Los 30 años del Frente Amplio: sus orígenes
Entrevista con el politólogo Oscar A. Bottinelli. 

EMILIANO COTELO:

El próximo lunes se cumplen 30 años de la fundación del Frente Amplio, 30 años del momento en que 11 organizaciones políticas celebraron, en el Palacio Legislativo, un acuerdo con la finalidad de romper el bipartidismo dominante entonces en el país y crear una alternativa diferente a la de los dos partidos tradicionales.

Este aniversario se encuentra por estos días ubicado en la agenda política y en los medios de comunicación en general, a raíz de las características que tendrá el acto que la coalición de izquierdas está preparando para el próximo lunes, a propósito del tono y el contenido del discurso que en esa oportunidad realizará el presidente del Frente Amplio, doctor Tabaré Vázquez.

Pero para el análisis político de hoy Oscar A. Bottinelli nos propone ir hacia atrás en el tiempo y, a propósito del Frente Amplio y de sus 30 años, ir a ubicar los orígenes.

Oscar, hoy no nos estás proponiendo un análisis sino un racconto, casi una historia.

OSCAR A. BOTTINELLI:

Una pequeña historia de los orígenes del Frente Amplio y su prehistoria. Recordemos que hasta los años 50 la izquierda uruguaya estaba representada políticamente, en el Parlamento, a través del Partido Comunista y el Partido Socialista. A su vez existían otros grupos de izquierda de expresión sindical o de expresión electoral muy pequeña, como el Partido Obrero Revolucionario Trotskista, que existe hoy.

A mediados de los 50 empiezan los intentos de unidad de la izquierda, que adquieren mucha fuerza hacia las elecciones de 1962. Aparecen dos primeras vertientes, la prehistoria: un camino hacia una unidad que tiene como centro al Partido Socialista y al dirigente nacionalista Enrique Erro y otra que tiene como eje al Partido Comunista, el grupo del entonces diputado blanco desprendido del Partido Nacional Ariel Collazo, del Movimiento Revolucionario Oriental, y otros grupos que dan origen al Frente Izquierda de Liberación, FIdeL, una sigla elegida precisamente en los momentos en que comienza la Revolución Cubana. Habría una tercera vertiente originada por la presencia de grupos de izquierda o izquierdizantes en los partidos tradicionales, más el giro a la izquierda que va tomando la vieja Unión Cívica, que se transforma en el Partido Demócrata Cristiano.

El proceso comienza a fines de esa década. Ubiquemos el contexto de país. En primer lugar, 1968 es un año muy fuerte en el mundo occidental, es el año del mayo francés o el mayo europeo, de aquellas huelgas y aquellos levantamientos estudiantiles -algunos más pacíficos, otros más violentos-, también del surgimiento de acciones violentas en Europa, como las Brigadas Rojas que habían empezado unos años antes y tienen su auge en el 68, o el grupo Baader-Meinhoff en Alemania.

EC - ¿Cuál era la situación en Uruguay?

OAB - En Estados Unidos teníamos la Guerra de Vietnam. En Uruguay teníamos las medidas prontas de seguridad que implantó el gobierno de Jorge Pacheco Areco el 13 de junio de ese año, la congelación de precios y salarios del 28 de junio, la reacción sindical a esas medidas. Por otro lado también hubo un mayo estudiantil uruguayo, muy violento, con manifestaciones que terminaban en apedreos y quemas de autos. El 68 es también el año en que la guerrilla, particularmente el Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros, aflora con actos de gran difusión pública, especialmente en la segunda mitad del 68.

EC - ¿Qué pasaba, mientras tanto, en el Parlamento?

OAB - Se fue formando una oposición parlamentaria a las medidas prontas de seguridad. Fue una oposición muy reducida, formada por el Partido Demócrata Cristiano -que en ese entonces tenía un senador y tres diputados-, el Frente Izquierda de Liberación, dentro del cual estaba el Partido Comunista, más el Movimento Revolucionario Oriental -que en el curso del año siguiente se fue del FIdeL-, algunos blancos sueltos -Héctor Gutiérrez Ruiz, otro diputado del mismo grupo, Gutiérrez Cirimello, luego entra en esa línea opositora Francisco Rodríguez Camusso- y colorados como la 99 con Michelini y Batalla, el grupo de Alba Roballo y Sergio Previtali y el grupo del senador Vasconcellos, que era el que tenía más bancas parlamentarias de estos grupos opositores.

EC - Esamos hablando de distintos grupos de distintos partidos políticos que coincidían en la oposición parlamentaria a las medidas prontas de seguridad.

OAB - Exacto. En ese período se da un llamado, que hace el Partido Demócrata Cristiano, a constituir un frente, lo que en la jerga política de la época se conoció como un llamado a un tercer partido, no porque en Uruguay hubiera sólo dos partidos, sino con la idea de un tercer partido desde el punto de vista de peso político, desde el punto de vista numérico, de ruptura del bipartidismo que dominó toda la vida de Estado moderno de Uruguay.

Yo citaba el Parlamento como un lugar de encuentro, de coincidencia. También se puede encontrar coincidencias fuera del Parlamento, en movimientos donde participan estos dirigentes, estos grupos, otros grupos sin expresión parlamentaria de oposición a la intervención de la enseñanza secundaria o relacionados con la Universidad de la República. Hubo distintas confluencias hacia la conjunción de lo que se podía llamar la izquierda o centroizquierda en Uruguay, pero los movimentos del tablero políticos se centran en el Parlamento. Comienzan conversaciones entre los que podemos llamar precursores del Frente Amplio.

EC - ¿Quiénes fueron?

OAB - Vamos a manejarlos alfabéticamente: Rodney Arismendi, primer secretario del Partido Comunista; Luis Pedro Bonavita, diputado, presidente del Frente Izquierda de Liberación, de la 1001; Zelmar Michelini, líder de la 99 en el Partido Colorado; Francisco Rodríguez Camusso, que lideraba su propio grupo en el Partido Nacional, el Movimiento Blanco Popular y Progresista, y Juan Pablo Terra como presidente del Partido Demócrata Cristiano.

Este proceso va decantando lentamente, con conversaciones más fuertes o más débiles, en torno a dos tipos de posibilidades: un frente chico, restringido, entre blancos, colorados y democratacristianos, blancos que se irían del Partido Nacional, colorados que se irían del Partido Colorado y el PDC, o un frente amplio que también tenía la posibilidad de incluir al Partido Comunista y la 1001.

EC - ¿Se llegó a manejar los términos tal cual tú los empleabas recién, se hablaba de "frente chico" y "frente amplio"?

OAB - Lo más claro es que se hablaba de "frente amplio"; por otra parte se hjablaba de un frente restringido, chico, algunos ya dándole una connotación más fuerte. Por ejemplo Humnberto Ciganda, que luego fue refundador de la Unión Cívica, lideró dentro del Partido Dempócrata Cristiano la oposición a un frente amplio y lo llamó "frente democrático". Lo claro es que lo opuesto a ese frente chico, restringido, era el frente amplio, con la inclusión de todo el resto de la izquierda; básicamente se estaba hablando del Partido Comunista y la 1001. Por eso la expresión "frente amplio" fue surgiendo como una alternativa política. La expresión prácticamente describe, no define, y cuando llegó el momento del surgimiento fue bastante obvio ese nombre, pese a que se empezó a buscar un nombre para ese frente amplio. Al final decantó en que el nombre fuera Frente Amplio.

EC - ¿De dónde surge el nombre del general Líber Seregni?

OAB - Uruguay va cambiando. A fines de la década los militares empiezan a aparecer en el plano poítico. Ya había aparecido el general Gestido encabezando un grupo colorado en 1962, que lo lleva al Consejo Nacional de Gobierno y a la Presidencia de la República en 1966; en el Partido Nacional comienza a manejarse el nombre del general Aguerrondo. El general era un jombre del Partido Colorado, de Luis Batlle, jefe en aquel momento de la Región Militar N° 1, que lideraba dentro del Ejército una línea contraria a la forma de conducción del Estado que estaba llevando adelante Jorge Pacheco Areco, con medidas fuertes, con la aplicación de institutos extraordinarios. Estos sectores consideraban que Pacheco se iba marginando de la Constitución de la República.

El general Seregni protagoniza un episodio que determina su alejamiento del Ejército, su pase a retiro. Ese alejamiento del general Seregni lleva a que en el mundo político empiece a considerarse su posibilidad de ser candidato presidencial, primero en el Partido Colorado. El nombre de Seregni había comenzado a aparecer, ya antes de su pase a retiro, como la alternativa a Pacheco dentro del Partido Colorado, idea en la que estaban Michelini, Roballo y otros dirigentes políticos, que finalmente naufraga. La posibilidad de una oposición grande a Pacheco dentro del Partido Colorado naufraga.

En ese tiempo el nombre de Seregni va decantando como la posibilidad del resumen, el símbolo y la candidatura presidencial de ese nuevo frente, ya fuera el frente restringido o el frente amplio.

***

EC - Veamos la conformación interna de la fuerza política y cómo se dio su funcionamiento en las primeras etapas, previas al golpe de Estado de 1973.

OAB - Tú hacías mención a otros movimientos; yo hablé del 26 de Marzo. Un tema que tuvo el Frente Amplio en los orígenes fue la existencia del Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros como movimiento que operaba en la clandestinidad, en la acción guerrillera, hubo una tensión en la relación de equilibrio entre el Frente Amplio y el MLN. Dentro del Frente Amplio se formó el Movimiento 26 de Marzo, en el que participó gente que estuvo vinculada al Movimiento de Liberación Nacional -esto es muy claro hoy desde el punto de vista histórico-, que actuó en coordinación con el MLN y que muchas veces operaba como la faz pública de ese movimiento, junto con otra gente absolutamente independiente pero que tenía ciertos niveles de coincidencia o simpatía con el MLN, o al menos con ese tipo de estrategia que en su momento se llamó de carácter revolucionario, que estaba implicando ya sea la acción armada o, como se decía en la época, la protesta armada. Este es un dato de la realidad, porque también fue un momento extremadamente complicado y confuso en la vida del país.

Después de la elección de 1971 el Frente Amplio quedó básicamente conformado por cuatro grandes corrientes: la 1001 en torno al Partido Comunista, que electoralmente representaba la tercera parte del Frente; "la Corriente" que terminó nucleando al grupo de Michelini, la 99, a todo el nucleamiento detrás de Erro, el 26 de Marzo, los Grupos de Acción Unificadora -un grupo que representaba posturas más duras, más radicales y electoralmente representaba también una tercera parte del Frente-; el resto se repartía entre el Partido Demócrata Cristiano, un tercer gran bloque y, en menor representación, el Partido Socialista.

EC - Los cuatro sectores eran, entonces: la 1001, "la Corriente", el PDC y el Partido Socialista.

OAB - La 1001 era un tercio, "la Corriente" otro tercio, el PDC un poco menos de un tercio y el Partido Socialista el resto.

El otro tema es que ya surge, a partir del 71 mismo, antes de la elección, esa tensión que caracterizó al Frente Amplio durante muchísimo tiempo de su vida, la tensión entre ser una alianza de fuerzas políticas o ser un partido político, entre ser una coalición, como se decía, o ser un movimiento, entre una estructura de federación de grupos políticos o una estructura propia, con su dirección, su disciplina, sus órganos intermedios y, sobre todo, con una gran estructura de base, que fue lo que diferenció al Frente Amplio de otro tipo de frentes políticos habidos en el mundo y que lo asimiló más a la categoría de partido político o de movimiento político, que va originando el surgimiento de una identidad propiamente frenteamplista, como una identidad diferente de la identidad particular de las partes componentes.

Esto se complementa con otro hecho, que es el cambio de papel de Seregni. Seregni comienza siendo una figura referencial de candidato presidencial, como candidato preside los órganos, sobre todo la Mesa Ejecutiva. De esa Presidencia deriva a presidente del Frente Amplio, título que asume en 1972, y en ese carácter de presidente va camino a un liderazgo del Frente Amplio. Ese liderazgo también va transformando a ese Frente Amplio de una federación que tiene una figura al margen de los grupos como un moderador entre ellos a una figura que está por encima, como referente del conjunto y en un papel de liderazgo.

Esa primera etapa del Frente, que va desde su fundación hasta la interrupción institucional, es muy accidentada. El Frente Amplio vive un año de campaña electoral, luego un año y medio en un país que va camino a la pérdida del sistema democrático, donde realiza toda una lucha parlamentaria, de movilización en la calle. Hacía un gran acto de masas por mes, luchando contra todos los estados de excepción: estado de guerra interna, estado de suspensión de la seguridad individual, la ley de seguridad del Estado, las medidas prontas de seguridad. Y luego vino una etapa de 11 años de lo que podemos llamar actividad sumergida, no legal, en un país que tenía interrumpidas las instituciones constitucionales. Es decir que toda esa primera larga etapa del Frente Amplio es un poco atípica en relación a un funcionamiento político normal.

La interrupción institucional trae el comienzo de los cuestionamientos de la existencia del Frente Amplio, que se dan a poco de producido el golpe de Estado y abarcan buena parte de todo el período en que el país vivió la interrupción institucional. Me refiero a los cuestionamientos internos, desde adentro, desde grupos del propio Frente Amplio, que cuestionan su existencia misma.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
febrero 2 - 2001