¿Qué votarían los uruguayos si hoy hubiese elecciones?
Oscar A.
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

 

EMILIANO COTELO:
Termina un año muy movido desde el punto de vista político y es oportuno preguntarse entonces en qué situación está la opinión pública. La semana pasada repasamos con Oscar A. Bottinelli, director de Factum, cómo estaba la imagen del presidente Tabaré Vázquez. Ahora conoceremos las cifras de intención de voto, según las datos de la última Encuesta Nacional Factum. ¿Qué votarían los uruguayos si las elecciones fueran este domingo?

***

Oscar...

OSCAR A. BOTTINELLI:
Recordemos que analizar qué votarían los uruguayos si hubiera elecciones el próximo domingo es una forma de medir la temperatura ambiente con relación a los partidos políticos; siempre haciendo la salvedad de que el próximo domingo no hay elecciones. Por lo tanto no hay campaña electoral y esto no implica que estemos ante un resultado electoral, y mucho menos estamos hablando de pronósticos o perspectivas para las elecciones, que son dentro de 22 meses. Es una medición de cómo está la temperatura o la presión atmosférica en materia de opinión pública respecto de los partidos políticos.

Esto se mide en la Encuesta Nacional Factum, representativa de todo el país, tanto urbano como rural y asentamientos. Es el ciclo completo de 933 casos. Esta encuesta fue cerrada el lunes 10 de diciembre y es un sondeo independiente. La pregunta completa que se hace es: “Imagine que hubiera elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo. ¿A qué partido político votaría?”.

EC - Nos quedó pendiente ir en busca de estos datos después del espacio del viernes pasado.

OAB – Exacto. El viernes pasado vimos que la aprobación del presidente subió de 47% a 52%. Después de haber caído desde que empezó el año hasta el tercer trimestre, se dio un quiebre de tendencia. Dijimos que había un tema a investigar, que había que ver cuán lineal, cuán directa era la aprobación y desaprobación del presidente con el voto a los partidos. Recordemos que subió la aprobación, pero también subió un poco la desaprobación del presidente: de 28% a 30%.

Para comparar los datos de intención de voto, de preferencia electoral hipotética, al cierre del trimestre anterior, en setiembre, teníamos:
- Frente Amplio: 47%
- Partido Nacional: 31%
- Partido Colorado: 9%
- Partido Independiente: 1%

Si resumimos en dos bloques, oficialismo y oposición, daba:
- Oficialismo: 47%
- Oposición: 41%
- Anulado, en blanco, indecisos: 12%

Ahora vamos a ver la situación actual al cierre del año, partiendo de ese espejo anterior del tercer trimestre.

EC - Recordemos que la pregunta que se les hizo a los encuestados fue: “Imagine que hubiera elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo. ¿A qué partido político votaría?”.

Las respuestas se agrupan de esta manera:
- Frente Amplio: 44%
- Partido Nacional: 34%
- Partido Colorado: 9%
- Partido Independiente: 2%
- En blanco y anulado: 2%
- Indecisos y otras opciones: 9%

OAB - Los cambios son muy fuertes. En primer lugar, el Frente Amplio baja 3 puntos con relación al tercer trimestre, El Partido Nacional sube 3 puntos. El Partido Colorado queda igual. No se ve que se haya reflejado inmediatamente todo ese gran impacto que fue la elección de jóvenes. Y el Partido Independiente sube 1 punto. En realidad ha subido 1,5 punto, pero en esas cifras son muy difíciles las precisiones de datos. Pero parece claro que está por encima de la elección anterior.

EC - ¿Qué pasa si agrupamos oficialismo y oposición?

OAB - Acá se da el cambio más importante más o menos desde la devaluación de 2002. El oficialismo pasa de tener en setiembre 47%-41% con relación a la suma de la oposición a 44%-45%. El oficialismo hoy está por debajo de toda la oposición. Que el Frente Amplio esté por debajo de todos los demás partidos no ocurría desde abril, mayo, junio de 2002. La última vez que el Frente Amplio registró en una Encuesta Nacional Factum un 44% fue cuando comenzaba la crisis de 2002 y antes de que se desbarrancase todo.

El cambio más significativo es que si hoy hubiese elecciones el Frente Amplio aparece en una competencia muy dura, inicialmente en desventaja. Por lo tanto, las posibilidades de ganar y de perder el gobierno ya son equivalentes. Este es el gran cambio que se nota al cierre de 2007, ya que el Frente Amplio apareció muy por encima de su votación anterior al empezar el año, estaba en la votación anterior, un poquito más, a mediados de año, en el 47% en setiembre y ahora está en 44%. Hizo 57-52-47-44. Es decir, que todo 2007 fue una caída constante de apoyo electoral al Frente Amplio.

EC - ¿Qué ocurre si comparamos la evolución de la intención de voto por el Frente Amplio con la evolución de la opinión de la gente sobre la gestión del presidente de la República?

OAB - Esto es lo más curioso que se registra en este momento. Había una relativa proximidad entre las dos curvas. Cuando Vázquez estaba en 60% la intención de voto estaba en 57%. Después Vázquez estaba en 51% y el Frente 52%. Después la aprobación de Vázquez en setiembre era de 47% y la del Frente de 47%. Así llegamos a tres meses atrás. Y ahora las líneas van en sentido divergente. Mientras el Frente Amplio continúa la caída y del 47% pasa al 44%, la aprobación del presidente tiene un quiebre, frena la caída, recupera y queda en un poco más que al cierre de mediados de año, en 52%, con la mayoría absoluta del país apoyándolo.

Acá hay un tema muy importante. El fenómeno que por primera vez aparece en la Encuesta Nacional Factum desde que asumió Tabaré Vázquez a hoy es que hay una distancia de curva. Vázquez recupera y el Frente sigue cayendo. Hay una distancia de prácticamente 8 puntos entre la aprobación del presidente y el voto al Frente Amplio.

EC - ¿Tienes explicaciones para esta recuperación de Vázquez y, mientras, esta caída de la intención de voto por el Frente Amplio?

OAB - Tengo algunas hipótesis, algunas tentativas de explicación, más como preguntas que como afirmaciones. Hay una que se puede leer de dos maneras. Una manera de leer es que Vázquez se retiró de la carrera electoral. Por lo menos son las señales que dio, no quiere decir que no vuelva... Pero la opinión pública está razonando con un Vázquez que no es candidato presidencial, lo cual lo ha afirmado mucho hacia la opinión pública ante todas las pujas que han surgido al interior del Frente Amplio. Al no estar en carrera electoral, se lo ve un poco más distante. Se lo ve más como un presidente de todos los uruguayos y esto puede facilitar el juicio benévolo hacia Vázquez y que las disconformidades con el gobierno se vuelquen más hacia el Frente Amplio. Esa puede ser una línea explicativa.

Una segunda línea explicativa puede ser que una cosa es el Frente Amplio con Vázquez y otra es el Frente Amplio sin Vázquez. El Frente Amplio sin Vázquez tiene menos atractivo que el Frente Amplio con Vázquez. Hay un sector de gente que al no ver a Tabaré Vázquez en el Frente no se siente atraído por el Frente. Esa puede ser otra línea explicativa que va a haber que explorar. Cualquiera de las dos líneas necesita una explicación.

Lo otro, que lo vimos en gobiernos anteriores, se vio sobre todo con la Intendencia de Montevideo: las disconformidades se volcaban más siempre hacia la fuerza política o hacia el gabinete que hacia el intendente. Como que el presidente tiene un colchón con relación a la opinión pública mayor que el que puede tener el gobierno institucional; en este caso un gobierno en el que casi todos sus miembros son a su vez cabezas políticas del Frente Amplio. En la encuesta no estaba lo del Congreso, pero sí otros hechos de notoriedad que probablemente estén incidiendo en golpearlo, en generar dudas, descreimiento.

Por otro lado es importante el crecimiento de la oposición; muy concentrada en el Partido Nacional por un lado, que está exactamente en el nivel de la elección anterior y en el Partido Independiente, que tiene mucha comodidad –el problema es si lo logra o no– para tener un voto izquierdista, frenteamplista desilusionado del Frente. Para estas personas que estructuralmente tienen una visión negativa de los partidos tradicionales como tales, el Partido Independiente puede ser el canal de escape. Y el Partido Colorado deja la incógnita. Tuvo este gran movimiento juvenil, que fue cuando empezaba la encuesta, por lo tanto si esto después impacta en voto o no, queda para adelante. A veces hay efecto retardo. O puede darse que haya sido una gran movilización sin impacto electoral. En las próximas encuestas se verá.

EC - ¿Algunas conclusiones en el final?

OAB - Tenemos un cambio realmente significativo de escenario electoral en Uruguay. Lo fuimos anunciando desde junio en adelante paso a paso, desde un Frente Amplio que no tenía absolutamente ninguna posibilidad de perder. Era inimaginable una elección realmente competitiva en marzo de este año. En junio se produjo el primer gran quiebre, anunciamos En perspectiva después de la encuesta de junio que el gran cambio era que la elección iba a ser competitiva, aparecía como competitiva, con gran ventaja para el Frente Amplio. En setiembre se plantearon más dudas y ahora el Frente Amplio está en el peor momento electoral, cifras de este nivel en encuestas no se daban desde la devaluación; muchísimo antes de la crisis bancaria.

Entonces 2008 va a ser un año muy importante. El Frente Amplio tendrá que ver si recupera y la oposición cómo se sitúa y afirma este nivel que también es el más alto que tienen los partidos tradicionales más el Partido Independiente desde hace seis años o más.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 21  - 2007