La competencia interna en los tres grandes partidos
Oscar A.
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor


 

JOSÉ IRAZÁBAL:
Los dos viernes anteriores difundimos la última Encuesta Nacional Factum del año, con el juicio de desempeño del presidente de la República y la competencia entre partidos. Hoy, el politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, nos presenta y analiza la competencia interna en los tres grandes partidos.

***

OSCAR A. BOTTINELLI:
Como ya dijimos en los dos programas anteriores, la Encuesta Nacional Factum es representativa de todo el país –urbano, rural y asentamientos–, su ciclo completo comprende 933 casos, se cerró el lunes 10 de diciembre y es un sondeo independiente.

Recordemos los datos del viernes pasado, porque para hablar de la competencia interna de cada partido, vale la pena tener presente el tamaño de cada partido.

Intención de voto actual:
- Frente Amplio: 44%
- Partido Nacional: 34%
- Partido Colorado: 9%
- Partido Independiente: 2%
- en blanco y anulado: 2%
- indecisos: 9%

Primero vamos a ver la competencia entre sectores en el Frente Amplio. En cada caso se va a mencionar el nombre del sector y el nombre del líder o referente y el porcentaje de intención de voto o adhesión a ese sector en el momento actual.

JI
- Espacio 609 - MPP y aliados - Mujica: 31%
- Espacio 90 - socialistas y aliados - Gargano/Lalo Fernández: 12%
- Vertiente Artiguista - Arana/Rubio: 11%
- Asamblea Uruguay/Astori: 8%

OAB - El cuadro se completa con grupos que están en el orden del 5% o menos. Cuando se baja de ese porcentaje hay problemas de consistencia estadística para afinar más exactamente al interior de un partido. Porque un 5% de un partido es una cantidad mucho menor que un 5% del total del electorado. En ese rango, por orden, están Alianza Progresista/Nin Novoa, Nuevo Espacio/Michelini y 1001/Partido Comunista/Fidel.

La situación es la siguiente. El MPP se ha mantenido en este rango importante a lo largo del año y desde las elecciones en adelante.

La 90 está estabilizada después de haber tenido una pequeña caída a mediados de año, pero entre el mantenimiento que tuvo y la caída de Asamblea Uruguay, en el segundo semestre ha estado siempre en el segundo lugar.

La Vertiente Artiguista se encuentra en los niveles más altos, por encima de la votación que obtuvo, y ha ido creciendo, sobre todo en los últimos dos trimestres.

Continúa la caída de Asamblea Uruguay, que se acentuó particularmente en el trimestre pasado y nuevamente ahora. El grupo de Astori está en cuarto lugar en el ranking de sectores.

Los demás sectores están más o menos en los mismos porcentajes y en el mismo orden en el ranking, con las dificultades ya mencionadas para precisar datos exactos por debajo del 5%.

Ahora pasamos a la competencia presidencial en el Partido Nacional. Digo presidencial porque en el Partido Nacional hay menor visualización de la gente de los sectores políticos, se enfoca mucho más hacia los precandidatos o los aspirantes a la carrera presidencial.

JI
- Jorge Larrañaga: 51%
- Luis Alberto Lacalle: 21%
- Carmelo Vidalín: 7%

OAB - Y en el 5% o menos, tenemos, en este orden, a Chiruchi, Gallinal y Luis Alberto Heber.

En resumen, Larrañaga sigue despegado, con mayoría absoluta.

Lacalle, que por ahora es el competidor no competidor, no ha expresado oficialmente su decisión de no ser candidato, aparece con el 21%.

Los otros candidatos sumados están por debajo de Lacalle: los tres que venían compitiendo en el Herrerismo (Vidalín, Chiruchi y Heber) más el líder de Correntada Wilsonista, Francisco Gallinal.

El Partido Nacional se está encaminando hacia una competencia similar a la de 2004, en la cual la incógnita es si va a haber tres candidatos, con la presencia de Vidalín, o si se resume en los dos candidatos clásicos.

Veamos la competencia presidencial en el Partido Colorado.

JI - Aquí tenemos porcentajes interesantes para repasar y desgranar en el análisis.
- Pedro Bordaberry: 42%
- Washington Abdala: 8%
- Luis Hierro López: 8%
- Tabaré Viera: 8%
- José Amorín Batlle: 5%
- Jorge Batlle: 5%

OAB - Hay que hacer algunas aclaraciones. Hay una percepción cada vez más clara de que ni Sanguinetti ni Atchugarry son candidatos, y cuando aparecen mencionados –se da en pocos casos– se le pide a la gente otro nombre.

A Jorge Batlle alguna gente lo percibe como candidato y otra no. Es un problema que dificulta las encuestas cuando todavía no está nítidamente claro quiénes son candidatos y quiénes han dejado de serlo. Esto ocurre también en el Partido Nacional.

Es muy claro que Pedro Bordaberry está en la cabeza en una forma muy nítida y ascendente. A lo largo del año ha ido trepando escalón tras escalón hasta estar cerca de la mitad del Partido Colorado. También es claro que no hay captación hacia fuera, en la medida que el Partido Colorado sigue en el entorno de 9% o 10%, que fue el porcentaje que obtuvo en la votación anterior.

En el Foro Batllista hay movimientos, pero hasta ahora no han aparecido desniveles nítidos. En este momento hay un triple empate entre Tabaré Viera, que arrancó muy alto a principios de año, descendió y luego se estabilizó en este porcentaje a lo largo de todo este semestre. Luis Hierro, que estaba un poco más alto de lo que está ahora y en el último trimestre tuvo un leve retroceso, y Abdala, que figuraba más abajo y en este cuarto trimestre creció y llegó a incluirse en este triple empate.

Otro dato significativo es que José Amorín Batlle, que no aparecía en niveles significativos, aparece en este momento. Da la impresión de que comienza a ser visualizado como candidato presidencial de la 15, pese a que es el secretario general pero oficialmente no está proclamado y todavía subsiste una situación confusa al respecto.

JI - ¿Qué conclusiones podemos sacar?

OAB - Hay conclusiones internas y conclusiones externas en todos los casos.

El Partido Colorado parece estar muy aprisionado por una polarización que empezó a darse en el país a mediados de año entre el Frente Amplio y el Partido Nacional. Eso es objetivamente siempre una dificultad para un tercer partido. Nos queda la duda, por lo importante que fue la participación, cómo se van a reflejar las elecciones juveniles. Puede ocurrir que se trate de una gran capacidad de movilización que no impacta en el electorado, o que en el primer trimestre del año que viene, o más adelante, el Partido Colorado comience a despuntar.

Al interior, se observa que a esta altura hay una candidatura inequívocamente posicionada, que es la de Pedro Bordaberry. Y del otro lado, otro medio Partido Colorado que no tiene con absoluta nitidez un candidato, el gran contrincante de Bordaberry. El proceso tendrá que decantar. Habrá uno o dos candidatos de primera línea, pero todavía falta armar, se está en una etapa previa tanto en el Foro como en la 15.

El Partido Nacional parece que va a tener diseñada buena parte de su arquitectura electoral casi un año antes que en 2004. En 2004 terminó de diseñarla ya avanzado marzo del mismo año de las elecciones, y ahora quizás en marzo, abril o mayo del año que viene, con casi un año de anticipación, esté diseñada esa arquitectura.

Faltan definiciones importantes. Por lo pronto, que se clarifique la situación de Lacalle, que está oficialmente retirado de la candidatura pero es consistentemente mencionado por dirigentes políticos, por la gente e incluso algunas figuras que han tenido cargos en el Partido Nacional están manifestando su apoyo.

Carmelo Vidalín es la gran incógnita, con gran empuje, con posibilidad de largar su lista propia al Senado. Y están las definiciones de Chiruchi, Gallinal y Luis Alberto Heber respecto de candidaturas presidenciales propias o apoyos a otras.

El Partido Nacional está bastante cerca de cerrar la arquitectura, pero todavía con una serie de incógnitas.

JI - Parece fundamental la decisión de Lacalle...

OAB – Sí. Es fundamental una serie de decisiones que engloban al Herrerismo. Primero, la decisión del Herrerismo como conjunto, como dirigentes nacionales y departamentales locales. Segundo, la del propio Lacalle. Tercero, la de Juan Chiruchi y la de Luis Alberto Heber, y muy importante es la decisión que adopte Carmelo Vidalín en cuanto a su candidatura y su espacio político: si va a mantenerse en la estructura del Herrerismo o va a abrir una estructura propia.

Finalmente, el Frente Amplio tiene dos competencias. Hoy nos centramos en la competencia entre sectores, la competencia presidencial todavía viene muy confusa, además hay problemas de reglas de juego a definir... Si va a ser un acuerdo o va a haber una competencia hacia la candidatura presidencial.

En el Frente Amplio siempre fue muy importante la competencia entre sectores. Los sectores del Frente Amplio tienen una fuerza muy grande, tienen personalidad propia e incluso tienen algunas visiones de país y del mundo diferentes.

Es muy nítido el lugar de Mujica y el MPP, que puede tener dos lecturas. Por un lado, no se mueve para arriba, no es un movimiento al que se lo vea seguir creciendo. Pero por otro lado tampoco es un movimiento que caiga. Más o menos uno de cada tres inclinados por el Frente Amplio se inclina por Mujica, por el Espacio 609.

Luego se ve que el Espacio 90, la Vertiente y Asamblea Uruguay conforman un escalón de competencia entre los tres. El Espacio 90 siempre estuvo en estos lugares, después de haber estado en primer lugar anteriormente. Y se nota con claridad el ascenso de la Vertiente y el descenso de Asamblea Uruguay, que en parte pueden explicarse por ciertos vasos comunicantes entre los electorados. Hay segmentos de los electorados de uno y otro que son muy parecidos.

Sin duda, las definiciones van a empezar en 2008. En el Partido Colorado se definirá la conformación de la o las candidaturas del oficialismo colorado. En el Partido Nacional, las definiciones básicamente pasan todas por el Herrerismo. Fuera del Herrerismo, Larrañaga es un líder indiscutido y Alianza Nacional ha dejado de ser una federación de sectores para ser un solo sector con un líder claro y muy bien posicionado en la competencia.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 28  - 2007