Ley de aborto
Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
La Cámara de Representantes aprobó el 10 de diciembre la Ley de Defensa de la Salud Reproductiva, también conocida como ley de despenalización del aborto. La aprobación fue por 47 votos a favor contra 40 en contra, mientras 12 diputados se ausentaron de sala, es decir, se abstuvieron. Ahora el tema pasó a la consideración del Senado, que es la decisiva, allí se define. Hay quienes sostienen que es muy difícil la aprobación en la Cámara alta.

Pero mientras el tema se encuentra en ese punto, mientras se aguarda la resolución, es interesante saber qué piensan los uruguayos de ese proyecto de ley. ¿Están a favor o en contra? ¿Qué votarían si hoy hubiese un plebiscito sobre el tema? Factum lo investigó mediante una encuesta realizada en diciembre en todo el país, tanto urbano como rural. Vamos a conocer los números y tener el análisis del director de Factum, Oscar A. Bottinelli.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Como decíamos fuera de micrófonos, además de Irak y el Banco de Crédito existen otros problemas de fondo que el país debe abordar.

EC - Hemos perdido un poco la perspectiva con tanto incendio que hay que apagar últimamente.

OAB - Este es uno de los temas de fondo del país.

Cuando uno difunde resultados de encuestas polémicas siempre debe hacer una aclaración: esto es lo que piensa la opinión pública medida en función de técnicas científicas, no es la opinión de Factum ni de Oscar A. Bottinelli. Muchas veces se dice "Bottinelli dijo que está a favor"... No: es la gente que está a favor o en contra de algo. Vamos a no confundir.

EC - Vamos a recordar cómo fue la votación en la Cámara de Representantes.

OAB - Todos los partidos votaron divididos; el único que no votó dividido es el que tiene un solo diputado. El Encuentro Progresista - Frente Amplio (EP-FA) tuvo 36 votos a favor y cuatro en contra, aunque aquí se puede decir que el FA, con la excepción de una suplenta, votó a favor y los diputados no frenteamplistas del EP votaron en contra.

El Partido Colorado (PC) tuvo 8 a favor, 16 en contra y 9 ausencias

El Partido Nacional (PN) tuvo 1 voto a favor, 18 en contra y 3 abstenciones.

El Partido Independiente (PI) tuvo 1 voto a favor y 2 votos en contra,

y el único diputado del Nuevo Espacio (NE) votó a favor.

Quizás lo más claro es el pronunciamiento casi unánime a favor de la ley del EP-FA y casi unánime del PN en contra. Por lo menos son posiciones abrumadoramente mayoritarias. Las posiciones más divididas fueron las del PC y el PI, cuyos tres diputados votaron 2 y 1. Además, muchos sectores quedaron divididos internamente: a la Lista 15, al Foro Batllista y a Alianza Nacional la decisión los cruzó por dentro y en función del voto de una diputada suplente, si bien no se puede decir que Asamblea Uruguay votó dividida, su posición no fue monolítica.

EC - Así se repartieron los votos cuando el proyecto se discutió en la Cámara de Representantes. Eso fue...

OAB - Se votó el 10 de diciembre del año pasado; se había discutido durante más de una semana en sala.

EC - Ya habíamos comentado este tema, aquí, En Perspectiva.

OAB - Sí, en un análisis el 13 de diciembre, sobre todo desde el punto de vista político, que se tituló: "La ley del aborto corta por dentro de los partidos". En esa ocasión analizamos cómo se había producido el pronunciamiento de los partidos; esto está en los sitios web de El Espectador y de Factum. Allí aparecen la nota completa y los cuadros correspondientes.

EC - Ahora nos internamos en la encuesta.

OAB - Es parte de la Encuesta Nacional Factum, que es una encuesta permanente, estable, que trata temas políticos, grandes temas sociales que importan a la opinión pública, que importan sobre el destino del país. Es una encuesta de carácter nacional en el sentido pleno de la palabra, representativa de todo el país, tanto del urbano como del rural. Las preguntas deben ser lo más compactas posible para que se entiendan bien y no aburran ni distraigan.

Esta corresponde al tramo de la encuesta de diciembre, y la pregunta fue la siguiente: "El Parlamento discute una ley que permite a las mujeres recurrir al aborto dentro de las 12 primeras semanas del embarazo, y también en caso de violación, de riesgo de vida de la madre o de malformaciones del feto. ¿Está usted a favor o en contra?".

Aclaremos que en realidad la ley introduce la despenalización de la elección libre del aborto dentro de las 12 primeras semanas, ya que las otras tres circunstancias están actualmente contempladas en la legislación. La ley establece todo este conjunto de elementos.

EC - Es un proyecto muy complejo, muy largo, pero quizás ese de la pregunta sea el elemento medular, el que provocó el debate.

OAB - Es el elemento polémico de la ley, porque la defensa de la salud reproductiva como tal fue mucho menos polémica; el sí o no a la ley quedaba centrado en esta parte.

EC - Los resultados fueron los siguientes:

a favor, 58%;
en contra, 35%;
no opina, 7%.

O sea que hay una diferencia a favor de la ley de 23 puntos.

***

OAB - Para hacer el comentario vamos a comparar con lo que sucedía un año antes. Entre setiembre de 2000 a febrero de 2001 se hizo una encuesta muy profunda sobre el tema aborto; en ese momento no había un proyecto de ley en discusión. Se trataron muchas variantes del tema: la opinión que tenía la gente sobre si debía autorizarse o no el aborto ante el riesgo de vida de la madre, malformación de la criatura, embarazos producto de una violación, adolescentes y niñas embrazadas, mujeres en extrema pobreza, etcétera, y esta situación.

EC - Esa encuesta fue...

OAB - Entre setiembre de 2000 y febrero de 2001.

EC - Dos años antes de este debate.

OAB - Sí. Tomemos la cifra de la pregunta más parecida al tema medular de este proyecto, que es el aborto por libre decisión de la mujer embarazada dentro de las primeras 12 semanas (allí en lugar de 12 semanas se hablaba de 90 días, pero estamos hablando conceptualmente de lo mismo).

El resultado fue:

a favor, 56%;
en contra, 38%;
sin opinión, 6%.

EC - Son casi los mismos números.

OAB - Son los mismos números; existen los márgenes de error de las encuestas.

Esto nos dice varias cosas. Primero, que en temas palpitantes, golpeantes y de actualidad, uno encuentra a veces 15% de personas que no opinan. No opinan porque mucha gente está normalmente distante de todos los temas nacionales o porque no llegan a definir una posición; siguen el tema, pero... "¿Usted está a favor o en contra de que se cierre el Banco Comercial?"; "No sé, estoy escuchando, no tengo claro cómo debería ser la cosa". 15%-20% de abstención es lo normal.

Pero aquí tenemos 6% en 2000-2001 y 7% ahora. En 1993 hicimos una encuesta similar y las cifras también fueron parecidas para esta pregunta, y el no opina andaba por los mismos niveles.

Esto quiere decir que se trata de algo más que de una postura coyuntural, de algo más que decir "Quiero ver en qué posición está mi grupo político para después opinar". La sociedad uruguaya tiene muy metido adentro el tema del aborto, tiene mucho que ver con lo que se habla, de cifras muy altas de prácticas de aborto en el país y las posturas han sido asumidas por la gente a lo largo de mucho tiempo. Yo diría que estas son las posiciones que la gente construye en las conversaciones familiares, en las reuniones sociales, en el pensamiento íntimo y, por supuesto, muchos lo han pensado al afrontar situaciones de este tipo y tomar la decisión de sí o no.

Parece además muy clara la firmeza cuando una encuesta, a lo largo de una década, en distintos momentos de la década, muestra que las cifras no se mueven. Quiere decir que la sociedad uruguaya, primero, tiene posturas definidas: son muy pocos los que dicen "Sobre este tema no sé, voy a esperar. Si hay un plebiscito voy a empezar a pensar". No es así, no hay plebiscito. Hay referendos y plebiscitos sobre mil cosas planteados en este momento, pero no sobre el aborto, y yo diría que es este el tema sobre el que hay posiciones más claras en la gente. Los porcentajes demuestran cierta inamovilidad de las posturas a favor y en contra. La diferencia es bastante clara.

Se puede resumir el panorama diciendo: es un país dividido, que no está claramente a favor de una cosa o de la otra, y dentro de la división hay una clara mayoría a favor de la despenalización del aborto en estas condiciones, es decir dentro de las primeras 12 semanas, sin que ello implique no contar con la oposición de algo más de la tercera parte del país.

EC - Tendríamos que ver cómo se discrimina esa opinión de la población en torno a este tema según distintos cortes. Por ejemplo, ¿qué pasa por sexo?

OAB - Ese es un tema interesante. Entre los hombres la relación es 61 a 31 y entre las mujeres es de 55 a 39. Esto quiere decir que es un poquito más fuerte la posición a favor en el sexo masculino que en el femenino, sin que haya un cambio: prácticamente ambos sexos tienen posiciones similares, siendo más acentuada la postura a favor del aborto en el sexo masculino que en el femenino.

EC - Entre los hombres hay 30 puntos de diferencia a favor, contra 16 a favor entre las mujeres.

OAB - Claro, pero no aparece como algo categórico; no se puede decir que las mujeres tengan una posición más dudosa, 55 a 39 también es una diferencia claramente a favor.

EC - ¿Qué pasa si hacemos el corte por simpatías políticas?

OAB - Por simpatías políticas podemos decir que los partidos no han votado demasiado diferente de lo que puede ser su electorado. En el caso del EP-FA da un 70% a favor de la ley y un 25% en contra; hay más oposición entre la gente frenteamplista que entre los legisladores frenteamplistas.

EC - ¿Y entre la gente del PC?

OAB - Entre los colorados se da un empate total: 45 a favor y 45 en contra. Como no suman 100, faltan los que no opinan, en este caso 10.

En el PN nos da un 53 a favor y un 40 en contra. Es muy diferente de lo que votó el PN. Pero aquí encontramos una cosa un poco curiosa: cuando vemos toda la serie de encuestas sobre el aborto encontramos que la gente que se identifica con el PN es la que ha tenido posiciones más cambiantes en el tiempo y en los temas; cuando uno plantea 12 posibilidades, es la que oscila con mucha más facilidad. Nos da la percepción de que no se puede sacar la conclusión de que hay una mayoría a favor dentro del PN, sino que es el sector que tiene una posición más cambiante. Parece claro que no se puede sacar la conclusión contraria que uno sacaría viendo la votación de los diputados: los blancos están radicalmente en contra de la ley. No: tomando en cuenta todos los elementos, uno diría que la gente común, el votante del PN, está dividido entre estar a favor o en contra del aborto, en este momento con leve predominio a favor.

***

EC - ¿Qué más a propósito de la ley, ahora fuera de la encuesta?

OAB - Es un tema polémico; aparentemente el proyecto tendría muchas dificultades para transformarse en ley, primero porque todavía es muy incierto el resultado en la Cámara de Senadores, y segundo porque está anunciado un veto del presidente de la República. Ahí no habría votos suficientes en la Asamblea General para levantarlo, porque está muy pareja la acción en el Parlamento.

EC - Hay quienes piensan entonces, como este oyente que nos envía un correo electrónico, que este es un típico asunto que debería ser resuelto directamente por la gente en una consulta popular.

OAB - El problema es que Uruguay no tiene previsto lo que se llama referendo consultivo, y por lo tanto no puede hacerse. Tampoco tiene referendo aprobatorio, más allá de que en los últimos tiempos algunos han sacado esa teoría. En eso soy categórico: en Uruguay no existe el referendo aprobatorio: las leyes pasan todas por el Parlamento, no pueden saltearse el Parlamento.

Entonces el único camino aprobatorio sería el que encontraron los jubilados en un par de oportunidades: mediante un plebiscito constitucional.

EC - Introducir el tema en una reforma de la Constitución.

OAB - Fuera de esto, lo único que hay es un referendo al revés, vale decir contra la ley. Alguien propuso en la Cámara de Diputados aprobar la ley con el compromiso de todos de habilitar rápidamente un referendo contra la misma para que el tema fuera resuelto por la ciudadanía.

EC - Ese podría ser un camino.

OAB - Pero los opositores a la ley están en contra de ese camino; consideran que su labor como legisladores es votar las leyes y que, de otro modo, habría que ir a una democracia directa donde todas las leyes fueran a plebiscito constantemente. Estoy repitiendo cosas que se dijeron en el debate en la Cámara de Diputados, no lo que yo pienso.

El tema es qué pasaría hacia el futuro. El ex presidente Sanguinetti no se ha pronunciado sobre el tema; el ex presidente Lacalle es claramente contrario; el candidato a presidente del EP-FA es claramente contrario al aborto, pese a que el FA es el único partido que tiene resolución formal de su congreso, y la liberalización del aborto es parte de las definiciones del FA. Pese a eso, su candidato presidencial está en contra. Y quien fue candidato a vicepresidente por el EP-FA, el senador Rodolfo Nin Novoa, también se manifiesta en contra.

Es un tema en el cual se ve dificultades políticas para la aprobación de una ley no sólo en el presente sino también hacia el futuro. Sin duda, no hay una correlación entre las mayorías parlamentarias y lo que manifiesta la mayoría de la opinión pública. Repito: creo que son posiciones muy duraderas de la opinión pública. Uno siempre duda, las encuestas pueden tener errores y pueden obedecer a pronunciamientos coyunturales; pero aquí, después de 10 años de encuestar más o menos lo mismo, con preguntas más o menos iguales o similares, da la impresión de que esto no es coyuntural: la opinión pública uruguaya piensa esto, está bastante claramente a favor del aborto, con un segmento muy fuerte en contra.

Por otra parte no da la impresión de que sea de los temas que llevan a la gente mayoritariamente, masivamente a decir "si mi partido -o mi sector- vota distinto, dejo de acompañarlo". No da la impresión de que sea un tema que provoque esos cricks en forma masiva, que impacte en materia de cifras de inclinación del voto. Por supuesto, siempre hay individuos que dicen "a partir de ahora no acompaño más a este grupo porque está a favor del aborto y yo estoy en contra", o viceversa.

En general hemos encontrado en los distintos estudios que hay un poco más de intransigencia, de intolerancia entre los contrarios al aborto que entre los partidarios. Quizás eso también debilite la aprobación de la ley porque los contrarios a la misma tienen una actitud muy militante, muy fuerte, en términos que consideran éticos, mientras que en la postura a favor, si bien hay gente muy dura y muy militante, la cifra es mucho menor. Por lo tanto hay un activismo opositor que, siendo minoritario, está compensando con creces esa mayoría que tiende a ser mucho más pasiva en relación a la ley. Estas cosas influyen mucho, lo podemos ver en cantidad de temas donde hay sindicatos u organizaciones sociales con una fuerte capacidad movilizatoria que logran compensar posturas minoritarias. En este caso se da que los contrarios al aborto tienen una actitud muy militante, muy fuerte y muy dura en su oposición.
 

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
marzo 14 - 2003