Los uruguayos, la penalización del aborto y el veto presidencial

Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
La Asamblea General no logró los tres quintos necesarios para levantar el veto interpuesto por el Poder Ejecutivo a los artículos de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que despenalizaban el aborto bajo determinada circunstancia.

Como estaba previsto, la mayoría de los legisladores del Frente Amplio respaldó el levantamiento de las observaciones, pero los números igual no cerraron. Dentro de la oposición los representantes blancos respaldaron en bloque la postura del presidente Tabaré Vázquez y entre los colorados el ex presidente Julio María Sanguinetti votó a favor de levantar el veto.

Sobre todo esto, ¿qué piensan los uruguayos?, ¿aprueban o desaprueban la ley que despenaliza el aborto y que ahora ha quedado afectada por el veto?, ¿aprueban o desaprueban la observación interpuesta por el presidente y la ministra de Salud Pública? Y, además, ¿estos hechos cambian la imagen que la población tiene del presidente Vázquez? El politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, va a presentar la encuesta nacional Factum cerrada ayer, que, en especial, incluye números en torno a estos puntos.

El título del espacio de hoy es: “Los uruguayos, la penalización del aborto y el veto presidencial”.


***

EC – Vamos a ubicar, en primer lugar, la ficha técnica.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Esta es la encuesta nacional Factum que se hizo a toda marcha, se realizó entre el sábado 15 –al día siguiente de interpuestas las observaciones por el presidente de la República y la ministra de Salud Pública- y se cerró el día de ayer, es decir que es “recién salida del horno”.

Se hicieron tres preguntas en distintas partes de la encuesta. La primera pregunta es la misma que se viene haciendo desde 1993, que dice textualmente: “Se aprobó una ley que permite a las mujeres recurrir libremente al aborto entre las primeras 12 semanas del embarazo. ¿Está usted a favor o en contra?”.

EC – Los números señalan lo siguiente: dicen que está a favor 56%, que está en contra el 35% y no opina el 9%. ¿Qué implica esto?

OB – A lo largo de los últimos 15 años -nosotros empezamos a medir esto en 1993- este tipo de ley -que establezca la despenalización del aborto realizado dentro de las 12 primeras semanas del embarazo- cuenta con un apoyo de un mínimo del 54% y un máximo del 63% de los uruguayos adultos (mayores de 18 años). Y la oposición a esta ley osciló entre un mínimo de 27% y un máximo de 37%. Entonces, hoy la postura favorable se sitúa por encima del mínimo y la postura contraria por debajo de su techo.

Lo que es muy claro, en forma consistente a lo largo de más de 15 años, que hay una nítida posición de la ciudadanía favorable a despenalizar el aborto en forma libre dentro de las 12 primeras semanas del embarazo. Esto ha tenido pequeñas oscilaciones, pero es muy constante y demuestra que no va al compás de los cambios políticos.

Cualquier votación plebiscitaria o referendaria que se realizare daría el triunfo a la ley en una relación de 6 a 4. Esto es absolutamente claro, inequívoco y demostrado por 15 años y más de una veintena de encuestas.

EC – Así que 6 a 4 sería el resultado, no son las proporciones que se dieron en el Parlamento.

OB – No, es muy clara la existencia de un defasaje entre la opinión de la ciudadanía y la opinión de sus representantes. Es interesante, además, abrir por partidos: a favor de esta despenalización del aborto hay 7 de cada 10 frenteamplistas, 6 de cada 10 colorados, dos tercios de los partidos menores y gente indecisa y hay un virtual empate entre los blancos, donde el 45% está a favor de la ley y el 44% en contra.


***

EC – El segundo tema, ¿cuál era la pregunta exactamente?

OB – La pregunta era: “Usted aprueba o desaprueba que Tabaré Vázquez haya vetado la ley que liberaliza el aborto dentro de las 12 primeras semanas de embarazo”.

EC - Los números, las respuestas a esta pregunta se agrupan de esta forma: aprueba el veto el 43%, desaprueba el veto 48%, ni aprueba ni desaprueba 5% y no opina 4%.

OB – Claramente prevalece la desaprobación del veto interpuesto: 48% está en contra, 43% a favor. Aquí hay dos datos de las cifras que son interesantes: uno es que la desaprobación es bastante menor que quienes apoyan la ley. La ley la apoya el 56% y desaprueba el veto el 48%. Y quienes aprueban el veto son más de los que rechazan la ley: están en contra de la ley el 35%, pero aprueba el veto a la ley el 43%. Es decir que aquí hay algún componente que puede ser la personalidad de Tabaré Vázquez, el no oponerse a Tabaré Vázquez, que lleva a que se acerquen un poco más las cifras de ese 56 a 35 a este 48 a 43.

Prevalece la desaprobación al veto entre los frentistas, en una relación de 6 a 4; también entre los colorados. Esto es interesante: el electorado colorado tiene un comportamiento casi similar al de los frenteamplistas en este tema, pese a que sus legisladores casi homogéneamente estuvieron en contra de la ley. Y entre la opinión pública inclinada por el Partido Nacional prevalece la aprobación del veto por 5 a 4.

EC – Vamos a la tercera pregunta que la encuesta Factum incluyó esta semana a raíz de los episodios de notoriedad entorno a esta ley.

OB – Hay que tener en cuenta un poco que se trata de valorar cuánto afectó la imagen. En realidad es una pregunta muy directa y a veces las imágenes se ven afectadas de otra manera, porque la gente puede sentir un cierto desgaste de la figura o un quiebre de orden personal, y recién con el tiempo se manifiesta. Así que hay que tener esa precaución, pero lo claro que en el plano consciente, inmediatamente a los hechos ocurridos, la pregunta es: “Este hecho –estamos hablando de las observaciones o el veto del Poder Ejecutivo a la ley de despenalización del aborto- ¿le ha hecho cambiar su opinión sobre Tabaré Vázquez?

EC – Las respuestas se agrupan de esta manera: “Sí, cambió positivamente la imagen de Vázquez”, dice el 7%. “Sí, cambió negativamente la imagen de Vázquez”, contesta el 11%. “No cambió la imagen de Vázquez”, 81%, y “no opina” el 1%.

OB – Primero, hay un dato interesante sobre todo esto que es el bajísimo nivel de “no opina”, un tema que concitó la atención de la ciudadanía. Acá hay un dato muy obvio: ante un hecho tan fuerte como este, donde el presidente quedó sostenido y alineado con toda la oposición y enfrentado a todo su partido, y el 81% no cambió la imagen, en sustancia esta movida no afectó la imagen de Tabaré Vázquez.

EC – ¿Cuál sería el resumen, entonces, a partir de las tres preguntas y sus resultados?

OB – En primer lugar, hay un resumen de los hechos políticos en sí mismos, que se vio el sistema político, o el sistema de representación, dividido casi monolíticamente en dos, donde a favor de la despenalización del aborto estuvo el 95% de los parlamentarios frenteamplistas y en contra de la despenalización el 95% de los parlamentarios blancos, colorados y del Partido Independiente. Y la fisura que hay en el bloque opositor es exclusivamente en el Partido Colorado.

Hay una segunda lectura política, además, que es un hecho absolutamente histórico, inédito en el país, que el presidente de la República haya quedado enfrentado a casi todo su partido y apoyado por, prácticamente, toda la oposición. Este es un hecho inédito en el país, pero mucho menos en temas de esta envergadura.

Sobre la ciudadanía, entre los uruguayos hay una clara mayoría a favor de la despenalización del aborto, en una relación de 6 a 4. Parecería que este es un dato de fierro, inamovible, ya que es estable desde, hace al menos, 15 años. Digo al menos 15 porque no sabemos qué pasaba antes de que empezáramos a encuestar, pero en 15 años de encuestas continuas -varios años con dos encuestas el mismo año- no se ha variado esta proporción de 6 a 4.

EC – Tú destacabas más temprano que esa proporción en la población es mayor que la que se dio en el Parlamento, porque la ley salió en el Parlamento pero salió con una mayoría muy ajustada.

OB – Sí, en el Parlamento salió 52 a 48 -una cosa así- los porcentajes de votación, y en la población es un 60 a 40 redondeando, lo cual hace prever que cualquier votación plebiscitaria o referendaria es una norma que tiene fácil aprobación. Esto, justamente, está creando un conflicto entre el concepto “representación” y el concepto “democracia directa”, que es un tema bastante complicado.

EC – Otras conclusiones, ya pasando estrictamente al veto.

OB – Entre los uruguayos prevalece la desaprobación del veto a la ley de liberación del aborto, pero en cifras más ajustadas que en las que prevalece el concepto de fondo en sí mismo. Aquí, sin duda, la personalidad del presidente de la República ha contribuido a achicar un poco la diferencia y el veto, siendo rechazado por la mayoría de la población, lo es en términos menores a lo cual es aprobada la despenalización del aborto.

Y finalmente, lo que es muy importante, que no afectó sustantivamente la imagen de Tabaré Vázquez. Fue una jugada política muy arriesgada, pero no aparecen, en principio, costos políticos significativos.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
noviembre 21 - 2008