Tabaquismo: el gran objetivo personal del presidente Vázquez
Oscar A. Bottinelli. 
Versión no corregida por el expositor

EMILIANO COTELO:
Fue uno de los hechos destacados de esta semana: el miércoles 1 de marzo entró en vigor el plan “Ambientes 100 por ciento libres de humo de tabaco”, una fuerte ofensiva del gobierno contra el tabaquismo. El politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, nos propone analizar el tema con el título: “Tabaquismo: el gran objetivo personal del presidente Vázquez”.

***

Oscar, primero ubiquemos el tema.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Uno diría que este paso que da el gobierno no es demasiado grande si se parte de que existe un decreto de 1996 que prohíbe fumar en todas las oficinas públicas. Es decir, que la primera parte de la ofensiva es que se cumpla algo que está a punto de tener diez años de vida pero que no se cumplía.

EC - Es bueno recordarlo, se está resucitando un decreto.

OAB - La primera parte de la ofensiva gubernamental es hacer cumplir lo que existía y luego modificar algún decreto. La división en áreas de fumadores y no fumadores en bares y restoranes también tiene una larga década, la diferencia es que no sólo se aplica eso sino que viene un plan global contra el tabaquismo que abarca diversas áreas. Esto es consecuencia de acuerdos en el ámbito de la Organización Mundial de la Salud, ya hay más de una veintena de países en el mundo en esta línea. A propósito, me llama la atención que se hable de cinco países, cuando sólo en la Unión Europea son cerca de diez los que están en la misma política, que empezó a aplicarse en la mayoría de los casos en 2005 pero en materia de publicidad y esponsorización deportiva viene de mucho más atrás.

EC - Es buena la pregunta, sería interesante pasar en limpio ese ranking.

OAB - Por ejemplo, en Italia el año pasado entraron en funcionamiento normas muy severas, más severas que estas que entraron en vigor en Uruguay, y además se puede decir que en materia de esponsorización y de publicidad en Uruguay el régimen es muy light, porque se prohíbe la esponsorización de actividades deportivas pero no de espectáculos y festivales, y se prohíbe la publicidad en televisión y en horario de protección al menor, mientras que en otros lados se ha prohibido todo tipo de publicidad, en televisión, en radio, en prensa, en vía pública. Es decir, que no hay que calificar esta ofensiva como dura comparándola con las que se están dando en otras partes del mundo.

EC - ¿Cómo vienen divididas las opiniones en torno a esta cuestión?

OAB - Está bastante claro que no es un tema de opinión, que pueda tener vaivenes en la opinión pública, es un tema como el aborto, son por un lado grandes temas nacionales de Estado, de gran política, y por otro lado temas respecto de los cuales la gente va a tomando posición a lo largo de la vida. Nosotros empezamos a encuestar el tema tabaquismo en 1993, aquí En Perspectiva ese año y en el año 2001 difundimos las primeras y casi únicas encuestas de opinión pública sobre tabaquismo.

Queda muy claro que desaparecen los ejes políticos, los clivajes desde el punto de vista sociológico, no es izquierda-derecha, frenteamplismo-oposición, oficialismo-no oficialismo, sino que los dos grandes partidos políticos son “el de los fumadores” y “el de los no fumadores”. Muchas de las posturas respecto de este tema parten de ahí.

EC - ¿Qué dice la evolución de las encuestas?

OAB - Los no fumadores son 2 a 1 con relación a los fumadores tomando la población de 15 años en adelante, es decir que en Uruguay hay una clara prevalencia de no fumadores. En líneas generales y a lo largo del tiempo, esto oscila. En los últimos años ha habido claramente un consenso en la necesidad de una prohibición total de fumar en ómnibus, taxis, centros de enseñanza, con un piso del 88 por ciento. En lugares de trabajo hay una prevalencia de la mayoría absoluta, nunca menos del 51 por ciento considera que debe prohibirse fumar totalmente y hay un porcentaje importante que opina que debería haber áreas para fumadores. En bares y restoranes en general un 30 por ciento considera que debería prohibirse totalmente fumar y un 38 adhiere a la solución que venía en el decreto inicial del año pasado, que luego fue modificado, que establecía áreas absolutamente separadas, es decir que más de la mayoría, los dos tercios, está a favor de que quienes fuman y quienes no fuman no se mezclen. En ese sentido uno diría que es un decreto que parte de un amplio consenso social. Obviamente este consenso está formado esencialmente por casi todos los fumadores, en algunos casos pueden ser mayoría los no fumadores, como en el caso de ómnibus y taxis, pero en otros lados los no fumadores en mayoría resisten las medidas. Recordemos que no estamos hablando de una evaluación puntual sino de lo que ha sido una constante a lo largo de 13 años.

EC - Recordemos que lo que entró en vigor este 1º de marzo es la prohibición de fumar en espacios cerrados de uso público, ya sean privados o estatales.

OAB - Y espacios de trabajo donde convivan personas.

EC - ¿Cuáles son las principales críticas que han surgido? ¿Podemos hacer un rápido resumen?

OAB - Más allá de las críticas connaturales de los que uno podría calificar como fumadores empedernidos y agresivos, hay un sector de fumadores que tienen una línea agresiva sobre este tema, que consideran que no existe el fumador pasivo, y con ese criterio consideran que no hay que prohibir fumar porque no se prohíbe tomar o comer. Pero dejando de lado eso, que es una actitud uno diría fundamentalista, más bien ha habido tres grandes líneas: una, la legalidad de la medida, claramente es muy discutible si una medida de esta magnitud y que implica sanciones tan importantes puede adoptarse por decreto y no exige una ley, ese es uno de los temas controversiales.

EC - ¿Qué más?

OAB - Una segunda línea señala que se traslada la función policial al responsable de la oficina de estudio, del restaurante, del bar, en una cosa muy rara, porque no pena al infractor sino a ese particular que debe cumplir una función policial. Es decir, el individuo que tiene un restaurante o que tiene una oficina tiene que decir “acá no se fuma” y luego puede tener limitantes en cuanto a que la gente le haga caso o no, aparece como la víctima de la sanción él y no quien comete la infracción, cosa muy rara en toda materia que tiene que ver con sanciones. Con todo lo que es penal, todo lo que es falta, la principal sanción es para el que comete el acto punible.

EC - También hay algunas críticas que han venido con algo de picardía.

OAB - Después están las humorísticas, porque es verdad, leyendo el decreto parece que lo que está prohibido fumar es sólo tabaco, si se fuma marihuana podrá haber otro problema pero no tiene que ver con la prohibición del humo. Y otros decían que fumar chala con barba de choco está absolutamente permitido por el decreto, aunque arme una humareda fenomenal en medio de la oficina o del bar.

EC - También se ha hablado de deficiencias de redacción.

OAB - Está llamando la atención que del lado de Salud Pública están viniendo normas bastante mal redactadas. Recordemos que en el Presupuesto nada menos que el enunciado del Sistema Nacional de Salud confundió habitantes con ciudadanos, hablaba de ciudadanos, con lo cual excluía a todos los extranjeros, a los que tienen la ciudadanía suspendida, en un manejo muy poco prolijo de los términos jurídicos. Y acá se vio que hay demasiados decretos –casi media docena– y no un texto único prolijamente redactado. E incluso cuando han aparecido críticas, como por ejemplo qué hace el dueño de un local, se ha dicho “se va a flexibilizar el cumplimiento”; las normas no tienen que flexibilizar su cumplimiento, lo ideal es que en sí mismas tengan todo previsto, porque luego viene la discrecionalidad del que tiene que multar, si flexibiliza o no de acuerdo con su criterio.

***

EC - Vayamos al título de tu comentario, ¿por qué decías que este es el “gran objetivo personal” del presidente?

OAB - Por una cosa muy clara. El presidente Vázquez no es un político de toda la vida, un pensador político, ni un hombre que haya dedicado la vida a hacer planes, programas y proyectos políticos, se puede decir que es un hombre con objetivos más bien genéricos, con aspiraciones, con metas, con sueños... Pero este es “el tema” de Tabaré Vázquez. Es un tema que lo lleva a la decisión de dedicarse a la Medicina, a la Oncología, en su entorno familiar episodios de cáncer lo llevan a estas decisiones, lo toma como un tema de realización personal, está comprometido con una convicción profunda y tiene la posibilidad de exhibirse a sí mismo como ejemplo de lo que un oncólogo como él cuando tiene poder de presidente de la República puede hacer, que no es sólo reclamar y declamar, sino que puede hacer desde el poder del Estado lo que él cree con convicciones muy profundas y además presentar a la colectividad oncológica mundial los logros que puede tener un oncólogo desde la P residencia de la República, poniendo todo el peso del Estado en una causa en la que cree profundamente.

Yo diría que así como Lula marcó como su gran objetivo personal que al término de su gobierno tuvieran todos los brasileños tres comidas diarias, para Tabaré Vázquez, además de otro tipo de objetivos políticos –la pobreza extrema y otras cosas–, bajar el cáncer y reducir el tabaquismo aparece como un compromiso político pero personal, íntimo. Es el gran objetivo de logro que une toda su vida, la vida del que empieza a estudiar Medicina hace varias décadas con la del que llega a presidente de la República, por lo tanto consideramos que en este tema el gobierno, y sobre todo el presidente, va a ser extremadamente intransigente, rígido y va a poner todo lo que pueda de sí para obtener los mayores logros.

EC - Eso iba a preguntarte: a partir de la ubicación del tema tan directamente vinculado con el propio Tabaré Vázquez como persona, ¿qué cabe esperar?

OAB - Cabe esperar un empeño total en el cumplimiento de la norma y en la obtención de resultados, aquí hay una de esas convicciones personales absolutamente intransferibles. Y cabe esperar además que en otra etapa haya un avance mayor sobre los vacíos iniciales de esta norma –con relación a los países que han tenido normas más duras, como por ejemplo respecto de la publicidad, que está limitada levemente, la esponsorización, que está limitada a lo deportivo–. Es una política dura, el peso de la industria tabacalera en Uruguay, como en todo el mundo, es muy fuerte, son grandes anunciantes en los medios de comunicación y en ese aspecto tienen normalmente a los medios como aliados. Esta polémica se dio muy fuertemente en Europa, es una afectación económica de medios de comunicación, aparte de afectación a la industria, entonces va a haber una lucha entre una industria y unos medios que van a defender sus recursos y sus espacios y un gobierno que seguramente va a seguir dando pasos cada vez más fuertes en lo que es un compromiso existencial del presidente de la República.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
marzo 3 - 2006