La ley del aborto corta por dentro a los partidos
Oscar A. Bottinelli.
 

EMILIANO COTELO:
El martes pasado la Cámara de Representantes dio media sanción, después de largas semanas, a lo que algunos llaman ley de abortos, otros ley que despenaliza parcialmente el aborto, que en realidad lleva por título “Ley de salud reproductiva”. Fueron 47 votos a favor, 40 en contra y 12 ausencias. Los alineamientos en este tema no coincidieron con los alineamientos partidarios, el asunto dividió a todos los partidos políticos. A propósito de este tema el politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, nos propone este análisis para hoy: “La ley del aborto corta por dentro a los partidos”.

***

EC - ¿Por dónde empezamos

OSCAR A. BOTTINELLI:
El tema central de controversia estuvo ligado a la posibilidad de interrupción voluntaria del embarazo dentro de las primeras 12 semanas, sumado a lo que ya estaba existiendo como forma despenalizada, que era la posibilidad de interrupción por riesgo de vida de la madre, malformaciones del feto que afectaran su viabilidad y casos de violación.

Sobre este tema la opinión pública uruguaya tiene una opinión en forma constante que yo diría que no difiere demasiado de lo que fue la votación en cámara. Es decir, está muy dividida, con una leve propensión a estar más a favor que en contra.

EC - Con una leve propensión a la despenalización.

OAB - Sí, en relación a qué tipo de aborto se debería permitir y cuál no, o si debería existir o no. Ahora el tema tiene una media sanción y por lo tanto requiere la aprobación de la otra cámara; hay una gran incertidumbre en cuanto a lo que pueda pasar en el Senado, hay pronósticos de que los votos no se alcanzarían; y además existe un anuncio del presidente de la República de que vetaría la ley.

Este análisis no refiere al tema en sí del aborto sino a la afectación de esta discusión y esta ley sobre los partidos políticos.

Veamos cómo votó cada partido.

En el Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), de sus 40 diputados 36 votaron a favor, 4 en contra y no tuvo ausencias, todos votaron. En el Partido Colorado (PC) 8 votaron a favor, 16 en contra y 9 se fueron de sala. En el Partido Nacional (PN) 1 votó a favor, 18 en contra y 3 no entraron. El Partido Independiente (PI) tuvo 1 a favor y 2 en contra. En el Nuevo Espacio (NE) su único diputado votó a favor.

En resumen tenemos: el EP-FA claramente por el sí, 90% vota por el sí; en el PC, 50% votó en contra (de cada 4 diputados, 2 votaron por el no, uno por el sí y uno se abstuvo al quedar fuera de sala); en el PN el 82% votó por el no (se puede decir que de cada 11 diputados 9 votaron por no, 1 por sí y uno se abstuvo); el PI estuvo 2 a 1 a favor del no, y en el NE su único diputado, Felipe Michelini, votó por sí.

Pero el tema más complicado es que no sólo vemos a los partidos con actitudes divididas, sino que vemos a muchos de los sectores, de las fracciones de los partidos, también con actitudes divididas.

Veamos partido por partido. Recordemos que el EP-FA es el único de todos los partidos políticos de Uruguay que tiene una posición definida sobre el tema, como partido; hace unos 10, en un congreso del FA se definió promover una ley de estas características.

EC - Pero al mismo tiempo su líder, el presidente Tabaré Vázquez, se manifestó en contra: ahí tenemos una idea de la complejidad del asunto.

OAB - Claro, pero es el único partido que tiene una posición formalmente tomada en un congreso. La de Tabaré Vázquez aparece como una posición personal; aunque es el líder.

En la bancada del EP-FA hay cuatro grupos unipersonales: la Liga Federal (LF) con el diputado Darío Pérez de Maldonado, la Unión Frenteamplista (UF) con el diputado Enrique Pérez Morán también de Maldonado, la 1001 y el 26 de Marzo; estos grupos votan cada uno por su lado y lo hicieron todos por el sí. En el Espacio 90, con 14 diputados, en el Movimiento de Participación Popular (MPP) y en la Vertiente Artiguista (VA) todos votaron en bloque a favor de la ley.

La división aparece levemente en Asamblea Uruguay (AU), ya que de sus 8 legisladores 7 votaron a favor de la ley y la diputada Daniela Payssé votó en contra. El caso más fuerte se da en la Alianza Progresista (AP), ya que de sus 6 diputados tres votaron a favor y tres en contra, si bien los 3 que votan a favor son los 3 de Confluencia Frenteamplista (Confa), cuya figura principal es el diputado Víctor Rossi, y los 3 que votan contra la ley son los siguen directamente al senador Nin Novoa. Finalmente se da un caso muy peculiar, que es el diputado Fonticiella, de Salto, que integra el Partido Demócrata Cristiano (PDC), miembro de la Alianza Progresista, pero fue elegido por una coalición salteña MPP-PDC llamada Alianza por el Cambio en Salto; Fonticiella responde a ese grupo salteño.

***

EC - Veamos el caso del PC.

OAB - La diferencia está en que, en el EP-FA, la división corresponde casi exactamente a EP por un lado y FA por otro. Todos los sectores frenteamplistas, con excepción de la diputada de AU que votó en contra, votaron a favor de la ley. Los que votaron en contra fueron los grupos encuentristas no frenteamplistas.

En el caso del PC los dos sectores aparecen divididos; quizás fue el partido que quedó más afectado por esta ley. En el caso del Foro Batllista (FB), que tiene 18 diputados, 2 votaron a favor, 8 en contra y 8 se estuvieron ausentes, fuera de sala; es el grupo político que marcó el grueso de los ausentes. Dijimos que la proporción es 1 a favor, 4 en contra y 4 ausentes, hay casi un empate entre los que estuvieron en contra y los que se abstuvieron.

EC - ¿Qué pasó en la Lista 15?

OAB - Recordemos que la iniciativa que genera esta ley parte precisamente de la 15: fue la diputada Glenda Rondán quien dio inicio al movimiento político que le dio origen.

EC - Con la advertencia del líder de la 15, el presidente Jorge Batlle, de que la va a vetar.

OAB - Sí, pero la advertencia fue un poco posterior, se produjo cuando el tema tomó cuerpo. Como pasa siempre, las cosas fueron rodando sin que nadie se diera cuenta y cuando hizo mucho ruido se empezó a ver que el tema tenía más impacto del que se preveía.

De los 15 diputados que tiene la 15, 6 votaron a favor, 8 en contra y 1 se abstuvo. A diferencia del FB, donde la proporción fue muy clara entre el no y la ausencia, en la 15 fue casi parejo entre a favor y en contra, con mayor peso en contra.

Es interesante ver –tú citabas el caso de Tabaré Vázquez– que en este tema hay sintonías distintas entre buena parte de los diputados y los líderes. De los 15 diputados, 6 votaron a favor de la ley cuando su líder –el presidente– dice que si sale la ley la veta, que es mucho más que estar en contra. Es decir que el PC aparece francamente partido, división que cruza tanto a la 15 como al FB.

EC - Veamos qué ocurrió en el PN.

OAB - Así como el EP-FA tuvo una posición prevalente a favor de la ley, 90%, el PN tuvo una posición prevalente en contra, 82% en contra.

El diputado Arturo Heber del sector Línea Nacional (LN), el diputado Da Silva de Desafío Nacional (DN), Alejandra Rivero de Cerro Largo, que se proclamó independiente, votaron todos por el no.

La Corriente Wilsonista (CW), con 2 diputados, ambos del grupo de Gallinal, votó por no.

El Herrerismo votó casi en bloque: no hubo votos a favor, la única disidencia estuvo por el lado de la no votación: de los 13 diputados que hoy responden a esa bancada, 12 votaron por la negativa y 1 se ausentó.

El sector que quedó claramente dividido fue Alianza Nacional (AN), que lidera Jorge Larrañaga y tiene 4 diputados, de los cuales 1 votó a favor, 1 votó en contra y 2 estuvieron ausentes; un equilibrio total entre favorables y contrarios, y a su vez una mitad se pronunció y la otra no.

EC - Este es el panorama de cómo se comportaron los partidos y los sectores en la Cámara de Diputados a la hora de votar, no votar o salir de sala en la consideración de la ley de salud reproductiva. ¿Entonces?

OAB - Solamente marcar que esto rara vez se da en Uruguay, donde los partidos tienen conductas bastante homogéneas y los sectores actúan en bloque, normalmente. Basta la información parlamentaria: tal grupo votó a favor, tal votó en contra; ya se cuántos votos hay; si alguien faltó fue porque no fue a la sesión, no porque tuviera una posición disidente; y cuando alguien no vota con su grupo se marca como una excepción. Este es uno de los raros casos en la vida política de Uruguay en que los legisladores votan en forma absolutamente independiente, tomando posición por sí. La división que se produce atraviesa los partidos políticos como en muy pocos temas en la vida del país.

A nivel del Senado quizás haya mucho más alineamiento y voto en bloque y menos división a nivel de los sectores y los partidos

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 13  - 2002