¿Siguen siendo tan favorables los vientos que soplan para el Partido Nacional?
Oscar A.
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

JUAN ANDRÉS ELHORDOY:
La campaña electoral para esta segunda etapa del ciclo 2009 comenzó con viento a favor para el Partido Nacional (PN).

¿Siguen soplando los nuevos vientos? ¿Ha habido cambios en estas semanas? Estas son algunas de las preguntas que serán centro del análisis político que nos propone hoy el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum: “¿Qué vientos soplan para el PN? ¿Siguen siendo tan favorables como el 28 de junio?”.


***


JAE – ¿Respuestas?

OSCAR A. BOTTINELLI:
En primer lugar, esto no tiene nada que ver con un mejoramiento o empeoramiento en las encuestas -el PN está relativamente sin movimiento entre lo que se vio a fines de junio y lo que se ve a fines de julio- pero sí en cuanto a los climas, en esta especie de análisis meteorológico de la campaña electoral.

Los vientos favorables para el PN el 28 de junio fueron muy fuertes. Primero el resultado, más allá de que fue sobre menos de la mitad de los votantes, pero el hecho de que el PN haya desplazado de un primer lugar relativo al Frente Amplio (FA), el que la fórmula presidencial se hubiera compuesto bien e inmediatamente esa noche, el festejo, que el resultado haya sido visto por el FA como un golpe, la difícil resolución que tuvo la fórmula presidencial por parte del FA, lo que muchos consideraron un difícil y largo tiempo para que Danilo Astori aceptara el haber perdido frente a Mujica. Estos vientos que soplaron hace un mes dejaron al PN posicionado con gran ventaja, tuvo un par de semanas de ventaja, mientras el FA quedaba enredado en tratar de resolver sus conflictos y particularmente la fórmula presidencial.

Nosotros hemos hecho análisis muy sostenidos sobre esta realidad del FA desde la misma mañana del 29 de junio, y ahora conviene comenzar a poner la lupa en el PN.

JAE – ¿Y qué dirías entonces con respecto a los vientos, cómo soplan ahora, algunas semanas después de las elecciones?

OAB – En primer lugar, si bien la fórmula del PN fue lanzada mostrando a sus dos integrantes en pie de igualdad, se está produciendo una diferenciación entre la presentación del FA y el PN. En el FA, el candidato a vicepresidente de la República aparece muy potenciado, al punto que últimamente está apareciendo con más potencia, más imagen y más peso que el propio candidato presidencial.

Pero en el PN se está dando lo que es la tradición, una elección muy centrada en el candidato presidencial y menos en la fórmula, y aparece un debilitamiento de imagen del candidato vicepresidencial, lo cual implica que en el barrer para distintos lados esto es un debilitamiento.

En segundo lugar, el PN está relativamente afectado por lo que podemos llamar la superposición ideológica de Larrañaga con Lacalle, sobre lo cual ya hicimos un análisis hace un tiempo. Consideramos que ese proceso empezó a mediados de noviembre, Larrañaga al competir con Lacalle se fue desmarcando del centro y fue dejando un espacio libre donde el PN quedó con mucho menos llegada.

Y por último, lo que analistas, adversarios y algunos propios marcan como cinco o seis errores cometidos por Lacalle en estas últimas dos semanas aproximadamente.

JAE – ¿Cuáles diría que son esos errores?

OAB – Primero, ¿qué es un error? Mucha gente considera error que alguien diga algo que no le gusta a uno, que no está de acuerdo con el gusto personal o que no está de acuerdo con la ideología del opinante; eso no es un error, es una discrepancia. Error es aquello que aunque la intención sea correcta se dice de tal manera que resulta equívoco, que se presta a la fácil réplica. Uno de esos errores fue el llamado de la motosierra, que responde precisamente a esto. Lacalle dice que hay que pasarle una motosierra al gasto del Estado en una visión muy anti gasto del Estado que tiene todo un sector del país y que fue un elemento central en la campaña electoral de Lacalle en 1989.

JAE – De hecho el FA ha utilizado muchísimo el argumento y el término motosierra para atacar a Lacalle.

OAB – Lacalle sin duda pretende referirse al gasto burocrático o al gasto desmedido, pero el FA responde muy rápidamente que era el corte al gasto social, asociando expansión del gasto hecho por el gobierno del Frente a mayores inversiones y a gasto de tipo social. Lo cierto es que a Lacalle y al PN les ha costado salir del tema y posicionar efectivamente en dónde se centraba; ha salido con mucha réplica, y cuando hay que explicar algo demasiado uno ya entra a perder, esto es una norma general.

Segundo, cuando dijo que los inversores deberían esperar a diciembre antes de invertir en Uruguay, lo cual cayó muy mal, particularmente en el sector de gente indecisa, de gente media, que siente que hablar de que en Uruguay no hay que invertir tiene un algo de no patriótico.

Tercero, haber comparado el Plan Ceibal con la tarjeta joven, por lo que implica el Plan Ceibal de inversión y de salto cualitativo en la enseñanza -esos cambios que se producen en la enseñanza cada un siglo- con la tarjeta joven, que era el reconocimiento a la calidad de joven, el otorgamiento de algunos beneficios que se traducían en beneficios materiales. Esa comparación no cayó bien.

En cuarto lugar, lo de las duchas en los asentamientos, que es un proyecto que estaba referido a determinado tipo de asentamiento, lo que se llamaban “cantegriles”, que son aquellos con las peores condiciones ambientales, en general de viviendas de muy baja calidad al punto de que muchas de ellas son hechas con desechos, y donde hay una falta de elementos sanitarios, no hay agua corriente, no hay saneamiento para la evacuación de los efluvios y propone entonces instalar duchas. La forma en que fue dicho esto fue muy rápidamente utilizada para preguntarse “¿De qué trató a la gente que vive en los asentamientos?”.

JAE – Ahí Mujica fue muy enfático utilizando también este concepto dicho por Lacalle.

OAB – El quinto sería lo que parece haber provocado un enojo del Partido Colorado (PC), particularmente expresado por el Foro Batllista (FB) y Julio María Sanguinetti, cuando dice que no va a repetir los errores del 89 en la conformación de alianzas y va a exigir lealtad parlamentaria, lo cual lleva al PC, al FB en particular, a responder que no hay que ponerse la banda presidencial antes de tenerla, no hay que dar por supuesto un balotaje antes de que exista ni un apoyo a balotaje antes que ese apoyo se concrete, y que existió lealtad parlamentaria pero el presidente Lacalle no aceptaba sugerencias ni opiniones distintas y estaba permanente mirando proyectos sin haber consensuado previamente. Esta es la visión del PC.

En realidad, en cuanto al tema del balotaje hay un tema que va más allá de la voluntad del PC y es un brete que tienen los dirigentes colorados: pretender decir “Vamos a ver qué se hace en el balotaje” no coincide con la opinión espontánea de todos los votantes colorados. Cuando se le pregunta “¿Qué votaría usted en un balotaje entre Mujica-Astori y Lacalle-Larrañaga?” responden, en su casi totalidad, Lacalle-Larrañaga, con lo cual el PC tiene muy poco margen para decidir si los apoya cuando la gente ya está absolutamente decidida y dice firmemente que votaría en contra del FA.

El tema de la lealtad parlamentaria depende de cómo se conformen las alianzas pero lo cierto es que genera una molestia en el PC y ahí también uno tiene dudas sobre cuánto es un error de Lacalle y cuánto es que el PC está necesitado de buscar elementos que lo contrapongan al PN. Porque en esta confrontación FA-PN, Mujica-Astori de un lado, Lacalle-Larrañaga del otro, tanto el PC como el Partido Independiente quedan subsumidos y tienen que hacer grandes esfuerzos para digamos parlamentarizar la elección y sobre todo distinguirse y recordar que hay más de dos actores políticos.

Y por último, algunos colegas analistas politólogos le añaden como un error la sindicalización policial. Habría que ver qué refleja esto en la opinión pública porque para muchos sectores la sindicalización policial es un sinónimo más de la inoperancia policial y para otros es un sinónimo de reconocimiento de derechos a los trabajadores. En fin, es un tema en la lista porque ha sido manejado por parte de analistas y adversarios de Lacalle, pero es de los temas que hay que poner en signos de interrogación y ver si realmente es un error, es neutro o le agrega algo.

Pero el conjunto de los otros elementos, más allá de que sean errores desde el punto de vista conceptual y de fondo, ha supuesto una situación que complica en una campaña electoral: cuando uno larga una idea y después tiene que empezar a explicar qué quiso decir es que la comunicación no fue bien hecha. Obviamente se puede estar a favor, en contra o se puede dudar de lo que propone cualquier candidato y eso entra en el plano de lo ideológico. Pero, a partir de que alguien asuma que es correcto lo que está planteando, a veces el problema no es que sea correcto lo que plantea y que la gente pueda ser receptiva sino que el elemento comunicacional, el cómo y el cuándo se trasmite, pasa a ser un elemento esencial.

JAE – ¿Algo más en materia de conclusiones?

OAB – Primero, prácticamente el 87% de los uruguayos tiene absolutamente decidido a qué bloque político vota, si vota del lado del FA, vota del lado de los partidos tradicionales o vota a un tercer bloque, al Partido Independiente o Asamblea Popular.

El área de duda e indecisión está en el 13%, hay 6% de gente proclive a un partido o a un bloque político pero tiene dudas sobre si mantiene o no esa adhesión, más los indecisos.

Lo que se está notando es que en la campaña electoral va a ser importante la forma en que los candidatos, los partidos, las fórmulas, afiancen o no las fortalezas y las debilidades que la gente le ve a los efectos de decantar finalmente su voto.

Hay errores cometidos por ambas partes, estuvimos viendo que esta campaña electoral ya está marcando dos etapas: una primera, con un mal lanzamiento del FA y un buen lanzamiento del PN; y una segunda, en que hay algunos trastabilleos del PN y una mayor afirmación del FA con lo cual logra una especie de empate. Ahora volvemos a estar como estábamos antes de la largada y de ahora en adelante cada uno va a tener que ser muy cuidadoso con los pasos que dé porque la gente va a estar observando cada vez más si afirma o no afirma sus preferencias primarias.


***


JAE – El próximo viernes, Oscar, vas a estar participando junto al equipo de Deloitte y de El Espectador en el primer ciclo de los presidenciables cara a cara con los empresarios. Primera reunión: José Mujica-Danilo Astori en el Hotel Radisson.

OAB – Exacto, ahí vamos a estar Factum, Deloitte y El Espectador, en un ciclo que después va a tener a los candidatos del PN y del PC.

JAE – Y va a estar por supuesto la transmisión en vivo por El Espectador.


 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
agosto 5 - 2009