La Reforma Tributaria y cómo perciben los uruguayos que los afectará
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO
Finalmente quedó para el 1de julio de 2007 la entrada en vigor de la Reforma Tributaria. Se ha hablado mucho de este proyecto de ley. Se conoce lo que dice el texto pero falta todavía bastante en cuanto a la reglamentación.

Sin embargo, a esta altura pueden ya plantearse algunas preguntas. Creo que todos nos las hemos hecho y estamos intrigados por saber cómo perciben los uruguayos esta iniciativa. ¿Cómo perciben los uruguayos que los afectará personalmente? ¿Creen que los beneficiará o que los perjudicará? ¿Mucho o poco?

Estas interrogantes fueron indagadas en la Encuesta Nacional Factum y el politólogo Oscar A. Botinelli presenta hoy esta encuesta cuyos datos estamos revelando esta mañana.

***

Oscar, recordemos en qué consiste la Encuesta Nacional Factum.

OAB – La Encuesta Nacional Factum es representativa de todo el país, tanto urbano como rural, de los 19 departamentos. Esta corresponde a la Encuesta Nacional Factum del cuarto trimestre del año y es la primera medición independiente que se hace en el país sobre la Reforma Tributaria. La pregunta directa de este tema es: “¿Cree que a usted personalmente y a su familia la reforma tributaria lo va a beneficiar o a perjudicar?”.

EC – Vemos las respuestas.

Entiende que lo va a beneficiar mucho el 2%.
Entiende que lo va a beneficiar algo el 20%
Entiende que ni lo va a beneficiar ni lo va a perjudicar el 17%
Entiende que lo va a perjudicar algo” el 15%
Entiende que lo va a perjudicar mucho el 9%
No opina el 37%.

OAB – De esta cantidad de números vamos a destacar alguno. Primero, si resumimos, la gente que considera que la Reforma Tributaria lo va a beneficiar, ya sea mucho o algo, es el 22%. La gente que considera que la Reforma Tributaria lo va a perjudicar, sea mucho o algo, es el 24%. Es decir que las opiniones claras están más o menos equilibradas pero predomina un poquito los que creen que los va a perjudicar.

Una segunda cosa son los extremos. Mientras la gente que dice que lo va a beneficiar mucho es el 2%, la gente que cree que la va a perjudicar mucho es el 9%. Es decir que los dos elementos llevan a que en este momento hay un poco de desequilibrio hacia el perjuicio. Hay un pequeño predominio de quienes consideran que la Reforma Tributaria es más perjudicial que beneficiosa.

Hay un tercer elemento que es muy importante para lo que puede ser la opinión final sobre la reforma más adelante que es el elevadísimo desconocimiento. Un 37% no opina

EC – ¿No opina porque no conoce?

OAB – Estamos viendo si la gente considera que lo va a perjudicar o beneficiar personalmente o a su familia. Obviamente es muy subjetivo, no quiere decir que sea un técnico en impuestos. (Significa) que no tiene un sentimiento claro de si la reforma para él va a ser beneficiosa o perjudicial. No estamos hablando de si es beneficiosa para el país. Esto puede ser importante porque esta gente probablemente decante la opinión cuando aparezca más información, faltan todas las reglamentaciones que van a ser muchas y las reglamentaciones pueden en muchos casos definir si una persona o un grupo se va a beneficiar o perjudicar, o luego cuando empiece efectivamente la aplicación. Mucha gente se va a volcar en la definición cuando lo sienta de verdad y diga “ah, no me perjudicó tanto”; “ah, me perjudicó mucho”; “ah, no me benefició como yo esperaba”.

Como resumen global, en una escala de calificación de 0 a 10 como si estuviéramos hablando de calificaciones escolares nos da 3,7 puntos. Esto es realmente bastante debajo de bueno. Confirma esa prevalencia de la idea de una reforma que más bien perjudica.

EC – Oscar, qué ocurre dentro de los distintos segmentos de la población según la inclinación política actual de los encuestados

OAB – El Uruguay más o menos se divide en dos grandes áreas iguales que podemos llamar los frentamplistas y los no frenteamplistas donde están los blancos, los colorados y demás. Y este es un corte transversal de la sociedad. Están distribuidos más o menos en los mismos niveles socioeconómicos, educación. Es decir, no es cuestión de decir que los pobres están de un lado y los ricos del otro. Por lo tanto, lo más lógico es que la reforma beneficie o perjudique más según ocupación o según nivel socioeconómico. Acá vemos una cosa interesante. En los frenteamplistas predomina que la reforma los va a beneficiar, por 30 a 14. Todo lo que no está en estos números es la gente que no opina o que dice no, ni lo uno ni lo otro.

EC – Entonces entre los frentamplistas 30% dice que los va a beneficiar y 14% dice que los va a perjudicar.

OAB - 30 a 14 gana el beneficio. Entre blancos, colorados y demás, es decir los no frenteamplistas, casi las mismas cifras al revés.

EC - Es inversa la proporción...

OAB - 13 que los beneficia, 35 que los perjudica. Es curioso que los frenteamplistas por dos a uno creen que la reforma es beneficiosa y los otros por dos a uno que es perjudicial. Estamos hablando de los mismos segmentos sociales. Lo que importa es que los que dicen “ni sí ni no” o “no sabe”, en cada una de las áreas políticas, siguen siendo alrededor de la mitad. Los que no se pronuncian ni para un lado ni para otro siguen siendo más de la mitad. Esto es un dato muy importante para saber al final cómo va a ser el impacto de la reforma tributaria en el juicio de la población.

***

EC – ¿Qué ocurre si pasamos a ver estos números según nivel socioeconómico?

OB – Según nivel socioeconómico pasa lo siguiente. El nivel alto y medio alto, representa más o menos la cuarta parte de la población. Cuando hablamos de niveles socioeconómicos hay que tener cuidado con confundirlo cuando uno habla de la clase alta o la clase media. En nivel alto y medio alto entra prácticamente todo lo que en Uruguay se llama la clase media. Ahí entran todos los profesionales, buena parte de los docentes, bancarios. Es la cuarta parte de la población.

En este sector alto y medio alto vamos a dar la relación beneficio contra perjuicio para no confundir mucho. En este sector da 16 a 36, es decir que claramente en el sector alto y medio alto predomina la idea de que va a perjudicarlo la reforma.

El sector medio medio es otra clase media un poco más baja y es otra cuarta parte de la población. Ahí cambia un poco, es más parejo con una leve ventaja al beneficio, 30 a 22.

El sector medio bajo es lo que podemos decir que está de la mitad para abajo pero en general es gente con trabajo. Es gente con hábito de trabajo organizado, fabril o aún trabajo independiente con algún tipo de calificación. Es un 20% de la población. Ahí predomina la idea de que lo va a perjudicar. En el sector medio bajo el 19% cree que la reforma lo va a beneficiar y el 24 cree que lo va a perjudicar.

Y en el sector bajo, o bajo bajo, que es un 30% de la población, es un sector importante, ahí la idea es más fuerte de creer que la reforma lo va a beneficiar. Es una relación de 21 a 17.

En resumen lo del nivel socioeconómico es interesante. No es que uno dice cuanto más abajo se ve más beneficio y cuanto más se sube se ve más perjuicio. Es un zigzag. Más o menos son cuatro cuartos. En el alto y medio alto predomina la idea de que la reforma los perjudica. En el nivel medio medio predomina la idea de que la reforma los beneficia. En el medio bajo predomina la idea de que los perjudica y en el bajo prevalece un poquito la idea de que los beneficia.

EC – ¿Qué pasa si consideramos estos números según la ocupación de los encuestados?

OB – Según la ocupación hay una fuerte idea de perjuicio, fuerte idea de que los perjudica, entre los profesionales y los empresarios. Quiero aclarar una cosa. Cuando estamos hablando de encuestas a empresarios no hay que pensar en las grandes empresas. Las grandes empresas son muy grandes, muy poderosas, manejan mucho dinero, emplean mucha gente, pero los dueños y gerentes son muy pocas personas. El grueso empresario del Uruguay, lo que en una encuesta pesa, son los empresarios pequeños y medianos y muchos unipersonales, el propietario de comercio a la vista. Es decir, estamos hablando en general del empresarios pequeños y medianos y de profesionales y acá es una idea que fuertemente los perjudica.

También prevalece la idea de que los perjudica entre funcionarios públicos y entre los trabajadores independientes.

¿Quiénes creen que los va a beneficiar? La idea de que la reforma los va a beneficiar prevalece entre los asalariados privados y es muy fuerte la idea que la reforma los va a beneficiar entre los desocupados. En cambio hay un empate entre los inactivos, jubilados y pensionistas, amas de casa, estudiantes. Ahí se da mucho el ni va a beneficiar ni va a perjudicar y es el segmento donde es más alto todavía el no opina. Por lo tanto es el segmento donde se puede esperar muchos más cambios en las posiciones.

***

EC –Oscar, ¿cuáles son las conclusiones que podemos dejar?

OB – Estamos ante una realidad que por lo que hemos seguido no hay datos inequívocos de lado de economistas, de gente de las finanzas con rigurosidad científica que sean aceptados por todos. No hay datos que todos digan que la reforma impacta de determinada manera en los hogares. Las cifras que se presentan son contradictorias, todas coinciden con el sesgo político…

EC – Recordemos que no estamos hablando solo de la implantación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas. Estamos hablando de toda una modificación en el esquema tributario que implica que desaparecen impuestos, se transforman en otros, se bajan tasas y aparece este impuesto que es como el gran centro de atención pero la cuestión es mucho más compleja.

OB – Es muy compleja y lo que observamos es que cuando habla un político o técnico frenteamplista todos los números son positivos para la mayoría de la gente, cuando habla un técnico o un político blanco o colorado los números son negativos para la gente. Esto quiere decir que es muy difícil saber para los que somos legos en economía o en finanzas, cómo impacta esto.

Pero hay un dato político que es significativo. Más allá de los cálculos técnicos lo que realmente va a importar desde el punto de vista político no es tanto cómo impacta en términos reales sobre la gente sino cómo siente la gente que lo impacta. El tema no es un tema sólo de números. Si la gente llega a la conclusión que la reforma es beneficiosa para él, va a ser beneficiosa políticamente. Si la gente cree, independientemente de todos los números que se hagan, que la reforma lo perjudica, la gente va a actuar como una reforma perjudicial.

Por lo tanto lo sustancial en la reforma tributaria a la larga es cómo siente la gente que le impactó en su casa, en su persona, en su bolsillo, la reforma tributaria, si lo benefició o lo perjudicó. Y este indicador me parece que va a ser un indicador muy importante sobre la reforma y la reforma va a ser un indicador muy importante de impacto sobre el gobierno. Por supuesto que no el único quizás ni siquiera pueda ser el mayor, eso se verá. Pero va a ser un elemento muy importante sobre la evaluación de la gestión de gobierno.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 15 - 2006