¿Qué votarían hoy los uruguayos? La carrera presidencial en el Partido Nacional y la competencia binaria

Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
¿A quién votarían los nacionalistas para presidente de la República si ahora hubiese elecciones nacionales?

El politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, presenta esta mañana nuevos datos de la Encuesta Nacional Factum del mes de noviembre y se detiene en particular en el Partido Nacional.

Además, según nos había anunciado la semana pasada, tendremos un segundo capítulo a propósito de escenarios de competencia binaria.


***


EC – Vamos a aclarar en primer lugar la ficha técnica, la metodología de trabajo, de cuándo es esta encuesta, etcétera.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Nosotros habíamos anunciado que hasta el mes de marzo vamos a continuar manejando el escenario hipotético de elecciones nacionales el próximo domingo. A partir de abril vamos a enfocar directamente la pregunta en relación a la decisión de voto hacia las elecciones preliminares o internas del 28 de junio. Acá es el escenario de elecciones nacionales.

Sobre la metodología, es la Encuesta Nacional Factum, realizada entre el 15 y el 20 de noviembre. Es una encuesta independiente, equidistante entre partidos, sectores y candidatos, representativa del 100% del electorado del todo el país urbano con un ciclo de 933 casos.

La pregunta base: “Imagine usted que haya elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo. ¿A qué partido político votaría?”. Si te parece, lo mejor sería empezar recordando cómo quedó la competencia entre partidos que anunciamos el viernes pasado.

EC – Sí. Daba: Frente Amplio 42%, Partido Nacional 37%, Partido Colorado 9%, otros partidos 2%, voto en blanco y anulado 2%, e indecisos 8%.

OB – Entonces ahora sí la carrera presidencial en el Partido Nacional. A quienes en la pregunta anterior contestaron Partido Nacional, a ese 37% de la opinión pública, se le repregunta: “¿A quién del Partido Nacional votaría para presidente de la República?”.

EC – Y las respuestas son: Lacalle 46%, Larrañaga 45%, Vidalín 4%, e indecisos 5%.

OB – Es una competencia relativamente pareja. La evolución marca dos etapas muy claras: un gran crecimiento inicial de Larrañaga, que llevó al Partido Nacional de un 21% que tenía a principios del año pasado, a más del 30%, y luego otro gran crecimiento proporcionado por Lacalle que llevó al Partido Nacional al actual 37%.

Observamos que en el conjunto del país de cada 100 votantes que existen 37 se inclinan por el Partido Nacional y de los 37 estos: 17 por Lacalle y casi 17 por Larrañaga.

Es importante destacar que hasta ahora tanto Lacalle como Larrañaga vienen creciendo mediante la captación de votos externos y en menor grado en la captación de indecisos internos. Pero el gran crecimiento ha sido fuera del nacionalismo sin que ninguno le quite votos al otro.

Están casi llegando al límite de este tipo de crecimiento porque obviamente a partir de ahora el Partido Nacional podrá crecer un poco más o no, pero la competencia, sobre todo el año que viene, ya va a estar más cerca de la competencia tradicional donde uno va a tratar de quitarle votos al otro.


***


EC – Ahora corresponde pasar a lo que Oscar llama “competencia binaria”, escenarios de competencia binaria. ¿Qué es esto Oscar?

OB – Se podría decir -mal dicho- que es una especie de simulación de balotaje, es decir, cuando uno pone dos candidatos -dos de los que la gente cree que puede llegar a ser el próximo presidente- los enfrenta entre sí, y la pregunta es: “Imagine que tiene que elegir entre estas dos personas y no puede dejar de elegir. ¿A quién prefiere como presidente de la República?”.

Presentamos seis escenarios. Cuatro son producto de la combinación de los dos posibles candidatos de mayor fuerza del Frente Amplio y del Partido Nacional, es decir, combinar Astori y Mujica contra Lacalle y Larrañaga. Pero agregamos -dado que todavía está plenamente despejado el tema- dos escenarios de simulación de reelección: cómo daría Vázquez versus Lacalle y versus Larrañaga. ¿Vamos por orden entonces?

EC – Sí, vamos a recomendarle a los oyentes que tengan lapiz y papel para anotar, sino va a ser difícil seguir esto. El primer escenario es un escenario Astori-Lacalle, ¿cómo dan los números?: Astori 50%, Lacalle 44%; segundo escenario: Astori-Larrañaga, allí Astori queda con 48% y Larrañaga igual 48%; un tercer escenario es Mujica-Lacalle: y los números son Mujica 50%, Lacalle 45%; un cuarto escenario Mujica-Larrañaga: y allí otra vez aparece una paridad Mujica 48%, Larrañaga 48%. El quinto es uno de esos escenarios de base reelección que recién mencionaba Oscar, ¿qué pasaría si hubiera que elegir entre Vázquez y Lacalle? Bueno allí Vázquez tendría 49% y Lacalle 45%. Un segundo escenario de reelección si la opción fuera Vázquez-Larrañaga: Vázquez tiene 46%, Larrañaga 49%.

OB – Las principales conclusiones que surgen de esto -y al hablar de conclusiones por las dudas refrescamos, porque fue una sopa de números la que tuvimos que presentar- son que en el Frente Amplio –ahora, en este momento, al revés de lo que pasaba un par de meses- es similar el rendimiento de Mujica que el de Astori. Ambos obtienen 48% contra Larrañaga, ambos igualan con Larrañaga en ese porcentaje, y ambos obtienen el 50% contra Lacalle, tanto Mujica como Astori. Es decir, que no hay hoy diferencias en el rendimiento, llamémosle “externo”, de Astori y de Mujica.

Por otro lado, Tabaré Vázquez -contra todo pronóstico- aparece como el candidato menos potente de los tres, porque la ventaja suya sobre Lacalle es la más reducida de todas; más reducida que la de Astori y la de Mujica. Pero además –y este es el caso fuerte- Vázquez es aventajado en 3 puntos por Larrañaga, que aparece por encima de Tabaré Vázquez. Es decir que el camino de la reelección visto hoy en este escenario, aparece como más riesgoso para el Frente Amplio que el camino llamémosle “normal”.

Por otro lado, la diferencia de los candidatos frenteamplistas sobre Lacalle es prácticamente la misma que tiene el Frente Amplio sobre el Partido Nacional. Recordemos que en la competencia de partidos el Frente Amplio está obteniendo 5 puntos de ventaja sobre el Partido Nacional y esto es más o menos la ventaja que tienen los candidatos frenteamplistas sobre Lacalle: Astori lleva 6 puntos de ventaja, Mujica 5 y Vázquez 4.

Por otro lado, Larrañaga empata tanto con Astori como con Mujica, ambos empatan en 48%. En esta hipótesis quedaría –todo esto es muy imaginario- un pequeñísimo grupo de indecisos que volcaría la balanza, y lo fuerte es que Larrañaga aventaja en 3 puntos a Vázquez, logra un 49% donde ya prácticamente estaría -en toda esta hipótesis- coronándose como ganador.

Es decir que los escenarios hipotéticos binarios dan una gran paridad entre Frente Amplio y Partido Nacional, y el caso particular de Larrañaga y de Vázquez es el único escenario que aparece, hasta ahora, a la inversa de lo que venía en todo este tiempo, donde es el candidato nacionalista el que predomina sobre el candidato frenteamplista.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 5 - 2008