Los bancos suspendidos, un tema a varias puntas
Oscar A. Bottinelli.
 

EMILIANO COTELO:
La salida para los bancos suspendidos es el tema central de hoy. Ya tuvimos la entrevista con el ministro de Economía, Alejandro Atchugarry y ahora, sobre esta misma cuestión, el análisis semanal del politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, que apunta a una especie de inventario de los distintos factores e intereses en juego en este tema tan complejo. ¿Por qué “un tema a varias puntas”?

OSCAR A. BOTTINELLI:
En general, en todo tema hay siempre una tendencia a ver dos partes. Generalmente hay muchísimo más que dos partes en casi todos los temas, este es un caso típico por su tremenda complejidad. Aparecen, primero, cantidad de temas relacionados y, por otro lado, un conjunto bastante grande de intereses en pugna. A veces la pugna entre dos intereses es un poquito, y otras es casi total, y cada grupo, cada factor, tiene intereses y puntos de vista particularizados que no necesariamente congenian con los otros.

Todo eso de alguna manera queda reflejado en algunas cosas de la propuesta del gobierno, que recién va a empezar a ser estudiada por los partidos políticos, y también en los pasos siguientes que, en caso de que se apruebe esta ley o la que sea, tienen que ver con la instrumentación de la misma.

Veamos esa especie de inventario, cuáles son las distintas partes que intervienen.

EC - Tú tienes una lista de 10, más o menos.

OAB - Más o menos 10. La primera es el Estado en su papel político, esto que se está viendo hoy en el proyecto de ley. El Estado tiene un rol en relación a la sociedad, en relación a definir políticas para el país. Está compuesto, además por el sistema político, que está integrado por varios partidos: Partido Colorado (PC), Partido Nacional (PN), Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), Nuevo Espacio (NE) y Partido Independiente (PI); y los tres grandes partidos a su vez por diferentes sectores. Por tanto hay un rol del Estado, y un rol de los partidos, que tienen que ver si consensúan o se diferencian entre sí.

Pero hay un segundo papel del Estado, que interviene en este tema: no sólo es un Estado que busca una solución global para la sociedad o para sectores específicos, sino que es el acreedor de los bancos suspendidos, un acreedor importantísimo, tanto por los aportes realizados por el Banco Central como por la Corporación Nacional para el Desarrollo. Es decir que, por un lado, el Estado debe buscar una salida que sea positiva para el país y para la sociedad, y atender los diferentes intereses particulares en juego, y además es una de las partes en juego y debe atender su propio interés particular de acreedor.

Un tercer actor, que ya no es uno sino varios, son los organismos internacionales, el FMI, el Banco Mundial, el BID, la Corporación del Banco Mundial, la Corporación del BID, tanto en el nuevo rol que tendrían en esta instancia como prestamistas del Uruguay y controladores del cumplimiento de los compromisos que dieron pie a esos créditos. No siempre la visión de los organismos coincide con la conveniencia del Estado en ninguno de sus dos papeles, y a veces no coincide con la conveniencia de la sociedad, ni con el pensamiento de todo o parte del sistema político.

EC - Hemos visto hasta ahora tres actores. Supongo que ahora hablaremos de personas.

OAB - O de grupos de personas, de los particulares. Por un lado están los ahorristas de los bancos, para quienes recuperar sus ahorros depende por un lado de que estos bancos funcionen, por otro lado que lo hagan con los menores costos posibles para que sean viables, para que puedan recuperar sus ahorros, para que puedan cobrar sus intereses y recuperar los créditos que dieron, por lo tanto que los deudores les paguen a los bancos.

Entonces un quinto sector son los deudores de los bancos, a quienes interesa que los bancos reabran, para que no se les exija anticipadamente los créditos, que no entren en liquidación para poder seguir operando en las condiciones más blandas posibles (particularmente cuando hablamos de bancos que en general han trabajado de forma muy blanda). No necesariamente que los bancos sean blandos como acreedores sirve a los ahorristas y viceversa.

Luego están los funcionarios de los bancos, que es un tema central dado el alto costo que se dice tienen los bancos en materia laboral. A los funcionarios les interesa conservar la mayor cantidad de puestos de trabajo y los más altos niveles de remuneración y beneficios posibles, sobre todo tratándose de un sector cuyos niveles de retribución son altos en relación al promedio.

Mirando estos tres conjuntos vemos que hay coincidencias: a todos les sirve la apertura de los bancos, pero también hay divergencias: no es muy claro cómo coincide plenamente lo que les sirve a ahorristas, a deudores y a funcionarios. Se está viendo en el Banco de Crédito que el tema de los costos operativos es bastante complicado.

En el caso del Banco de Crédito hay otro acreedor que son los inversores, tuvieran o no capital en los bancos, como el Saint George Limited, el Grupo Moon.

EC – Están también los otros actores del propio sistema financiero.

OAB - Sí, los otros actores que están un poco al costado. Por un lado tenemos a los bancos internacionales que, pese a estar en principio ajenos al tema, aparecen mezclados en tres asuntos. Por un lado, han manifestado su temor a que las formas de salida para estos bancos les otorguen determinados beneficios que pudieran ser una competencia desleal o privilegiada. Un segundo factor es la presión que ha estado realizando Aebu para que los bancos internacionales participen en el financiamiento de un seguro de paro especial para los bancarios; hasta ahora hubo una actitud muy reticente a este tema. Un tercer tema es la presión de Aebu para que los bancos internacionales no contraten funcionarios que no sean bancarios desocupados. Justamente, hubo tres instituciones que han contratado funcionarios, personas que estaban buscando trabajo pero que no habían sido bancarios anteriormente, lo que ha provocado una reacción del sindicato.

EC – Pasamos entonces al componente laboral.

OAB - Un noveno punto es el gremio bancario como tal, ya no como el conjunto de funcionarios de los bancos suspendidos. Globalmente le interesa defender los puestos de trabajo, el nivel salarial. Es vital la existencia de esa cantidad de bancarios para un gremio fuerte que se está achicando cuantitativamente, defender la Caja Bancaria que cuanto menos puestos de trabajo en actividad haya queda más afectada. El interés a defender está planteando una especie de corporación de trabajadores bancarios, con las propuestas que han planeado por ahí de revivir la experiencia de las bolsas de trabajo. Durante muchas décadas en Uruguay existieron en sectores como los frigoríficos, la lana y la estiba: había una bolsa de trabajo, una lista de personas inscriptas que había trabajado en esa actividad, y ninguna otra persona podía trabajar sino las inscriptas en la bolsa de trabajo, es decir un esquema cerrado de ingreso al trabajo.

Esto lleva a un décimo contendor, que puede ser el resto de la gente de Uruguay que aspira a trabajar. Gente desocupada, en busca de su primer trabajo, en busca de cambiar de trabajo, que en caso de haber una bolsa de trabajo no podría aspirar a empleos bancarios si esa fuente queda cerrada a un grupo en particular. No es que se cierre a una profesión sino a un grupo, porque contadores que hayan sido bancarios, por ejemplo, pueden estar en esa lista de trabajo, los que no hayan sido bancarios no. No tiene que ver con la calificación sino con el tipo de trabajo que se tuvo, que da derecho o no a trabajar en una actividad. Es un tema que en Uruguay se discutió mucho y fue muy polémico en los años 50 y 60.

Como decimoprimer punto tenemos, como separado de los ahorristas y emparentados con ellos (porque además muchísimas personas ocupan los dos roles), a los tenedores de obligaciones negociables de los bancos, cotizadas en bolsa, compradas, que en el caso del Banco Comercial ya hubo un vencimiento de intereses no pago. También está el caso de los inversores del Banco Montevideo cuyos depósitos fueron al Trade & Commerce Bank (TCB), en Islas Caimán, que están reclamando ser parte de la solución.

Cuando se trata un tema complejo como este, los actores en juego son muchos más de lo que se supone. No todos de la misma dimensión, no todos de la misma envergadura; algunos organizables y otros difusos, y no siempre los intereses de todos son congeniables. Y no siempre los perjuicios o los beneficios de algunos son visibles. Esto es lo que hace que estos temas y estas negociaciones sean muy ricos en su análisis y muy difíciles de destrabar y solucionar.
 

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
noviembre 29 - 2002