Un gobierno a mitad del camino efectivo
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

 

EMILIANO COTELO:
Ayer 1º de marzo el gobierno entró en lo que muchos consideran la segunda mitad del tiempo efectivo de gobierno, si se toma en cuenta que el último año queda inundado por la campaña electoral.

A propósito de este hecho político, Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos propone analizar esta fecha y esta ubicación del doctor Tabaré Vázquez en su mandato. El título que sugiere: “Un gobierno a mitad del camino efectivo”.

***

Oscar...

OSCAR A. BOTTINELLI:
Con exactitud, la mitad del período de gobierno se ubica en el 1º de setiembre de este año. Sin embargo, en el último año un gobierno puede recoger resultados pero en líneas generales su capacidad de realizar, de emprender, por un lado se agota por el tiempo. Además, tendrá la vista puesta en el período siguiente, que es la campaña electoral. Entonces, hay que mirar los primeros cuatro años, a mitad de los cuales estábamos ayer, en el comienzo de la segunda etapa.

En diciembre y enero desgranamos cinco análisis sobre temas clave de este gobierno en la medida que terminaba el segundo año civil. Hoy vamos a hacer un resumen. Esta segunda etapa se inicia con el mismo gabinete de arranque, no hay ningún cambio político, sigue exactamente el mismo elenco.

EC - ¿Cómo ubicas el cambio en el Ministerio del Interior?

OAB - Es un cambio por razones personales, no es el presidente que releva al ministro del Interior sino el ministro del Interior que se va aduciendo razones personales. Era notorio el agotamiento físico por parte de José Díaz en un ministerio de altísimo estrés, y por otra parte se sabía que no iba a estar mucho más de dos años en el ministerio. La sustitución implica dos cosas muy importantes: un relevo generacional y de género. Pero desde el punto de vista político la cartera se mantiene para el Partido Socialista y en materia de sensibilidades internas, en esa realidad tan compleja, de tantas corrientes que tiene el PS, más allá de corrientes específicas, Daisy Tourné refleja una sensibilidad en la cual podría ubicarse al ministro José Díaz.

EC - ¿Cómo llega el gobierno del doctor Tabaré Vázquez a este 1º de marzo de 2007?

OAB - Veamos por un lado las luces del gobierno, los elementos en que se afianza. Sin duda uno es la macroeconomía, que unos sostendrán que es producto de todo un conjunto de hechos en el mundo que el gobierno recoge, pero otros dicen que hay que saber recoger. Lo significativo es que el manejo de la macroeconomía ha significado un muy buen funcionamiento.

En segundo lugar ha habido un descenso de la desocupación. El hecho de que la inflación se mantenga en un dígito, ahora ya un dígito real alejado de los dos dígitos, marca un logro muy importante, particularmente significativo para este gobierno por el efecto social que tiene.

Otro logro muy grande del año anterior que pasó a segundo plano pero que hay que destacar dentro de la primera mitad del período de gobierno es lo relacionado con los derechos humanos, básicamente las investigaciones sobre los elementos que tienen que ver con muertes o desapariciones durante el período dictatorial. En particular la aparición de restos y el informe de los comandantes aparecen como dos logros clave del gobierno.

Otro tema (al que le destinamos un espacio en el mes de diciembre) son los logros obtenidos en materia de formalización laboral, que supone un juego de muchos elementos entre los que están el incremento de la protección laboral, la protección sindical, las regulaciones, las categorizaciones a través de los consejos de salarios. Ligado con todo esto, aunque en parte es autónomo, el incremento extraordinario de recaudación del Banco de Previsión Social (BPS) y de la Dirección General Impositiva, que en cuanto al BPS no sólo lo que tiene que ver con recaudación en cuanto a dinero sino un incremento del número de personas registradas.

Otro tema significativo es el relacionado con los efectos generados por el Plan de Emergencia, que tuvo muchos problemas al instalarse pero al final funcionó y, combinado con otros elementos de la economía, ha generado un abatimiento de la pobreza y de la indigencia, de la franja de pobreza extrema.

EC - Esas serían las luces de esta gestión de gobierno hasta ahora, según el análisis que planteas hoy.

OAB - Que no es un inventario total, absoluto, se pueden marcar otros logros y muchos de los que marqué son cuestionables o tienen dos caras.

EC - Por otro lado, ¿qué problemas tiene por delante la administración Vázquez?

OAB - Hay un primer problema de importancia, que no va a resolver este gobierno inmediatamente ahora sino que tiene que resolver el país en mucho tiempo por delante, que es la inserción internacional. Uruguay está en una encrucijada y lo que sí es problema de este gobierno es que plantea diversos caminos. Claramente hay una política muy fuerte en defensa del Mercosur que ha significado una gran aproximación a Venezuela, que a nivel de gabinete refleja el Ministerio de Relaciones Exteriores, y hay otra política opuesta que más bien busca desatar los lazos con el Mercosur, flexibilizarlos y tener una fuerte relación económica en principio con Estados Unidos y si es posible abrirse más a otros mercados sin un juego geopolítico regional, que en el gabinete encabeza el ministro Astori. Esto determina que el gobierno como tal no esté exhibiendo un camino. Hay un camino para un lado, un camino para otro, pero no se sabe exactamente cuál es el rumbo del gobierno porque hemos visto zigzags en esta construcción.

EC - ¿Qué otros temas a enfrentar hay en tu punteo?

OAB - Cada vez que se discute un tema aparece una tensión (que no necesariamente es entre grupos de un lado y grupos del otro, que a veces se da dentro de los mismos grupos o entre las mismas personas) entre lo que podemos llamar una concepción reformista, de un Frente Amplio que llega al gobierno para gobernar de otra manera, con otro estilo, haciendo algunas reformas para mejorar el país, y una concepción de cambio profundo, casi de cambio de sociedad, de cambio de ecuación de poder, usando un término más viejo, una concepción más de tipo revolucionario. Entre estas dos concepciones se genera una tensión que se ha visto en la discusión de muchos temas entre ajustar lo que hay o cambiar sustancialmente.

Aparte de estas dos cosas se ven problemas de aterrizaje.

EC - ¿A qué te refieres?

OAB - Que no son ideológicos. La dificultad de traducir esos objetivos genéricos en planes concretos o en proyectos de ley. En este plano hay dos temas. En salud se tardó prácticamente dos años en aterrizar una primera reforma después de haber empezado con un proyecto muy maximalista que parecía que cambiaba todo, para el que nunca terminaron de asentarse las cifras que necesitaba para funcionar, y ahora con la descentralización de ASSE y la ampliación de DISSE se ve una primera reforma. Y en educación el gobierno está muy lejos de poder articular una reforma global e integral, más bien se ven todas las diferencias con lo anterior y en materia de propuestas hay una gran diversidad al interior de la izquierda.

EC - ¿Qué más?

OAB - Las tensiones con el empresariado. Hablamos de la formalización laboral, de los consejos de salarios y de protección sindical como logros del gobierno, pero todo eso tiene una contracara, ha generado grandes tensiones en el empresariado, entre gente que cree que esto sólo puede funcionar en momentos de gran crecimiento económico. El gobierno tiene un problema a dos puntas, por un lado no articula muy bien la relación con el empresariado y por otro lado el empresariado no se sabe mover en el terreno político, maneja muy mal los tiempos, las formas, los momentos de negociación y generalmente lo hace a través de portazos generando una relación muy tensa.

Y por último está el problema de seguridad pública. El gobierno hace un cambio de elenco bastante importante en la cúpula del Ministerio del Interior.

EC - ¿Cómo cerramos este análisis de un gobierno a mitad del camino efectivo?

OAB - Riesgos puede haber desde muchos ángulos, pero desde el punto de vista político el riesgo más grande para el gobierno es el impuesto a la renta. Lo más importante es cómo lo va a percibir la gente y cómo va a reaccionar ante su aplicación. Esto puede fortalecer o debilitar la popularidad del gobierno, puede afectar a favor o en contra la popularidad del ministro de Economía, es uno de los temas más sensibles. Puede discutirse si va a afectar o no aspectos de la economía, si puede llegar a frenar el crecimiento económico o no, pero lo que nos importa es el riesgo político. Es el tema por delante que más puede afectar al gobierno positiva o negativamente.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
marzo 2 - 2007