Los últimos corredores entran en las gateras

Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:

Este lunes se anunció oficialmente que Danilo Astori renunciará al Ministerio de Economía en setiembre; unos días antes, el doctor Jorge Larrañaga había anticipado que también en ese mes dejaría la presidencia del Directorio del Partido Nacional. Con estas novedades, los últimos corredores principales de la carrera presidencial se preparan para ubicarse en la línea de largada.

El politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, analiza estas preliminares de la competencia electoral. El título: "Los últimos corredores entran en las gateras".

***

EC - ¿Te ganó el espíritu olímpico?

OSCAR A. BOTTINELLI:

Estamos con toda la llama de Beijing.

EC - Y con una contaminación de lo turfístico.

OAB - Sí, quizás porque algunos candidatos son muy simpatizantes del turf.

EC - No se sabe si estamos hablando de atletismo o de carreras de caballos.

OAB - Hace diez años hicimos un comentario parecido sobre algo que también nos llamaba la atención. En el caso de la competencia en el Partido Nacional hemos visto interesantes declaraciones de los distintos precandidatos sobre visión de país y visión del Estado, que marcan matices muy importantes entre ellos y han pasado casi inadvertidos.

Todo esto va camino a una cobertura similar a la del 99, que en aquel momento califiqué como una mezcla de transmisión de la Vuelta Ciclista y de la revista Hola, donde los aspectos sustantivos no se recogían. En los próximos espacios vamos a empezar a analizar partido a partido cuáles son las diferencias, qué presentan los partidos o qué diferencias hay entre los candidatos sobre posición con respecto a los temas de fondo, porque en general la gente termina votando por eso, por el modelo de país y de conducción que quiere.

Además es un poco preocupante cómo empiezan a manejarse las encuestas, en una mezcla de operativo político en un proceso que en otros países se da con mucha fuerza y que en Uruguay no se daba desde hacía diez años pero que tenuemente ha empezado a darse.

EC - Las encuestas como arma arrojadiza.

OAB - Como arma arrojadiza, como anuncio en el momento conveniente para hacer operativos políticos. Es un poco preocupante.

EC - ¿Cómo ha empezado la campaña electoral?

OAB - Yo tengo la postura de que la campaña electoral dura los cinco años, y esto en un sentido que no es peyorativo, sino en el sentido de que los partidos, los dirigentes políticos están todo el tiempo expuestos ante la opinión pública, que va formando su opinión a través del seguimiento permanente de lo que hace a la política, no es meramente un show mediático de los últimos días.

No hay que confundir las campañas publicitarias electorales y la movilización de actos con todo un conjunto de cosas que lleva a la gente a decidirse. En última instancia, en Uruguay manejamos que nueve de cada diez personas tienen más o menos decidido el voto con relación a partidos. Esto es así hoy y era así hace dos años, es producto de que la gente forma estas decisiones con mucho tiempo.

En cuanto a la aparición de candidatos, hay algunos que pueden considerarse obvios. Danilo Astori está en cierta candidatura presidencial desde hace 20 años, pero en lo relacionado a armar una acción directamente electoral, Bordaberry arrancó el año pasado, fue el que inauguró la campaña electoral en general y en particular en el Partido Colorado.

Este año el verano trajo dos grandes novedades. Una fue la renuncia de José Mujica al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, que hizo efectiva el 3 de marzo y que lo situó desde ese momento en una campaña activa, abierta, con giras por el exterior, en las que juega a que es el candidato, no es candidato, a que no se sabe si va a ser candidato o no va a ser. Y la otra fue que Luis Alberto Lacalle, después de una salida de escena en mayo del año pasado, reapareció con gran dinamismo, con un apoyo muy grande, retomando con absoluta firmeza y fuerte apoyo el liderazgo del herrerismo.

EC - Esas fueron las novedades del verano.

OAB - Y ya casi en otoño vino la formalización de la candidatura de José Amorín Batlle, con el grueso del aparato de la 15 y otros que no son de la 15 detrás. Y recientemente ocurrió la designación de Luis Antonio Hierro López como el precandidato del Foro Batllista.

Para completar la línea principal falta que el 15 de setiembre Astori se vaya del gabinete, vuelva al Senado y, días más días menos, comience su campaña electoral presidencial, y que el 27 de setiembre, con motivo de la convención del Partido Nacional, Jorge Larrañaga presente renuncia a la presidencia del directorio del partido, con lo cual dará el paso de ser el referente oficial, formal de todo el partido, a ser abiertamente un candidato presidencial en liza.

EC - De todos modos todavía queda alguna incógnita.

OAB - Queda un par de incógnitas. Por un lado, en el Frente Amplio hay todo un movimiento de sectores a los que no termina de convencer la candidatura de Astori, pero tampoco tienen claro hacia dónde va Mujica. Por lo tanto juegan en torno de dos posibilidades: ir por el lado de un tercer candidato, ver si se logra consenso en torno de una figura que no sea ni Astori ni Mujica; o la posibilidad de que Mujica finalmente no sea candidato y en ese caso la necesidad de tener un precandidato alternativo a Astori.

Por otra parte, en el Partido Colorado no se sabe si esta terna –por orden de aparición de los candidatos– Bordaberry, Amorín Batlle, Hierro López cierra la competencia presidencial. Tabaré Viera resignó la candidatura con el apoyo a Luis Hierro López, en la candidatura del Foro, pero no hay una definición absoluta de cuál va a ser el camino de Washington Abdala, y formalmente está presentada la candidatura de Martín Aguirrezabala, a la que no se le ve gran movimiento, pero tampoco se ha bajado de la lista.

EC - ¿En síntesis?

OAB - A fines de setiembre comienza la carrera, a nueve meses de los primeros comicios, que son las preliminares –las mal llamadas "internas"– y a 13 meses de las elecciones nacionales.

EC - Pones mucho énfasis en que en setiembre comienza la carrera, a nueve meses de las elecciones internas. ¿Por qué lo destacas? ¿Qué implica en comparación con otros períodos electorales?

OAB - Lo marcamos para llamar a reflexionar sobre qué está pasando. En 2003 la carrera comenzó a fines de diciembre; es verdad que fue un ciclo electoral muy especial, el país venía subsumido por un lado por el referendo sobre la ley de asociación de Ancap con privados, que fue derogada, y que llevó todo el último tercio del año como un gran elemento central; y por otro lado estaba el efecto de la crisis, que había amortiguado muchísimo todos los temas político-partidarios y electorales.

Pero cinco años antes, hace diez años, en 1998 –más o menos estamos en las mismas fechas–, a fines de setiembre se definía el candidato del Foro. Ya estaba Batlle, ya estaban los blancos (Volonté, Ramírez, Lacalle) y el cuadro se terminó de conformar a fines de octubre con la aparición de la candidatura de Ramos. Pero a fines de setiembre de 1998 se estaba siete meses antes de las preliminares, que fueron en abril 1994, no en junio. Los tiempos estaban menos adelantados que ahora, porque el cronograma electoral era un poco más extendido.

Esto con el nuevo sistema. No hay que olvidar que hubo un cambio de sistema, y que en la reforma constitucional pusimos mucho énfasis en nuestros análisis en que se creaba un ciclo electoral muy largo, que alargaba las campañas electorales y que consecuentemente reducía el tiempo útil de gobierno.

En las últimas elecciones con el sistema anterior, en 1994, la fórmula Sanguinetti-Batalla, que fue la que triunfó, se definió en mayo de ese mismo año, seis meses antes de las únicas elecciones. Ramírez fue elegido candidato un poco antes, pero en 1994, dentro del año de las elecciones. Es verdad que eran elecciones únicas, pero se puede considerar que en el año 94 las candidaturas se delinearon seis meses antes.

Y lo mismo ocurrió en 1989, las candidaturas se delinearon más o menos seis meses antes, el 28 de mayo del 89 Batlle y Tarigo hicieron una elección interna voluntaria en el Batllismo Unido para definir la candidatura.

De modo que los tiempos electorales de este ciclo electoral 2009-2010 registran un adelanto, si pensamos que ya todo 2008 ha sido un año de campaña electoral muy intensa. Consideramos que es un tema sobre el cual se debe reflexionar; no digo que esté bien ni que esté mal, sino que hay que analizar qué ha llevado a este adelanto de la campaña electoral. Y después considerar si el problema central que tiene el país es exclusivamente definir las elecciones de 2009, que son elecciones en las que hay además se eligen senadores y diputados, y después viene la elección de los gobiernos departamentales con sus parlamentos. Sin embargo está todo demasiado centrado en una única elección de tipo presidencial.

Sería importante, primero, tomar conciencia de que estamos viviendo un adelanto de campaña electoral en el sentido más intenso, el mayor que registramos desde la restauración democrática a la fecha; y, segundo, empezar a pensar por qué se ha producido este fuerte electoralismo en el país.
 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
Agosto 15 - 2008