Cómo ven los uruguayos al gobierno con relación a las expectativas
Eduardo
Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

 

JOSÉ IRAZÁBAL:
El presidente Vázquez cuando culminaba el acto realizado el pasado 2 de marzo en la plaza Independencia fue diciendo “vamos bien”. ¿Qué piensan los uruguayos respecto de la marcha del gobierno? ¿El gobierno va bien o va mal? ¿Cumple con las expectativas o no? Estas son algunas de las cuestiones que veremos con el sociólogo Eduardo Bottinelli, coordinador general de Factum.

Antes que nada vamos a ver los datos técnicos de la encuesta que vas a presentar.

EDUARDO BOTTINELLI:
La Encuesta Nacional Factum es una encuesta independiente, permanente, que se realiza puerta a puerta, representativa de todo el país, tanto urbano como rural, con personas en condiciones de votar en las próximas Elecciones Nacionales y se realiza sobre un total de 934 casos; fue realizada en el mes de abril. La pregunta que se realizó fue: “El gobierno lleva ya dos años, ¿cómo ve la gestión del gobierno según las expectativas que usted tenía?”.

JI - Las respuestas fueron:

- Va bien, por encima de lo que yo esperaba: 10%
- Va bien, tal como yo esperaba: 25%
- Va bien, pero por debajo de lo que yo esperaba: 30%
- Va más o menos, está lejos de lo que yo esperaba: 20%
- Va mal, nada que ver con lo que yo esperaba: 8%
- No esperaba nada de este gobierno: 7%
- Sin opinión: 0%

EB - Es necesario destacar que esto no es la aprobación de la gestión del presidente ni la aprobación del gobierno. Este es un tercer análisis que busca ver, más allá de si aprueba o desaprueba la gestión, si cree que el gobierno va bien o va mal y si siente que se han colmado o no sus expectativas.

Resumiendo los datos encontramos lo siguiente: los que consideran que va bien y están colmados en sus expectativas, ya sea porque va bien por encima de las expectativas o tal como esperaban, son 35%. Los que consideran que va bien pero por debajo de las expectativas son 30%. Los que consideran que va más o menos, mal, o que no esperaban nada son otro 35%.

A grandes rasgos, podemos dividir las opiniones en tres partes más o menos iguales, tres partes algo equilibradas. Para un poco más de un tercio el gobierno va bien, colmó sus expectativas; para un poco menos de un tercio, va bien pero hay algún desencanto; y para un poco más de un tercio, el gobierno no va bien, va más o menos o va mal.

Entonces, lo que encontramos es que una mayoría importante cree que el gobierno va bien. Sin embargo, aproximadamente la mitad de esas personas tiene algún tipo de desencanto, es decir, que el gobierno no está cumpliendo con las expectativas que la gente tenía. Pero vamos a ver qué sucedía a pocos meses de instalado el gobierno, en diciembre de 2005.

JI - Las cifras de fines del año 2005 son las siguientes:

- Va bien, por encima de lo que yo esperaba: 8%
- Va bien, tal como yo esperaba: 25%
- Va bien, pero por debajo de lo que yo esperaba: 33%
- Va más o menos, está lejos de lo que yo esperaba: 16%
- Va mal, nada que ver con lo que yo esperaba: 5%
- No esperaba nada de este gobierno: 7%
- Sin opinión: 6%

EB - Comparando las cifras de 2005 con las actuales, encontramos que no hay grandes variaciones. Hay un pequeñísimo aumento de las personas que creen que el gobierno está por encima de lo que esperaba, y hay un aumento un poco mayor de las personas que cree que el gobierno va “más o menos” o que va “mal”. Las opiniones, al igual que en 2005, siguen divididas en tres partes más o menos iguales o parecidas.

Es importante destacar que, sin bien las cifras se han movido poco en este año y medio, el gobierno tiene que atender cada uno de los pequeños movimientos, sobre todo cuando se trata de decepciones o insatisfacciones.

EC - ¿Qué podemos concluir de esto?

EB - Las conclusiones que podemos sacar se derivan de varios estudios de opinión pública que venimos realizando.

En primer lugar, a nivel general, tanto el presidente (en mayor grado) como el gobierno tienen una gran aprobación por parte de la opinión pública.

En segundo lugar, quienes creen que el gobierno va bien son bastantes más que los que votaron a Vázquez como presidente de la República.

En tercer lugar, más allá de que el gobierno vaya bien para la mayoría de la gente, existe un desencanto, una insatisfacción importante respecto de las expectativas que se tenían. Como dijimos antes, un tercio ve bien al gobierno y siente que cumple con sus expectativas, un tercio dice que el gobierno va bien pero que no cumple con sus expectativas, quiere decir que esperaba más o esperaba otra cosa, y el resto lo ve lejos de las expectativas o considera que el gobierno va más o menos o va mal.

JI - ¿En resumen?

EB - En resumen, el presidente está bien en la opinión pública y el gobierno bastante bien, pero debe prender una luz amarilla en el tablero, no debe dejarse llevar únicamente por el nivel de aprobación del presidente, que ahí tiene un punto muy fuerte, se puede decir que “el” punto fuerte, pero no puede, no debe dejar de darse cuenta de que un porcentaje muy importante de la opinión pública vive con desencanto la gestión. Los absolutamente conformes son poco más de un tercio del país, pero hay otro tercio que se puede llamar de oficialistas con cierto desencanto, que consideran que el gobierno va bien pero por debajo de las expectativas, y hay más o menos otro tercio de personas claramente descontentas o en desaprobación. Quedan menos de dos años de gobierno efectivo y ya pasaron dos años de gobierno; las cifras acerca del desencanto sobre la gestión siguen casi incambiadas y el gobierno corre el riesgo de que ese desencanto en algún momento se transforme en descontento o en desaprobación.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
junio 8  - 2007