Los votantes silenciosos: indecisos, ocultos y refractarios
Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
Hoy finalizamos un ciclo de siete espacios destinados a presentar un cuadro político electoral de nuestro país, cuando estamos a pocos días de que Uruguay se interne en el año propiamente preelectoral. Este cuadro ha sido elaborado por el politólogo Oscar Bottinelli, con base en la Encuesta Nacional Factum.

El capítulo de hoy, séptimo y último de la serie lleva este título: “Los votantes silenciosos: indecisos, ocultos y refractarios”.

Recordemos básicamente las características de la encuesta que dio pie a este cuadro político-electoral.

OSCAR A. BOTTINELLI:
En la Encuesta Nacional Factum hay tres características fundamentales que importa marcar. Primero, es una encuesta representativa del 100 por ciento del electorado de todo el país, tanto urbano como rural. La Encuesta Nacional Factum es la única con estas características, es decir que representa a todo el electorado; desde 1995 es la única encuesta.

EC - ¿Cómo se hace la encuesta?

OAB - La encuesta se hace cara a cara, puerta por puerta, en la casa de los encuestados. Da una fidelidad mucho mayor que cualquier otro tipo de técnica, por ejemplo, las de tipo telefónico.

Tercero, es producto no de una fotografía que sacamos casualmente en abril, sino de una serie ininterrumpida de inclinación política e intención de voto que viene desde el año 1992, hacia la elección de 2004. Esta serie se inició apenas concluyó el ciclo electoral anterior y no ha tenido ninguna interrupción desde julio de 2000 hasta ahora, es decir que tenemos todas las curvas, las ganancias, las pérdidas.

EC - En los espacios anteriores ya vimos cuál era la intención de voto por cada uno de los partidos; quedaba por examinar, en esta ocasión, este 22 por ciento de indefinidos.

OAB - Exactamente. Ese 22 por ciento de indefinidos se compone, como dice en el título, de tres categorías: los indecisos propiamente dichos, los ocultos y los refractarios.

EC - Veamos cada uno de ellos.

OAB - Veamos qué son y cuántos son los votantes ocultos.

A estos votantes a veces se les llama “votantes silenciosos”, espiral del silencio. En un estudio que comenzó en Europa, en Alemania, que a esta altura ya tiene validez mundial, se detectó que en hay un conjunto de votantes, que puede ser mayor o menor, que tiene decidido el voto, que no tiene ninguna duda, pero que lo oculta, que no contesta cuando se le pregunta por su intención de voto, no lo quiere manifestar.

En el caso uruguayo los votantes ocultos al día de hoy andan entorno al cinco por ciento.

EC – Cinco puntos de esos 22 corresponden a votantes ocultos.

OAB – Exacto: 5 puntos de los 22, 5 por ciento del total corresponde a los votantes ocultos, es decir personas que saben lo que van a votar pero no lo dicen. En principio prácticamente todos los votantes ocultos, salvo muy poquitas excepciones, son votantes de los partidos tradicionales, un poco más del Partido Colorado (PC) que del Partido Nacional (PN).

EC - ¿Cómo se averigua esto?

OAB - Esto se averigua por muchos cruces, el votante es oculto pero da muchas pistas de lo que votó antes, de lo que está pensando, de qué inclinaciones tiene respecto de personas, de temas, de valoraciones, de ubicación en el eje izquierda-derecha; en fin, da toda una serie de pistas y oculta menos de lo que cree.

EC - ¿Cómo se irían sumando estos votantes ocultos a las opciones PC y PN?

OAB - Recordemos que el PN nos había dado 15 por ciento y el PC 13. Si les sumamos los votantes ocultos (lo cual es un ejercicio, no es absolutamente seguro que se puede decir “es así”, sino que se puede decir “tiende a ser así”), de estos 5 puntos, más o menos 2 irían al PN y 3 al PC.

No sería desacertado sostener que, si hoy hubiera elecciones, el PN estaría partiendo de una base de 15 puntos de voto manifiesto más 2 de voto oculto, lo cual da 17 puntos, y el PC estaría partiendo de 13 puntos de voto abierto más 3 de voto oculto, lo cual le daría un arranque de 16 puntos. Es decir que tendríamos 16 al PC, 17 al PN, lo que daría un piso de 33 puntos para los partidos tradicionales. Lo seguro, claro, son 28 puntos, pero se infiere un 5 por ciento más de voto oculto que llevaría a este 33.

EC - Pasemos a los votantes refractarios.

OAB - Por votante refractario entendemos a aquel que tiene una actitud en principio y a esta altura de rechazo. No está indeciso, no oculta su voto, sino que directamente está en una actitud que puede ser activa (lo que los argentinos llamaban el “voto bronca”) o muy pasiva (“A mí no me interesa nada”, “No quiero saber nada de esto”). Esto se expresa en tres tipos de manifestaciones: cuando se le pregunta a quién va a votar contesta “A ninguno”, “En blanco” o “Voy a anular el voto”. Este conjunto de voto refractario al día de hoy es el 11 por ciento.

EC - 11 puntos del total de 22 de indefinidos.

OAB - La mitad de los indefinidos corresponde a los refractarios, uno de cada nueve uruguayos es hoy refractario. ¿Cuántos fueron históricamente los votos en blanco y anulados, desde la restauración institucional a hoy? Estuvieron entre el 3 y el 5 por ciento; fueron el 5 por ciento con la restauración institucional y luego se han mantenido en 3 por ciento. Incluso en el balotaje, que es una instancia muy peculiar, llegó a ser de sólo 2 por ciento. Digamos que lo normal es ubicarlo entre el 3 y el 5 por ciento y estamos en mucho más del doble del tope máximo habido de voto en blanco y anulado.

EC - ¿Qué se puede avizorar si tratamos de explorar la conducta de esta gente?

OAB - Si vemos el caso argentino veremos que, cuando parecía que el “voto bronca” era el ganador (el voto en blanco y anulado había registrado en 2001 la mayor votación en algunas provincias, ni más ni menos que en la de Buenos Aires, la más importante del país), en 2003 se diluyó absolutamente y Argentina tuvo el nivel de voto en blanco más bajo de su historia. Es probable avizorar que, a medida que se acerquen los tiempos electorales, este nivel de rechazo baje a los niveles normales. Quizás pase al punto más alto de los niveles normales, podría pasar un poquito el nivel normal, pero de ninguna manera estar mucho más allá del 6 por ciento, ya que la gente va a terminar alineándose en opciones que la puedan entusiasmar o no, en las que podrá tener fe o no, pero va a intentar que su voto valga algo y por lo menos, si no vota a favor de alguien lo va a hacer en contra de alguien.

EC - Pasemos a la tercera categoría, los que tú llamas indecisos; digamos, los “indecisos puros”.

OAB - Claro, llamamos indefinidos a los que no tienen definición, que pueden ser de varias clases: tienen inclinación pero la ocultan; no tienen ni la quieren tener porque rechazan todo, o no tienen inclinación pero sí la quieren tener y están indecisos. Estos últimos son los que vamos a considerar ahora, los que están dudosos, los que dicen “No sé”.

Generalmente es raro que el indeciso lo esté ante todas las opciones. Los indecisos tienen la misma característica que los refractarios: si son personas que ya votaron anteriormente, lo hicieron en 1999 por los partidos tradicionales (PN o PC) y en el balotaje por Batlle; si son nuevos votantes provienen de hogares que votaron a los partidos tradicionales. Este es el grueso de los indefinidos, tanto refractarios como indecisos propiamente dichos.

En principio, están dudando entre los partidos tradicionales, o por lo menos están dudando en votar algo fuera de la izquierda. En principio no es un área que esté captando la izquierda, aunque en setiembre del año pasado captó un 4 por ciento que luego volvieron a la indefinición.

EC - Resumiendo:

Total de indefinidos, 22%:

- voto refractario (ninguno, en blanco, anulado), 11%;

- voto indeciso (en duda entre partidos), 6%;

- voto oculto (no contesta pero tiene una orientación de voto), 5%.

***

OAB - Tenemos este 22 por ciento de indefinidos. De esto total, 5 por ciento hoy no votaría a la izquierda, al Encuentro Progresista - Frente Amplio más el Nuevo Espacio, pero todavía no están del todo seguros. El restante 17 por ciento es el área de captura que definiría la elección.

EC - El resumen final del cuadro político electoral al cierre de abril según la Encuesta Nacional Factum es el siguiente:

- Encuentro Progresista – Frente Amplio más Nuevo Espacio, 50%;

- Partido Nacional, 15%;

- Partido Colorado, 13%;

- voto oculto a los partidos tradicionales, 5%;

- Partido Independiente y Unión Cívica, menos de 1%;

- indecisos y refractarios, 17%.

OAB - Exacto. Los verdaderamente indecisos y los refractarios totalizan un 17 por ciento. Por otro lado, del 50% que vota a la izquierda, hay un 5% que no está consolidado y que por tanto integra lo que podemos llamar el área de captura. Este 17 de indecisos y refractarios más este 5 de voto no consolidado a la izquierda, da un 22%. Los partidos tradicionales y los partidos menores juegan toda su chance en captar en esa área del 22%, además de tener que transfomar en voto abierto ese otro 5 por ciento de voto oculto. En esa captación juegan toda su chance para poder disputarle el poder a la izquierda que hoy, con el 50 por ciento, tendría un triunfo en primera vuelta y con mayoría parlamentaria. En el año y meses que falta para definir el gobierno y el Parlamento, toda la disputa se va a centrar en esta área de captura.

EC - Cerramos este ciclo especial, nos reencontramos la semana próxima con otros asuntos. ¿Ya tenemos el título del próximo tema?

OAB - El próximo viernes es 27 de junio y el tema será: A treinta años del último capítulo de la constante pérdida del país de la tolerancia.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
junio 20  - 2003