¿Qué votarían los uruguayos si hoy hubiese elecciones?

Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:

Dentro de exactamente un año y un día se realizarán las llamadas elecciones internas de los partidos políticos. A un año del comienzo del ciclo electoral 2009-2010, el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos presenta y analiza la Encuesta Nacional Factum del segundo trimestre del año. El título: "¿Qué votarían los uruguayos si hoy hubiese elecciones?".

Empezamos con la ficha técnica de la encuesta.

***

OSCAR A. BOTTINELLI:

Es la Encuesta Nacional Factum, que se realiza en todo el país, urbano, rural y asentamientos. Es una encuesta independiente.

La pregunta que hacemos desde 1990 es: "Imagine que haya elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo; ¿a qué partido político votaría?". A esto se adicionan los que no contestan por partido, pero dicen a qué candidato presidencial votarían.

EC - Primero repasemos los antecedentes.

OAB - En el cierre del trimestre anterior, en marzo, el Frente Amplio tenía 42% –el nivel más bajo alcanzado en todo este período e incluso desde 2002–, el Partido Nacional 35%, el Partido Colorado 8% y el Partido Independiente 1%; entre en blanco, anulados e indecisos había 14%.

Teníamos de un lado el oficialismo, el Frente Amplio, con 42%, y la oposición con 44% (35 de los blancos, 8 de los colorados y 1 del Partido Independiente).

EC - Veamos los números que da ahora la Encuesta Nacional Factum:

- Frente Amplio: 46%

- Partido Nacional: 34%

- Partido Colorado: 9%

- Partido Independiente: 1%

- En blanco, anulado y otras opciones: 2%

- Indecisos y otras opciones: 8%

OAB - Vamos a ver algunos elementos. Desde fin de año hasta ahora el Frente Amplio pasó de 44% a 46%. En el primer trimestre bajó 2 puntos y ahora recuperó 4; el saldo es que en seis meses el Frente Amplio recuperó 2 puntos y se sitúa 1 punto por debajo de lo que estaba en setiembre.

El Partido Nacional baja 1 punto, de 35% a 34%, que sube el Partido Colorado. Por lo tanto, la suma exacta de blancos y colorados sigue siendo la misma del trimestre anterior.

El Partido Independiente sigue igual.

Y el crecimiento de 4 puntos que tiene el Frente entre marzo y junio corresponde a la baja de indecisos.

Todo esto nos sugiere que la última caída del Frente Amplio, que empezó a darse en setiembre, fue hacia la indecisión y no hacia el campo contrario. Eso se fue acentuando, el Frente Amplio perdió primero 2 puntos, después 2 más, y ahora ha recuperado casi todo lo que había perdido hacia la indecisión.

EC - ¿Cómo queda la relación oficialismo-oposición?

OAB - En diciembre había una leve ventaja de la oposición, 44%-45%, que se acentuó un poco en marzo en niveles más bajos, 42%-44%, pero ahora se revierte y el oficialismo queda nuevamente delante de la oposición, 46%-44%. En los tres trimestres han estado en niveles altamente disputados, porque uno o dos puntos por encima o por debajo, a esta altura del partido, no implica nada contundente.

Lo cierto es que el Frente Amplio tiene un escenario mucho mejor, con más respiro que el escenario negativo que presentó tanto al cierre del año pasado como al cierre del primer trimestre de este año.

EC - ¿Cómo fue la evolución de la intención de voto por cada uno de los partidos en el último año?

OAB - En las elecciones nacionales el Frente Amplio tuvo 51%; después, el boom que generó un nuevo gobierno de izquierda lo llevó en 2005 a un 57%, que no se sostuvo, y en 2006 pasó a 52%, un nivel más normal. Pero en marzo de 2007 volvió a 57%, en un momento muy extraordinario para el Frente y para Tabaré Vázquez, y luego vino una pendiente, trimestre a trimestre: 57, 52, 47, 44, 42. Y ahora viene este fenómeno que frena la caída y recupera a 46, y se ubica más alto incluso que en el otro trimestre, se sitúa casi en el nivel de setiembre, en el tercer trimestre del año. Ha moderado mucho la caída general que había tenido, pero se sigue manteniendo por debajo del 50%, algo que no había ocurrido desde 2002.

EC - Veamos la evolución de la intención de voto por el Partido Nacional.

OAB - El Partido Nacional tuvo el 34% en las elecciones, y luego estuvo mucho más abajo (en el 20%, 22%), porque se había generado una masa de 12% de indecisos entre blancos y colorados, gente que estaba del lado del bloque tradicional, del bloque opositor. Recordemos el gran desplazamiento de votos que se dio entre blancos y colorados entre las elecciones nacionales de octubre y las elecciones municipales de mayo, particularmente en Montevideo pero también en unos cuantos departamentos del interior. Había una masa que esencialmente estaba a favor de los partidos tradicionales, sin que necesariamente se pronunciara por el Partido Nacional o por el Partido Colorado.

A mediados del año pasado, esa gente volvió a volcarse, como en 2004, hacia el Partido Nacional, que a mediados de año pasó al 32%. Las cifras fueron 32, 31, 34, 35, 34. Está relativamente en el entorno o por encima de la votación que obtuvo en las elecciones pasadas. El Partido Nacional apunta a estar bien consolidado y está muy bien posicionado.

EC - Y ¿qué ocurrió en este último año con el Partido Colorado?

OAB - El Partido Colorado, que obtuvo el 10% en las elecciones nacionales, entre 2005 y ahora ha oscilado entre 8 y 9%, con una gran estabilidad. El drama, la duda o el desafío del Partido Colorado es levantar este techo con que quedó desde las pasadas elecciones y volver a ser un partido de dos dígitos.

EC - ¿Y el Partido Independiente?

OAB - El Partido Independiente estuvo siempre en el 1%. En las elecciones nacionales sacó prácticamente 2%, y en diciembre pasado tuvo un gran salto hasta el 2,5%, pero no se mantuvo en ese nivel. Es un partido que tiene una masa expectante, que tiene un alto grado de captabilidad de la decepción que haya con el Frente Amplio. Puede captar votos frenteamplistas, pero eso va a depender de si esa decepción decanta en cambio de voto, se mantiene en el Frente o deja de ser decepción y pasa a ser entusiasmo o por lo menos una vuelta a creer en el Frente. Y también dependerá mucho de lo que haga el propio Partido Independiente.

EC - ¿Algún apunte final sobre la evolución de la intención de voto en este año?

OAB - El Frente Amplio ganó con 17 puntos sobre el Partido Nacional y hoy está a 12 puntos. Es una competencia que partido a partido tiene niveles más competitivos que en la pasada elección. Ganó con 7 puntos sobre la suma de blancos y colorados y hoy está 3 puntos por encima. Esto marca que desde otro ángulo hay una importante competitividad.

***

EC - ¿Qué pasa con las internas de los partidos? ¿Qué se puede adelantar a partir de la Encuesta Nacional Factum?

OAB - Hay que esperar que decanten las candidaturas, que se afirmen los escenarios, que la gente empiece a mirar con más detenimiento dentro. Se nota mucha elasticidad porque los datos cambian mucho según la manera como se pregunte, cosa que no sucede entre partidos. Cuando uno pregunta de distintas maneras y el resultado es el mismo, significa que la decisión de la gente es firme; cuando uno pregunta de distintas maneras y los datos cambian, quiere decir que la gente está muy expectante.

Pero en el Frente Amplio, donde el tema está muy fluido (se habla de Astori-Mujica, fórmula combinada o competencia entre ambos), que era un escenario que no se había explorado –en diciembre vimos la interna del Frente Amplio por sectores–, se observa una relativa ventaja de Mujica sobre Astori en el electorado frenteamplista. No es una ventaja decisiva, pero aparece que entre los frenteamplistas hay una leve preferencia –en esto coinciden distintos indicadores– de Mujica sobre Astori, pero en un escenario totalmente competitivo y fluido; tendría que decantarse que efectivamente haya una competencia entre candidatos para poder medir.

EC - Tenemos Frente Amplio 46%, Partido Nacional 34%, Partido Colorado 9%, Partido Independiente 1%, en blanco, anulado y otras opciones 2%, indecisos y otras opciones 8%. ¿Cuáles son las conclusiones finales?

OAB - La advertencia de siempre: esto es un estado de situación a un año casi exacto del comienzo del ciclo electoral, no es un pronóstico.

Se sigue registrando el gran cambio habido en un año: hace un año, un año y poco el triunfo del Frente Amplio era un dato inexorable, y hoy las posibilidades matemáticas son parejas para el Frente Amplio y para la oposición, el Frente Amplio puede tanto ganar como perder. Este es el gran cambio, tenemos una elección con un grado de incertidumbre que hace un año y cuarto no teníamos.

El Frente Amplio tiene un nivel de adhesión equivalente al de mediados de 2002 y algo menor que el del tercer trimestre del año pasado. Está 1 punto por encima de los votos que obtuvo Vázquez en el balotaje con relación a Batlle.

Todavía no hay candidatos firmes en la totalidad de los partidos, aunque hay cuatro nombres que la gente maneja, que tiene muy claros para la competencia interpartidaria, que son –dichos en cada partido por orden alfabético–: Astori o Mujica, Lacalle o Larrañaga, con incógnitas en cómo queda la competencia en el Partido Colorado, dado que por ahora hay un solo candidato claramente posicionado, que es Bordaberry.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
Junio 27 - 2008