La reconfiguración del Partido Colorado
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

 

EMILIANO COTELO:
En el último mes y medio se han producido varios movimientos en el tablero político del Partido Colorado (PC) de cara a las elecciones presidenciales de 2009. A propósito de ello, el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos propone analizar: “La reconfiguración del Partido Colorado”.

***

Oscar, ¿por dónde empezamos?

OSCAR A. BOTTINELLI:
Como es bastante obvio, el PC fue el más golpeado en el ciclo electoral pasado 2004-2005, entre otras cosas porque en las elecciones nacionales llegó a un piso jamás imaginado, de apenas algo más del 10%, si bien tuvo un repunte en las elecciones municipales, en las que se situó por encima del 16% del electorado.

Ahí tenemos un primer dato: es un partido que no ha manejado un piso estable sino que ya en las municipales exhibió una posibilidad de captación una vez y media superior a la que había ofrecido en el mes de octubre de 2004. Su piso es bajo, 10% o quizás un poco menos aun.

El piso blanco es mucho más alto, el Partido Nacional (PN) osciló entre 34% y casi 39% en las elecciones municipales sobre el total del electorado. Y en las encuestas tiene oscilaciones muy altas.

Lo más importante que se observa es que en Uruguay hay un área tradicional, un área no frenteamplista cuyo piso no es menor, bajo ningún concepto, del 40%. Esto no quiere decir que el Frente sea el 60%, sino que entre uno y otro hay una masa oscilante, indecisa. Cuando decimos piso nos referimos a aquellos que siempre adhieren, más allá de circunstancias, que normalmente están muy por encima de ese 40%, pueden estar en 45%, 46%, 47%, como en las elecciones pasadas.

Esta área tradicional tiene un segmento muy definido por el PC, otro muy definido por el PN y un segmento que casi equivale a los que está definido por ambos partidos tradicionales, que más allá de su adhesión blanca o colorada desde el punto de vista histórico tiene claro que pertenece a esta área del país, y que luego, según las convocatorias, las candidaturas, termina definiendo su voto por uno u otro partido.

Este dato es importante porque marca que la potencialidad del PC está no sólo en lo que haga como renovación, como aggiornamento, sino también en la posibilidad de captar ese electorado que le fue esquivo en 2004, algo del cual recuperó en 2005 pero que no llegó a recuperar en su totalidad en ese momento, en las elecciones municipales, pero que sigue expectante ante lo que pasa en los partidos tradicionales.

EC - ¿Cuál es el panorama dentro del PC?

OAB - El PC sigue, por ahora, con una sectorización bastante parecida a la de las elecciones pasadas, por un lado el Foro Batllista, cuyo líder es el ex presidente Julio María Sanguinetti, y por otro el Batllismo Lista 15, cuyo líder es Jorge Batlle. Son los que monopolizan básicamente la representación parlamentaria, un senador y siete diputados el Foro (en realidad seis porque está ahí el caso de Signorelli, de Artigas, que se fue del Foro), y dos senadores y tres diputados la 15.

El PC está empujando su búsqueda de revitalización y renovación básicamente a través del juego de figuras, la renovación o revitalización a través de los hombres. Es decir, a nivel de todo el partido lo que se está jugando es qué figuras aparecen, qué nuevas figuras se lanzan al ruedo y ver qué captabilidad tienen. Esto es mucho más claro que la revitalización a través de una lucha más ideológica para buscar los elementos de convocatoria.

EC - A su vez esa revitalización a través de los hombres tiene variantes distintas según los grupos políticos.

OAB - Exacto. Hay tres líneas importantes. Una es la del Foro Batllista, dentro del cual expresamente el ex presidente Sanguinetti declara que no es candidato y proclamó tres personas en carrera hacia la precandidatura presidencial: Luis Hierro López (el anterior vicepresidente de la República, que fue diputado y senador en todas las legislaturas desde la recuperación democrática, menos en esta; es periodista; un hombre que se puede considerar que representa a la generación inmediatamente anterior a la de los líderes políticos actualmente a la cabeza de los sectores), Washington Abdala (que representa otra generación anterior, junto con Tabaré Viera; diputado y senador suplente desde la tercera legislatura después de la restauración democrática; edil y subdirector de Planeamiento y Presupuesto) y Tabaré Viera (más o menos de la misma generación que Abdala, intendente de Rivera).

Aparece por un lado un juego de generaciones, si la renovación va a una o a dos generaciones, trayectorias distintas e incluso perfiles distintos en su forma de hacer política, en su relacionamiento con el líder partidario.

Del otro lado, la lista 15 no ha proclamado oficialmente candidatos. En un momento Jorge Batlle lanzó al ruedo cinco nombres, pero lo más concreto fue la realización en el mes de marzo de unas elecciones internas, a partir de un congreso elector, en las cuales se eligió un nuevo Comité Ejecutivo (esto da la idea de esta nueva dirección partidaria) con José Amorín Batlle como nuevo secretario general (podríamos decir la quinta generación de los Batlle).

Sin duda en la 15 aparecen con un nivel de tipo presidencial José Amorín Batlle, referente después del líder histórico, secretario general, a la cabeza de la estructura, y el senador Isaac Alfie, ex ministro de Economía, que aparece como una figura gravitante en una fuerte apoyatura a Amorín Batlle.

EC - La candidatura del propio doctor Jorge Batlle no está 100% descartada.

OAB - Aparentemente no, no hay ninguna declaración firme que permita decir que bajo ningún concepto Jorge Batlle va a ser candidato.

EC - Hablamos del Foro y de la 15, pero hay más opciones en esta revitalización del PC.

OAB - Primero hay un sector que viene de antes, que ya estuvo presente en la elección pasada pero que no obtuvo representación parlamentaria, que es lo sobreviviente a un tono del pachequismo. El viejo pachequismo se fue desgranando, una corriente muy importante, con Pablo Millor a la cabeza, se incorpora al Foro Batllista; otra corriente importante, que hoy está en el Parlamento con el diputado Daniel García Pintos, se incorpora a la 15; y subsiste una corriente autónoma, que encabeza Alberto Iglesias, que no obtuvo representación parlamentaria en ninguna de las dos últimas elecciones.

Ahora ha aparecido un movimiento detrás de Pedro Bordaberry, que se formó oficialmente en Flores, que está recorriendo el país, con una muy buena aparición en las encuestas públicas. Aquí surgen muchas incógnitas. En primer lugar, Bordaberry fue un gran fenómeno electoral en el mes de mayo de 2000, el PC sólo con los votos de Montevideo en mayo sacó más votos que los que había obtenido en todo el país en las presidenciales. Bordaberry convocó mucho más allá del PC, de lo que había sido del PC en octubre, hacia toda el área tradicional, pero además con mucha simpatía entre algunos votantes de izquierda. Luego hizo un retiro de la política, apareció en una fuerte defensa de su padre y esta es la gran incógnita, si esto lo afectó o no o cómo le cambió el perfil político.

Está también ahí la Tercera Vía, que ha tenido mucho contacto o relación con Bordaberry, pero que todavía no se ha pronunciado desde el punto de vista de candidaturas. El sector que se forma después de las elecciones está encabezado por el ex ministro y ex senador del Foro Batllista Julio Herrera, con el ex viceministro y ex diputado Ope Pasquet y el ex ministro y ex rector de la Universidad Samuel Lichtenstejn.

EC - Habría que agregar la incógnita a propósito de Atchugarry.

OAB - Incógnitas ya tenemos muchas, una es qué pasa con Alejandro Atchugarry, un hombre que aparece como retirado de la política pero cuyo nombre siempre flota. Su nombre siempre ha flotado y él ha terminado desinflando sus candidaturas (pasó con la candidatura presidencial y con la candidatura a vicepresidente de la República).

Y hay quien menciona a Eduardo Zaidensztat, que salió con cierta sonoridad de la Dirección General Impositiva.

Por ahora ni Atchugarry y Zaidensztat están en carrera, los otros sí están en la carrera política, son grupos políticos que actúan, que recorren en el país, que operan.

EC - ¿Cómo ves la reconfiguración del PC a partir de toda esta información?

OAB - En primer lugar, va a haber que ver si es exclusivamente a través de nuevos hombres que el PC logra su revitalización o si a su vez necesita complementar esto con captación de grandes elencos de gente en una rediscusión del país, en ofrecerles propuestas a los nuevos votantes. Sobre todo respuestas a la pregunta: ¿por qué diablos yo tengo que votar al PC? Es una pregunta que puede hacer cualquier votante, sobre todo cualquier nuevo votante, y el PC tiene que responderla con argumentos actuales, modernos, con una nueva propuesta de futuro que vaya más allá de la crítica al actual gobierno. No sólo tiene que criticar al actual gobierno sino que tiene que decir por qué votar al PC y no al PN, por ejemplo. Entonces hay que ver si le alcanza al PC con el lanzamiento de nombres o si necesita llenar esos nombres y esas figuras con contenidos más claros que le permitan una mayor convocatoria al electorado

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
abril 20 - 2007