De la impronta Rama a la incertidumbre Bonilla
Entrevista con
el politólogo Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
A lo largo del último año la Administración Nacional de la Educación Pública (ANEP) ha sido noticia frecuente. Ha sido noticia por conflictos dentro de su Consejo Directivo Central (Codicen), por diferencias entre el Codicen y los consejos desconcentrados -Primaria, Secundaria y UTU-, y ahora por el rumor, desmentido, de renuncia de su presidente, el sociólogo Javier Bonilla.
A propósito de esta situación, el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos propone como análisis político para hoy: "De la impronta Rama a la incertidumbre Bonilla".
***
EC - Para introducirnos en esta realidad, comencemos con el período Rama.
OSCAR A. BOTTINELLI:
El período Rama fue comunicacionalmente muy fuerte. Fue el período llamado de "la reforma de la enseñanza". Era presentada en singular, como una gran reforma, y efectivamente se caracterizó por una comunicación muy fluida, muy personalizada del presidente de ANEP, el profesor Germán Rama. Esa comunicación tenía un sentido de difusión de lo que se hacía, de convocatoria, de hacer una especie de cruzada en torno a la reforma que estaba realizando. Este período también se caracterizó por grandes cambios en materia de educación preescolar, cambios fuertes en la educación secundaria, en la división de los ciclos en tres y tres, cambios en los institutos, institutos del primer ciclo liceal e institutos del ciclo bachillerato y lo que se llamó los liceos de la reforma. Es decir, toda una serie de instituciones que fueron implementando un cambio fuerte, con extensión horaria, con cambios en la forma de dar las materias y de reordenamiento y unificación de materias.
EC - Una reforma que tuvo una fuerte oposición.
OAB - Una oposición muy fuerte por parte de los sindicatos de la enseñanza y de algunos sectores de izquierda. No fue igual la oposición dentro de todo el frenteamplismo,: hubo un degradé con figuras importantes del Frente Amplio, vinculadas a la dirección de la Vertiente Artiguista y al general Líber Seregni, que participaron activamente de la reforma de la enseñanza. Sin embargo, otros sectores estuvieron en una oposición muy fuerte, muy dura.
EC - Una parte de esa polémica se debía a la propia personalidad de Rama, ¿no?
OAB - Hubo dos enfoques de la oposición: uno es el que surge de los sindicatos y de la izquierda, que se opone a la reforma en sí y a la forma de gestión de Rama, y otro que se opone exclusivamente a Rama. Por ejemplo, hubo conflictos internos a nivel de cuerpos inspectivos que más allá de discrepancias sobre los temas de fondo -que las había- había sobre todo un problema de procedimiento, un problema de choque en la forma en que Rama se movía que era recibida por los inspectores como una forma autoritaria, poco participativa, que los relegaba a un papel ejecutor de órdenes emanadas desde la dirección general. Pero fuera del ámbito de la oposición normal que fue generando esta reforma también se vio, a nivel de opinión pública, a nivel de gente de filiación blanca, una actitud dual de apoyo a la reforma pero de oposición a la gestión de Germán Rama. No olvidemos que Rama, por ejemplo, en aras de la defensa de su gestión, en un momento embistió contra los productores rurales (por el cobro del impuesto de primaria), lo que le fue generando rechines y resistencias fuera del ámbito educativo propiamente dicho.
EC - ¿Cómo culminó esa gestión Rama en términos de opinión pública?
OAB - Terminó, en una descripción a grandes líneas, de esta manera: la reforma de la enseñanza termina el período con cuatro de cada 10 personas a favor, tres en contra y tres en actitud neutra, sea por no opinar o por decir más o menos. Es decir, cuatro a tres a favor de la reforma. La gestión de Rama termina exactamente al revés: tres de apoyo, cuatro en contra y tres neutros, o sea que hay tres personas en contra de la reforma y de la gestión, tres a favor de la reforma y de la gestión, tres neutros y uno que está a favor de la reforma pero en contra de la gestión.
***
EC - Pasemos al análisis del período vigente, encabezado por Javier Bonilla.
OAB - La primera incógnita que surgió después de la elección presidencial fue qué opción iba a hacer Batlle en materia de enseñanza en general, lo que se reflejaría en la persona que iba a elegir. Elige al sociólogo Javier Bonilla, un profesional que estuvo muchísimos años fuera del país, que no está vinculado a la estructura de la enseñanza que comprende ANEP -Primaria, Secundaria y UTU- y que no se había dedicado a la investigación de temas educativos y de organización educativa, como en el caso de Rama. Aquí viene una primera señal: buscar una persona que esté lo más ajena al sistema posible, lo que también tiene como lectura ajena a los intereses que se mueven en torno al sistema.
El segundo dato tenía que ver con qué discurso realizaría Bonilla cuando asumiera el cargo, qué pistas daría. Fue muy importante que la primera pista fue una minimización del período anterior, habla de que va a continuar las distintas reformas o las reformas que se han venido impulsando en los últimos 15 años. "La reforma" de Rama queda equiparada con las distintas reformas, enmiendas, modificaciones, planes que venían del período Pivel Devoto, Gabito, Rama, como un período más, lo que implicaba continuidad total de esto y segunda parte de esto no. Luego apareció claramente una línea de marcar distancia con lo que había sido la gestión de una persona muy vinculada al ex presidente Sanguinetti y al Foro Batllista, como Germán Rama, como se dio en otros lados -Ministerio de Turismo, Ministerio de Salud Pública-. Hubo una serie de operadores ligados al presidente de la República que jugaron rápidamente una línea de cuestionamiento de la gestión anterior. En este caso fue primero de minimización y luego de ir cuestionando muchas medidas y actos que se tomaron. Además, ocurrió que las personas que ocupan cargos designados de origen nacionalista actuaron en una línea también muy dura hacia el período anterior, promoviendo investigaciones y denuncias; ahí saltó el tema del faltante de computadoras y algunos problemas administrativos que generaron la intervención de la Auditoría Interna de la Nación y llevaron a una polémica en términos políticos muy fuerte, blancos y colorados por un lado y blancos y Foro Batllista, que se venía dando entre la gente vinculada a la 15 y la gente vinculada a Sanguinetti.
Por otro lado, una cosa muy fuerte de este período de Bonilla ha sido la ausencia de una política comunicacional como venía del período anterior y la despersonalización de la gestión. Javier Bonilla, que ha tenido que salir a la palestra en estos últimos días a raíz de todas estas versiones y rumores que referíamos anteriormente, ha tenido un perfil muy bajo en este año y medio de gestión, en contraposición a Germán Rama que era un actor mediático permanente.
EC - En cualquier caso, además, las veces que Bonilla ha aparecido en los medios de comunicación no se ha caracterizado por afirmaciones tajantes, por pronunciamientos polémicos.
OAB - No, ha tenido un perfil poco polémico en la comunicación. Como contrapartida ha sido una comunicación que se puede llamar suave en el sentido de que la gente no tiene una idea clara de adónde va la enseñanza, si sigue aquello, si no sigue, cuánto sigue, cómo sigue, qué está bien, qué está mal, cómo se evalúa. Sin duda hay una gran falta de información como contrapartida a la fuerte información -que algunos consideraban excesiva-, que había en el período anterior. Hoy es muy difícil preguntarle a la opinión pública si está de acuerdo o en desacuerdo con lo que están haciendo las autoridades de la enseñanza pública, porque la primera respuesta que se obtiene es "¿qué está haciendo?". No es que no está haciendo nada, pero no se sabe qué está haciendo. Hay una falta de información de la gente, lo que puede ser una política deliberada de las autoridades de la enseñanza que, en general, quisieron quitar el nivel de decibeles que tenía la gestión anterior.
Pero lo que ha sido ausencia de conflicto hacia afuera se ha transformado, como contrapartida, en fuertes conflictos hacia adentro. El Codicen, que funcionó como un cuerpo compacto en el período anterior, más allá de algunos roces que fueron más que nada entre el Codicen y los consejos desconcentrados, en este período está actuando con mucho conflicto interno, mucho conflicto cruzado. Además ha habido conflictos entre el Codicen y el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), que es otro tema, producto de que el MEC ha tenido una actitud más decidida de participación en los temas de la enseñanza, que no tuvieron en todo el período anterior ni Lichtensztejn ni Fau. Cuando hablo de la enseñanza me refiero a la no universitaria, en la que tanto en el período anterior como en el actual ha sido muy fuerte la intervención del MEC, particularmente, en la educación terciaria universitaria de carácter privado. En la enseñanza general hubo una abstención en el período anterior y una intervención en el actual.
El tema es que toda esta situación de conflictos da permanentemente ciertas señales de incertidumbre sobre el manejo de la enseñanza: hacia dónde va, cuáles son los planes y sobre todo, qué estabilidad tiene esta conducción. Más allá de que haya sido desmentido el rumor, hay un viejo chiste en Estados Unidos que dice "nadie cree en Washington los rumores hasta que sale el desmentido oficial", es decir que cuando hay un desmentido es que el rumor algo tenía de cierto; aquí hubo el rumor y hubo el desmentido. Por otra parte hubo el expreso apoyo del presidente de la República. Cuando se da un apoyo es porque ese apoyo se requiere, no se da un apoyo todos los días a todos los ministros y funcionarios: se supone que cuentan con ese apoyo. Cuando se da un apoyo es porque hay una controversia o un cuestionamiento. Hubo este apoyo y la interpretación que se puede hacer es que no es una señal de fortaleza sino de debilidad. El director del Codicen tuvo la necesidad de un apoyo presidencial para continuar en la gestión. Todo esto está generando incertidumbre: los conflictos internos del Codicen, la ausencia de comunicación sobre lo que está haciendo y hacia dónde va la enseñanza, cuáles son los planes, en qué queda la reforma, qué se va realizar y qué continuidad va a tener esta gestión.

 

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
noviembre 2  - 2001