Los uruguayos y las expectativas en relación al nuevo gobierno
Oscar A. Bottinelli.
Versión no corregida por el expositor


EMILIANO COTELO: El politólogo Oscar Bottinelli trae respuestas a estas preguntas porque trae la última Encuesta Nacional Factum, realizada en este mes. Los números y su análisis bajo este título: “Los uruguayos y sus expectativas con relación al nuevo gobierno”.

***

EC – Primero, los datos técnicos que siempre vale la pena ubicar.

OSCAR A. BOTTINELLI: Exactamente. Es la Encuesta Nacional Factum, que es una encuesta permanente, puerta a puerta, en el domicilio de residencia de la gente. Es la única representativa del 100 por ciento del país, tanto urbano como rural; incluidos los asentamientos. Esta encuesta, cuyos datos presentamos hoy, fue realizada entre el 10 y el 18 del corriente mes de diciembre. El total de casos relevados fue de 933.

EC – Pasamos a la primera de las preguntas que vamos a examinar hoy.

OAB – El primer tema es el indicador más clásico, que se refiere a la aprobación del presidente del presidente de la República. No siempre coincide el presidente con el gobierno. La pregunta fue: “¿Usted aprueba o desaprueba la actuación de Tabaré Vázquez como presidente de la República?”.

EC – Las respuestas fueron las siguientes:

- Aprueba: 63%
- Ni aprueba ni desaprueba: 22%
- Desaprueba: 9%
- No opina: 6%

OAB – Como vemos, hay 63 a favor contra 9 en contra. Estos son los números simplificados. Antes de asumir, empezó con una expectativa de 77 a 4. Luego tuvo una caída. En el mes de junio se presentó la encuesta relacionada con los primeros meses de gobierno que mostró que había habido una caída de 77 a 62-63 de realización. Y a lo largo del año se ha mantenido con oscilaciones que pueden ser más estadísticas que otra cosa y se puede decir que no ha habido caída de la aprobación.

EC - ¿Podemos hacer la comparación con cómo daban estos números al final del primer año del gobierno Batlle, por ejemplo?

OAB – Sí, el gobierno Batlle ya había tenido una primera caída al llegar al mes de diciembre y estaba en 41 de aprobación y 35 de desaprobación. Repitamos: Vázquez 63 de aprobación y Batlle 41. Vázquez 9 de desaprobación y Batlle 35. Son dos escenarios completamente distintos. Para empezar, Batlle tenía una aprobación bastante inferior a la cantidad de gente que lo votó y Vázquez tiene una aprobación muy superior a la cantidad de gente que lo votó. La desaprobación de Vázquez muestra a un presidente que no polariza, por ahora, y Batlle ya tenía una situación polarizada. Porque los que lo desaprobaban eran casi tantos, un poco menos, como los que lo aprobaban.

EC – Pasemos a otras maneras de evaluar cómo está viendo la gente la marcha del gobierno.

OAB – Recién hablábamos del presidente, ahora vamos a hablar del gobierno. La pregunta es: “El gobierno lleva ya más de nueve meses. Con lo que se ha visto hasta ahora, ¿cómo ve la gestión del gobierno?”.

EC – Las respuestas son:

- Va bien: 66%
- Va más o menos: 16%
- Va mal: 12%
- No opina: 6%

OAB – Los números tienen cierta aproximación con los que indican la aprobación y la desaprobación del presidente. Hay menos neutros, 16, mientras que los que no aprueban ni desaprueban al presidente son 22, y los que dejan de ser neutros se corren por mitades. Una mitad va a “va bien el gobierno” y otra mitad va a “va mal”. El resultado es que dos tercios de los uruguayos considera que el gobierno va bien y el 12 por ciento considera que va mal. Es una idea muy favorable al gobierno, de que le está yendo bien.

Hasta ahora vemos una fuerte aprobación del presidente, una importante conformidad con el gobierno. Vamos qué pasa si exploramos más adentro.

EC - ¿A qué te refieres?

OAB – Larguemos la pregunta: “Con lo que se ha visto hasta ahora, ¿cómo ve la gestión del gobierno según las expectativas que usted tenía?”.

EC – Una comparación con la expectativa que tenía cada uno al comienzo del gobierno.

OAB – No es que se compara la encuesta de hoy con la anterior, sino que la gente dice: “De acuerdo con mis expectativas este gobierno va bien, mal o más o menos, está encima, igual o debajo de las expectativas que yo tenía”.

EC – Las respuestas a esa pregunta se agrupan de esta manera:

- Va bien, por encima de lo que yo esperaba: 8%
- Va bien, tal como yo esperaba: 25%
- Va bien, pero por debajo de lo que yo esperaba: 33%
- Va más o menos, está lejos de lo que yo esperaba: 16%
- Va mal, nada que ver con lo que yo esperaba: 5%
- No esperaba nada de este gobierno: 7%
- Sin opinión: 6%

OAB – Si resumimos los datos vemos lo siguiente: los que consideran que va bien y están colmados en sus expectativas, ya sea porque va por encima de, o como esperaban, son un 33 por ciento. Los que consideran que va bien pero por debajo de las expectativas son otro 33 por ciento. Los que consideran que va más o menos, mal o que no esperaban nada son otro 28 por ciento. Y un 6 por ciento no opina. Tenemos, groseramente, tres tercios desiguales –con perdón por este disparate matemático–. Tres partes algo equilibradas con alguna más desigual. Para un tercio va bien, colmó sus expectativas, para un tercio va bien pero hay algún desencanto y para el otro tercio no va bien, va más o menos, mal, por ahí. Así se está viendo la opinión cuando se profundiza en este nivel de aprobación que aparentemente es muy fuerte pero que adentro tiene alguna fragilidad.

Si lo resumimos de otra manera, el gobierno conforma en cuanto a expectativas al 33 por ciento de la población, pero desencanta o defrauda, más bien desencanta, al 61 por ciento. Este es un dato fuerte, la conformidad en cuanto a expectativas está en un 33 por ciento.

EC - ¿Qué pasa si seguimos hilando en esos números, si nos detenemos en los propios votantes del doctor Tabaré Vázquez?

OAB – Esto es importante, porque hasta ahora estábamos viendo la población en general. Recordemos que, de la población en general, un poco más de la mitad votó a Tabaré Vázquez y un poquito menos de la mitad votó a otro o no votó a nadie, y todos esos opinan.

De los que votan a Vázquez el 87 por ciento aprueba su gestión al día de hoy. El 80 por ciento, un poco menos, considera que el gobierno va bien. Pero el 42 por ciento considera que va bien y están colmadas sus expectativas, mientras que el 53 por ciento, más de la mitad, manifiesta cierto desencanto o –algunos pocos– está directamente defraudado, el término que domina es que hay cierto desencanto con el gobierno con relación a las expectativas que se habían trazado.

EC - ¿Cuál es el perfil de esos desencantados?

OAB - Los más desencantados son los montevideanos. La gente de nivel educativo terciario, las personas de entre 27 y 37 años y de más de 63. Los menos desencantados son los jóvenes. Pero atención: está desencantado el 46 por ciento.

EC – ¿El 46 por ciento de los jóvenes votantes del Frente Amplio?

OAB – No, de los jóvenes en general. Estas últimas cifras no se relacionan con los votantes sino con la población en general. Cuando hablo de montevideanos, de educación terciaria y de los tramos etarios me refiero a la población en general, cortando la población por dónde vive, el nivel educativo y las edades.

EC - ¿Cuáles serían las conclusiones?

OAB – Las conclusiones son las siguientes: en primer lugar el gobierno va bien, la gente aprueba al presidente de la República. Es muy claro. Los que dicen que va bien y aprueban al presidente de la República son muchos más que los que votaron a Vázquez, pero hay desencanto. Este resumen tiene que ser muy importante: el gobierno va bien. Tiene un muy buen apoyo, el presidente tiene un muy buen apoyo, pero hay desencanto. Más o menos un tercio ve bien al gobierno, el gobierno está cumpliendo sus expectativas. Un tercio lo ve bien pero considera que está por debajo de lo que esperaba. No dice que está mal, dice que está bien. Pero este bien no quiere decir “contento”. Quiere decir que esperaba más, que esperaba otra cosa. Y el resto lo ve lejos de sus expectativas, más o menos o mal.

EC - ¿En definitiva?

OAB – En definitiva parece importante que el gobierno atienda que teniendo este fuerte aprobación de la gente, que es un punto muy fuerte que tiene a favor, tiene dos tercios del país con desencanto sobre la gestión de gobierno y que tiene además la mayoría de los que lo votaron con desencanto sobre la gestión. Y esto es una alerta que debe tener el gobierno en el año que se inicia pasado mañana, en 2006, porque sin duda ese desencanto, si sigue siendo tal, se transforma, más tarde o más temprano, quizás más temprano, en descontento, en desaprobación. El gobierno está recibiendo una señal de alerta de que va bien, pero atienda que tiene que hacer cosas, que cumpla con las expectativas de la gente y de la mayoría de sus votantes. Este es el redondeo que surge de esta encuesta al mes de diciembre.
 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 30 - 2005