Cómo son los indefinidos,
que tienen la llave del referéndum
Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
Más de la cuarta parte de los uruguayos no sabe qué va a votar el próximo 7 de diciembre. ¿Cómo son esos indefinidos cuya decisión vuelca el resultado para un lado o para el otro? Ése es nuestro tema en el análisis político con Oscar Bottinelli, director de Factum.

Vamos a recordar las últimas cifras de la Encuesta Nacional Factum de intención de voto, las que ya comentamos aquí el martes pasado. Datos cerrados…

OSCAR A. BOTTINELLI:
...la semana anterior.

EC - La segunda semana de noviembre.

OAB - En la segunda semana de noviembre teníamos:

- Sí (en contra de la ley) 45%
- No (a favor de la ley) 28%
- Indefinidos 27%

EC - Tú marcabas que se estaba dando algo poco frecuente en estos casos, que es el crecimiento de los indefinidos a medida que se acerca la fecha de la votación.

OAB - Exactamente. Los indefinidos llegaron a ser el 22 por ciento y normalmente ocurre –lo hemos visto en el plebiscito del 96, en el referéndum del 92 y por supuesto en los procesos de elecciones– que a medida que se acerca la fecha de la votación, cuando la campaña electoral toma más cuerpo, los indefinidos van cayendo semana a semana, la gente se va definiendo.

Aquí está ocurriendo el proceso inverso: a medida que transcurre la campaña electoral, que ésta se intensifica, crece la indefinición de la gente.

EC - Estamos en 27 por ciento, más de la cuarta parte de los uruguayos, por lo tanto un grupo de gente de suficiente tamaño como para resolver este pleito, para laudar si el Sí llega al 50 por ciento más 1, que es lo que tiene que alcanzar.

Es interesante saber cómo se distribuye ese 27 por ciento de indefinidos. ¿Qué podemos decir en base a la propia encuesta?

OAB - La incógnita es, con este volumen de indefinidos, no sólo si el Sí alcanza o no el 50 por ciento más 1, sino si se vuelca masivamente para un lado o para el otro, lo que puede terminar desde en un referéndum extraordinariamente reñido hasta en un referéndum con una diferencia abismal entre el Sí y el No. Es demasiado grande lo indefinido como para que la gama de resultados sea muy extrema.

¿Cómo se compone este 27 por ciento? Hay un 8 por ciento del total, que es una cifra importante, que normalmente es la cifra de gente que llega indefinida a una elección, que hoy tiene lo que se puede llamar una doble indefinición: no tiene definición partidaria (es independiente de los partidos, si hubiera elecciones el próximo domingo no se pronunciaría por ningún partido), y tampoco se pronuncia por el Sí o por el No en el referéndum.

EC - O sea que de esos 27 puntos de indefinidos, 8 corresponden a independientes, sin definición partidaria.

OAB - Es casi la tercera parte del 27 por ciento, son indefinidos también partidariamente.

EC - ¿Qué más?

OAB - Un 7 y cuarto por ciento es frenteamplista y otro 7 y cuarto por ciento es blanco.

EC - 7,25 por ciento es frenteamplista y 7,25 por ciento es blanco.

OAB - Digo 7 y cuarto porque si vamos a los decimales o a los centesimales, es un poco más de 7,25 de frenteamplistas y un poco más de 7,25 por ciento de blancos; por eso hablo de 7 y cuarto, si no hacemos una precisión que no es tal.

EC - ¿Cuántos son colorados?

OAB - El 4 por ciento es colorado. Y hay un medio por ciento de otros partidos –Partido Independiente, Unión Cívica, Partido Liberal.

EC - ¿Qué se puede agregar a partir de esa distribución de los indefinidos?

OAB - El tema es qué pasa con la gente en relación a sus propios partidos. Estamos viendo que, por ejemplo, uno de cada 6 frenteamplistas vota al revés, o sea que el Frente Amplio (FA) está por el Sí y uno de cada 6 frenteamplistas vota por el No, mientras que 6 de 10 votan “al derecho”, por el Sí.

Veamos las hipótesis. Una es que todos los indefinidos se van a distribuir igual que sus partidos y otra es que se distribuyan en la proporción en que hoy se están distribuyendo, siguiendo al partido o votando al revés; por supuesto, puede haber más hipótesis.

Lo interesante es que si de estos frenteamplistas que están indefinidos, que son el 7 y cuarto, la sexta parte vota al revés, vamos a suponer 1 y cuarto, 2, ya se alcanza el 50 por ciento. Esto es lo que hace prever que las posibilidades de éxito del Sí sean bastante altas, el hecho de que haya este volumen de indefinidos frenteamplistas que, si bien están indefinidos el partido puede pesar, si no sobre todos al menos sobre una buena cantidad de ellos, y de esa manera el Sí llegar al 50 por ciento.

De los partidos tradicionales uno de cada cinco vota al revés, por lo tanto ahí también habría algún caudal, entre el 7 y cuarto de los blancos y el 4 de los colorados son 11 y cuarto, puede haber 1 o 2 puntos más de indefinidos de origen blanco y colorado que se podrían volcar hacia el Sí.

El No está muy bajo. De los indefinidos podría llegar a volcarse buena parte de los blancos, buena parte de los colorados y una minoría de los frenteamplistas. Ahí el No tiene bastante para crecer, 9 o 10 puntos, el No tiene más que el Sí para crecer, pero permaneciendo una distancia muy grande a favor del Sí. Si uno mira los números de esta manera el Sí le está sacando 12 puntos de ventaja al No, reduce la ventaja que tiene con los definidos pero aún así le alcanza para un triunfo holgado. El No requeriría volcar demasiada gente: los blancos, los colorados, los de otros partidos y casi todos los independientes para empezar a equilibrar las cuentas. Parece un escenario bastante difícil en este momento para el No cuando uno ve cómo es la distribución interna de estos indefinidos.

EC - Esa es la conclusión a esta altura.

***

EC - ¿Cuándo volveremos a tener números del estado de la opinión pública?

OAB - La semana que viene. Este fin de semana se está encuestando nuevamente y hay que ver si hay algún impacto mayor que hasta ahora. Sobre todo es un interrogante importante que con los líderes en la cancha no están logrando alinear mucho más allá del 60 por ciento en las respectivas posiciones partidarias, como máximo, de los simpatizantes de cada partido, lo cual está marcando que en relación al referéndum el electorado se está moviendo con bastante independencia de los partidos y de los liderazgos. Hay que ver si hay un proceso de mayor alineación o no en estas dos semanas que quedan.

EC - Nos reencontramos el viernes, pero quizás antes para actualizar números, justamente.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
noviembre 21  - 2003