Patentes, tránsito y rehenes
Entrevista con el politólogo Oscar A. Bottinelli. 
  

EMILIANO COTELO:
Hace algunas semanas la Intendencia de Canelones desarrolló un intenso operativo contra los vehículos que circulaban por ese departamento matriculados en otros municipios, una fiscalización que recayó, incluso, sobre los autos que simplemente pasaban por Canelones, cuyos propietarios fueron obligados a demostrar que residían en el mismo lugar donde habían empadronado.

Ahora, tras el fracaso de un acuerdo nacional en materia de patentes, la Intendencia de Montevideo anuncia una campaña similar, en este caso dirigida a los vehículos empadronados en el interior que circulan por la capital. Paralelamente, al acercarse la temporada turística, Canelones informa que encara, en la Avenida Giannattasio, un esquema de control de velocidad con multas fuertes para los transgresores.

A partir de ésta y otras situaciones, el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, nos propone como tema para el análisis de hoy "Patentes, tránsito y rehenes".

Oscar, comencemos ubicando hechos.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Tú hiciste una reseña de los principales hechos. El de semanas atrás fue cuando la Intendencia de Canelones desarrolla un operativo muy fuerte, exitoso para la Intendencia porque logró muchos reempadronamientos. En muchos casos pararon autos que iban de Montevideo a Maldonado, porque el conductor tuvo la peregrina idea de detenerse a comprar algo en un supermercado o un bar e inmediatamente fue abordado por los inspectores que le exigían esas cosas que uno siempre lleva en el auto: un recibo de luz, agua, gas o teléfono.

EC - Eso de las cosas que uno lleva siempre en el auto está dicho con el tono más irónico posible.

OAB - Antes uno en el auto llevaba gato, baliza y herramientas; ahora hay que llevar recibos, después va a haber que llevar todas las contribuciones al BPS, la credencial cívica y supongo que la libreta de matrimonio y la partida de nacimiento de los hijos.

EC - Vacunas...

OAB - Vacunas incluso de enfermedades que ya han sido erradicadas, por si las moscas.

El tema es que el operativo de la Intendencia de Canelones fue posible porque el Ministerio del Interior colaboró con el mismo. Este Ministerio manifiesta permanentemente escasez de recursos humanos y, por lo tanto, cuando hace algo es una opción política. Si uno dijera que en Uruguay sobran plazas de policía, que no hay robos y por lo tanto uno va a obtener todo lo que pida al Ministerio del Interior... Pero no: este ministerio está diciendo permanentemente que no da abasto. En el Presupuesto se crea muy pocas plazas de policía, lo que dio lugar a un debate fenomenal acerca de qué creaciones y para qué jefaturas, porque los recursos son muy limitados. Por lo tanto, fue una opción política que permitió que la Intendencia de Canelones obtuviera estos resultados. No es un resultado de la Intendencia contra los ciudadanos. En última instancia el ciudadano fue la pelota con la que se jugó el partido entre la Intendencia de Canelones y otras intendencias del país. Es decir que el Ministerio apoyó un operativo de la Intendencia de Canelones contra otras intendencias del país.

En ese momento la Intendencia de Montevideo reaccionó enérgicamente, difundió un comunicado que incluso imprimió al dorso de los recibos de la Patente de Rodados del año 2000 que dice: "Ante versiones contradictorias que han circulado se recuerda a los contribuyentes de Patentes de Rodados que, de acuerdo a lo resuelto por el Congreso Nacional de Intendentes Municipales el 17 de junio de 1992, el empadronamiento de vehículos podrá realizarse, a elección del interesado, tanto en el departamento de su domicilio como en aquel donde ejerza su actividad empresarial o laboral".

El Congreso de Intendentes sigue reuniéndose y no llega a acuerdos, o llega a una serie de acuerdos parciales, que es lo mismo que no haber llegado a ninguno.

EC - Recordemos que lo que se alcanzó es un sistema único de patentes, que no es un sistema de patente única.

OAB - Es un acuerdo, más bien un manuscrito, que no trae decisiones que se traduzcan operativamente en un sistema donde el ciudadano quede a salvo del tema.

EC - Es un pacto sobre las diferencias.

OAB - Busca cortar algunas de las discrepancias, pero no las sustanciales. Frente a eso la Intendencia de Montevideo hace un anuncio de que el 1º de enero lanza una guerra contra los automovilistas del interior, como ya había hecho en 1991 y 1992, y va a exigir credencial a quienes manejen vehículos del interior. Y, si el vehículo está en una empresa, el documento del Banco de Previsión Social.

EC - Es decir que para la Intendencia de Montevideo esos van a ser los documentos con los que se va a certificar el domicilio del propietario del vehículo.

OAB - Aparentemente es así. Otro de los hechos que hay que relatar es que Flores hace mucho tiempo inició una política que en términos comerciales llamaría de "dumping", de patentes extraordinariamente baratas, con la que captó un porcentaje muy elevado de empadronamientos del país, en particular de departamentos linderos, como fue el caso de Durazno. No conozco por qué -Durazno también debe haber tenido una patente más barata que otros- también Durazno tuvo una afluencia de vehículos del Sur -de Montevideo y Canelones- que se estima en 2.000-2.500 vehículos. Durazno tiene un doble problema: tiene vehículos "extranjeros" matriculados en su departamento que no le pagan la patente o se la pagan muy poco. El anterior intendente de Durazno nos comentó que veía varios vehículos con matrículas viejas, que ni siquiera cambiaron la matrícula, lo que quiere decir que hacía mucho tiempo que no pagaban la patente.

EC - Tú hablabas de un doble problema en Durazno. Una parte del problema es ésa: tiene autos "extranjeros" que no le pagan, que se matricularon allí y no pagaron más.

OAB - Durazno los captó, hizo una captación de recursos que luego terminó siendo ficta porque terminan no pagándole, al menos no en esa dimensión.

EC - ¿Cuál es la otra parte del problema?

OAB - Flores se lleva autos que sí son de Durazno. Ese departamento es un cruce de los dos tipos de problemas: allí se puede captar y se puede perder. Pero aparece allí otro problema: estas matriculaciones a veces llevan a que nadie controle, porque cada uno está tan obsesionado por controlar lo suyo y por que los vehículos sean empadronados en su departamento, que no hay un control global de si alguien que circula por Montevideo con patente de Durazno está pagando esa patente. A Montevideo no le preocupa que se pague la patente de Durazno, sino que se la pague en Montevideo. Si no la paga en Montevideo no le importa que la pague. Lo mismo ocurre en los demás departamentos.

¿Por qué ocurren estas cosas? Ocurren por dos razones. La primera razón es que prácticamente todas las intendencias están fuertemente desfinanciadas.

EC - Sí, todo esto suena a manotazo desesperado.

OAB - Exacto. En gran medida el desfinanciamiento es producto de que las intendencias tienen recursos limitados, pero además de que todas apostaron a un muy fuerte crecimiento del rubro retribuciones personales. En algunos casos, en la mayor parte de las intendencias del interior -no en todas- porque aumentó la cantidad de funcionarios. En otros casos, como el de Montevideo, donde hubo una muy fuerte reducción de funcionarios, porque el incremento que obtuvieron esos funcionarios significó a su vez un aumento muy grande del monto global de retribuciones personales, el hecho de haber reducido el número de funcionarios no significó una baja de los gastos sino todo lo contrario, un gran aumento.

EC - Es decir que las intendencias tienen un problema de desfinanciamiento. ¿Cómo les va con los recursos?

OAB - Los recursos son limitados, porque en definitiva las intendencias tienen muy pocas fuentes. Una fuente es la Contribución Inmobiliaria Urbana, que en algunos casos se llevó a límites muy altos, como ocurrió en los departamentos de Maldonado y Montevideo, y en cierto modo también el de Canelones. La Contribución Inmobiliaria Rural, que en Montevideo pesa muy poco y en Maldonado también, aunque pesa un poco más, es fijada por el gobierno central y percibida por las intendencias. Luego hay una serie de tributos que podemos llamar actividades productivas -publicidad en vía pública, cartelería, impuestos a los semovientes -que importa en las intendencias del interior; este impuesto bajó la tasa y se compensa a las intendencias con una parte del impuesto al gasoil-, impuestos a locales comerciales, a oficinas, impuestos, tasas o gravámenes de bromatología o controles sanitarios. Finalmente está la Patente de Rodados.

¿Cuál es la diferencia de la Patente de Rodados? En Uruguay -que no es lo mismo que en Estados Unidos o en Suecia- uno no se muda ni elige el lugar donde vivir en función de los impuestos. Son otras las decisiones -incluso el costo de la vivienda-, los impuestos no influyen en una forma tan decisiva. Uno no se va a de Montevideo a Durazno porque allí los impuestos son más baratos. En otros países sí ocurre, tanto que uno de los primeros viejos juegos de computadora era cómo administrar una ciudad. Al que jugaba se le daba una cantidad de dinero, se le decía que hiciera una ciudad y tenía que cobrar impuestos; cuando los impuestos eran muy bajos se encontraba con que no podía recoger la basura, que las calles se le llenaban de pozos, y cuando comenzaba a levantar los impuestos se le iba la gente. Ese juego refleja la realidad de países donde la gente se va si los impuestos crecen.

EC - Eso no ocurre en Uruguay. Tú quieres decir que hay una serie de recursos municipales -Contribución Inmobiliaria Urbana y Rural e incluso los tributos a la actividad productiva- que están techados.

OAB - Están techados y además no son los que determinan la actividad económica de un departamento, pesan muy poco frente a otro tipo de gravámenes y costos y de beneficios.

EC - Hay toda una batería de ingresos para los municipios que tienen un tope en cuanto a cuánto se puede recaudar. En cambio la patente puede moverse, puede estar en mi intendencia o no.

OAB - Un vehículo puede tener matrícula de cualquier lugar, es un elemento identificatorio, los autos pueden andar sin ella, por lo tanto el gravamen es algo que no hace al vehículo y que se puede trasladar. El tema es que, siendo un elemento móvil, el gravamen está ligado a determinar a dónde puede pertenecer ese vehículo en la medida en que el país está dividido en departamentos. Podría haber una matrícula nacional, podría ser un impuesto nacional y por lo tanto todo este problema desaparecería. Hay impuestos nacionales que podrían ser municipales e impuestos municipales que podrían ser nacionales. El tema no hace a la naturaleza de los impuestos sino a una distribución de los recursos.

EC - La patente es municipal, se fija por departamentos y la gente puede resolver estar en un departamento o en otro por razones muy distintas. Un factor puede ser el precio: "Pongo mi auto en el departamento A porque allí es más barato". Pero hay argumentos de otro tipo.

OAB - Hay distintas situaciones. Primero, puede haber una dificultad para determinar a qué departamento se pertenece; mucha gente tiene dos domicilios y habría que hacer estadísticas para ver qué porcentaje del año está en uno y otro. El que se va todos los fines de semana, que se va los viernes y vuelve los lunes y además pasa todo el verano en otro departamento, puede estar más tiempo en esa casa de temporada que en el domicilio permanente de Montevideo. También hay mucha gente del interior que pasa muchos días de la semana en Montevideo. Mucha gente olvida que Montevideo es la capital del país y toda capital es un centro administrativo, mucho más cuando Montevideo es la capital administrativa, comercial y económica del país y por lo tanto todo se hace en Montevideo. Una persona del interior que tenga actividades comerciales o productivas tiene que venir mucho a Montevideo. Ni hablar del caso de los que tienen hijos que tienen que venir a la Universidad en Montevideo. La existencia del doble o triple domicilio es común por actividades comerciales, productivas, económicas; el viajante puede tener plazas de venta en distintos lugares. También hay razones afectivas, casos de personas que porque nacieron y se criaron en un departamento tienen un vínculo con el mismo que los llevó incluso a mantener la credencial; después la cambiaron porque se les complicó ir a votar los días de elecciones. Hay también razones políticas, hay gente que no quiere pagar en Montevideo porque no quiere darle recursos al Frente Amplio y gente que no quiere empadronar en Canelones porque quiere dárselos al Frente Amplio en Montevideo. También existen razones de prestigio, como las que llevan a muchos a empadronar en Punta del Este; hay gente que considera que le da status llevar una matrícula que diga "Punta del Este".

EC - En definitiva, ante ese espectro de razones a partir de las cuales la gente toma la decisión de dónde empadronar el vehículo, aparece la reacción de las intendencias procurando capturar la mayor cantidad posible de patentes.

OAB - Las intendencias están asfixiadas, tienen recursos limitados, en este Presupuesto han peleado algunas asistencias que están por debajo de sus requerimientos y tienen un coto de caza entre ellas, que es quién le quita recursos a quién por las patentes.

Aclaremos que hay una diferencia con el tema contrabando. La lucha contra el contrabando puede aumentar los recursos para el país, puede aumentar -o no- la cantidad de empleos, la venta en comercios, la actividad de las industrias o los recursos del Estado, es un aumento en relación al extranjero. En el caso de la guerra de las patentes, Uruguay como país no gana ni pierde, la cantidad de dinero que se puede recaudar por concepto de patentes es más o menos la misma, va a ser lo que estén dispuestos a cobrar y la gente pueda pagar. Es un juego entre las intendencias del país que al país como tal no le hace ganar ni perder. Este tema es muy importante, porque a veces da la sensación de que se está combatiendo evasiones; no es una evasión, el individuo que está pagando una patente y es perseguido por otra intendencia no está evadiendo nada, sencillamente lo persiguen como una forma de perseguir a la otra intendencia. No es el individuo que paga la patente en Canelones y circula en Montevideo o al revés: es la intendencia de Arana contra la de Hackenbruch y viceversa. Son las intendencias que juegan entre sí y el ciudadano es el que queda como pelota en la cancha de la disputa por los recursos entre los intendentes.

***

EC - Tú destacabas que estamos ante una guerra entre las intendencias que tiene al ciudadano como rehén.

OAB - Exacto, las intendencias pretenden presentar el tema como si fuera el de la DGI, como si fuera una evasión fiscal. No es así, porque el individuo que está siendo controlado está pagando los impuestos. El problema es entre una intendencia y otra, una quiere que se lo pague a ella y el ciudadano se la había pagado a otra. No hay normas generales.

EC - La asociación de la patente con un determinado departamento es algo muy difuso.

OAB - Tiene un supuesto.

EC - ¿Cuál es el supuesto por el cual quien vive en un departamento debe empadronar en el mismo?

OAB - El supuesto estaría asociado a una tasa. (La diferencia entre tasa e impuesto es que la tasa implica un pago genérico como contraprestación por un servicio que se recibe; la tasa de alumbrado se paga por recibir alumbrado, pero el alumbrado está frente a donde uno vive). La Patente de Rodados sería la contraprestación por el servicio de tener las calles, mucho más si éstas están pavimentadas y permiten una buena circulación del vehículo.

EC - Esa definición trae muchos problemas.

OAB - Es una definición acorde al período en que los vehículos circulaban dentro de los límites de una ciudad, no existían las áreas metropolitanas y eran muy raros los viajes; hace 50 años un viaje en carretera todavía era una expedición.

EC - Veamos dos o tres ejemplos evidentes de los problemas que genera esa definición. Puede ocurrir que alguien que vive en la Ciudad de la Costa, que cumple y tiene su auto empadronado en Canelones pase todo el día en la ciudad de Montevideo y gastando la infraestructura de pavimento de Montevideo, sin embargo está cumpliendo con las normas.

OAB - Es uno de los casos más comunes.

EC - El otro caso que se da mucho en la temporada de verano es el de alguien que tiene su auto empadronado en Montevideo, porque vive allí, pero que pasa por lo menos todo un mes gastando los pavimentos de La Paloma o Punta del Este. Ese quizás tendría que pagarle un duodécimo de patente a la intendencia correspondiente.

OAB - Desde que la Avenida Giannattasio pasó a la Intendencia de Canelones debe tener un porcentaje muy alto de circulación de vehículos que van de paso por ese departamento, que van de Montevideo a la Interbalnearia, que es una ruta nacional. Esos kilómetros de la Avenida Giannattasio deben ser mantenidos por la Intendencia de Canelones, mientras que los vehículos que la circulan están matriculados en otro lado. Con este criterio, además, está faltando la contraprestación a Vialidad, porque en la Interbalnearia y en las rutas 1 y 5 hay peajes, pero en otras rutas no. Si no hay peajes y lo que se está pagando es la patente, ¿cuál es la contraprestación? Se puede decir que ésta está en el Imesi de los combustibles, por ejemplo.

EC - Ahí aparece el problema de los camiones, que pagan una Patente de Rodados en un departamento por el que probablemente apenas circulen; seguramente circulan mucho por las carreteras del país.

OAB - Los camiones circulan muy poco por calles, lo hacen por carreteras.

EC - ¿Por qué, entonces, pagan una Patente de Rodados a un municipio? La asociación de la patente con un departamento está llena de problemas, sin embargo es lo que en este momento las distintas intendencias están tratando de hacer cumplir a rajatabla.

OAB - Eso se complica también por aspectos jurídicos. Si alguien quiere poner una pregunta-trampa en un examen de Derecho Civil, que pregunte el tema domicilios. Uruguay admite la multiplicidad de domicilios; el domicilio real es un tema muy complicado, que lleva a muchas discusiones. Además hay muchísimos vehículos empadronados a nombre de empresas. ¿Cuál es el domicilio? La empresa puede tener un domicilio fiscal que no necesariamente es el domicilio real, que puede ser un campo mientras el fiscal está en 18 de Julio. En 18 de Julio no puede haber 1.000 hectáreas, no caben en un apartamento, pero es el lugar más cómodo para tener toda la contabilidad, recibir todas las citaciones, toda la correspondencia. Los domicilios fiscales no son prueba de domicilios reales.

Ahora la Intendencia salió a hablar de la credencial.

EC - Recordemos que en la campaña de hace unas semanas la Intendencia de Canelones requería algún recibo de luz, teléfono o agua; Montevideo innova demandando la credencial.

OAB - El tema del recibo puede tener lógica y no, porque además hay que ser buen consumidor de UTE para demostrar un domicilio; si el individuo consume poca luz puede ser prueba no suficiente.

Montevideo ahora va a pedir la credencial. En primer lugar, es curiosa la dualidad de Montevideo con el tema. En Montevideo hay 18 votaciones -no son elecciones porque éstas son los actos electorales que cumplen determinados requisitos, entre otros tener un padrón- de las cuales resultan elegidos los miembros de los Concejos Vecinales. Son elecciones muy desprolijas, en ellas puede votar cualquiera y se vota con Cédula de Identidad, cuando el documento de votación en Uruguay es la credencial cívica.

EC - O sea que la Intendencia de Montevideo está auspiciando elecciones en las que no se utiliza la credencial sino la cédula.

OAB - Con la cédula no se sabe dónde vive la persona, incluso puede tratarse de un extranjero, ya que la cédula no determina si una persona tiene nacionalidad uruguaya o no; dice dónde nació, si es oriental por lugar de nacimiento, por hijo de madre y padre orientales, pero no establece la ciudadanía. La prueba de la ciudadanía es la credencial. Sin embargo, ahora se habla de la credencial como prueba de domicilio. Es algo muy capcioso, es un tema para hablar mucho, pero un estudio que hemos hecho demuestra que en Montevideo y el área metropolitana el 50% de las personas está inscripto en una zona electoral donde no vive, porque en general la gente no traslada la credencial, a veces no lo hace ni entre departamentos cuando vive en un departamento vecino y no le cuesta mucho trasladarse el día de la elección. Además se ha dejado de probar el domicilio, prácticamente se dejó de hacerlo a poco de iniciado el sistema, ya a fines de los años 20 dejaron de funcionar los juicios de carácter electoral de contienda por la prueba del domicilio.

La exigencia de credencial tiene varios problemas. ¿Qué pasa con el vehículo a nombre de una sociedad anónima? ¿La credencial de quién debe exigirse? ¿La del que maneja?

EC - Ese es otro tema: si el auto está a nombre de la señora pero el que lo está conduciendo en el momento del control es el señor, éste tiene que ir con la credencial de la señora.

OAB - Además, hay familias con dos domicilios, en dos departamentos. Si tienen dos vehículos y empadronan uno en cada departamento, ¿hacen un reparto equitativo o las van a perseguir en dos departamentos por el vehículo empadronado en otro? El tema de estas persecuciones es infinito desde el punto de vista práctico.

Se dice que se va a pedir los recaudos del Banco de Previsión Social. ¿Qué le van a pedir al banco? ¿Cada domicilio que pueda tener? ¿Y si el individuo es un vendedor que sienta plaza en distintos departamentos? El BPS tiene un único domicilio, y lo más probable es que sea en Montevideo.

EC - Te refieres al caso de las empresas.

OAB - Es entrar en un problema absolutamente insoluble. El tema es cómo va a ser la instrumentación jurídica, porque se supone que en algún momento va a establecer alguna reglamentación de estas exigencias. Eso puede dar lugar, incluso, a demandas de particulares, porque en esas exigencias puede haber violaciones de muchas normas, entre otras darle a un documento una validez que la ley no le da.

El tema final es el siguiente. Desde el momento presente va a haber un tema muy importante, que es qué va a hacer el Ministerio del Interior. En última instancia muchos de estos procedimientos se terminan completando en la medida en que hay una coacción policial asociada a los inspectores municipales, como la hubo en Canelones. Sin la misma el tema pierde entidad. En 1992 la Intendencia retiró documentación, recordemos que al presidente de la Federación Rural se le quitó la licencia de conducir y la libreta del vehículo de Soriano y éste fue a Soriano y obtuvo otra liberta de conducir, otra libreta del vehículo y se terminó el problema. Un tema es qué hace el Ministerio del Interior en un punto que no es intendencias versus evasores sino intendencias contra intendencias y los automovilistas en el medio, como la pelota del partido que juegan las intendencias.

Un segundo tema es cómo se encara esto como política nacional, qué hace el gobierno nacional. En última instancia, en la medida en que las intendencias por un lado tienen autonomía pero por otro dependen y mucho del gobierno central, éste puede decir que el país está teniendo bastantes problemas y los uruguayos están viviendo un período bastante difícil como para agregar a la gente un problema en el que en última instancia la gente no es arte ni parte.

EC - Recordemos que para mucha gente el problema está implicando pérdidas de tiempo considerables.

OAB - Pérdida de tiempo, conflictos...

EC - Disgustos, costos... Es algo realmente complicado, que está provocando la indignación de muchos; aquí lo estamos percibiendo constantemente a través de las llamadas telefónicas, del correo electrónico. Medio en broma y medio en serio enumerábamos los problemas de los criterios que se está aplicando, pero en realidad creo que la cosa es para llorar, no es para la broma.

OAB - Vamos a terminar el análisis con algunas consideraciones de tipo político. La primera es que el Frente Amplio nunca evaluó el resultado de las elecciones de mayo, más bien hubo evaluaciones que fueron pasaje de costos políticos entre los distintos sectores sobre interpretación de los resultados que en cierto modo fueron negativos, sobre todo por no haber alcanzado ninguna otra intendencia más allá de Montevideo. Un par de meses antes de las elecciones municipales habíamos hecho un análisis en que de alguna manera advertíamos al Frente Amplio que podía pagar un costo en las elecciones municipales por el discurso "Montevideocentrista" o "Montevideocéntrico". Arana y su equipo de colaboradores habían iniciado una campaña en términos de Montevideo como eje del país, muy agresiva hacia el interior, mostrando al Montevideo discriminado y centrando la capital como un ejemplo municipal, lo que no coincidía con la visión que los residentes del interior tienen de sus propias ciudades. Eso fue visto como el país que siempre se vio desde Montevideo y que ignora la existencia del interior. Estos anuncios de la Intendencia de Montevideo podrían llegar a generar efectos políticos de ésos que se van sedimentando y que luego son de las tantas causas que operan en el momento en que la gente emite el voto. Es decir que si el Frente Amplio pretende superar su votación de octubre de 1999 y alcanzar el gobierno nacional podrá hacerlo básicamente por lo que crezca en el interior del país y todo mensaje "Montevideocéntrico" o que pueda considerarse agresivo para el interior será sedimento en contra de sus resultados electorales. Entre los distintos elementos que jugaron en las elecciones de mayo para que el Frente Amplio no ganara más intendencias hay que tener presente que la forma en que la Intendencia de Montevideo jugó ese "Montevideocentrismo" puede haber volcado los votos decisivos, que no son los que aplauden porque ya están convencidos, son los de un sector que hay que convencer.

EC - Eso en cuanto al Frente Amplio; ¿y en cuanto a las otras fuerzas políticas?

OAB - No olvidemos que hasta que el Frente Amplio pasó a ser el partido dominante en Montevideo el Partido Colorado estaba muy asociado a Montevideo, de la misma forma que el discurso del Partido Nacional estaba muy asociado al interior. Desde ese punto de vista esto puede beneficiar esa imagen del Partido Nacional como partido del interior. El problema del Partido Nacional es que es muy fuerte en el interior y su recuperación pasa por crecer en Montevideo y Canelones, por lo tanto quedar como representante del interior no le sirve demasiado en este sentido.

Entre las cosas que hay que analizar es que tampoco es casual que cuando el Partido Colorado administra un departamento como Canelones empieza a lanzar señales tan duras al resto del interior, es un partido que ha ido reduciendo su dominio territorial en el interior. El Partido Colorado tiene hoy menos intendencias que las que tuvo en el período anterior. Estas son señales que se emiten, no son causas lineales del voto, éste tiene miles de causas, pero estos mensajes se van sedimentando y las ganancias de un partido político hoy pueden ser pérdidas mañana. Ese es un riesgo que los gobernantes municipales tienen que cuidar mucho, sobre todo aquellos que además tienen incidencia en las decisiones en el plano nacional.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
diciembre 8 - 2000