¿Qué votarían hoy los uruguayos?
Entrevista con el politólogo Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
Cuando estamos justo a dos años de la primera de las tres elecciones que conducirán a un nuevo gobierno, las llamadas elecciones internas, parece conveniente mirar una radiografía política de la sociedad actual. ¿Qué votarían hoy los uruguayos? ¿Por qué partido político se inclinarían si las elecciones fueran este domingo?

Vamos a conversarlo con el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, que nos presenta la última encuesta nacional de Factum Opinión Pública.

Oscar, comencemos por aclarar parte técnica de la encuesta.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Es una encuesta de intención de voto, pero no de qué se va a votar en 2004 sino qué se votaría si hubiera elecciones hoy o el próximo domingo.

EC - ¿Dónde se realiza la encuesta?

OAB - Se realiza en todo el país, tanto urbano como rural, es representativa del 100% del electorado.

EC - Ustedes la hacen mensualmente.

OAB - Sí, se viene realizando mensualmente desde julio de 2000, es decir desde que culminó el ciclo de elecciones municipales. La muestra es representativa de todas las personas en condiciones de votar el 25 de abril de 2004, es decir cuando se realicen esas elecciones preliminares. Esto es, ciudadanos uruguayos con un mínimo de 16 años de edad. La pregunta que se formula es: “Imagine usted que haya elecciones el próximo domingo; ¿a qué partido político votaría?”.

EC - ¿Cuál es el resultado, si agrupamos por partido?

OAB - Por partido da:

Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), 43%
Partido Colorado (PC), 22%
Partido Nacional (PN), 16%
Nuevo Espacio (NE) y otros, 2% (prácticamente todos NE)
En blanco y anulado, 4%
Indecisos y no contesta, 13%.

EC - Este último dato, el porcentaje de indecisos y personas que no contestan, es algo que tú remarcas especialmente.

EC - Sí. Tenemos una bolsa de 17% que no se define por partidos. 4% dice que vota en blanco o anulado, 13% no sabe o no contesta. ¿Cuál es el nivel histórico en Uruguay de los que dicen que sufragarán en blanco o anulado? Aproximadamente el 3%, un poquito menos en el balotaje, normalmente 3% en elecciones multipartidarias. En este momento está en el 4%, un poquito más. En general en los períodos a mitad de camino, interelectorales, la idea del voto en blanco y anulado está un poquito por encima de lo que se registra en la elección. Esto nos ocurrió tanto en el período anterior como en el otro. Ese dato marca que, desde este ángulo, Uruguay está muy lejos de esa argentinización, de la canalización del voto en contra de todos los partidos.

En cuanto a los indecisos más en general, el no contesta tiende a coincidir con lo que se llama un voto oculto o silencioso. En todas las encuestas se ha revelado –pasa en todos los países– que siempre hay un segmento de población que tiende a no decir el voto y tratar de ocultarlo. Ocurrió claramente en Francia con la intención de voto a Jean Marie Le Pen, que siempre apareció muy por debajo del real, aún después de la elección. Cuando decían qué habían votado, eran muchos menos los que reconocían haber adherido a Le Pen que el porcentaje que efectivamente obtuvo.

En el caso uruguayo normalmente el voto oculto beneficia primordialmente al PC y un poco menos al PN. Si uno estudia los perfiles de este tipo de gente llega a la conclusión de que hay entre un 2% y un 3% de voto oculto al PC, lo cual quiere decir que el 22% de ese partido en realidad podría estar entre el 24% y el 25%. Mientras tanto, entre un 1% y 2% es voto oculto al PN, por lo cual del 16% estaría pasando al 17% o al 18%.

EC - De todos modos, el porcentaje de indecisos y en blanco y anulados sumados, que ronda el 17%, es relativamente bajo en comparación con otros países.

OAB - Es muy bajo en relación con otros países, pero es un poco más alto que lo que se registró en Uruguay en los períodos anteriores. A esta altura andábamos en torno al 13% en 1997 y por el 12%, 13%, 14% en 1992, es decir más o menos la altura a que estamos en este momento en el ciclo entre elección y elección.

***

EC - Empecemos por el EP-FA, que figura primero en intención de voto en la Encuesta Factum de abril, con 43%.

OAB - Recordemos que el EP-FA obtuvo el apoyo del 39,1% de los votantes en la elección de octubre de 1999. Se da hasta ahora una constante: el FA, desde que se fundó, después de una elección aparece teniendo ese resultado como el piso de las encuestas siguientes. Es decir, capitaliza todo lo que ganó en la elección y arranca de ahí para arriba.

En esta oportunidad también existió el balotaje de noviembre, donde Tabaré Vázquez estuvo cerca del 45% de los votantes. En todo este período, julio de 2000 a hoy, el FA se ha movido entre un piso de 39%, que tocó una vez, y el techo de 45%, al que también llegó en una oportunidad. Normalmente se mueve entre el 41% y el 44%, lo que en buen romance quiere decir que afirmó, como siempre, la votación que obtuvo. Capitaliza una buena parte de los que lo votaron en el balotaje, pero no a todos, y en ningún momento supera el tope de ese balotaje.

Pasemos al PC.

EC - En la encuesta figura segundo con 22%.

OAB - Figura con 22%, cuando obtuvo 31,9% de los votos en las elecciones generales. La banda del PC es muy amplia, del 22% al 30%; empezó en las encuestas en julio de 2000 con 30%, fue cayendo y hace ya unos cuantos meses, desde prácticamente la mitad del año pasado, que está en el 22% estable.

La realidad es que en la medida en que existe este voto oculto podría estar entre el 24% y el 25%. Igual es una caída fuerte en relación a cómo arrancó después del ciclo electoral y a cómo votó en las elecciones generales. De modo que el PC es en este momento el que está sufriendo más. Son los efectos de la titularidad del Poder Ejecutivo en un período muy bravo para el país; además el período en que el partido de gobierno –vale lo mismo para 1997 y 1992– registra el momento más débil de intención de voto.

EC - Vamos al PN, que en la encuesta de abril figura tercero, con 16%.

OAB - El PN obtuvo 21,7% en la elección general de octubre de 1999 y después se ha movido entre un piso del 14% y un techo del 17%. Si le sumamos el voto silencioso se puede considerar que en estos últimos meses ha estado entre el 17% y el 19%, lo que lo sitúa entre 3 y 5 puntos por debajo de la votación parlamentaria.

Es decir que ambos partidos tradicionales están perdiendo, y en conjunto pierden bastante en relación a la elección de 1999. Pierde más el PC que el PN. Si vemos en conjunto a los dos partidos tradicionales, con la idea de que en materia de balotaje en Uruguay quedan el FA de un lado y estos dos partidos del otro, la flotación –sin considerar el voto silencioso sino el voto directo, el voto cantado– de colorados y blancos es bastante amplia, va del 38% al 44%. Si le sumamos el voto oculto o silencioso está entre el 42% y el 49%.

EC - Vayamos al NE.

OAB - El NE está desde hace mucho más de un año en el 2%. Obtuvo el 4,6% en las elecciones de octubre de 1999. La percepción es de que prácticamente toda la pérdida se ha producido en dirección hacia el EP-FA. De cada tres votantes que había tenido el NE en octubre de 1999, dos de ellos votaron a Vázquez en el balotaje y uno a Batlle. Da la impresión de que buena parte de los que votaron a Vázquez en el balotaje y al NE en octubre ya se siente más identificado con el EP-FA y es parte de la explicación de este crecimiento del EP-FA en relación a la votación de octubre de 1999.

EC - ¿Cómo andaría el escenario de balotaje?

OAB - No estamos hablando del escenario de balotaje estricto, sino de bloques hacia un balotaje, en la medida en que éste termina siendo entre personas, hay que ver los candidatos. Estamos viendo que los partidos tradicionales, entre lo que registran de voto y lo que se les puede sumar de ese voto silencioso, están aproximadamente hoy en 42%, 43%; el EP estaría en el 43% y en blanco o anulado 4%. Es decir que hay un espacio conformado por el NE y por los indecisos reales –no los que no contestan pero tienen el voto definido o los que van a votar en blanco, sino los que no saben qué van a votar– que da entre un 9% y un 10%. Ante la paridad de ambos bloques este 9% o 10% es decisivo ya que vuelca claramente la balanza. Además, puede hacerlo desde producir una definición en primera vuelta a volcarla en el momento del balotaje.

***

EC - ¿Conclusiones?

OAB - De julio de 2000 a abril de 2002 el país ha cambiado bastante, sobre todo su situación económica y social, y esto no se está reflejando en las encuestas de intención de voto, lo cual deja muchas interrogantes. Lo que ocurre puede ser que los impactos económicos y sociales no se han registrado en un vuelco de voto o hay otros elementos incidiendo que llevan a que la adhesión al voto sea bastante inelástica, que haya mayor credibilidad o desilusión y que eso no se refleje en el cambio cuantitativo de decidir votar o dejar de hacerlo. Da para un análisis largo y ver qué pasa en los próximos meses. Realmente es una gran incógnita esta estabilidad electoral en relación a climas de opinión pública sobre otros elementos que han cambiado fuertemente en los últimos tiempos, particularmente en los últimos meses.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
mayo 10 - 2002