Las expectativas de la opinión pública
frente al gobierno del Frente Amplio
Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
¿Qué expectativa tiene la gente sobre el próximo gobierno? ¿Cómo esperan los uruguayos que impacte sobre sus vidas personales? Estas preguntas fueron hechas en la encuesta nacional Factum en todo el país y hoy el politólogo Oscar A. Bottinelli presenta las respuestas de los uruguayos para ver justamente cuáles son las expectativas de la gente.

***

Oscar, seguimos con este ciclo “En la hora de la transición”.

OSCAR A. BOTINELLI
Exacto, ahora no lo vemos desde el ángulo de lo que hacen los sectores políticos sino de cómo está viendo la gente la llegada del nuevo gobierno. Esta es la encuesta nacional Factum, reprsentativa del cien por ciento del país tanto urbano como rural. La primer pregunta es: ¿Cómo le parece que va a ser la gestión de Tabaré Vázquez como presidente de la República?

Considera que va a ser “buena” o “muy buena” el 77%. Que va a ser “ni buena ni mala”, el 11% de los uruguayos; que va a ser “mala” o “muy mala” el 4% y no tiene opinión, el 8%.

EC – Entonces, ¿cuál es la conclusión en esta pregunta?

OAB – En esta pregunta es que primero como puntaje de 0 a 100, lo que llamamos el Índice Factum, da 85 puntos. Es un nivel que se traduce en una calificación de “excelente” y es una expectativa formidable para el inicio de un gobierno, donde más de las tres cuartas partes piensan que va a ser positivo.

EC – ¿Y cómo se discriminan estas respuestas si ahora las analizamos según las preferencias políticas, según el voto de los encuestados?

OAB – Según lo que votó la gente en las pasadas elecciones, la que da lugar a este gobierno, los frenteamplistas le otorgan 97 puntos es decir que es casi óptimo, casi el total.

EC – Siempre según el Índice de Factum

OAB – Sí, en el índice Factum de 0 a 100, 97 puntos. Los blancos 73, lo que es más que “muy bueno”, es “muy muy bueno”. Los que votaron a partidos menores, en blanco, anulado, etcétera, están en 72 puntos. Los colorados, que vendrían a ser los menos optimistas, están en 67 puntos que es que tienen una expectativa “muy buena” respecto al próximo gobierno.

Es decir que el gobierno va a iniciarse con una expectativa muy favorable de la población, con mucho optimismo, poco pesimismo. Lo difícil luego viene para sostenerse en estos niveles tan altos.

EC – Había otra pregunta en esta encuesta.

OAB – Claro, como dijiste en la presentación, tiene que ver con la relación entre el cambio de gobierno y lo que impacta eso sobre la vida personal. Se le dijo a la gente que “el 1° de marzo del 2005 asume Tabaré Vázquez como nuevo presidente de la República, ¿cómo cree que le va a ir a usted personalmente?”.

Acá se hace una gradación que tiene que ver con el mejor y peor y con la rapidez del mejoramiento.

“Me va a ir mejor enseguida”: el 3%
“Me va a ir mejor de a poco”: el 63%
“Me va a ir igual, ni mejor ni peor”: el 26%
“Me va a ir peor de a poco”: el 2%
“Me va a ir peor enseguida”: casi 0%
No opina o no tiene opinión: el 6%

EC – ¿Alguna consideración sobre estas respuestas?

OAB – La conclusión es bastante fuerte. Primero, no hay expectativas mágicas, sólo el 3% piensa que las cosas van a mejorar enseguida. Esto confirma una percepción de que el gobierno inicialmente y por buen rato, no va a tener serios problemas de opinión pública. Hemos dicho en muchos análisis que es más probable que tengan problemas de parte de los actores sociales, que las demandas vengan más de los sectores articulados, que de la opinión pública que no está pensando que el 2 de marzo o inmediatamente le va a cambiar la vida sino que apuesta a que con este gobierno va a vivir mejor. Pero eso va a lograrse de a poco. Es decir, insistimos, no son expectativas mágicas. La cuarta parte incluso piensa que le va a ir igual, considera que el gobierno va a ser bueno, eso es una opinión generalizada del país, pero no espera que le cambie la vida.

Tan sólo el 2% entraría en la categoría de los pesimistas, es decir de las personas que consideran que el gobierno lo va a afectar. Que inmediatamente cambia el gobierno y su vida empeora, prácticamente no lo espera nadie.

EC – En síntesis entonces, ¿cómo lo defines el estado de la opinión pública a propósito de esta inminente asunción del nuevo gobierno?

OAB – Lo defino como una expectativa de la mejor que puede haber desde el ángulo de gobierno. Es una población que tiene una expectativa muy grande a favor, un optimismo sobre cómo va a ser la gestión de gobierno y que esa expectativa no es mágica. Al no ser mágica se traduce en que va a esperar con calma la existencia de resultados de gobierno o que esos resultados se traduzcan en su vida personal.

Entonces, optimismo sin exigencias mágicas o urgentes de parte de la población. Este es el estado de ánimo de la gente en vísperas del cambio de gobierno.
 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
febrero 11 - 2005