¿A quién se inclinaría a votar en las elecciones de octubre, si estas fueran las fórmulas presidenciales de los principales partidos?
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
Comenzó la segunda de las tres etapas del ciclo electoral nacional 2009, el que concluye con la elección del Parlamento el 25 de octubre y con la elección del presidente de la República ese mismo día, o el 29 de noviembre.

Este viernes el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, presenta y analiza la fotografía de los competidores antes de la largada hacia octubre.


***


EC – Aclaremos cómo es esta encuesta, o mejor dicho empecemos viendo distintos tipos de encuestas.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Sí, hay un poco de confusión. Los colegas e incluso la Universidad de Montevideo hicieron unos comentarios, insólitamente confunden las cosas.

Una cosa son las encuestas que uno realiza y difunde normalmente a lo largo de más de cuatro años, donde lo que se trata de medir es cómo sería la cosa hoy: “Imagine que haya elecciones el próximo domingo” o “Imagine que haya elecciones hoy”. Esto tiene la particularidad de que se mide sobre un escenario doblemente imaginario: no sólo no hay elecciones en ese momento sino que además se pregunta qué partido vota y a qué candidato, cuando en Uruguay desde 1996 desapareció la posibilidad de que hubiera más de un candidato por partido. De alguna manera uno está midiendo como si fuera una especie de elección de octubre por un lado pero con una especie de elección de junio por otro, pero como opina todo el mundo es como si fuera un voto obligatorio. Eso es lo que presentamos hasta marzo; lo seguimos haciendo pero no se difundió más.
Otra cosa es cuando uno ya tiene el horizonte adelante, pregunta en función de ese horizonte y con las reglas de juego de esa elección, que es lo que hicimos entre abril y junio sobre qué piensa votar el 28 de junio.

Y la tercera forma es ya verdaderamente preguntar hacia octubre, y es la primera vez que Factum va a difundir encuestas de intención de voto hacia el 25 de octubre de 2009. Yo diría que en realidad es la primera vez que se difunden en el país encuestas que midan el escenario de octubre porque el escenario de octubre es un escenario de partidos con candidato o fórmula única que nunca se presentaron hasta ahora.

Esta es una encuesta que mide la intención de voto por partido con fórmula única y partido. No olvidemos -este es un dato no menor- que el tema no es si se va a votar a Mujica o a Lacalle, porque se vota al Frente Amplio (FA) con Mujica de presidente, Partido Nacional (PN) con Lacalle presidente, Partido Colorado (PC) con Bordaberry, etcétera. Es decir, no olvidemos que hay una asociación entre partido y candidato, no es como en otros países que se vota sólo candidato sin que esté asociado directamente al partido.

Lo que vamos a presentar hoy es la última encuesta antes del 28 de junio, pero ya presentando un escenario que habíamos detectado, que habíamos confirmado, que es el que tenía en la cabeza por lo menos las tres cuartas partes de los uruguayos.

EC – Entonces la encuesta fue hecha antes de las internas.

OAB – Por eso dijimos “antes de la largada”, porque la largada ocurre después del 28 de junio.

EC – ¿Entonces qué se le preguntaba a la gente?

OAB – Primero se le daba la fórmula Mujica-Astori, que las tres cuartas partes de los uruguayos estaban convencidas de que iba a ser la fórmula de ese momento, y a su vez se le presentaba el partido. Una aclaración: no se presentaba fórmula en los casos de Bordaberry (PC) ni de Mieres (Partido Independiente) ni de Raúl Rodríguez (Asamblea Popular).

EC – Pero sí se preguntaban fórmulas en el caso del FA y el PN. ¿Por qué?

OAB - Por dos razones. Primero, porque son las fórmulas que matemáticamente tienen chances de disputar efectivamente la Presidencia de la República, yo creo que esto está fuera de toda discusión.

En segundo lugar, porque es tal el dominio de Bordaberry sobre el PC que en general quién sea el vicepresidente no es un elemento esencial. Sí lo era en el PN y en el FA porque era completar dos corrientes. En la disputa por los indecisos no es lo mismo que fuera Lacalle con Larrañaga que Lacalle con otro, no es lo mismo Mujica con Astori que Mujica con otro.

La pregunta era: “¿A quién se inclinaría a votar en las elecciones de octubre si estas fueran las fórmulas presidenciales de los principales partidos?”.

EC – Y los resultados que dio esa encuesta fueron: votaría por el FA con la fórmula Mujica-Astori el 46%; votaría por el PN con la fórmula Lacalle-Larrañaga el 39%; votaría por el PC con Bordaberry candidato presidencial el 10%; votaría por el Partido Independiente (PI) con Mieres candidato presidencial el 2%; otros e indecisos daba 3%.

OAB – Primero algunos comentarios. Como esto se hizo antes de la largada no recoge los impactos de la elección del 28, los hechos sucesivos sobre dificultades en un caso y facilidades en otro para componer la fórmula presidencial, ni estos primeros chisporroteos que han aparecido de unos contra otros. Es decir, es la fotografía previa a la largada.

Cuando decimos “otros” incluimos a Asamblea Popular con la candidatura de Raúl Rodríguez más el voto en blanco más el anulado, y la suma de estas “otras opciones” da un 2% más o menos lo cual nos está dando un bajísimo nivel de indecisos que sería en este caso tan sólo de 1%.

EC – Interesante ese dato ¿no?

OAB – Sí, en ese momento se ve que la gente estaba más dispuesta a decidirse por el voto de octubre que a levantarse e ir a la urna a votar el 28 de junio; una cosa es actuar solamente con el pensamiento y otra con el pensamiento y el cuerpo.

Analicemos ahora las evoluciones con una precaución: no hay antecedentes nuestros de haber preguntado igual, por lo tanto estamos comparando con cuando se preguntaba exclusivamente por partidos en abstracto, donde podía estar Mujica, Astori, Lacalle o Larrañaga pero no implicaba que estuviera la fórmula concreta.

En esta serie lo que observamos es que el FA en marzo de 2007 es cuando tiene el 55%. En junio empieza un declive -hace exactamente dos años- hacia el 52% y empieza a subir, caer, subir, caer, hasta tener un piso en noviembre de 2008 de 42%. Luego tiene un gran ascenso hasta que en abril llega al 49% y ahí observamos que particularmente en las últimas cuatro semanas el Frente cae sistemáticamente desde el 49% a este porcentaje. En realidad si preguntamos sólo el partido daba un poco menos, repunta cuando se asocia FA con Mujica presidente y Astori vicepresidente.

EC – Termina dando 46% entonces.

OAB – Sí. En el PN encontramos que en marzo de 2007 estaba en el 21%, lo que no quiere decir que los partidos tradicionales estaban tan lejos sino que había una masa muy grande indecisa entre el PN y el PC, que después se canaliza hacia el PN. En noviembre de 2008 el PN está en el 37%, tiene una caída en abril que llega al 32%, luego una recuperación, llega a junio primero al 37% y cuando al nombre PN se le adosa la fórmula completa “Lacalle presidente Larrañaga vicepresidente” es cuando salta al 39%, que es el guarismo más alto que nos da el PN en todo este período. Si recordamos, 39% es el porcentaje que obtuvo el PN cuando ganó las elecciones nacionales en 1989.

Respecto al PC más bien estuvo casi siempre en torno al 8%, uno diría como planchado en una línea, y a veces llegaba al 9%. Sin embargo, ya próximo al 28 de junio, quizás con el gran envión que empezó a tener el PC con la candidatura de Pedro Bordaberry sin necesidad de que se expresara ningún vicepresidente, registra el 10%, algo parecido a lo que votó en 2004. Es decir, el PC después de estar relativamente abajo arranca con el mismo nivel que llegó a octubre de 2004.

Y el PI, que estuvo más bien en el 1%, en algún momento 1.5%, ahora casi sobre la elección del 28 de junio da 2%. Una curiosidad: resulta que casi toda esta gente se quedó en la casa, porque el PI el 28 de junio no elegía nada, había meramente que registrar el partido, casi lo mismo que la Asamblea Popular. El PI obtuvo el 0.3% pero tiene una intención de voto hacia octubre de 2%.

Repitamos que hay otro 2% que está dando la Asamblea Popular, que no se puede definir exacto pero está claramente por debajo del 1%, más en blanco, más anulado, lo que suma el 2% del electorado.

EC – En resumen entonces tenemos: por el FA fórmula Mujica-Astori 46%, PN fórmula Lacalle-Larrañaga 39%, PC Bordaberry presidente 10%, PI Mieres presidente 2%, otros e indecisos 3%. Entonces este es un escenario de segunda vuelta.

OAB – Creo que no tiene importancia si hay primera y segunda vuelta porque hay distintas segundas vueltas. Lo que tiene importancia es cómo queda definida la elección el 25 de octubre y realmente hay tres escenarios:

a) Que el FA tenga mayoría parlamentaria y si llega a haber segunda vuelta -porque es técnica, porque le faltaron unos decimales porque había votos en blanco anulados, que en este país no se mueven-, igual la elección ya quedó definida el 25 de octubre. Si alguien se ilusiona con ganarle al Frente después de que obtuvo mayoría parlamentaria el 25 de octubre, realmente se equivoca.

b) Que el FA el 25 de octubre no tenga mayoría parlamentaria y además el PC y el PN tengan por sí mayoría parlamentaria. En este escenario se da el trámite al revés, el 29 de noviembre salvo que haya chisporroteos y desajustes entre los dos partidos tradicionales tendría que ganar el PN.

c) Que hubiera una paridad entre los partidos tradicionales de un lado y el FA del otro, el PI con uno, dos, tres diputados, y ahí fuera bastante clave lo que hiciera el PI. Ahí sí sería la única de las tres situaciones que tendríamos un balotaje verdaderamente real.

EC – ¿Con esta encuesta en cuál de los escenarios estamos? En el segundo...

OAB – Estamos en el segundo, es decir, el escenario en que el FA tendría 47 diputados, el PN más el PC 50 diputados y por lo tanto, se vuelque adonde se vuelque el PI, ya la elección estaría en contra del FA.

Es decir que el FA un mes antes del 28 de junio -nosotros hicimos hace tres semanas un análisis sobre eso- estaba en condiciones de largar mejor o tanto mejor que en 2004. En tres semanas cambió completamente el escenario y de estar en condiciones de largar mejor larga peor que lo que largó en 2004. Larga con un escenario donde sus contrarios aparecen más fuertes que el FA. Cuando empieza la largada el FA pierde nueve días en pasos muy confusos, que disgustaron -y no estamos hablando de lo que dicen los blancos y los colorados sino de lo que se recoge de la opinión del frenteamplista común y silvestre-, generaron una fenomenal molestia y desazón. No sólo había sido mala la votación del 28 de junio del FA de Mujica y de Astori –cada uno por separado– sino que además no daban la señal de buscar rápidamente la recomposición, asumir el golpe que significó el 28 de junio y decir “estamos otra vez en carrera, con todo a defender el gobierno”.

Muchos están trabajando para que mañana -que el Plenario Nacional va a formalizar la fórmula que después convalidará oficialmente el Órgano Deliberativo Nacional del Frente, según el trámite que exige la Corte- el FA “cambie la pisada” y empiece a actuar con un sentido mucho más fuerte y recupere estos 15 días de ventaja que le ha sacado el PN más la ventaja que le sacó con todos los elementos simbólicos del 28 de junio; que empiece a revertir esta fotografía con que estaría largándose la carrera hacia el 25 de octubre. El FA, que hace dos años consideraba un mero trámite la elección de 2009, que después empezó a tenerla un poco comprometida y muchos no se dieron cuenta y seguían pensando que el Frente iba a arrasar y que hace un mes estaba en un muy buen escenario, arranca esta carrera en el escenario más difícil que se podía imaginar.

Estas yo creo que son las conclusiones más importantes.


 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
julio 10 - 2009