La respuesta de los jóvenes al llamado del Partido Nacional
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

 

EMILIANO COTELO:
El pasado sábado (12 de mayo) se realizó la elección de jóvenes del Partido Nacional (PN). A propósito de ello, el politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, nos propone analizar: “La respuesta de los jóvenes al llamado del Partido Nacional”.

***

Oscar, las elecciones de jóvenes de todo el PN se cumplieron el sábado 12 de mayo. Recordemos las características principales.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Las elecciones se cumplieron en todo el país, menos en Durazno y Treinta y Tres, donde, por las inundaciones, se va a votar a los 15 días, el sábado 26 de mayo. Por jóvenes se consideró a personas de entre 14 (es decir que algunos de esos votantes no van a estar en condiciones de votar en las próximas elecciones nacionales) y 29 años. Los de 30 años en adelante ya no son jóvenes en esta categorización.

Votaron 50.301 personas que, calculando lo de Durazno y Treinta y Tres, se podría redondear en 52.000 votantes. Hubo 441 listas (contando seis de Durazno y trece de Treinta y Tres) y se votó en 388 circuitos (de los cuales faltan 23 de esos dos departamentos).

EC - Una de las preguntas que todos nos hemos hecho en estos días es cómo valorar esta concurrencia, con qué compararla para sacar una conclusión a propósito de cómo fue.

OAB - En una elección de estas características, que no son las mismas de una elección nacional, vota el sector más activo, más militante, del conjunto de jóvenes, y dentro de los jóvenes los del PN. Votan los más activos.

Entonces, sin ninguna duda, un buen índice de activismo y de militancia es comparar con el Frente Amplio (FA), que nadie discute que es la fuerza política que ha tenido en el último medio siglo mayor concepción activista y militante.

El PN en las pasadas elecciones obtuvo 30,9% del voto en el tramo joven, mientras que tuvo 34,4% en total. Esto marca que hay menos jóvenes que los que debería haber si votaran igual todos los tramos de edad. Y el FA, al revés, tuvo 56,4% de voto entre los jóvenes y 50,5% en el total. Es decir, el PN tiene menos peso entre los jóvenes que en el conjunto del país y el FA tiene más peso entre los jóvenes que en el conjunto del país.

Hay que tener en cuenta que de estos que votaron el sábado 12, el 25 de octubre de 2009, cuando sean las elecciones nacionales, no van a votar todos, van a votar los de 17, los de 16 y la mitad de los que tienen 15; la otra mitad de 15 y los de 14 no van a tener edad para votar.

Si analizamos la concurrencia encontramos lo siguiente. En el FA, en la elección que hubo en noviembre del año pasado, en la que votaron en total unas 214.000 personas, la estimación de personas de entre 14 y 29 años da unas 101.000 personas, y el electorado actual del Frente, lo que tuvo en la elección pasada, agregando el tramo de 14, nos da unos 519.000 jóvenes votantes.

En otras palabras: en la elección interna del Frente votó 19,5% de su electorado joven. En el PN, en el electorado actual, la concurrencia de jóvenes fue de 52.000, que son 18,7% del electorado joven que tendría hoy.

EC - ¿Entonces?

OAB - Con estos números llegamos a esta conclusión: el PN logró prácticamente, en números redondos, el mismo nivel de actividad y de militancia en proporción con su electorado joven que el FA. Esto implica un lograr el nivel más alto de activismo y de militancia que se conoce en el país y hemos tomado al FA como referencia porque nadie duda de que es el más activista.

EC - Otro ángulo interesante a los efectos del análisis de estos números es cómo se distribuyó el voto desde el punto de vista geográfico.

OAB - En Montevideo votaron 11.900 (22,9% del total); en Canelones votaron 9.111 (17,5% del total) y en el interior votaron 29.290 (más lo que falta, que redondearían los 31.000) (59,6% del total).

Los jóvenes blancos de Montevideo son el 23% del total del país y Montevideo es el 41%, lo que quiere decir que estuvieron mucho más débiles de lo que debían estar.

EC - ¿Eso es una característica del PN?

OAB - Es una característica, el PN votó flojo en Montevideo, particularmente en las elecciones municipales de 2005.

En Canelones los votantes fueron el 17,5%, lo que representa 14% del electorado joven de todo el país, lo que quiere decir que allí el PN está un poco más fuerte que en el promedio.

Y en el resto del país, lo que llamamos el interior puro, es el 45% y la votación fue de 60%.

Este mapa nos da un PN cuya juventud está muy recostada hacia el interior, muy bien en Canelones y floja en Montevideo. El lugar débil del PN actual y futuro (si no revierte la tendencia) sigue siendo Montevideo. Digo futuro porque en los jóvenes está muy flojo en Montevideo.

EC - ¿Qué desafíos se le presentan al PN después de esta primera experiencia de elecciones jóvenes con estos resultados?

OAB - Hay un primer desafío que es el que acabamos de nombrar. El PN, que logra un muy buen nivel de convocatoria con esta elección en Canelones y en todo el resto del país, tiene un problema en Montevideo de captación y de comunicación.

Segundo, la advertencia: no es lo mismo convocar a la militancia que al electorado. Pero una militancia fuerte es un elemento central para poder convocar al electorado, es mucho más fácil convocar al electorado con un nivel de gente joven activa que sin ella.

Tercero, es importante que el PN, que con esto obtuvo un éxito y votó el doble de lo que las dirigencias esperaban, no se quede en el regodeo electoral y aproveche este resultado altamente favorable para hacer cosas de proyección en el futuro.

Cuarto, lo que no debe hacer: usar los resultados y a la juventud como un juego para favorecer candidaturas o posiciones en la lucha interna, ahí habrá tenido una victoria pírrica, porque la concurrencia que logró se explica por cosas de más largo tiempo, más profundas, que meramente definir ahora qué pasa con las candidaturas.

Quinto, 2009 es importante, sin ninguna duda, para todo el mundo, pero más importante, y en particular en el caso del PN, es el futuro, convocar a los jóvenes a una activa participación para, desde las generaciones jóvenes, rediscutir un modelo de país para presentar con claridad, un modelo de país que responda a la pregunta elemental: dígame por qué hay que votar al PN, qué ofrece (no en términos de ofrecimiento personal sino de modelos).

Y sexto, pensar que el futuro de cualquier partido político se juega en la captación de los jóvenes, porque si no hay reproducción biológica o crecimiento y se los capta en función de lograr identificar a esos ciudadanos jóvenes con ideas, valores y modelos que expresa un partido.

Estos son los grandes desafíos que tiene el PN a partir de lo que no cabe duda de que fue un éxito. En un momento en que hay una gran dominancia visual del FA, el PN aparece con un nivel de vitalidad, de convocatoria, de activismo y militancia política muy fuerte y que, si es bien aprovechado, va a tener sus consecuencias en todo el manejo político.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
mayo 18 - 2007