El Partido Nacional apuesta a los jóvenes
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

 

EMILIANO COTELO:
Dentro de ocho días, el sábado 12 de mayo, se realizan las elecciones de jóvenes del Partido Nacional (PN). A propósito de ello, el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos propone analizar: “El Partido Nacional apuesta a los jóvenes”.

***

Oscar, ¿por dónde empezamos?

OSCAR A. BOTTINELLI:
Anteayer, miércoles 2 de mayo, estuvimos exactamente a mitad de camino entre las elecciones del 31 de octubre de 2004 y las elecciones del 25 de octubre de 2009. Pasamos la barrera, estamos más cerca de las elecciones próximas que de las pasadas.

Para esto se están aprontando los partidos y el PN está haciendo una apuesta a los jóvenes. También lo hará el Partido Colorado (PC) más adelante, en octubre, con la realización de elecciones de jóvenes.

Esta búsqueda de reorganizar la juventud y promover una elección juvenil estuvo en discusión ya en el Directorio del PN anterior, el presidido por Luis Alberto Lacalle. A iniciativa del ex presidente de la República comenzó a discutirse el tema que se perfeccionó, se resolvió en este directorio que preside Jorge Larrañaga.

Es interesante ver algunos datos. Se han inscrito en todo el país 431 listas de candidatos, que dan una cantidad algo mayor a 12.000 jóvenes candidatos. Como jóvenes se define a las personas de entre 14 y 29 años, el PN adopta la edad base de 14 años.

EC - ¿Cómo se justifica esa edad?

OAB - Es la edad que históricamente en Uruguay aparece en la Carta Orgánica del Partido Nacional Independiente de los años treinta. Tiene que ver con el cuatrienio anterior a la elección en que vota por primera vez y con considerar que es cuando comienza un período de socialización política. Esta edad fue adoptada por el Frente Amplio (FA) para sus elecciones de comités de base hace ya más de diez años y ahora la adopta el PN. El PN fijó el tope en 29 años.

Es una elección a padrón abierto, el que firma un documento vota, pero los candidatos se afiliaron previamente en una campaña que venció el 15 de abril. Obviamente, lo más importante de esta elección para el PN es, por un lado, la movilización de jóvenes, que es un hecho muy significativo, y por otro, la concurrencia, cuánta gente joven va a votar ese 12 de mayo, lo cual va a ser un test para el poder convocatoria de esta juventud del PN o del PN hacia la juventud.

EC - ¿Cuáles son los antecedentes, cuál es el contexto para esta elección de jóvenes?

OAB - Veamos qué ha pasado con el voto joven en Uruguay. En las elecciones de octubre de 2004, por ejemplo, en todo el país, tomando todos los votantes, el PN obtuvo 34,3%. Pero si tomamos en cuenta la generación de 18 a 32 años (hay que hacer el corte en lo que se llama generaciones electorales, la gente que vota por primera vez en 1994, en 1999 y 2004), obtiene 30,9%, 3,5% menos que en el promedio nacional. Es un dato que surge del estudio de la votación en los circuitos. Si cortamos la última generación, la mitad de este período, de 18 a 25 años, según las encuestas el PN estaría algo por debajo de 30%. Hay un problema, el PN decrece en edades más jóvenes, el PC decrece mucho más y el FA crece a menor edad. Es decir que lo que está en juego es un tema estratégico, en el segmento de 18 a 32 años el PN sacó 35.000 votos menos de los que habría tenido si hubiese votado parejo en todas las edades. Por lo tanto para el PN es fundamental recuperar esos espacios de juventud para mantenerse en la competencia presidencial.

Además un tema estratégico, no sólo pensando en 2009. Si uno tiene la mayor votación en la mayor edad y su porcentaje de votación va decreciendo cuanto más joven es la gente, tiene muy problemático el futuro. Este es el aspecto estratégico de esta apuesta que hace el PN y que también va a hacer el PC en el mes de octubre.

EC - ¿Cómo ves el momento que elige el PN para llevar adelante esta elección?

OAB - Los partidos tradicionales, el PN en particular, han quedado en una muy buena situación frente a la gente que están en condiciones de captar en este momento. El haber quedado fuera de todo cargo público, salvo en las intendencias (el PN tiene una buena cantidad, diez intendencias, pero no las de más volumen como Montevideo, Maldonado, Canelones, Salto y Paysandú), hace que hoy acercarse a un partido tradicional en busca de algún beneficio personal inmediato, lo que se llama clientelismo, es algo que no tiene sentido, solamente un despistado puede acercarse hoy a un partido tradicional pensando que eso le va a redituar algo, algún empleo, alguna cosa así.

Es un momento muy bueno, ideal para un partido político, para renovar su gente, su masa militante, su masa activista, porque cuando hace una convocatoria se acercan los que tienen ganas de actuar en política porque les interesa la política, porque les interesa la vida pública, porque les interesa defender un conjunto de ideas, valores y principios, o porque eventualmente les interesa una carrera política, que es diferente del clientelismo porque se apuesta a una carrera en cualquier orden de la vida, sea en la docencia, sea en el periodismo, sea en lo que fuere. Hay que diferenciar una apuesta de un interés directo inmediato.

De alguna manera hoy los partidos tradicionales reproducen la forma de convocatoria que tradicionalmente tuvo la izquierda, a la izquierda nadie se acercaba en busca de solucionar un interés inmediato, a lo sumo en la búsqueda del futuro. Hoy el PN tiene la ventaja, desde el punto de vista del tipo de convocatoria, de que está llamando a la gente a militar, a ser activista del PN, a actuar y debatir en función de la defensa de un conjunto de principios, de valores, de ideas que definen al PN y que puede reverdecer la lucha entre los sectores políticos con gente más joven, con más ímpetu, e incluso que se mueve con lecturas de la vida ya del Siglo XXI.

EC - ¿Algunas conclusiones?

OAB - La conclusión fundamental es que en esta apuesta a los jóvenes, del resultado que obtenga, va mucho el futuro de cada uno de los partidos tradicionales y del PN en particular. Primero por lo que decíamos hoy, el PN tiene menor porcentaje de votos cuanto más joven es la gente, lo que le significa un hándicap para la elección de 2009 y una situación problemática para el futuro. Por lo tanto, salir a pelear el mercado de los jóvenes, salir a convencer a los jóvenes, salir a movilizar a los jóvenes es una apuesta a revertir la situación demográfica partidaria y al futuro también, a tener en el futuro la misma competitividad que tiene hoy, que no vaya disminuyendo en forma biológica por el paso de las generaciones. Desde ese punto de vista es una apuesta a movilizarse, a 2009, cuando estamos ya en la segunda mitad del tiempo interelectoral, y a salvaguardar el futuro partidario. El 12 de mayo se verán los resultados cuantitativos del poder de convocatoria de esto, y hacia delante cómo afecta al PN la incorporación de toda esta cantidad de gente joven, por lo menos ya incorporó a 12.000 personas en calidad de candidatos, con una gran movilización de todos sus dirigentes en todos los barrios de Montevideo y en los departamentos del interior.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
mayo 4 - 2007