Factum: el Frente Amplio sube y el Partido Nacional se mantiene estable
Oscar A.
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
Quedan 51 días para las elecciones nacionales en las que se votará el primer turno para presidente de la República y además se elegirán 30 senadores y 99 diputados.

¿Cómo viene la carrera electoral? ¿Qué piensa votar la gente? Hoy el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, presenta y analiza la fotografía más reciente de la carrera al cierre de agosto.


***


EC – ¿Qué te parece si empezamos con algunas aclaraciones sobre la encuesta?

OSCAR A. BOTTINELLI:
La ficha técnica es una exigencia del Código Internacional de Ética de la Asociación Mundial de Investigación de Opinión Pública. La Encuesta Nacional Factum es una encuesta de todo el país, tanto urbano como rural, persona a persona en sus hogares, se entrevistaron 963 personas y es representativa del 100% del electorado. La pregunta: “El próximo 25 de octubre se realizan las elecciones de presidente y Parlamento, ¿a qué partido político y a qué fórmula presidencial votaría?”, se le presentan las cinco opciones y los resultados están ponderados por seis generaciones electorales, la ficha técnica…

EC – …¿qué quiere decir “resultados ponderados por seis generaciones electorales”?

OAB – Cuando se tienen los resultados “en bruto” hay que ajustarlos porque en la muestra siempre hay una serie de elementos que pueden no salir de acuerdo a la proporción de la población; el sexo normalmente sí porque se trabaja con cuotas, la parte geográfica también, pero las edades se pueden correr un poco, pese a que hay una serie de parámetros para tratar de equilibrarla, entonces las edades se equilibran, se les da un peso: un individuo puede valer 0.9 otro 1,1 por ejemplo, para que coincida con la distribución de edades en el país.

EC – De todos modos la ficha técnica completa está disponible.

OAB – Está disponible en www.factum.com.uy. Y la otra exigencia, que a esta altura es muy importante -la hemos mencionado poco, lo dijimos al final del ciclo del 28 de junio-, es cuál es el financiamiento de la Encuesta Nacional Factum. En los dos años anteriores habíamos trabajado para el Frente Amplio (FA) en la candidatura de Mujica, la candidatura de Astori y la candidatura de Carámbula. En el Partido Nacional (PN) para la candidatura de Lacalle durante varios años y para la candidatura de Larrañaga durante muchísimo tiempo, también varios años. En el Partido Colorado (PC) para Bordaberry, Amorín y el Foro Batllista, y además para el Partido Independiente (PI).

En esta etapa estamos trabajando también para el FA, para el PN, se está por hacer algún trabajo para el PC, se está trabajando con el PI.

Y también aclaremos que Factum en este gobierno no ha tenido ningún contrato ni con el gobierno ni con empresas del Estado. Personalmente, en mi calidad de profesor titular grado 5 de Sistema Electoral de la Universidad de la República, la próxima semana voy a suscribir un contrato con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, que ha pedido asesoramiento para estudiar instrumentos de descentralización en el tema electoral, la creación de gobiernos locales; esto no es una encuesta, no es un contrato Factum, sino un contrato por mi calidad de catedrático en la materia para la realización de cuatro informes en cuatro meses.

Pasemos ahora a las cifras.

EC – Recordemos que la pregunta era: “El próximo 25 de octubre se realizan las elecciones de presidente y Parlamento, ¿a qué partido político y a qué fórmula presidencial votaría?”. Las respuestas se agrupan de esta forma: FA fórmula Mujica-Astori 46%; PN fórmula Lacalle-Larrañaga 34%; PC fórmula Bordaberry-De León 10%; PI fórmula Mieres-Posada 2%; Asamblea Popular más voto en blanco más anulado 2%, e indefinidos 6%.

OAB – Primero los comentarios, los cambios en relación a la encuesta anterior y también las prevenciones del caso que hay que tener. Esta vez hay una gran sensibilidad, sobre todo de los sectores más fanáticos y de muchos dirigentes políticos. Alguien sube o baja un punto y dicen “ay, qué barbaridad lo que pasó”; estamos acostumbrados a que en una encuesta mes a mes se suba un punto, dos puntos, baje, suba, es una oscilación normal de la opinión pública no es ni para que nadie festeje ni para que nadie se alarme.

EC – ¿Pero entonces cómo son los cambios en relación a la encuesta anterior?

OAB – En relación a la encuesta anterior y en relación a dos meses atrás el FA sube un punto respecto a julio pero en julio había bajado un punto respecto a junio, con lo cual no tiene un movimiento final, el saldo queda igual.

El PN sí está perdiendo en relación a junio y a julio, sobre todo en julio daba un porcentaje importante de voto dudoso, pero está exactamente en el mismo nivel de mayo con lo cual se puede decir que en junio, donde tuvo un envión importante -la propia elección del 28 de junio le dio un clima muy favorable- hubo una especie de globo de opinión pública a favor que no ha consolidado. Pero esto no quiere decir que esté por debajo de los niveles que venía sino que está estructuralmente con cierta estabilidad.

El PC alcanza el 10%. Había dado una encuesta fuera de serie que titulamos “Lo que eran los datos antes de la largada”. Cuando se le preguntó a la gente antes del 28 de junio la hipótesis de las fórmulas que finalmente se dieron, salvo la del PC, se daba “Bordaberry presidente”. Está en el nivel más alto alcanzado hasta ahora, hay un repunte, el PC ahora tiene absolutamente consolidado el estar por encima de lo que fue la votación de la elección anterior, lo cual implica salir de un largo pozo.

El PI está en su nivel más alto, el cual había alcanzado en dos oportunidades pero ahora implica bastante solidez.

EC – ¿Y cómo se comparan los bloques políticos que existen en el espectro partidario?

OAB – Aquí hay que hacer una serie de aclaraciones de distinto tipo. En primer lugar, hay que definir qué se suma y qué no se suma, cuáles son los bloques. El PI ha definido oficialmente que los votos del PI no se suman a nadie, y esto es porque ha pedido que no se le incluya en ningún bloque porque se define como “bisagra” en el sistema político, equidistante del FA y de los partidos tradicionales. Por lo tanto considera que es incorrecto que el término “la oposición” incluya al PI, algo que se ha visto en los últimos días, así como también consideraría incorrecto que se dijera “la izquierda” y se incluyera al PI.

Entonces los bloques son el FA de un lado y los partidos tradicionales del otro, y fuera del bloque quedan el PI, Asamblea Popular, y por supuesto el voto en blanco y anulado.

El otro tema es que cuando sumamos los votos de los partidos tradicionales en realidad nos estamos quedando cortos, porque en estos dos bloques, que son reales, que existen en la opinión de la gente, hay un 2% del total del electorado que está indeciso entre votar al PN o al PC pero tiene absolutamente claro que va a votar a un partido tradicional. Si el partido tradicional fuera un frente, como lo es el FA, este 2% estaría adentro. Esto no es nada menor porque si al 34% del PN y el 10% del PC se suma un 2% que va a ir para ahí aunque no sepa a cuál de los dos partidos vota, el total del bloque tradicional estaría igual que el FA.

EC – Por bloques te daría el FA 46% y partidos tradicionales también 46%.

OAB – Exacto. Por eso, así como es artificial inflar la oposición incluyendo al PI es real no dejar por el camino dos puntos porcentuales; son indecisos porque ahí no hay un frente sino dos partidos pero van a votar ahí, y toda las respuestas son absolutamente coherentes de que al FA no sólo no lo votan sino que no lo quieren. Entonces 46% a 46% es la carrera entre bloques, lo cual es extremadamente parejo.

EC – ¿Qué ha pasado desde las elecciones internas? Y en particular, ¿qué ha pasado desde la encuesta anterior de Factum cerrada a fines de julio?

OAB – Lo del FA fue muy claro, ya la primera parte la habíamos analizado en su momento. El FA salió mal del 28 de junio, salió golpeado y además estuvo muchos días -más de nueve- para lograr recomponer la situación, la fórmula salió muy forzada, costó el arranque, hubo dificultades. Nosotros pensamos que el viaje a Brasilia y la presentación en el Radisson en la jornada con El Espectador, Deloitte y Factum fue el verdadero arranque positivo de la campaña electoral donde la fórmula realmente quedó ensamblada. De ahí en adelante aparece un FA con mucha potencia, con mucho dinamismo y en general sin cometer gruesos errores; otra cosa es que aparezcan errores del lado del gobierno y que eso lo pueda afectar.

El PN fue todo lo contrario, empezó muy exitoso, luego se quedó, apareció un conjunto de desprolijidades. En el Radisson sí apareció la fórmula presidencial muy consolidada, hubo un relanzamiento de la campaña electoral, pero tuvo una serie de señales que le dieron como resultado no haber aprovechado el envión del 28 de junio y por lo menos no haber consolidado ese plus que llegó a generar en la opinión pública, aunque sigue manteniendo el porcentaje básico de electorado que tenía en mayo. Por lo tanto tampoco es que el PN haya tenido una afectación sino que hubo una captación que tuvo a mano pero no logró consolidar del todo.

Hay un problema que se observa en alguna parte de la dirigencia blanca y también en algún sector de la dirigencia colorada, particularmente los sectores minoritarios. Tienen un espejismo respecto al 28 de junio: la idea de que el Uruguay que no votó, el que se quedó en la casa, vota exactamente igual al que votó, y por lo tanto se preguntan cómo si el PN tuvo el 45% ahora no lo tiene, o cómo si el Frente tuvo el 40% ahora está en el 46% y se saltean que la gente que se quedó en la casa ni vota ni tiene por qué votar de la misma manera que el que fue, por algo se quedó en la casa, por algo tiene un perfil distinto.

Pero además esta es la tercera elección que tenemos en Uruguay con este sistema y ya en 1999 y en el 2004 vimos que la elección de octubre termina siendo completamente distinta a las elecciones internas; la gente que se quedó en la casa se comportó de una manera completamente distinta a la gente que había votado.

EC - ¿Entonces?

OAB – Entonces es interesante que esto lo observen, porque uno ve que se están equivocando mucho con esa idea, están en una realidad distinta a la que existe.

Y otra cosa que se está observando en algunas reacciones frente a las encuestas o al propio comportamiento es lo que yo llamo la teoría del espejito mágico…

EC - ¿Cómo es eso?

OAB – El cuento de Blancanieves, que era fijarse en el espejito quien es la mujer más hermosa del reino. Hay una poca capacidad por parte de unos cuantos dirigentes de aceptar los resultados de las encuestas –no sólo nuestras, las de todos– si no están de acuerdo al imaginario de lo que le gustaría que fuera. Esto es una novedad en el Uruguay donde los dirigentes tuvieron, en general, en las elecciones –estoy hablando de 2004 para atrás– bastante tranquilidad, bastante aceptación. Ahora parecería que hay un poco más de nerviosismo y de pensamiento mágico.



 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
setiembre 4 - 2009