Equilibrio de fuerzas en el Parlamento 
y la matemática de las coaliciones
Oscar A.Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO:
Seguimos analizando los resultados del domingo y sus consecuencias, con el politólogo Oscar A. Bottinelli. Ayer tuvimos un primer enfoque, pero ahora, con los números oficiales del escrutinio primario divulgados por la Corte Electoral al mediodía de ayer, se puede hacer otras consideraciones. Por ejemplo, nada menos que la integración del nuevo Parlamento, que casi está definida.
Pero, en primer lugar, corresponde una precisión de los datos que están siendo divulgados. Según lo que ayer entregó a la prensa la Corte Electoral, el Encuentro Progresista llegó al 39%, el Partido Colorado al 31,7%, el Partido Nacional 21,5%, el Nuevo Espacio 4,4%, la Unión Cívica 0,2%, y después están los votos en blanco, anulados y observados. Cuando se proyecta estos resultados, con la distribución de los votos observados, ¿a qué porcentajes llegaríamos?

OSCAR A. BOTTINELLI:
Porcentajes aproximados, porque evidentemente sobre los votos observados lo que podemos hacer es trazar hipótesis. El Encuentro Progresista - Frente Amplio (EP - FA) va a estar entre el 39,5% y el 40%, es decir dentro en la proyección que hicimos en la noche del domingo, 39,8%. El Partido Colorado va a estar entre 32,3 y 32,5%,, el Partido Nacional entre 21,7 y 21,8%, y el Nuevo Espacio aproximadamente en 4,6% .
Votaron 2 millones 198.157 personas. Recordarán que, cada vez que traducíamos los porcentajes a votos decíamos que iban a votar unos 2 millones 200.000, es decir que coincidió exactamente.
Segundo dato: por primera vez el Uruguay tiene un escrutinio oficial al día siguiente de las elecciones. El trabajo de la Corte Electoral, hay que remarcarlo, ha sido excelente. Más allá de errores que debe corregir (producto de algunos problemas de sumas que hubo en los circuitos) el escrutinio oficial fue entregado a la prensa ayer a la hora 15.00, lo que es una excelente novedad, y deja muchas dudas sobre qué sentido tiene el que hace el Ministerio del Interior: el primer conocimiento que tiene el país es la proyección de escrutinios, y al poco rato tiene el escrutinio oficial. Está sobrando ese del medio.

EC - Porque recordemos además que la información completa del Ministerio del Interior, el 100% de los circuitos procesados por el Ministerio, recién se tuvo después de las tres de la mañana, casi a las cuatro.

OAB - Sí: era tardío, y además no estaba procesado por listas al Senado, por lo cual era una información incompleta que impedía tener elementos básicos como la relación política dentro de cada partido.
Otra puntualización previa: tenemos un error, producto de diferencias de sumas en los distintos circuitos, de unos 12.300 votos. La suma de los 6.700 circuitos arroja 12.300 votos más que el total de votantes, lo que será corregido por la Corte al pulir el escrutinio definitivo.
Por último, tenemos 31.340 votos observados, de modo que 31.340 que faltan más 12.300 que están sobrando en algún lado dejan dudas sobre la adjudicación final, sobre todo en la Cámara de Diputados. Son dudas más bien referidas a la distribución por departamento, y por lo tanto a qué persona corresponde la banca.


EC - A partir de estos guarismos, entonces, ¿cómo queda el Senado? Allí sí, es más sencillo sacar conclusiones.


OAB - Sí: la distribución de la Cámara alta parece inamovible, y la distribución de la Cámara de Diputados por partidos también parece inamovible.

En el Senado, el Encuentro Progresista - Frente Amplio tiene 12 bancas, el Partido Colorado 10, el Partido Nacional siete, y el Nuevo Espacio una.

¿Qué ocurre en relación a la actual composición? El Partido Colorado y el Nuevo Espacio quedan exactamente iguales; ni ganan ni pierden. El EP - FA gana tres bancas, y el Partido Nacional pierde tres. Se puede decir, como una síntesis grosera de la variación, que el Partido Nacional le traslada tres bancas al EP - FA.

En las internas partidarias, el Partido Colorado tiene un empate: cinco bancas para la 15, cinco para el Foro. En votos, la 15 le gana apenitas al Foro, detalle que luego veremos qué importancia crucial podría llegar a tener.

En el Partido Nacional, de las siete bancas que mantuvo, el Herrerismo y Acción Comunitaria llevan cinco, y la Alianza Nacional lleva dos (lo que implica que ingresa Jorge Larrañaga, lo que era previsible, pero sobre todo se despeja la duda sobre Carlos Julio Pereyra, que retiene la suya).

Las 12 bancas del Encuentro Progresista están bastante distribuidas. El Espacio 90 obtiene cuatro, la Vertiente Artiguista obtiene dos, y la 1001 un senador. Estos son los siete del sublema mayoritario dentro del EP - FA. Luego, el sublema integrado por el grupo de la 609 (Movimiento de Participación Popular, Movimiento 26 de Marzo, etcétera, "la lista de Mujica") y la Alianza Progresista de Nin Novoa, segundo sublema más votado del EP, obtiene tres senadores: dos para la 609 y uno para el propio Nin Novoa, lista 738. El tercer sublema, Asamblea Uruguay, obtiene dos senadores.

EC - Anunciabas al comienzo de este bloque un comentario sobre la importancia fundamental que tendría la diferencia entre el Foro y la Lista 15, cuando hay una casi paridad a esas dos fuerzas.

OAB - Sí, con cinco senadores cada uno. La importancia es la siguiente: el que podríamos llamar "segundo vicepresidente", el que asume la Presidencia cuando no están ni el presidente ni el vicepresidente (ha ocurrido en este período que estuvieran de viaje Sanguinetti y Batalla simultáneamente, por lo que ocupaba el cargo Hugo Fernández Faingold), es el primer titular de la lista más votada del partido que triunfó en el balotaje. Si el 28 de noviembre gana Batlle, será el presidente de la República, y Luis Hierro López el vicepresidente.
Ahora bien, si la lista más votada es la 15, el primer senador sería José Luis Batlle. De modo que, en primer lugar, el presidente pro tempore del Senado, quien sustituiría al vicepresidente de la República como presidente del Senado toda vez que éste no ejerza el cargo, será Reinaldo Gargano. Como segundo vicepresidente de la República hay dos hipótesis: si en el balotaje gana Tabaré Vázquez, también será Reinaldo Gargano. Si gana Jorge Batlle con la lista 15, será José Luis Batlle.

EC - Pasamos ahora a la Cámara de Diputados.

OAB - Sólo unos apuntes, por la complejidad del régimen (el otro día hablaba con un alto dirigente político que no lo tenía claro) en Uruguay. Si bien los diputados se adjudican a un departamento, las bancas se distribuyen entre los partidos teniendo en cuenta los votos de todo el país, sin que importen los resultados por departamento. Es decir que el EP - FA obtuvo casi el 40% de los votos, y saca 40 bancas; el Partido Colorado, con el 32 largo, saca 33 bancas; el Partido Nacional, 22; el Nuevo Espacio, cuatro bancas: es exactamente proporcional.
Veamos ahora las ganancias y pérdidas. Hay alguna variante en cuanto Senado, porque acá ningún partido queda igual. El Partido Colorado gana una banca, y el Nuevo Espacio pierde una. El Encuentro Progresista gana nueve, y el Partido Nacional pierde nueve. Se podría decir simplificadamente que el Nuevo Espacio le cedió una banca al Partido Colorado, y el Partido Nacional le cedió nueve al EP - FA.
Estas ganancias muestran que no sólo se registró el crecimiento formidable del Encuentro Progresista - Frente Amplio, sino lo que señalaban algunos dirigentes colorados (creo que el primero en hacerlo, el domingo, fue el ministro Julio Herrera): que el Partido Colorado creció: pasó de 30 bancas en 1989, 32 en 1994 y 33 ahora.
Es decir que, mirando la situación en las dos Cámaras, vemos al Encuentro Progresista - Frente Amplio en un claro crecimiento, al Partido Colorado entre una situación igual en el Senado y un crecimiento en Diputados; al Nuevo Espacio entre una situación igual y una pérdida; y al Partido Nacional en una clara caída.
Lo complicado es ver dentro de los partidos. Lo de la Cámara de Diputados no es fácil de explicar en un espacio breve (lo hicimos con más profundidad en el espacio de análisis político del 28 de setiembre). Por un lado, hay que adjudicar 99 bancas entre los partidos. Esa es la parte que acabamos de describir. Luego, hay que adjudicar esas 99 bancas entre los departamentos, lo que se hizo antes de la elección (en ese mismo análisis vimos las variaciones). Y luego hay que hacer esa especie de juego que es poner cada cosa en su casillero: 40 bancas del EP - FA en los 19 departamentos, 33 bancas coloradas en 19 departamentos... Eso es lo que se llama el tercer escrutinio, y ahí son fundamentales los últimos datos; hay bancas que no podemos tener del todo confirmadas hasta no tener escrutados todos los votos observados, y todos los escrutinios corregidos.
Lo que vamos a manejar, entonces, es más que nada la situación en el Partido Nacional, que yo diría que tiene la mayor importancia política en función de los planteos del doctor Juan Andrés Ramírez. El Partido Colorado y el Encuentro Progresista van a actuar como bloques, ganen o pierdan; presumiblemente el Nuevo Espacio también va a actuar como un bloque a partir del 14 de noviembre, cuando haya tomado su decisión. En el Partido Nacional surge una interrogante: no decimos que no vaya a actuar como un bloque, pero el doctor Ramírez planteó dudas, incluso dudas de carácter jurídico sobre las competencias del Directorio y los alcances de las resoluciones de carácter imperativo según la Carta Orgánica partidaria. A partir de ello, vamos a trazar supuestos, imaginarios, de mínimos y máximos.
De los 22 diputados del Partido Nacional, 19 responden al Herrerismo y Acción Comunitaria. Hay dos de Alianza Nacional (uno el ramirista Alonso, de la lista 903), el segundo sería Arrarte, por Rocha, que si no nos equivocamos es de Manos a la Obra (estamos trabajando un poco de memoria); y existe la posibilidad de que el Partido Nacional obtenga una sexta banca por Montevideo, en cuyo caso sería herrerista, o la de Paysandú, en cuyo caso asumiría el suplente de Larrañaga -ya que éste fue electo senador- es decir que sería del grupo de Larrañaga.
Entonces: en la hipótesis máxima, habría tres diputados de la Alianza: uno de Ramírez, uno de Manos a la Obra y uno de Larrañaga. En la hipótesis mínima, dos diputados: uno de Ramírez y uno de Manos a la Obra. Para el Herrerismo, en la hipótesis mínima serían 19 y en la máxima 20.
A partir de allí, analicemos qué alianzas parlamentarias pueden producirse, políticamente.
El Directorio blanco analiza una posible alianza Partido Colorado - Partido Nacional. Si todo el Partido Nacional actuara disciplinadamente, esa alianza parlamentaria entre blancos y colorados sumaría 55 diputados. Si sólo disiente el diputado estrictamente ramirista, quedaría en 54. Si disiente toda la Alianza (considerando que obtiene dos diputados), 53. La posibilidad máxima es que la Alianza saque tres diputados y los tres disientan con la resolución del Directorio, en cuyo caso quedan 52. Claro que estamos hablando de supuestos: si tal grupo resuelve tal cosa y su legislador o sus legisladores actúan según lo que resolvió el grupo. Porque cuando surgen estos problemas políticos, los supuestos, el "si tal cosa, tal otra", son muchos. Lo que es claro es que la suma del Partido Colorado y el Partido Nacional, según el grado de disciplina del Partido Nacional, puede estar entre 52 y 55 diputados.
Del otro lado, el Encuentro Progresista tiene 40. Imaginemos hipótesis de acuerdos. A priori, tiene dos posibilidades que son los partidos que no van a la segunda vuelta. No digo que esté acordando: simplemente, cuando alguien busca acuerdos para obtener mayoría, lo primero que mira es quiénes no van a la competencia. El Nuevo Espacio tiene cuatro diputados, que si se sumaran a los 40 del EP - FA totalizarían 44. Lo que le queda para sumar son uno, dos o tres diputados de la Alianza, según las hipótesis que veíamos hoy. Por lo tanto, este acuerdo en la Cámara baja podría involucrar a entre 44 y 47 diputados.
En otras palabras, si el Parlamento se dividiera en dos bloques, y éstos correspondieran a lo que acabo de decir, la relación puede ser de 55 a 44 o de 52 a 47. Si el Encuentro Progresista ganara en el balotaje debía negociar no sólo con el Nuevo Espacio y la minoría blanca, porque no le basta para tener mayoría absoluta, y por ejemplo para el aprobar el presupuesto, debería negociar con gente del Herrerismo y Acción Comunitaria, o del Foro, o de la Lista 15. Eventualmente, de estos grupos podría llegar a haber algunos diputados "sueltos", pero la realidad es esa.
En el Senado, el Partido Colorado más el Partido Nacional suman 17. El ramirismo puro no tiene ningún senador. Si los dos senadores de la Alianza se independizan del Directorio, el acuerdo Partido Colorado - Partido Nacional quedaría en 15.
Del otro lado, para el Encuentro Progresista, el Senado está mejor que Diputados porque tiene 12, podría llegar a acordar con el Nuevo Espacio y sumar 13, y si llegara a acordar con la Alianza quedaría en 15.
Quedan los dos en 15 senadores y a nadie le falta nada, porque el que gana tiene al vicepresidente de la República que es el voto 16. En estas hipótesis los dos llegarían a mayoría absoluta, pero estamos hablando de dos hipótesis que no son del todo fáciles: no es claro que el Partido Nacional tenga disidencia, ni es claro que el Encuentro Progresista acuerde rápidamente con el Nuevo Espacio ni con la minoría del Partido Nacional. Estamos haciendo juegos de números, no manejando posibilidades políticas.

EC - Está clara la complejidad de la gestión en el Parlamento.

OAB - Lo que está claro es que el Partido Colorado y el Partido Nacional sumados, en su hipótesis más difícil que es que pierdan a la Alianza Nacional, tiene mayoría en ambas Cámaras. Una mayoría muy rabona: no se le puede sublevar nadie, sobre todo en el Senado, pero si todos se mantienen tiene mayoría. En cambio, el Encuentro Progresista debe traspasar una barrera: acordar en Diputados con algún representante "suelto" del Foro o de la 15 (como los del interior, que son más independientes, que llegan con votos propios), además de los grupos con los que puede lograr mayoría, como la Alianza y el Nuevo Espacio; o además tiene que negociar con alguno de los tres grupos grandes. En ese sentido el panorama es más complicado para la negociación parlamentaria, sobre todo a nivel de Diputados.

EC - ¿Algunas consideraciones finales?

OAB - Algún breve apunte sobre departamentos. Por primera vez en la historia moderna, el Partido Nacional pierde la representación en los departamentos de Río Negro y Soriano. Y están en el borde, dependiendo del tercer escrutinio, las bancas blancas de Salto y la de Paysandú: hay muchas posibilidades de que las obtenga, pero falta ver la distribución completa del tercer escrutinio. Y otra una novedad política es que el Partido Colorado pierde a manos del Encuentro Progresista su banca en San José (en 1989 la había perdido frente al Partido Nacional, que obtuvo todas las bancas); ahora son tres bancas, pero la tercera también está en duda dependiendo del tercer escrutinio, con los votos observados y la corrección de resultados que mencionábamos al comienzo: podría llegar a morderla o no, pero en principio la pierde.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
noviembre 2 - 1999