Tabaré juega con sorpresivos movimientos
Entrevista con el politólogo Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:
En las últimas semanas Tabaré Vázquez y el Encuentro Progresista han generado una serie de iniciativas. Primero fueron iniciativas temáticas y sectoriales -me refiero al Plan de Emergencia, la reunión con la Cámara de Industrias y más recientemente, esta semana, al encuentro con la Federación Rural-, pero también estuvieron los movimientos políticos sorpresivos, como el diálogo con el doctor Luis Alberto Lacalle y el pedido de una audiencia a Julio María Sanguinetti.
Comenzamos con los antecedentes.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Vamos a ver cómo se caracterizó el juego político en los períodos anteriores. En la primera administración Sanguinetti tuvimos un juego que se podría llamar de tríadas o de triángulos, donde había tres piezas en el tablero, dos más importantes desde el punto de vista cuantitativo: el gobierno del Partido Colorado con el presidente de la República y el vicepresidente Tarigo, la otra correspondía al Partido Nacional, con Wilson Ferreira Aldunate, y la tercera al Frente Amplio. El juego de triángulos da la posibilidad de que el gobierno acuerde con uno, que en determinado momento también lo pueda hacer con otro o que los dos de la oposición puedan hacer un acuerdo entre sí que presione o bloquee al gobierno; abre el juego.

En el caso de la administración Lacalle hubo sobre todo un acuerdo plurisectorial del Partido Nacional con sectores colorados -la 15, Pacheco, y el Foro-; no fue un juego de dos partidos porque la 15 y el pachequismo tuvieron un tipo de relación, mientras que el Foro tuvo otro y no se caracterizó por demasiados juegos hacia el Frente Amplio ni hacia el Nuevo Espacio entonces liderado por Hugo Batlla.

En la segunda administración Sanguinetti hubo una coalición fuerte Partido Colorado-Partido Nacional, con un Frente Amplio marginado; no hubo gran negociación y el Nuevo Espacio jugó un papel muy importante en su rol de bisagra que daba o quitaba los dos tercios para posibilitar o bloquear medidas clave que la coalición de gobierno pretendió llevar adelante.


EC - Llegamos a esta administración.


OAB - En esta administración Batlle ha jugado un juego bipolar, por un lado se presenta la coalición de gobierno con el presidente de la República a la cabeza, y del otro lado la oposición y su jefe: Batlle y Tabaré mano a mano. Así se empezó a dar este juego que duró un poco más del primer año de la administración de gobierno de Batlle.


EC - Vengamos a las últimas jugadas, a éstas que motivan el análisis de hoy. ¿Cuál es el contexto en el que se desarrollan?


OAB - El contexto básico para que los juegos políticos cambien, para que los movimientos en el tablero varíen, puede ser definido desde dos o tres puntos de vista: uno, la crisis económica y ocupacional del país, que es percibida como muy grave por el grueso de la población; dos, actores corporativos como industriales o agremiaciones de productores rurales que están en una posición muy dinámica, muy activa y muy crítica a la acción de gobierno; y tres, la opinión pública que ya no le da al presidente los extraordinarios niveles de apoyo con que inició su getión.


EC - ¿Cómo juega el Partido Nacional?


OAB - Aquí hay varios aspectos. Uno es ese síndrome que tiene el Partido Nacional por el que todavía no llega a ponerse de acuerdo en qué fue lo que lo afectó electoralmente, si las acusaciones de tipo ético contra figuras del partido, si el hecho de haber participado en el cogobierno o si fue la lucha interna. Sin tener todavía claro qué fue, en muchos pesa la idea de que ese cogobierno tan intenso, el hecho de haber quedado tan "pegado" al gobierno, lo afectó mucho. Además está la necesidad de salir hacia afuera con iniciativas, de "huir" hacia adelante para dejar atrás el internismo y sus problemas. Por otra parte, el Partido Nacional tiene una persistente queja, prácticamente desde que se inició la administración Batlle, en cuanto a una falta de entendimiento con el presidente, al principio se decía que éste se preocupaba más por entenderse y dialogar con Tabaré Vázquez que con su socio, el Partido Nacional. Finalmente ha venido marcando diferencias con la forma de aplicar la política económica, con medidas llevadas adelante por el Ministerio de Economía o por el Poder Ejecutivo en general, y sobre todo ha marcado una distancia muy fuerte haciendo una crítica ligada a la falta de acción, de rumbo y de iniciativa del gobierno. Por ahí han estado las líneas de ataque, sobre todo de crítica del Partido Nacional, de independencia de actitud y por lo tanto la necesidad de ir dando pasos que traduzcan en hechos ese despegue o separación en relación a una coalición tan fuerte y sin fisuras como la del período anterior.


***
SEGUNDA PARTE


EC - Veamos ahora los movimientos que están haciendo el Encuentro Progresista y particularmente Tabaré Vázquez.


OAB - El primer dato es lo que podemos llamar el fin de la conveniencia, para Tabaré Vázquez y el Frente Amplio, del noviazgo Tabaré Vázquez-Jorge Batlle que fue la gran nota del año pasado. Esto se debe a la necesidad de recoger la expresión de un segmento de la opinión pública que casi siempre estuvo desconforme con esta administración. La gran mayoría de los votantes del Encuentro Progresista-Frente Amplio, la gran mayoría de la gente de izquierda, nunca sintonizó con esta seducción que Jorge Batlle ejerció sobre la dirigencia del Encuentro Progresista-Frente Amplio y de la izquierda intelectual. Recordemos que Tabaré Vázquez, Guarga y algunos sectores del Frente como la Vertiente y Asamblea Uruguay, expresaban una gran simpatía, una gran cercanía en relación a Batlle, opuestas a ese sector de la opinión pública. Hay un momento en que las dirigencias tienen que reflejar su propia opinión, en que la disociación no puede seguir por más tiempo. Además el Encuentro Progresista-Frente Amplio tiene la necesidad de un protagonismo, más allá de la mera oposición y la mera protesta. Dicho de otra manera: hoy a la gente no la seduce que le digan "mire qué mal que está la cosa, aguante porque en el 2005 usted cambia de gobierno y las cosas van a mejorar". Esto ocurre por dos razones, la primera porque la gente tiene una visión menos mágica hoy que hace dos años atrás de lo que pueden implicar los cambios de gobierno, puede apostar a cambiar el gobierno o no, pero cuando lo hace no es con la idea tan clara de que ya al otro día las cosas van a ser totalmente distintas, que el desocupado va a conseguir trabajo, que el que gana poco va a pasar a tener una mejor remuneración, lo que lleva a una idea más gradual de las respuestas frente a las dificultades. La otra razón es que la gente tiene la percepción de que su nivel de dificultades no admite que le digan que dentro de cuatro años va a tener respuestas, siente que tiene que empezar a tenerlas en lo inmediato. Entonces el Encuentro Progresista-Frente Amplio debe posicionarse dando respuestas, buscándolas para hoy y no con un plan de alternativa de gobierno para cuatro años después.


EC - Veamos al Foro batllista.


OAB - La situación del Foro es muy complicada desde el punto de vista de la geografía política. Por un lado, tiene la necesidad de apuntalar al gobierno colorado con un sentido de partido, más allá de rivalidades entre sectores, de zancadillas recíprocas, tiene que defender al gobierno. Eso condiciona todo lo demás. Pero lo demás son las relaciones tensas -lo que no quiere decir no saludarse o hablar en mal tono-, una tensión de oposiciones estables entre Jorge Batlle y Julio María Sanguinetti. Hay un claro juego de desgaste emprendido contra Sanguinetti desde la propia Presidencia de la República -recordemos lo que fue el comienzo de la gestión de Fernández Ameglio en Salud Pública, la de Varela respecto a Benito Stern en el Ministerio de Turismo, la de la 15 en relación a la Intendencia de Canelones y toda una serie de iniciativas políticas de Batlle que muchas veces dejan traslucir o expresan explícitamente que esto es terminar con el gobierno anterior- Se dice que en Uruguay hubo mucho tiempo de permisividades que ahora se terminan, que hubo ocultamientos que ahora se terminan, todos tiros por elevación contra su contendor interno y el gobierno anterior. El Foro siente, o dice, que hay un fuego cruzado de Jorge Batlle, del Partido Nacional, del Frente Amplio contra él, algunos dicen que hoy hay fuego contra Sanguinetti como el que hubo contra Lacalle en el período anterior, como que el expresidente pasa a ser la cabeza de turco para el ataque del resto del sistema político. Pero también hay diferencias reales de concepción, entre el Foro y la 15, sobre el papel del Estado, la interpretación de la laicidad de la enseñanza, las políticas sociales y las medidas económicas. Todo esto le genera al Foro un panorama complicado para moverse en el tablero.


***


EC - Veamos ahora cómo juega Tabaré Vázquez.


OAB - Juega con un Plan de Emergencia que marcó sintonías muy fuertes con una gran parte de la Cámara de Industrias y con los rurales, particularmente con la Federación Rural. Con estos movimientos se rompe el papel de vértice del presidente de la República que deja de ser quien juega con todos los actores, esos actores empiezan a jugar entre sí, limitando el poder del presidente y condicionándolo. Vázquez siente la conveniencia de aislar al presidente en un momento difícil para éste, en un contrajuego de acción política que coincide con la conveniencia para Lacalle -por lo que señalamos- y que complica al Foro, a Sanguinetti -algo le sirve y algo no, hay que ver cuánto actúa en función de sus propios intereses y de su racionalidad y cuánto en función de la línea de marcar un permanente distanciamiento y contraposición a Tabaré Vázquez y el Frente Amplio-. Lo cierto es que Vázquez ha descolocado el tablero. A Sanguinetti le resulta difícil rechazar un diálogo, jugar a contrapunto de Tabaré Vázquez en una iniciativa que viene precedida del diálogo con Lacalle, y con esto Vázquez ha logrado sentarse en el tablero político y hacer movimientos, ya no es tan fácil la descalificación a toda su propuesta que fue el movimiento inicial del gobierno, "todo este plan no sirve, de esto no hay que hablar". Vázquez logró que industriales, rurales y el Partido Nacional, coincidiendo o discrepando, hablen de sus soluciones y de su Plan de Emergencia.


  

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
agosto 10  - 2001