 y ¼ a 4 y ¼ desde la semana pasada a esta.

Recordemos que el PC recomienda el voto a Lacalle-Larrañaga; ahí figuran Sanguinetti, Batlle, Flores Silva que están recomendando el voto haciendo campaña o exponiéndose a favor de Lacalle…

EC - …sí, Propuesta Batllista como tal también.

OAB – Propuesta Batllista como tal, y en algunos lugares del interior con actos conjuntos, hay algunas agrupaciones de Vamos Uruguay, por ejemplo la de Fitzgerald Cantero en Montevideo, pero lo que se nota es una ausencia de Pedro Bordaberry y de los principales referentes de Vamos Uruguay de la campaña electoral, lo cual es una señal. Recomiendan pero de alguna manera se quedan en la recomendación, y esto puede estar incidiendo más allá de lo que incide en toda opción de voto.

EC – Para terminar, ¿qué conclusiones se pueden extraer a esta altura?

OAB – Primero, el tema de las armas. Recordemos que cuando hablamos de opinión pública a nosotros no nos interesa cómo son las cosas, no nos interesa qué pasa con el señor Feldman, las armas, etcétera; lo que nos interesa es cómo cree la gente que son las cosas porque la gente va a actuar según cómo cree que son. Desde ese punto de vista, lo que la gente cree es, mayoritariamente, determinando el voto, que las cosas son diferentes a como las vienen planteando el PN y Jorge Batlle y por lo tanto está reaccionando de una manera negativa a todos estos tipos de planteos. De acuerdo a estos resultados, da la percepción de que en este aspecto el PN no eligió el mejor camino que lo lleve a la posibilidad de triunfo.

Segundo, ha caído el énfasis. Todo esto de las armas ocultó el error de Mujica sobre el Viagra, que hubiera sido equivalente a los errores de Mujica del mes de setiembre, sin embargo quedó oculto por todo este episodio. Y además los temas débiles del gobierno, que siempre se supo que son los puntos más controversiales, en los cuales el FA no está dando buena respuesta que es el tema de los sectores que están desconformes –con los temas del IRPF y de la seguridad pública– no están en el centro del debate, que era donde uno se imaginaba que Lacalle y Larrañaga iban a golpear porque son los puntos en que el FA queda más acorralado. Sobre todo en el tema del IRPF las respuestas del FA no satisfacen a la gente que está desconforme con el IRPF, ahí hay una a-sintonía total como lo hemos marcado en otros análisis. Y el tema de delincuencia y seguridad ciudadana ha desaparecido del escenario, cuando es otros de los grandes temas débiles que tiene el FA.

Nos parece que por acá están las conclusiones sobre lo que está faltando en la campaña electoral para la fórmula desafiante y el camino en el que ha incursionado, que ha debilitado a la fórmula desafiante y fortalecido a la fórmula oficialista.

***

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
noviembre 13 - 2009