El estado de la competencia electoral a Semana de Turismo
Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
Ahora sí, la campaña electoral rumbo a las elecciones internas del 27 de junio no tiene pausas, pasó el descanso relativo de la Semana de Turismo y los distintos partidos, y dentro de ellos sus candidatos y sectores, tienen las máquinas funcionando a pleno. Es un buen momento para evaluar cómo viene la competencia electoral, qué pasa entre los partidos y dentro de los distintos lemas.

Vamos a verlo con el politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, que presenta y analiza hoy los últimos datos de la Encuesta Nacional Factum; el título: "El estado de la competencia electoral a Semana de Turismo". Tú querías comenzar haciendo algunas precisiones.


OSCAR A. BOTTINELLI:
Hace ya más de 10 años que las venimos haciendo, referidas al sentido de las encuestas, en lo que siempre hay confusión (y además no siempre los encuestadores manejan la misma posición) respecto a entender que esto es un trabajo de investigación científica que se hace con técnicas científicas y con un límite de validez científica. Nos referimos no solamente a la presencia de márgenes de error y de algunas bandas que hacen que no sean de una exactitud absoluta y a veces no se pueda hablar de hasta el último decimal, sino también a que hay que ser muy prudente y decir que estamos midiendo una situación a un día determinado, que puede ser una foto de esa época o una película que viene de atrás hasta ese momento. A partir de ahí uno puede proyectar; obviamente a nadie se le ocurre que la proyección de este momento permita ver que la Unión Cívica (UC) le gane al Encuentro Progresista - Frente Amplio (EP-FA); hay cosas muy notorias en las tendencias, pero no corresponde decir "me juego a este resultado"; en ese sentido nosotros actuamos con mucha prudencia y, repito, hablamos de fotos a determinado momento.


EC - Foto y evolución.


OAB - Foto y evolución, sobre todo evolución desde atrás hacia este momento con algunas tendencias más o menos posibles, pero... punto.


EC - Vamos a dar la fecha y las características de esta foto.


OAB - Esta encuesta fue cerrada el 3 de abril y la anterior había sido cerrada el 7 de marzo -doy las fechas porque vamos a hacer alguna comparación de una con la otra-; es representativa de todo el país, tanto urbano como rural, es decir del 100 por ciento del electorado, con 896 casos relevados.


EC - Estamos hablando del 3 de abril como fecha de cierre; es bueno recordar qué hechos políticos se habían dado hasta ese momento, es decir qué escenario está registrando esta encuesta.


OAB - En primer lugar, la encuesta parece un poco más atrasada de lo que está, en la medida en, que si bien tiene 16 días, se puede decir que tiene siete días de vida que pueden haber cambiado la opinión pública, ya que la Semana de Turismo es de cierto congelamiento.

Marzo fue un mes extraordinariamente importante. En marzo se producen varios hechos, en particular se consolida Stirling como candidato única del grueso del Partido Colorado (PC), del Foro Batllista (FB) y de la 15. Al final de la encuesta pasada el nombre de Stirling aparecía como candidato único casi seguro; en esta última es seguro, ya fue proclamado.

El segundo dato es que se produce un cambio de geografía interna en el Partido Nacional (PN), ya que desisten Ramírez -lo había hecho unos días antes de la encuesta pasada-, Abreu, Gallinal y Ruperto Long, es decir que se despeja casi todo el panorama del PN, salvo Arturo Heber, que queda fuera de esta encuesta y que prácticamente en el día de ayer desistió de su candidatura.

En el EP-FA no entra en la encuesta el desistimiento de Astori. Esta novedad muy importante -después vamos a ver por qué- recién se va a reflejar en la próxima encuesta. Aquí Astori todavía está dentro de la disputa presidencial del EP-FA, o del FA. Acá tenemos un problema de nombre, vamos a empezar a simplificar diciendo FA, por una razón: lo técnico sería Encuentro Progresista - Frente Amplio - Nueva Mayoría, un nombre muy largo que ni siquiera permite armar una sigla; me parece que desde el punto de vista del marketing va a llevar a que se diga, como dice la gente en la calle: "Frente Amplio".


EC - Ese es el marco en el que se produjo esta encuesta.


OAB - Y yo agregaría otro dato importante: es el lanzamiento de la campaña electoral, han aparecido mucho Larrañaga, Stirling y no tanto en los últimos días pero sí en la primera mitad de marzo y días anteriores hubo una muy fuerte presencia de dirigentes sectoriales del FA y de Tabaré Vázquez y se ha producido una sucesión de hechos que quizás golpearon un poco al FA, que primero llevaron al propio Tabaré Vázquez a pedir silencio. Hubo dos declaraciones del senador Mujica que tuvieron mucha repercusión, una diciendo que no se debe decir lo que se piensa hacer para no asustar a la gente, y otra diciendo que cuando gane la izquierda la clase media se la va a tener que aguantar. Luego el propio Tabaré Vázquez hizo una serie de declaraciones y propuestas que levantaron polémica, entre otras lo que fue presentado como "congelación" de las tarifas públicas, que dio a su candidatura un marco de menor firmeza de la que venía teniendo hasta ese momento; no fue un mes en el que se haya afirmado bien la izquierda en la campaña electoral.

Estos son hechos sustanciales que hay que tomar en cuenta porque cuando se llega a una foto hay hechos de larga data que han venido ocurriendo durante muchos años pero también está lo que ocurre en los días previos.


***


EC - ¿Cómo daba la competencia electoral entre partidos en la Encuesta Nacional Factum en Semana de Turismo? Estos son los números:

- Frente Amplio: 50%
- Partido Nacional: 23%
- Partido Colorado: 14%
- Partido Independiente y otros: 1%
- Indefinidos: 12%


OAB - Recién veíamos los hechos que habían ocurrido antes. Digamos que de los partidos menores ese uno por ciento está casi todo ocupado por el Partido Independiente (PI), aunque aparecen la UC y apenitas el Partido Liberal (PL).

Sobre el FA importa lo siguiente. El FA tenía al 7 de marzo un 53 por ciento y baja al 50 por ciento; es una caída, pero no es dramática porque en definitiva pierde ese "efecto espumoso" del referéndum de Ancap que generó un envión muy grande hacia la izquierda, que pasó ese 50 por ciento en el que venía bastante estable desde hacía un año medio, y lo pierde. En definitiva es una caída relativa, pero es importante ver que en un momento en que tenía todo a su favor, con el referéndum de Ancap, no logró consolidarse.

Es la segunda vez, la segunda etapa en la que no logra consolidar el pasaje por encima del 50 por ciento; ocurrió en la primavera de 2002 después de la crisis fenomenal, cuando llegó hasta el 54 por ciento pero no lo consolidó, y ocurre ahora, que llegó al 53 por ciento pero tampoco lo consolidó y otra vez volvió al 50 por ciento.


EC - ¿Respecto a los otros partidos?


OAB - Aunque en orden numérico está segundo el Partido Nacional, prefiero hablar primero del Partido Colorado, porque tiene su sentido.

El PC no ha cambiado su intención de voto -después vamos a ver que esto no quiere decir que esté estático-, está en el 14 por ciento, y el PN aparece subiendo del 18 por ciento que tenía al 7 de marzo (hacia atrás venía del 17 por ciento en diciembre y del 15 por ciento unos meses antes) al 23 por ciento.

EC - O sea que subió 5 puntos en menos de un mes.


OAB - Sí, pero además -es un primer dato importante- es la primera vez desde que abrimos esta serie de encuestas, en julio de 2000, que el PN presenta una cifra superior en intención de voto a la que obtuvo en las elecciones de octubre de 1999; es un dato muy fuerte. Todavía no llegó al nivel de las elecciones municipales, que en términos de porcentaje sobre el electorado -no olvidemos que en las municipales hubo una abstención bastante alta- estuvo en torno al 26 por ciento, pero por primera vez -nunca había ocurrido hasta ahora- supera el porcentaje de octubre de 1999.

¿Qué pasa con el resto, con los indefinidos? Son tres categorías absolutamente distintas. Una es el voto oculto, que da un 2 por ciento, que es prácticamente todo un voto blanco o colorado, sin que haya forma de distinguir para qué lado va; otra categoría son los refractarios, es decir la gente que va a votar en blanco o anulado, que está en este momento en un 4 por ciento, una cifra normal -ha estado entre el 3 y el 5 por ciento desde 1984-; y finalmente los indecisos puros, es decir los que realmente van a votar y no saben a qué partido volcarse, que son el 6 por ciento. Esta es la variación que ha habido entre el 7 de marzo y el 3 de abril, con las pérdidas y ganancias de los partidos.

En cuanto a la evolución vemos lo siguiente: el EP-FA, que había votado con un 44 por ciento, se movió hasta casi mediados de 2002 entre 41 y 44 por ciento; se producen devaluación, crisis bancaria, etcétera, salta por encima del 50, llega al 54 y con alguna pequeña variante ha estado estabilizado desde diciembre de 2002 hasta ahora en el 50 por ciento, con este pico que le generó el referéndum de Ancap, que no retuvo, y alguna pequeña caída entre setiembre y octubre del año pasado, cuando incluso llegó al 47 por ciento; pero lo normal es la estabilidad en el 50 por ciento, porcentaje en el que está ahora.

En cuanto al PC, había votado con un 32 por ciento, empezó a bajar en el propio año 2000, estuvo en torno al 24-22 por ciento hasta mediados de 2002, y ahí se produjo la caída que lo llevó a estar entre el 13 y el 14 por ciento y en algún momento en el 15, hasta ahora. En los últimos meses venía entre 14 y 15 y sigue moviéndose en ese nivel, por ahora no ha salido de ahí.

Y el PN, después de haber votado con el 22 por ciento, estuvo prácticamente estable entre el 14 y 15, no fue demasiado afectado por la gran crisis de gobierno. Lo afectó en el sentido de que había insinuado una recuperación, en un momento tocó el 20 por ciento pero no lo retuvo y bajó otra vez a moverse en ese nivel; y últimamente empezó un crecimiento que a esta altura, ya vistos varios meses, es sostenido y creciente, que no se frena.


EC - ¿Qué podemos decir en cuanto a los indefinidos?


OAB - Los indefinidos están cayendo notoriamente: el nivel de refractarios es lo que más ha caído, hace un tiempo el 7, 8 por ciento decía "no voto a ninguno", pero hoy ya estamos en una cifra más cercana a la histórica, normal; el voto oculto ha estado estable; y los indecisos puros se han reducido prácticamente a la mitad en la medida que la gente ya entra a volcarse hacia los partidos políticos, de los cuales básicamente el que más ha captado ha sido el PN.


EC - Esta es la foto al día de hoy con la evolución de la intención de voto en los distintos partidos en los últimos meses, incluso con alguna referencia al año 1999, el de las últimas elecciones nacionales.

En este estado de situación, ¿cómo podemos resumir las fortalezas y las debilidades de los distintos lemas?


OAB - Hay que tener en cuenta lo siguiente: ¿cuál es la diferencia entre la encuesta y el voto? El voto es un acto consumado; hasta que la persona entra al cuarto secreto todavía está en un estado de intención de voto. Es interesante ver -no lo hemos dado, vamos a darlo en algún programa- en qué momento decidió la gente el voto en el referéndum pasado, incluso podemos comparar ese dato con el de la elección pasada, porque explica mucho estos movimientos, que hay un porcentaje importante de gente que se decide el mismo día, en la cola y hasta en el cuarto secreto.

Entonces lo que tenemos es un estado de intención de voto. ¿Qué quiere decir esto? Hay gente que hace años que tiene ese voto y no lo va a cambiar, porque es estructural, es blanco, colorado o frenteamplista y hasta que no haya un hecho que lo lleve a cambiar de partido ya sabe lo que va a votar; hay gente que hace un tiempo que ha afirmado el voto, incluso en relación al candidato; y hay gente que está expectante, que dice "Hoy me gusta eso, pero no estoy seguro, porque capaz que...", y está mirando un segundo candidato o un segundo partido.

Es decir, no es que la encuesta no sepa medir, la encuesta mide y si uno profundiza mide esas dudas, esas incertidumbres de la gente porque está en un proceso primario de selección, proceso que se va a ir acentuando en los próximos meses hasta que tenga que decantar. No olvidemos que va a decantar recién el 31 de octubre y va a haber una predecantación, no de todos, el 27 de junio, porque más o menos, groseramente, al ser el voto voluntario, el 27 de junio vota la mitad de los que votan el 31 de octubre; por lo tanto los que no votan el 27 de junio pasan la decisión para más adelante.


EC - A partir de esas advertencias, ¿qué podemos decir sobre cómo están plantados los diferentes partidos?


OAB - Vemos, por ejemplo, en el caso del FA, que tiene este 50 por ciento, que hay gente en el PN y en el PC que está mirando hacia el FA, que hoy vota a los blancos o a los colorados pero tiene la duda de si no vota al FA. Esa gente es un 3,5 por ciento, es decir un porcentaje que llevaría al FA a poder llegar al 53,5 por ciento, si no pierde nada y capta a toda la gente que lo está mirando. Pero ojo, al revés: del 50 por ciento que tiene el FA, hay 6 puntos que duda; prácticamente todo ese 6 por ciento estaba mirando hacia Astori. Es decir que quedaría seguro en un 44, exactamente en un 43 y tres cuartos


EC - Tú dices que de los 50 hay 6 puntos de gente que está en el Frente, pero...


OAB - ...pero a la que mayoritariamente atrae Larrañaga, minoritariamente Stirling y dentro del Frente prefería a Astori como candidato presidencial. Esto da alguna endeblez a este 50 por ciento del Frente, porque el retiro de la precandidatura de Astori inicialmente deja a esta gente con muchas dudas en la medida en que ya estaba mirando si mantenía la adhesión al Frente o se pasaba a Larrañaga o a Stirling. Esto va a depender de otras cosas; una de ellas va a ser que la gente termine de descubrir que el retiro de Astori no es que se retire de la vida política, sino que va a encabezar una lista al Senado; lo mismo va a pasar en el PN después del 27 de junio, gane quien gane el otro sigue en el partido y con una oferta senatorial, pero ahora la gente lo ve más en términos knock-out: "Si este no está, yo me paso".

Lo cierto es que el FA tiene hoy una banda de flotación -hoy, no es una banda histórica-: si pierde a toda la gente dudosa va a tener 43 y tres cuartos por ciento, y si no pierde nada y gana a todos los que están dudando en volcarse hacia allí va a tener el 53,5 por ciento.


EC - Pasemos a los otros lemas tradicionales.


OAB - Veamos el PN, que está en 23 por ciento de la intención de voto. El PN tiene un 5,5 por ciento de colorados o frenteamplistas que están diciendo "Voto al FA" o "Voto al PC, pero me gusta el PN". En general son frenteamplistas que están mirando a Larrañaga y colorados que están mirando a Lacalle y que podrían volcarse al PN. Si el PN no pierde nada y capta todo esto, pasa del 23 al 28,5; y al revés: el PN tiene ahí una zona muy endeble, tiene un 9 por ciento de dudosos, que en gran medida es gente que adhiere a Larrañaga o a Lacalle y marca una incompatibilidad con el otro candidato, prácticamente es: "Yo voto a Larrañaga, pero si gana Lacalle me voy a otro partido", o "Voto a Lacalle pero si gana Larrañaga me voy a otro partido". Ese es básicamente el razonamiento que le da esta debilidad al PN, que después del 27 de junio, si no administra bien las cosas, puede tener una caída gane quien gane.


EC - Así que el PN está en una banda entre el 14 y el 28,5 por ciento.


OAB - Es una banda muy grande. El PC tiene también una banda importante, y esto es interesante, porque posibilidad de pérdida, la gente que está dudando si irse del PC, es solamente el 3 por ciento del total de votantes, es decir que del 14 bajaría al 11, en realidad al 11,5.

Pero tiene 8 puntos que podría captar. El porcentaje que podría captar el PC es muy alto; es el partido al que mira hoy más cantidad de gente con posibilidad de dar el paso -más exactamente hacia Stirling-, blancos y frenteamplistas que están viendo una candidatura potable, atractiva, en Stirling. Por eso decía que el PC no se ha movido, y es muy alto el espacio de gente que lo está mirando con la posibilidad de dar el paso; va a depender de lo que ocurra en el PN y en el FA y de lo que hagan los respectivos candidatos que este paso se dé o no. En este momento esto lleva al PC a la posibilidad de trepar, si capta a los indecisos, prácticamente al 22 por ciento, exactamente al 21,5 por ciento.


EC - Así que la banda del PC está entre el 11 y el 22.


OAB - Entre el 11 y el 22, más o menos.


EC - Y tú proponías, además de manejar las bandas de flotación de cada uno de los tres lemas, hacer un análisis de bandas por bloques.


OAB - Exacto. Si sumas PC, más PN, más ese voto oculto que en definitiva son blancos o colorados, más lo pequeño que dan la UC y el PL -no ponemos aquí al PI, que está definiéndose como un partido que está en el medio de todos los bloques-, nos está dando un 39,5 por ciento.

Si hacemos la banda del bloque tradicional, la duda que hay entre blancos y colorados se mantiene siempre dentro del mismo bloque, es decir que lo que gane o pierda es solamente hacia el Frente, la banda del bloque tradicional tiene hoy un piso de 35 y un techo del 44 por ciento, y la banda de la izquierda tiene un piso del 43 y tres cuartos y un 53,5. Esto quiere decir que, por primera vez desde mediados de 2002, la izquierda tiene un piso que está igual o un poquito por debajo, más o menos igual, que el techo del bloque tradicional. Es muy raro que en una elección uno vote justo en el nivel de su piso y otro en el nivel de su techo, pero está marcando que esa holgura que daba con una certeza absoluta el triunfo de la izquierda el 31 de octubre deja alguna duda.

Con esto no estoy diciendo que cambió el escenario; no cambió pero deja alguna duda. Es la primera vez que aparece en números una incertidumbre sobre esa especie de inexorabilidad del triunfo de la izquierda el 31 de octubre, que aparece cierta endeblez. Repito: no es un cambio de escenario, aparece una endeblez, una incertidumbre sobre lo que venía siendo una especie de certidumbre casi total.


***


EC - Llega el turno de hablar de las internas, de los partidos por dentro.


OAB - En cuanto al EP-FA-NM, en el momento en que se terminó de dilucidar que no va a haber competencia interna de nivel presidencial, del 50 por ciento 42 puntos correspondían a Vázquez y 8 a Astori.


EC - Recordemos que la encuesta fue hecha antes de que Astori resolviera no presentarse.


OAB - Exactamente, la encuesta se terminó en el momento en que Asamblea Uruguay estaba decidiendo qué hacía. Lo que importa de esto -ya lo mencionamos- es que de este 8 las tres cuartas partes están con dudas sobre el mantenimiento del voto y con cierta atracción hacia candidatos blancos o colorados, hacia Larrañaga o Stirling.


EC - Así que en el EP-FA la encuesta daba, de los 50 puntos, 42 a Vázquez y 8 a Astori.


OAB - En el PC de los 14 puntos, 13 son de Stirling y 1 de los otros, básicamente de Alberto Iglesias, la Unión Colorada y Batllista, aunque aparecen respuestas a favor de Lombardo, Ope Pasquet y Flores Silva.

Si abrimos los 13 puntos restantes de acuerdo al segundo nivel de competencia, que es la competencia al Senado, que en junio se va a expresar a través de sublemas -que en los hechos es la competencia por la Vicepresidencia-, de un lado está el Foro y del otro la 15; Stirling - Foro son cinco puntos, Stirling - 15 3 puntos y Stirling - dudas (no sabe a qué lista va a votar), otros 5 puntos. Eso deja un margen muy grande de incertidumbre, ya que esto puede volcar la balanza desde una gran diferencia a favor del Foro hasta una inversión de resultados y una ventaja para la 15, porque están 5 a 3, pero con 5, una cantidad exactamente igual a la del Foro, de gente que no sabe qué lista votaría.

Viene muy retrasada la campaña electoral interna a este nivel, recién está despuntando, por lo tanto hay mucha confusión sobre el tema y es natural que el nivel de indecisión sea ese.


EC - Recordemos que de los 14 puntos que tiene el PC, 13 van para Stirling y 1 para otros candidatos en la interna, y de los 13 de Stirling 5 son del Foro, 3 de la 15 y 5 no se pronuncian entre los dos sectores.

Pasemos al PN.


OAB - El PN tiene 23. De ese 23, Luis Alberto Lacalle tiene 8, Larrañaga 12,5, los indecisos son 2 y algo y otros dentro del partido son un poquito menos de medio.

Es importante presentar los datos sobre el total del electorado para ver la evolución, donde claramente Larrañaga está hoy delante de Lacalle, ya está más allá del margen de dudas.


EC - Repito los números: Larrañaga 12,5, Lacalle 8, un 2 y un poquito por ciento de indecisos y un poco menos de medio de otros.


OAB - Cómo fue la evolución, y este es un dato importante. Hace cuatro meses había una clara ventaja de Lacalle sobre Larrañaga, hace un mes había una situación de paridad y ahora hay una clara ventaja de Larrañaga.

Una lectura así, sobre todo cuando los porcentajes se presentan dentro de la interna, da la sensación de: "Ah: entonces Lacalle fue cayendo y Larrañaga fue subiendo"; pero es interesante, porque en el PN se acaba de producir en estos meses un fenómeno que no es muy común: la competencia se fue dando por crecimiento de los dos candidatos pero a distinta velocidad. Lacalle no cayó, sino que creció de un 7 a un 8, y Larrañaga sí tuvo un crecimiento espectacular, de un 4 por ciento del total del electorado a diciembre pasó a un 7 por ciento a fines de febrero, comienzos de marzo y a un 12,5 ahora. Parte de este crecimiento es interno, porque había otros candidatos que estaban primero cerca del 4, después pasaron al 3 y ahora son el 0,5, entre otras cosas porque desistieron y se pasaron al apoyo a Larrañaga. Los indecisos internos anduvieron más o menos siempre en esta cifra, no ha habido gran movimiento.

Pero si vemos el crecimiento en el último mes, tanto de Lacalle como de Larrañaga, es interesante ver que el punto que crece Lacalle lo saca todo del PC. Lo que pasa es que el PC no cae porque pierde un punto hacia Lacalle pero gana uno de indecisos, de afuera del partido y logra equilibrar la pérdida. Así que el crecimiento de Lacalle viene todo del Partido Colorado (básicamente, porque siempre hay números sueltos para todos lados).

Mientras tanto, Larrañaga crece combinadamente. Saca estos 5,5 puntos (porque pasa de 7 a 12,5):

- 3 de afuera, del FA. Este es un dato muy importante: se está viendo una línea de competencia, una frontera móvil entre el FA y Larrañaga; a través de esa frontera puede perder el PN hacia el FA, y ya ocurrió que del Frente se corrió mucho más y otros están mirando la posibilidad de correrse; la captación que le hace Larrañaga, que ya le captó 3 puntos, es un gran peligro para el Frente.

- Un punto que captó Larrañaga también viene de afuera del Partido Nacional, de la gente que estaba indefinida entre los partidos.

- Y el otro 1,5 de dentro del PN, de los candidatos que desistieron y pasaron a apoyarlo, lo cual da una relación interna más o menos de 5,5 a 4.

El tema de las proporciones internas es que en definitiva, a diferencia de todo lo demás, que son datos perfectamente proyectables hasta octubre, los datos de la competencia presidencial en el PN importan sólo para el 27 de junio. Cuál es o será la diferencia en votos tiene que ver a partir de cuál va a ser el porcentaje de gente que vote el 27 de junio y que vote al PN. Nosotros creemos que recién a fin de mes vamos a tener una idea más clara de cuánta gente se puede estimar que vote el 27 de junio.


EC - Recordemos que el voto no es obligatorio en esa instancia.


OAB - No es obligatorio; en la elección pasada votó un poco por encima del 50 por ciento; por ahora viene dando menos, pero probablemente sea algo más de la mitad dentro del PN, que es el que tiene la competencia más atractiva. Pero claro, estas cifras al interior del PN, si vota la mitad, terminan siendo mucho más chicas que si fueran hacia octubre; hay que esperar a ver cuánta gente vota.

Lo importante, como conclusión sobre el PN, es que se produjo un cambio, en diciembre tuvimos una encuesta que daba una fuerte ventaja para Lacalle, a fines de febrero, principios de marzo una que daba una paridad y ahora tenemos esta que da una fuerte ventaja para Larrañaga y que muestra que la misma se produjo en un PN en el que prácticamente ninguno le está sacando votos al otro, sino que los dos les están sacando votos a los demás partidos y captando indecisos, la mejor forma para un partido, la que más lo fortalece, cuando la competencia se da hacia afuera o hacia adentro.

El problema es que no es seguro que esto se mantenga después del 27 de junio, porque es el partido que manifiesta mayor incompatibilidad entre sus electorados, donde cada uno ve al otro como algo muy poco deseable y tiene muchas ganas de irse si gana el candidato adversario. Esa es la gran debilidad del PN, si no administra bien de aquí al 27 de junio, la noche del 27 de junio y los días posteriores puede tener un crecimiento pírrico el 27 de junio que lo lleve a una votación no tan buena en octubre.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
abril 19 - 2004