Los impactos del retorno al país
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
En las últimas cuatro semanas Oscar A. Bottinelli nos trajo sus impresiones desde el exterior, el análisis político llegó en dos ocasiones desde Francia y en otras dos desde China. Hoy nos propone sus impactos, las primeras impresiones en el retorno al país. Vamos a tener varias pinceladas

***

Oscar, fue largo el regreso desde China...

ÓSCAR A. BOTTINELLI:
El regreso desde que salí del hotel en la montaña de Shangrilá, sin contar el “stop over” en Beijing hasta que legué a casa insumió 50 horas y media, entre vuelos y aeropuertos.

EC – Tenés bastante de lo que reponerte.

OAB – Es difícil reconstruirse después de eso.

EC – Hoy vamos a tener varias pinceladas...

OAB - Antes que nada y fuera de análisis unas palabras frente a ese gran silencio que se va a dar a partir de la Tertulia de hoy con la ausencia de José Carlos Williman.

EC – Lo conocías muy bien.

OB – Lo conocía muy bien, de muchísimos años. Fue decano fundador de nuestra Facultad, la de Ciencias Sociales. Un hombre además de la historia, la economía, la política, de una cultura... Se han usado dos palabras: “un caballero” y “un renacentista”. Y además un gran charlista. Un hombre capaz de tocar distintos temas con conocimiento, con profundidad, se coincidiera o no con él, con un gran gracejo. Ni qué hablar la pareja de Maggi y Williman. Quería unas palabras sobre esto, que realmente es un acontecimiento que impacta al país pero impacta directamente a la radio.

EC – Por otro lado al llegar te encontraste con los 170 años del Partido Nacional

OB – El último análisis que hicimos en territorio nacional el 7 de julio fue tratando el tema de las tradiciones en el país. En aquel momento tocamos dos sesquicentenarios de este año: el del nacimiento de Batlle y el que vendrá ahora de Aparicio Saravia. Además son los 170 años de las fecha que se considera como fundación del Partido Nacional y que se considera como fundación del Partido Colorado que será en el más de setiembre.

Más allá que muchos historiadores sostienen que los partidos Nacional y Colorado arrancan un poco antes. Pero el hecho sustancial es que junto al Partido Conservador británico y quizás al Partido Demócrata de Estados Unidos, un poco más cuestionado, son los cuatro partidos políticos vigentes hoy con presencia parlamentaria más antiguos del mundo. Este es un dato muy importante para señalar en el país.

EC – ¿Cómo te resultó el país al reencontrarte con él después de un mes de ausencia?

OB – Un mes de ausencia y sobre todo en un lugar tan distante y con tanta incomunicación. El tema no es solo China, China queda lejos y Uruguay queda lejos, son dos lejanías. Pero además estuve la mayor parte del tiempo muy lejos del Beijing y de ciudades como puede ser Shangai, en una provincia que no es de las más adelantadas de China, por lo cual la incomunicación fue mayor.

Diría que no es la visión del que llega por primera vez al Uruguay -sería exagerado- pero es un impacto como redescubrir un país.

EC - ¿Por qué?

OB – Lo primero la exploración de las noticias del último mes. Obviamente traté de ponerme al día lo más minuciosamente posible y cuento una anécdota real. Agarro un medio de prensa y empiezo a ver: ocupación de fábrica, consejo de salarios, las confrontaciones Frente Amplio por recursos presupuestales, las discusiones sobre la reforma tributaria, que el TLC está o no en la agenda del presidente... Y descubro que me había equivocado. El diario que había agarrado era de dos mese atrás y eran los mismos títulos de los de ahora.

EC – Ni siquiera el momento en que fuiste, sino un mes antes todavía

OB – Un mes antes de irme los temas en discusión eran los mismos que están siendo hoy. Eso impacta mucho. Uno ve una cierta inmovilidad. ¿Qué fue lo más importante en este mes? Sin duda lo de La Haya, el fallo sobre el conflicto con Argentina y el cambio en la AUF, uno diría que son las dos grandes noticias políticas del Uruguay en este mes.

EC – Yendo a esta semana en particular, tuvimos un hecho político, económico, empresarial muy destacado que fue el discurso del presidente Tabaré Vázquez en ese foro que organizaba el Consejo de las Américas con la Cámara de Comercio Uruguay Estados Unidos. ¿Llegaste a seguirlo?

OB – Más bien hubo dos hechos esta semana. La designación el lunes que hace Vázquez de Marina Arismendi como vocera del Consejo de Ministros en la cual dice que el TLC con Estados Unidos no está en la agenda del presidente y el discurso del presidente que no se refiere a un TLC, se refiere a un acuerdo comercial con Estados Unidos.

Creo que acá ha habido una interpretación de muy buena parte de la prensa, ni hablar de los asistentes que estaban en su gran mayoría alineados y entusiasmados con acuerdo con Estados Unidos, a mi juicio un poco sesgada

EC – A ver... ¿En qué sentido?

OB – Pienso hacer un análisis más bien la semana que viene, cuando decante el polvo de todo este revuelo, pero una cosa es un TLC, otra cosa es acuerdo comercial. Los acuerdos comerciales serán más cerca o más lejanos de un TLC, según su contenido, y políticamente todavía la cosa está mucho más confusa a mi entender que esto que prácticamente la señal, leyendo los diarios, que se pueden en el mundo es que Uruguay firma un tratado de libre comercio como el que firmó Perú, por ejemplo. Y parecería que no es exactamente por ahí que va la cosa.

Es verdad que esto vuelve agitar la interna del Frente y sobre todo vuelve a agitar los juegos que ya son tan viejos como este gobierno desde gente muy vinculada a la Presidencia con respecto a la Cancillería y de actores políticos con relación a la cancillería. Pero todo esto me parece que merece un análisis en si mismo, que va mucho más allá del discurso puntual del presidente del miércoles.

EC – Y para terminar estos apuntes rápidos, algunos otros impactos al regreso de Montevideo.

OB – Diría lo siguiente respecto a una de las cosa que me impresionó mucho. Me había ido, una de mis últimas actividades había sido tomar contacto con el proyecto llamado “Montevideo Internacional”. Es un tema al cual hay que prestarle atención, un proyecto elaborado desde la dirección de Protocolo y Ceremonial del Estado que dirige el embajador Jorge Mayer que está en la Cancillería. El proyecto “Montevideo Internacional” es el impulso a Montevideo como sede de organismos internacionales. Proyecto donde ha estudiado edificios, ha estudiado organismos que se podrían crear o instalar en Montevideo.

Resulta que con eso en la cabeza, cuando llego uno empieza a recibir impactos en el sentido de decir si esta puede ser una ciudad internacional.

Llega el avión y uno baja en el medio de una pista, en una escalera, a un ómnibus. Esto ya está ocurriendo en muy pocos lados del mundo aún a nivel de provincias. Ese corralón inhóspito que es el primer impacto de entrar al Uruguay, que es donde se hace la migración. Resulta que se está transformando el aeropuerto hay que ver la distancia que hay de iluminación pisos, paredes del free shopp con lo de migración. Lo único que pusieron ahora son unas lucecitas. Hasta el propio trato que tiene el personal de migración al conjunto de la gente...

EC – Se supone que estás hablando de instalaciones que son provisorias, porque viene en preparación una nueva terminal

OB –Sí pero lo provisorio puede durar un montón de años. La terminal no se inaugura este año, estamos hablando de una fenomenal terminal.

Lo mismo el tema de la zona de equipajes, además en el mundo entero ya no se ven más los maleteros y ahí saltando encima de las cintas, la misma actitud corporal del personal de aduana, la revisación de valijas... Cosas que no se ven en otros aeropuertos del mundo.

Por ejemplo, nosotros a fin de octubre vamos a traer un personaje importante de la academia, del mundo de las encuestas de Italia, y nos preocupa la imagen que pueda recibir alguien con esto. No es la de un país avanzado, civilizado, que está abierto al mundo.

Incluso me tocó hacer el vuelo Rio - Montevideo en Pluna y quedé muy impactado del deterioro que se ha producido en un año del personal, la idea es que uno está en una oficina pública a 10.000 metros de altura. El trato de mostrador del BPS que tienen, la actitud, el personal se reúne a contar chistes, tratar a la gente como haciendo favores.

Realmente el impacto que tuve tanto del Aeropuerto de Carrasco como de Pluna fue uno muy negativo. Pluna está en una situación obviamente muy difícil desde el punto de vista financiero pero lo peor es todavía que a eso agregue que el concepto sea “por favor no viaje en Pluna”. El trato es algo que no tiene que ver con lo financiero, sino con la actitud que puede tener el personal hacia el organismo.

Realmente desde ese punto de vista los impactos visuales, los primeros impactos llegar a Montevideo a uno le hacen reflexionar que acá hay fallas muy importantes, que no tienen nada que ver con el dinero, que no tienen nada que ver con la situación del país y que son fácilmente solucionables. Basta que haya alguna personas que les presten atención al tema.

Esta es la parte negativa del impacto que tuve al llegar al país.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
agosto 11 - 2006