La evolución de la intención de voto al 25 de abril:
la izquierda
Oscar A.Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO - El análisis político de hoy se centra en la interna del Encuentro Progresista - Frente Amplio, en esta serie de comentarios del politólogo Oscar Bottinelli a propósito de cómo evolucionó la intención de voto en los últimos meses hasta llegar al propio domingo 25. El martes pasado comenzamos esta serie deteniéndonos en el Partido Colorado.

OSCAR A. BOTTNELLI - Exactamente: analizamos la competencia colorada, básicamente la dupla Batlle - Hierro. Y ahora vamos a la interna del Encuentro Progresista - Frente Amplio en dos aspectos: por un lado cómo se dio la competencia entre Vázquez y Astori, y por otro cómo evolucionó la intención de voto por los sectores del Frente. Habíamos mencionado que el Encuentro tenía dos planos de competencia: el presidencial y el de los sectores en que prácticamente todos competían detrás de la candidatura de Vázquez, y si bien Asamblea Uruguay competía solo con Astori, también se visualizaría en qué lugar del ranking quedaba en relación a los demás sectores, con independencia de la cuestión presidencial en sí.

Veamos entonces cómo evoluciona la intención de voto a lo largo del semestre de campaña electoral, noviembre - abril. Si trazamos una gráfica, prácticamente de lejos vemos dos líneas paralelas muy distanciadas, una en las tres cuartas partes del pizarrón y otra en la cuarta parte inferior.

Es decir que, en líneas generales (y esta fue una forma de evolución absolutamente distinta a la del Partido Colorado y a la del Partido Nacional) en el Encuentro Progresista - Frente Amplio la intención de voto a Tabaré Vázquez y a Danilo Astori estuvieron prácticamente "planchadas" aunque, por supuesto, con oscilaciones. Las oscilaciones en números consistieron en que Vázquez en su momento bajo estuvo en el 70 - 72% de la intención de voto, con un número importante de indecisos, y en su momento más alto estuvo en el 81% (quizá por encima de la cifra que alcanzó en la medida en que, si bien alcanzó el 84%, en ese 81 estaban contemplados los indecisos).

Astori estuvo en un rango de un 15%, que fue su nivel más bajo, y un 24%, que fue el más alto. Por supuesto que la banda es amplia, pero se diría que a grandes nunca dejó de plantearse esta relación de más o menos tres a uno, o cuatro a uno como fue al final.

Ahora bien: ¿cómo se mueve esto en espacios? El primer período -noviembre a diciembre- es el lapso perfecto del tres a uno, y empieza a aparecer (sobre todo después de la oficialización de la doble candidatura con la proclamación de Vázquez como candidato del Frente Amplio y la libertad para que Astori se presentara) la idea de que podría existir un voto independiente, o de personas que anteriormente habían votado a otros partidos y podrían engrosar el voto a Astori. Esto, como potencialidad, apareció curiosamente en forma muy fuerte en enero y febrero. Digo "curiosamente" porque apareció como potencialidad pero no se traducía en adhesiones, porque fue el momento de mayor diferencia entre Vázquez y Astori. Hay una curiosidad entre lo que efectivamente se traducía en intención de voto y lo que era una duda, indecisión o potencialidad de voto hacia Astori desde fuera del Encuentro Progresista - Frente Amplio.

Finalmente, marzo y abril va marcando la consolidación de la vieja tendencia y, después de la semana de Turismo, ya clara y definidamente una línea levemente decreciente de Astori y levemente creciente de Vázquez, que lleva a esa diferencia de cuatro a uno que se había dado en el verano.

Así es, pues, como evolucionó -muy establemente- la intención de voto en la competencia presidencial.

EC - Pasamos ahora a la competencia entre sectores.

OAB - Es una competencia muy significativa en el Encuentro Progresista - Frente Amplio. Recordemos que en la elección de 1994 Astori había despuntado muy claramente en un primer lugar: Asamblea Uruguay recogió cerca del 40% de los votos, y había superado con mucha holgura al Partido Socialista -la 90- y a la Vertiente Artiguista sumados. La 90 estaba prácticamente en la mitad del voto de Astori, la Vertiente un poco más retrasada, y luego aparecían (más o menos en la cuarta parte que Astori) los grupos de Rodolfo Nin Novoa y el PDC, Democracia Avanda - 1001, el Movimiento de Participación Popular, incluso la Vertiente estaría de alguna manera en ese rango. Y mucho más retrasada la Confluencia Frenteamplista.

¿Cómo se diseña este esquema actualmente? Tenemos primero las elecciones del 28 de setiembre de 1997, que son estrictamente elecciones (de afiliados, en locales partidarios), que ya dieron un panorama diferente por cuanto apareció en lugar destacado el Espacio 90, con un primer lugar en torno al 30%; luego, en aproximadamente la mitad de lo que saca la 90 aparecen más o menos igualados Asamblea Uruguay - Vertiente - 1001 y MPP. Ahí estamos hablando de la elección para el Congreso del Frente Amplio; es decir que no tomamos en cuenta a los grupos no frenteamplistas, que obviamente no participan de la misma.

A nivel de encuestas, desde mediados de 1996 también se había producido el despegue del Espacio 90, Asamblea Uruguay aparecía en segundo lugar, en tercer lugar la Vertiente, cuarto el MPP, en quinto lugar los grupos de Nin Novoa y el PDC (pero si se les sumaba la Confluencia Frenteamplista que luego concretaría esta alianza, pasaban a disputar el cuarto lugar del MPP), y en un sexto lugar la 1001. Este fue el ranking que, con pocas variaciones (por ejemplo la 1001 despegó en algún momento y estuvo por encima del MPP), aunque invirtiendo los lugares de Nin Novoa - PDC - Confa, que superaba al MPP, se mantuvo a lo largo de todo el período en las encuestas de intención de voto.

Lo importante es que, aunque con algunas variantes, esto se refleja en la votación. El Espacio 90 había aparecido muy fuerte en el período 92-94, con la potencialidad de ser el grupo más votado del Frente Amplio, y luego no logra traducirlo en las urnas, no logra consolidar ese lugar, y es desplazado muy fuertemente por Asamblea Uruguay. De alguna manera en 1989 había ocurrido lo mismo que en el 94, una oportunidad desaprovechada de la 90, lo que dejaba siempre la interrogante sobre si ese liderazgo del Espacio 90 en las encuestas se podía traducir en votos o no. Esto finalmente ocurrió: la 90 logró un liderazgo que tenía en las encuestas de intención de voto en el caso de una elección general con voto obligatorio, lo tradujo en elecciones internas de afiliados, y lo repitió en estas primarias del 25 de abril con absoluta comodidad, ya que está en alrededor de un 30% de los votos, frente a un 17 a 18% del segundo, que es Asamblea Uruguay, es decir con un escalón muy grande.

Aparece una incógnita que es lo que cambia un poco el ranking que hoy veníamos diciendo, que es la muy fuerte participación del MPP, al que está aliado el Movimiento 26 de Marzo. Da la impresión de que hay dos hechos simultáneos que potencian esto: por un lado, los sectores más radicales del MPP o de la Corriente de Izquierda, que habían sido centro de grandes polémicas dentro del Frente Amplio (como el senador Helios Sarthou y el ex presidente de la Junta Departamental de Montevideo, edil Jorge Zabalza) quedan fuera del MPP, lo cual le quita esa arista más conflictiva que tenía hacia un electorado más moderado. Y, segundo, la personalización y potenciación de la figura del diputado José Mujica, una figura que fue creciendo en imagen, que resultó muy atractivo para los medios de comunicación, que concitó grandes niveles de audiencia, y sin duda esta personalización del MPP le dio ese gran salto en el que prácticamente, si no duplica, al menos aumenta más de una vez y media la potencialidad que aparecía en forma constante en las encuestas de intención de voto.

La Alianza Progresista, es decir el grupo de Nin Novoa, el PDC y Confluencia Frenteamplista (este último es un grupo conformado en gran medida por ex comunistas como Tabaré González, León Lev, Víctor Rossi) queda en el mismo nivel o un poco por encima que la 1001, en un rango en torno al 9% de los votos. Es decir que no hubo grandes sorpresas, tampoco las hubo en los grupos chicos, menores o nacientes, ya que ninguno despegó por encima del 2%. Hay algunos resultados departamentales como la altísima votación del diputado por Maldonado Darío Pérez, que se presentó en forma independiente, fuera de los grandes grupos, y aparentemente recoge (todavía no hay cifras definitivas) por encima del 40% en el voto de hojas nacionales, y seguramente igual o por encima del 50% en el voto departamental. También una votación muy fuerte de Julio Mattos, que también se presenta fuera de los grandes grupos nacionales en el departamento de Florida, aunque con un resultado que es proporcionalmente la mitad de la de Darío Pérez.

Es interesante que en gran medida se haya mantenido este ranking, con la excepción que mencionábamos del MPP, cuando el Encuentro Progresista - Frente Amplio llega a la elección de abril con cerca del 18 al 20% de gente indecisa. Eso puede querer decir varias cosas que debemos analizar en profundidad más adelante, con más datos a la vista, con encuestas y escrutinios. Una puede ser que esos indecisos se hayan retraído masivamente y hayan quedado en sus casas porque el voto era voluntario. La segunda hipótesis es que su participación se haya distribuido proporcionalmente entre los distintos grupos, es decir que no hayan variado el ranking porque si -por ejemplo- el Espacio 90 tenía el 30%, el 30% se haya inclinado para allí. La única diferencia es que los indecisos que fueron a votar tuvieron mayor incidencia en el crecimiento del MPP y de Mujica, que lo dejan en tercero o cuarto lugar junto a la Vertiente, según cifras que habrá que esperar al escrutinio para confirmar.

Esto marca claramente todo un posicionamiento de figuras: no olvidemos además que cada lista tuvo un referente. Después de la figura estelar de Tabaré Vázquez, que consagra su liderazgo indiscutido, en la competencia sectorial y en un orden de figuras aparecen Reinaldo Gargano como exponente y referente del Espacio 90, luego Danilo Astori, y más atrás prácticamente igualadas la figura del intendente Mariano Arana -que lideró a la Vertiente Artiguista, fue su referente- y José Mujica. Detrás aparecerían Nin Novoa y Marina Arismendi prácticamente en un mismo nivel.

Así ha evolucionado la intención de voto en la izquierda, en el Encuentro Progresista -Frente Amplio y a nivel de sectores, con esta fuerte coincidencia entre unas encuestas que dejaban un 20% de indecisos y la votación.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
mayo 6 - 1999