Desde París un 14 de julio:
 algunas visiones de Francia y el fallo de La Haya
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
Durante cuatro semanas Oscar A. Bottinelli, director de Factum, está de viaje, en una recorrida que lo lleva a Francia y a China. Nos proponemos aprovechar esta salida para que sus impresiones desde exteriores aporten una variante a sus análisis políticos.

***

Oscar, ¿dónde te encontramos esta mañana?

OSCAR A. BOTTINELLI:
Estoy en París, con un sol esplendoroso, un calor impresionante. Y hoy es 14 de julio, la gran fiesta nacional de Francia. Me siento como una especie de Rosario Castellanos. (Risas) Estamos en la Plaza de La Bastilla, donde hace 217 años había una gran fortaleza-prisión cuya toma marcó el comienzo de la Revolución Francesa, que los historiadores consideran marca el cambio de la Época Moderna a la Contemporánea.

EC - ¿Has estado asistiendo al desfile?

OAB - Con gran emoción estamos sentados frente a la Ópera de La Bastilla, que es una obra diseñada por un uruguayo, el arquitecto Carlos Ott. Es decir que estamos juntando muchos elementos en este momento.

EC - En la noche del domingo ya estabas en París cuando se disputó la final de la Copa del Mundo entre Francia e Italia. Finalmente ganó Italia en esa definición tan dramática por penales. ¿Cómo fueron las sensaciones en la capital de Francia?

OAB - Llegamos el mediodía a París y veíamos todo un clima de gran expectativa, había una certeza de los franceses en obtener la Copa del Mundo. Una encuesta divulgada esa mañana daba que el 85% de los franceses consideraba segura la obtención de la Copa del Mundo. Desde horas antes había un gran clima de bocinas, sonidos, expectativa, estaba todo preparado en la Place de la Concorde y Les Champs Elysées para festejar la Copa del Mundo... El resultado fue el que fue, París fue un gran silencio, al día siguiente vimos el recibimiento de l'equipe de France llegando a la Place de la Concorde, había un público no muy numeroso pero aplaudiendo la llegada de su equipo que había obtenido el vicecampeonato del Mundo. Y a nosotros nos trajo la idea de que algo así debe haber sido Río de Janeiro cuando se había preparado para festejar la conquista de la Copa del Mundo en Maracaná y se enmudeció con los goles uruguayos. Algo parecido nos dio la sensación de que ocurrió cuando el tiro de Trezeguet dio en el palo.

EC - Mirá qué comparación vino a surgirte...

OAB - La sentimos esa noche, lo que nos vino a la cabeza cuando se hizo ese tremendo silencio sobre París fue imaginarnos los cuentos que todos tenemos de la noche de Río de Janeiro cuando Maracaná.

EC - A propósito de París y estos primeros días allí, ¿qué es lo que destacas como fundamental de tus impresiones, tanto en lo político como en lo social?

OAB - Yo diría desde el punto de vista político-social, porque es un tema social con gran ramificación política, que el crecimiento de la multiculturalidad de París y de Francia, pero de París en particular, es un hecho importante. Hace algunas semanas habíamos tenido las noticias de una serie de hechos violentos que habían ocurrido acá en París y la fuerte presencia negra, la fuerte presencia musulmana y en menor grado la presencia china muestran una sociedad multicultural. Esa multiculturalidad tiene un corte socioeconómico muy claro. Hay zonas claramente de francés clásico, zonas de este nuevo francés multiétnico y multicultural, y se nota con mucha claridad lo que en el plano político es la gran discusión, el gran debate entre la integración y la confrontación que genera este fenómeno de multiculturalidad y multietnicidad que llega a toda Europa pero Francia sin duda es el país central más impactado por este fenómeno de cambio en el mundo.

***

EC - Pese a estar en París, habrás seguido de cerca las alternativas del fallo del tribunal de La Haya, que finalmente descartó las medidas cautelares solicitadas por la República Argentina, y en particular la suspensión de las obras de las plantas de celulosa. Por lo menos en una primera consideración, ¿cuál es tu análisis de este resultado?

OAB – Nosotros habíamos estado cenando con el embajador Gros el martes de noche, el miércoles fue a La Haya, donde se reunía el equipo a preparar alternativas a los distintos fallos posibles, estuvimos conversando anoche con él y la impresión general que se recoge es que el fallo estuvo en la postura optimista que uno podía pensar. Razonablemente se esperaba que pudiera haber un fallo con alguna concesión mayor a Argentina en esas posturas más salomónicas que adopta la Corte Internacional de Justicia (CIJ), pero fue algo categórico, inapelable, un fallo prácticamente unánime, porque el único voto en contra fue el del conjuez designado ad hoc por Argentina, por lo tanto entre los jueces permanentes fue unánime.

Uruguay sale extremadamente fortalecido. Sin duda pesó muchísimo la sobriedad, serenidad, racionalidad de la argumentación uruguaya, también pesó sin duda en contra el efectismo, la mezcla entre juicio de fondo y medidas cautelares que hizo Argentina, dos estilos diferentes, donde esa serenidad uruguaya sin duda contribuyó a este gran éxito. Ahora vendrá cómo se administra esto, particularmente cómo administra Argentina, cómo cumple por comisión pero también sin hacer omisiones, el fallo de la CIJ. Creemos que va a ser una prueba muy importante qué señales da Argentina con relación a la vigencia del Derecho Internacional para la región, para el Mercosur y para las relaciones entre los países.

EC - Todavía hay muchas preguntas. Hace unos minutos hablábamos con el embajador Raúl Estrada Oyuela, el director de Asuntos Medioambientales de la cancillería, que ratificaba lo que ayer había dicho la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, en cuanto a que se va a seguir insistiendo ante los organismos financieros internacionales y ante los bancos para hacer notar que aquí hay un riesgo, que estas no son inversiones seguras, que deben plantearse con fuerza previamente todas las exigencias de tipo ambiental, una línea de trabajo que entienden que ha sido efectiva en el pasado y de la cual no piensan bajarse en este momento.

OAB - Tú mencionas dos personas que son activos militantes en el tema, realmente no son gobernantes que uno diría de posturas equilibradas. Y en este caso parecería que Argentina debería comprender que una visión de un país serio en el mundo es partir del pleno acatamiento, no sólo en lo formal sino en la sustancia, de la decisión de la CIJ. La CIJ lo que dijo ayer en La Haya fue: este tema, esta discusión sobre la existencia de un daño inminente o grave se terminó. Entonces si Argentina insiste en los organismos internacionales va a insistir desde una postura de extrema debilidad.

Pero además lo que importa es que las señales que va a dar sobre un país que se ata o no al Derecho Internacional. Esa es la señal que es muy importante que dé Argentina en un sentido o en otro, y esto sin duda daría para un larguísimo análisis que haremos en algún programa más adelante, aquí en Europa, en Asia o ya en Montevideo.
 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
julio 14 - 2006