¿Qué votarían los uruguayos si hoy hubiese elecciones?
Oscar A.
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor


EMILIANO COTELO:
Después del receso de verano hubo una serie de hechos políticos fuertes: el recambio en el gabinete ministerial; la aparición de la posible fórmula Astori-Mujica en el Frente Amplio; la reaparición de Luis Alberto Lacalle, ya confirmado como precandidato por el Herrerismo; el lanzamiento de la Fundación Wilson Ferreira Aldunate, el think tank de Jorge Larrañaga. Con todos estos hechos como telón de fondo, el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos presenta y analiza la primera Encuesta Nacional Factum del año, con el estado de situación a marzo de 2008. El título: “¿Qué votarían los uruguayos si hoy hubiese elecciones?”.

***

EC - Comencemos con las aclaraciones técnicas a propósito de la encuesta.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Es la Encuesta Nacional Factum, representativa del 100% del electorado de todo el país, tanto urbano, rural como asentamientos. La encuesta se hizo en marzo, pero se cerró antes de Semana de Turismo, por lo tanto comprende la primera quincena de marzo. Es un sondeo independiente, no está ni ha estado vinculado con ningún gobierno.

La pregunta completa que presentamos en este caso es: “Imagine que haya elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo; ¿a qué partido político votaría?”.

EC - Vamos a repasar los números anteriores que divulgamos en El Espectador en diciembre.

OAB - Cerramos el año y el trimestre anterior con el Frente Amplio en 44%, el Partido Nacional en 34%, el Partido Colorado en 9%, el Partido Independiente en 2%, anulados y en blanco en 2% e indecisos en 9%. Si resumimos de un lado el oficialismo y del otro blancos y colorados, tenemos 44% el oficialismo y 43% la oposición al final del año pasado.

Vamos a ver la situación actual, al cierre de marzo.

EC - Ante la pregunta: “Imagine que haya elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo; ¿a qué partido político votaría?”, las respuestas se agruparon de la siguiente manera:

- Frente Amplio: 42%
- Partido Nacional: 35%
- Partido Colorado: 8%
- Partido Independiente: 1%
- En blanco, anulado y otras opciones: 3%
- Indecisos y otras opciones: 11%

OAB - Primero vamos a ver los cambios desde fin de año hasta ahora, en estos tres meses. El Frente Amplio tenía 44% y tiene 42%, bajó 2 puntos más que se suman a lo que bajó a lo largo del año pasado; el Partido Nacional subió otro punto, que acumula a lo que sumó durante todo el año; el Partido Colorado y el Partido Independiente bajaron cada uno 1 punto. En resumen, el oficialismo cayó 2 puntos y la oposición se mantiene igual.

Hago la aclaración de que sumamos como oposición solo a blancos y colorados, que son los dos partidos que se definen como tales. El Partido Independiente aclaró en enero que sus votos no eran sumables a los de blancos y colorados, ya que se definía como un partido equidistante o bisagra, por lo tanto no los sumamos. Pero los habíamos sumado en diciembre, por eso vale la aclaración.

EC - Como oposición consideramos solamente a blancos y colorados.

OAB - La oposición se mantiene igual, porque el punto que gana el Partido Nacional es un punto que pierde el Partido Colorado; si bien creció el Partido Nacional, la oposición como tal quedó en el mismo nivel.

Los indecisos crecieron dos puntos. Y en blanco, anulados y otras opciones crecieron otro punto. Otras opciones son los partidos que no tienen representación parlamentaria, que en conjunto suman algunas décimas de punto.

EC - ¿Cómo queda la relación oficialismo-oposición?, ¿qué variaciones hay?

OAB - La relación técnicamente es mínima. En diciembre, entendiendo como oposición a blancos y colorados, el oficialismo tenía 44% y la oposición 43%, y ahora el oficialismo tiene 42% y la oposición 43%. Esta es la primera vez, desde 1999, que la suma de blancos y colorados está por encima del Frente Amplio.

EC - Veamos cómo fue la evolución de la intención de voto en el último año por el Frente Amplio, el Partido Nacional y el Partido Colorado.

OAB - El Frente Amplio en la elección nacional obtuvo el 50,5% de los votos; en 2005 estuvo en 57%, fue un año de un gran envión hacia el gobierno, el oficialismo, el Frente Amplio; en 2006 estuvo promedialmente en 52%; en marzo del año pasado estaba en 57%, y trimestre a trimestre fue cayendo: 57% en marzo, 52% en junio, 47% en setiembre, 44% en diciembre y 42% en este marzo. Es una línea claramente descendente.

El Partido Nacional en la elección nacional de octubre de 2004 obtuvo 34%; en los dos años siguientes osciló entre el 20 y el 22% –aunque se registraba un 12% de personas que se declaraban indecisas entre blancos y colorados; si consideramos un frente de gobierno y un frente opositor, eran del frente opositor pero no se definían por ninguno de los dos partidos–; en marzo del año pasado el Partido Nacional tenía 21%; el salto fue en junio, cuando registró 32% –incorporó a esos indecisos entre blancos y colorados, que nuevamente, como lo hicieron en la elección pasada, se volcaron al Partido Nacional–; en setiembre registró 31%, en diciembre 34% –alcanzó el resultado de la elección nacional–; y en este marzo llegó a 35%, es la primera vez que el Partido Nacional supera el resultado de la elección y está en el registro más alto desde 1990.

El Partido Colorado en la elección obtuvo el 10% y en todo este período, 2005, 2006 y 2007, ha oscilado siempre muy estable entre el 8 y el 9%.

Y el Partido Independiente, que en la elección nacional estuvo en casi 2%, en estos tres años estuvo siempre en 1%, salvo en diciembre, cuando cerró el año con un gran salto a 2,5%, que no retuvo en este trimestre.

El Frente Amplio ganó en 2004 con 17 puntos de ventaja sobre el Partido Nacional, y hoy esa ventaja se redujo a 7 puntos. A su vez, si tomamos el Frente Amplio contra ambos partidos tradicionales, ganó por 7 puntos porcentuales, y hoy está a la inversa, 1 punto por debajo. Estas son las magnitudes que marca no solo esta encuesta sino el proceso, la sucesión de encuestas de los últimos 12 meses, de los últimos cinco trimestres.

***

EC - ¿Conclusiones? ¿Qué deja la Encuesta Nacional Factum del mes de marzo?

OAB - Primero, es un estado de situación a un año y medio de las elecciones, no un pronóstico.

EC - En esto siempre hemos sido muy claros.

OAB - Pero a veces se confunde: es una fotografía de un momento determinado, cuando no hay campaña electoral, no hay elecciones el próximo domingo, falta un año y medio para que haya elecciones.

Segundo, el gran cambio es que hace un año el triunfo del Frente Amplio era un dato inexorable; Raúl Sendic dijo: “el Frente Amplio gana con una heladera de candidato”. Y era real, todo el mundo tenía esa percepción, en marzo de 2007 no era un tema el triunfo del Frente y la candidatura era un tema estrictamente interno. Hoy las posibilidades matemáticas son parejas para el Frente Amplio y la oposición; el Frente Amplio puede tanto ganar como perder, es un tema de juego de probabilidades. Este es el gran cambio.

En tercer término, el Frente Amplio está en un nivel de adhesión equivalente al del primer trimestre de 2002, es decir, está en los niveles que tenía antes de que se disparase la corrida bancaria y se desplomase la moneda. 42% es un poco más que lo que obtuvo en octubre de 1999 –obtuvo 39%–, pero menos que lo que obtuvo Tabaré Vázquez en el balotaje de noviembre de ese año, que perdió con Batlle. En ese balotaje la izquierda estuvo por encima de la intención de voto firme que registra en este momento. Esto es para medir la magnitud del fenómeno.

EC - ¿Cómo se avizora la disputa presidencial?

OAB - En principio, parece difícil un escenario diferente de una disputa presidencial entre el Frente Amplio y el Partido Nacional. Los votos del Partido Colorado aparecen como decisivos para la eventualidad de un triunfo opositor. El Partido Nacional está cerca del Frente Amplio, pero no parece que tener altas probabilidades de ganar por sí solo, sin el auxilio del Partido Colorado.

Además, probablemente este sea el peor momento del Frente Amplio. Sorprende que todavía no haya frenado su caída. La expectativa que teníamos desde el punto de vista de la tendencia nos daba que el Frente Amplio ya había llegado al piso en diciembre, pero no ocurrió así. Esto es un hecho que hay que observar, quiere decir que el nivel de deterioro o de descreimiento ha sido mayor que el que se suponía. Razonablemente parecería que en cualquier momento tiene que frenar la caída, y se verá si es un freno y queda en el nivel que está o viene una reversión y comienza a recuperar lo que ha perdido. Eso es lo que hay que ver los próximos meses.

EC - Me queda preguntarte por el nivel de indecisos, 11%. ¿Qué incidencia tiene en todo esto?

OAB - Uruguay siempre tiene un nivel de indecisos extraordinariamente bajo. Estamos a un año y medio de la elección y vemos países donde hay elecciones dentro de una semana o hubo hace 15 días y a una semana de la elección los indecisos están o estaban en el 15%. No hay que olvidar nunca, cuando uno da un estado de situación, que los indecisos en general, el nivel de anulados, en blanco y otros no pasan de entre el 2 y el 3%, por lo tanto muy difícilmente los indecisos se incrementen; van a terminar inclinándose por el Frente Amplio, por el Partido Nacional, por el Partido Colorado, por el Partido Independiente o por un partido menor.

Este 11% es mucho para cambiar la balanza para un lado o para el otro, y sin duda está constituido en su gran mayoría, casi en su totalidad, por primeros votantes de hogares donde se votó al Frente Amplio o por personas que en octubre de 2004 votaron al Frente Amplio. Es una batalla muy interesante, porque por un lado quiere decir que han tenido una ligazón con el Frente Amplio que le es favorable al Frente Amplio, pero, por otro lado, el hecho de que estén indecisos quiere decir que hay algún nivel de desencanto que los ha llevado a no mantener la adhesión y por lo tanto tienen cierta captabilidad por el lado de la oposición.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
Marzo 28  - 2008