Factum: suben indecisos, se mantienen FA y PC, baja PN
Oscar A.
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
A 14 días de que finalice la campaña, ¿cómo está la carrera electoral? ¿Cómo están los indecisos? ¿Qué preferencias logran Mujica, Lacalle, Astori, Larrañaga hacia un eventual balotaje? Hoy el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, presenta y analiza la última Encuesta Nacional Factum con la fotografía de la carrera electoral al domingo pasado.


***


EC – Empezamos aclarando la ficha técnica de esta encuesta.

OSCAR A. BOTTINELLI:
La Encuesta Nacional Factum es de todo el país, tanto urbano como rural, persona a persona, 968 personas entrevistadas, es representativa del 100% del electorado, tiene un máximo margen de error de +/- 3,2% y se hizo entre el sábado 3 y el domingo 4 de octubre. Es estrictamente un estado de situación de la opinión pública al 4 de octubre.

La pregunta para los primeros datos que vamos a presentar es: “El próximo domingo 25 se realizan las elecciones de presidente y Parlamento. ¿A qué partido político y a qué fórmula presidencial votaría?”. La ficha técnica completa se encuentra en www.factum.com.uy

EC – ¿Y cuáles son los resultados? Frente Amplio (FA), fórmula Mujica-Astori, recoge 44%; Partido Nacional (PN), fórmula Lacalle-Larrañaga, 29%; Partido Colorado (PC), Bordaberry-De León, 11%; Partido Independiente (PI), Mieres-Posada, 3%; Asamblea Popular (AP), Rodríguez-Villalba, 1%; voto en blanco más anulado 2%; e indefinidos 10%.

OAB – Respecto a la última encuesta, el FA está igual. En estos cuatro meses arrancó en 45, subió a 46, el mes pasado, después de todos los episodios de Mujica en Buenos Aires, bajó a 44 y no se ha movido, no siguió bajando pero no logró recuperar. Desde julio a hoy el FA cae un punto, y dos puntos desde su máximo.

Desde la encuesta anterior, hace 15 días, el PN cae tres puntos, la evolución ha sido descendente. Arrancó con 38 puntos en julio, después 34, 32, 29. Es decir que cayó nueve puntos desde julio.

El PC ha ido, pasito a pasito, subiendo. Arrancó en 9, hoy está en 11, hizo 9, 10, 11, 11. Está igual que hace 15 días pero dos puntos por encima de julio.

El PI lo mismo. Empezó en 1, estuvo en agosto y setiembre en 2 y ahora está en 3. Subió un punto más desde hace 15 días y dos puntos desde julio.

AP en julio y agosto no llegaba al 1, y tanto en setiembre como ahora redondea el 1, con lo cual está igual que hace 15 días.

Es decir que la modificación básica con respecto a 15 días atrás entre los partidos es la caída de tres puntos del PN y la subida de 1 punto del PI.

EC – ¿Y los indecisos cómo evolucionan?

OAB – El sector que por ahora no opta por ningún partido -indefinidos, en blanco y anulados- dio 7 en julio, 8 en agosto, 10 hace 15 días y 12 ahora. El viernes pasado dedicamos nuestro espacio a los indefinidos. Este hecho es insólito, normalmente cuando empieza la campaña electoral el número de indefinidos es alto, la campaña electoral cumple esa función de que la gente mire propuestas, candidatos, partidos, decante la decisión, y a medida que se acerca la fecha se va reduciendo el número de indecisos. Este hecho insólito de que mes a mes los indefinidos aumenten está marcando cosas muy importantes. Se ve que es una campaña electoral que está desconcertando a la gente, es un fenómeno nuevo, anómalo, y claramente esta expulsión de preferencias está concentrada en los dos grandes partidos; uno en menor grado, el otro mayor, pero los dos partidos han ido cayendo: el FA está en un uno de los niveles más bajos en intención de voto o en preferencia desde hace por lo menos un año, y el PN está en una línea descendente mes a mes llegando también a los niveles más bajos de muchísimo tiempo.


***


EC – Hablemos ahora de los escenarios binarios, ¿qué son?

OAB – En primer lugar una aclaración, porque recuerdo que en la penúltima encuesta que dimos antes de junio nos pasó eso. Tú dijiste “presentación de la última Encuesta Nacional Factum” y recuerdo que alguien dijo “Ah ¿no va a haber ninguna más?”. Siempre que presentamos los datos decimos “la última” porque es la más reciente, para que nadie se confunda…

EC - …de ahora en adelante diremos “la más reciente”.

OAB – Bueno, ahora sí la próxima va a ser “la última” porque va a ser la última de esta etapa. Pero esta es la más reciente, la penúltima.

Escenarios binarios es poner dos personas, dos fórmulas, dos opciones, a competir entre sí en las preferencias de la gente. Es bastante parecido a lo que podría ser un escenario de balotaje pero no es estrictamente un escenario de balotaje. Hicimos tres escenarios y la pregunta fue “Imagine que tiene que elegir entre dos personas y no puede dejar de elegir, ¿a quién prefiere como presidente de la República”?, en este caso entre José Mujica y Luis Alberto Lacalle.

EC - ¿Y qué dan los números? Mujica 50%; Lacalle 43%; no opina 7%.

OAB – Hay una ventaja de Mujica sobre Lacalle de siete puntos y por más que se le diga “usted no puede dejar de elegir” hay un 7% que no elige.

Pero hay otra forma de preguntar, dada la importancia creciente que han tenido en las fórmulas los candidatos a vicepresidente en esta elección. La pregunta es: “Si tiene que elegir entre estas dos fórmulas para la Presidencia de la República y no puede dejar de elegir, ¿a cuál prefiere?”, repetimos: tampoco se pregunta directamente por el balotaje.

EC – En este caso los datos son los siguientes: por la fórmula Mujica-Astori 52%; por la fórmula Lacalle-Larrañaga 42%; y no opina 6%.

OAB – Es interesante ver que la fórmula Mujica-Astori da dos puntos más que Mujica frente a Lacalle, y que Lacalle-Larrañaga baja un punto respecto a Lacalle solo. Da la impresión de que esta pérdida de un punto -el mes pasado nos daba lo mismo- es un 1% del electorado que se ve atraído por la presencia de Astori en la fórmula con Mujica, lo cual puede sumar la atracción a Astori o reducir el rechazo a Mujica. Es interesante que la fórmula -y esta es la importancia de las fórmulas en esta elección- rinde distinto que los candidatos presidenciales por sí solos; en este caso rinde más la fórmula Mujica-Astori que Mujica sólo.

EC – Pero ustedes preguntaron algo más todavía.

OAB – Sí, y esto obviamente ya no tiene nada que ver con un balotaje. Preguntamos “¿A cuál de estas dos personas prefiere como gobernante: Danilo Astori o Jorge Larrañaga?”. La pregunta tiene por finalidad ver el nivel de potencia en la preferencia de la gente hacia los dos principales candidatos a vicepresidente de la República, con el protagonismo que han tenido en esta elección.

EC – Entre Astori y Larrañaga los números se reparten de esta manera: Danilo Asotri 60%, Jorge Larrañaga 35% y no opina 5%.

OAB – Como se ve es muy fuerte la atracción a Danilo Astori, que está en un nivel de potencia muy superior al que manifestó tanto antes del 28 de junio como todo el año pasado. Recordemos que incluso en noviembre del año pasado en un binario Astori-Larrañaga daba Larrañaga por encima de Astori.

EC – Después de haber repasado estos distintos escenarios binarios, ¿cuáles son los comentarios?

OAB – Sobre Mujica-Lacalle hemos tenido una ventaja normalmente consistente de Mujica: cuatro puntos de ventaja en julio y agosto, hace 15 días daba lo mismo –47 a 47, fue el momento de más cercanía de los binarios– y ahora se abre a siete puntos.

En cambio, si bien las fórmulas siguieron más o menos la misma curva - seis puntos en julio, cinco en agosto, tres hace 15 días- ahora se abre a 10. Las fórmulas siempre estuvieron algún punto por encima comparadas con candidato a candidato. Incluso hace 15 días Mujica con Lacalle empataba, pero la fórmula Mujica-Astori le sacaba tres puntos a la fórmula Lacalle-Larrañaga. Ahora, en el mayor momento de distancia Mujica se ha distanciado siete puntos, y la fórmula Mujica-Astori, Lacalle-Larrañaga 10 puntos. Astori y Larrañaga dio siempre una distancia considerable y creciente, fue de 17 puntos en julio y está en 25 puntos ahora, mes a mes fue aumentando la distancia de una preferencia que obviamente no es traducible en votos porque no hay ningún escenario en el que compitan exclusivamente Danilo Astori con Jorge Larrañaga.

EC – De todo este panorama de preguntas, números y análisis que hemos manejado hoy, ¿cuáles serían las conclusiones?

OAB – Estos son números de un estado de la opinión pública en un momento dado, en este caso a tres semanas de las elecciones porque fue hecho el fin de semana pasado. Por lo tanto no son pronósticos, pero tampoco puede haber pronósticos cuando hay 10% de indefinidos más 2% que hoy manifiestan “blanco o anulado”. Probablemente el número se de por ahí, quizás un poquito más porque la histórica en Uruguay es entre 2 y 3% pero tenemos una masa de 12% que se puede volcar.

Con 12 puntos que pueden moverse, cualquier escenario es posible, desde que no haya balotaje a que haya, a que el FA alcance mayoría absoluta, que no lo alcance, que esté más cerca la suma de blancos y colorados del FA o estén iguales a que haya una distancia a favor del FA. Es demasiado lo que se mueve, sobre todo cuando no hay una tendencia convergente de los indecisos a que cada vez sean menos, sino que cada vez son más.

Es una elección muy extraña, hay claramente una penalización de la gente a los dos grandes partidos. Daría la impresión -con los binarios, que no son preguntas sobre balotaje, que recién se va a plantear después del 25 de octubre- de que se iría más hacia el 29 de noviembre que hacia el 25 de octubre.

Uno siente una gran preocupación, sobre todo a nivel comunicacional, periodístico, por si hay balotaje. Yo ya he hablado de que no me parece un dato tan relevante, lo que más me preocupa es si hay o no mayoría parlamentaria, esa es la verdadera clave para el próximo gobierno. Si hay mayoría parlamentaria de un partido el 25 de octubre, el balotaje es muy técnico, no presenta incógnita. Si no hay mayoría absoluta, el balotaje es mucho más abierto, o completamente abierto, y además crea un escenario completamente distinto de gobernabilidad para el próximo lustro. Es mucho más difícil de ver hoy si hay mayoría absoluta para un partido. Parecería que esta es la mayor incógnita de todas: si hay o no mayoría parlamentaria propia, lo que es mucho más incierto -uno diría absolutamente incierto- que el dato de quién será el próximo presidente de la República, que no es seguro quién puede serlo pero en los binarios hay una ventaja bastante nítida de la fórmula Mujica-Astori.
 




 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
octubre 9 - 2009