Las encuestas y su uso
Oscar A.Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO - Hace una semana, el jueves pasado, realizábamos En Perspectiva una emisión especial de La Opinión Pública para dar los resultados más frescos a esa fecha de la Encuesta Nacional Factum sobre intención de voto y presentar los comentarios correspondientes, con datos cerrados al 24 de febrero,. Y seguramente algunos de nuestros oyentes pueden haberse sorprendido cuando ayer, seis días más tarde, dos diarios de la capital publican nuevos datos de Factum, con datos cerrados al 31 de enero. El diario El Observador dio cuenta en páginas interiores y con un título pequeño en su portada de los números que mostraban al Partido Colorado avanzando hacia el primer lugar, mientras que La República dedicó al tema su principal titular de primera página: "Factum 'vota' por los colorados", y señaló entre otras cosas: "La empresa de opinión pública de Oscar Botinelli (sic: fue publicado con una sola te) se aparta fuertemente de los resultados obtenidos por sus competidoras", "Por primera vez una encuesta ubica a los colorados en el 29%, dejando al Encuentro y a los blancos en el segundo lugar con el 28% de adhesiones cada uno".

OSCAR A. BOTTINELLI - El tema amerita varios comentarios. Uno, sobre la periodicidad de las cifras, otro sobre el uso que se hace de las encuestas, y otro sobre su publicación.

Empezando por lo primero, Factum no encuesta una vez por mes sino que realiza una encuesta permanente que nos permite manejar datos todas las semanas en base a lo que se llama semanas móviles (tuvimos una interrupción en las dos semanas de enero). Primero difundíamos públicamente los resultados cada cuatro meses, después se acercaron los plazos y últimamente lo estamos haciendo más o menos una vez por mes, básicamente en El Espectador. Pero estas cifras son enviadas a un conjunto de suscriptores que tiene Factum. Esta información, llamada Reporte Factum, se hace vía fax o mail que expresamente establece el copyright, es decir la propiedad intelectual de Factum, y la absoluta prohibición de su publicación por cualquier medio.

EC - Pasando en limpio, Factum actualiza sus cifras una vez por semana. No lo hacemos En Perspectiva con esa frecuencia, entre otras cosas porque hace tiempo que hemos examinado este aspecto con Oscar, y hemos llegado a la conclusión de que no podemos exagerar, ahogar a los oyentes con números y crear una permanente ansiedad en torno a cómo va tal o cual partido, tal o cual candidato, y que hay que tomar períodos un poco más largos.

OAB - Exacto, porque además de una semana a la otra los movimientos son tenues. Diría que, con criterio periodístico, habiéndose hecho pública la cifra de la semana pasada, nadie puede considerar que hubo ninguna noticia esta semana.

EC - Eso es algo que me interesaba ver contigo: si la cosa da como para subrayar tan fuertemente que los colorados están adelante.

OAB - Recordemos algunas tendencias: al mes de diciembre, como producto de una muy larga y sostenida caída del Encuentro Progresista y un repunte bastante rápido del Partido Colorado en los últimos meses, se juntan el Encuentro Progresista y el Partido Colorado a fin de año. Eso motivó tres análisis nuestros a lo largo del mes de enero sobre cada uno de los partidos, y uno de ellos se tituló "Los porqué de la caída del Frente Amplio", que cualquiera puede encontrar en Internet. Al 24 de enero se nos da una leve caída de los dos, el Partido Colorado y el Encuentro Progresista, al 28%, y un crecimiento del Partido Nacional también al 28%, lo que nos da un triple empate.

EC - Esos fueron los números que conocimos hace una semana.

OAB - Así es. Y en esta semana hay un pequeño movimiento, en que el Partido Colorado recupera un poquito, y queda adelante en esta semana. Lo cual a nosotros no nos parece noticia, porque el tema no es decir "En esta encuesta quedó uno adelante", cuando estamos hablando de un 10% de indefinidos u otras opciones, y cuando además es una tendencia que se está moviendo semana a semana.

En segundo lugar, desde hace tiempo venimos manejando dos escenarios: uno el general, qué votaría la gente se hubiera elecciones hoy y abarca a todo el electorado, y otro que sólo tiene en cuenta a quienes manifiestan que probablemente van a votar en abril, es decir un electorado más restringido. Y ahí se invierten las posiciones: si en lugar de ese escenario general (que da Partido Colorado 29%, Encuentro Progresista y Partido Nacional 28% cada uno), tomamos el electorado restringido, es decir esos dos tercios que dicen que es seguro o probable que voten en abril, las cifras dan primero al Encuentro Progresista con el 32%, segundo al Partido Nacional con 30% y tercero al Partido Colorado con 29%. Lo cual revela que hay una situación de cierta paridad, y lo hemos analizado en profundidad: es una paridad de dos partidos que han estado en alza y uno que ha venido en caída, lo cual lleva a que haya que ver con mucho detenimiento lo que pasa en las próximas semanas. Desde ese punto de vista, nos parece que no hay ninguna noticia en particular.

EC - Las novedades, en todo caso, parecerían estar en las internas blanca y colorada.

OAB - Tampoco es gran novedad. En el Partido Nacional, Lacalle logró acentuar su distanciamiento de Ramírez un punto o dos según cual fuera el escenario; lo mismo ocurre con Hierro respecto a Batlle, pero en los mismos escenarios que se habían dado la vez pasada: Lacalle tiene una ventaja más cómoda sobre Ramírez, Hierro una ventaja más cómoda sobre Batlle, en situaciones que consideramos que no son decisivas, sino producto de un panorama cambiante, fluctuante, y que en las próximas semanas de febrero podremos ver si esta es una tendencia consolidada, si esto camina hacia ese resultado, o si se producen reversiones. Si analizamos las cifras del Partido Colorado de mediados de diciembre, indicaban al revés: Batlle en una tendencia creciente y Hierro cayendo; se revirtió la tendencia por una serie de hechos que analizamos en su momento. En el Partido Nacional, si bien desde el mes de setiembre se veía a Lacalle en un proceso de recuperación y después de crecimiento, también se veía muy firme la posición de Ramírez, de hecho Ramírez estaba delante prácticamente hasta mediados de diciembre, pero en este momento no. Por eso, hay que ser muy cauteloso en el momento de marcar cuándo uno considera que una tendencia es firme, y cuándo requiere esperar los datos.

EC - Y esto tiene mucho que ver con qué son las encuestas y cuál es su uso. Recordemos que la primera página de ayer del diario La República, bajo el título principal "Factum 'vota' por los colorados", entre otros títulos vinculados con el tema figura una fotografía de Luis Hierro López con la leyenda: "Según Oscar Bottinelli, el próximo presidente de los orientales, si las elecciones fueran hoy, sería Luis Hierro López".

OAB - Este es un primer aspecto sobre el uso de las encuestas, y no sólo la encuesta. En primer lugar, cuando dice "según Oscar Bottinelli" cualquier lector se dice: "Estas son declaraciones". Bueno: estas no son declaraciones. Ni pública ni privadamente dije nada de esto, lo cual excede lo que es publicar bien o mal una encuesta: es imaginarle declaraciones a alguien y ponerlas como ciertas. Lo cual tiene connotaciones sobre la ética periodística y aún sobre conductas punibles.

Además, no sólo me atribuye una frase no dicha, sino que me atribuye una doble ignorancia, o es la doble ignorancia de quien saca esta conclusión. El primer nivel de ignorancia yo diría que es de encuestas, o estadístico. Si el próximo domingo hay elecciones, y hoy hay una encuesta que le da 29% a un partido, 28% a otro y 28% a otro, y 10% de indefinidos, hay que leer muy mal una encuesta para decir "Ganó Fulano". Salvo que uno tenga una información complementaria, que hay aquí no hay, que diga claro que ese 10% de indefinidos tienen todos el perfil de votar a un solo partido.

EC - Pero además, ese comentario se comió la reforma constitucional...

OAB - Precisamente, el segundo nivel de ignorancia es que no se enteraron de que en el Uruguay hubo una reforma constitucional.

EC - … y ahora el Presidente se elige en un balotaje. En un escenario como este, se elige en un balotaje.

OAB - No: en un escenario como este se eligen candidatos, porque no puede haber un escenario con más de un candidato por partido del cual surja el balotaje. Si hay más de un candidato por partido estamos en la primera de tres vueltas.

EC - Yo decía: asumiendo que Hierro es el candidato colorado, que Lacalle es el candidato blanco y Vázquez el del Encuentro Progresista, con estos números se va a un balotaje.

OAB - Pero ese es un ejercicio que presentamos en El Espectador hace un mes y medio, y dijimos cómo se distribuirían los votos si estos fueran los cuatro candidatos: Hierro o Batlle en el Partido Colorado contra Lacalle, Ramírez o Volonté en el Partido Nacional, y dijimos que a priori esos escenarios darían tales resultados, y por lo tanto habría tales balotajes. Y esto acá no se presentó. Por lo tanto, sacar esa conclusión significa un desconocimiento muy grande no sólo de lo que es una encuesta sino de lo que es el sistema político institucional y electoral uruguayo.

Además, dice "Factum 'vota' por los colorados". Creo que está atribuyéndole intencionalidad al resultado de una encuesta. Dicho en otras palabras, para mí estos se inscribe en lo que puede ser una política de terrorismo ideológico. Si hay datos de encuestas que no le gustan a alguien, trata de descalificar la encuesta. La encuesta lo que hace es recoger, bien o mal, el producto de un estudio de opinión pública. Puede estar bien o mal hecho, pero no es Factum que dice quién va primero, segundo o tercero: es la gente que manifiesta sus preferencias, y Factum, en función de una serie de técnicas, lo mide.

Hay una tercera afirmación que dice: "La empresa de opinión pública se aparta fuertemente de los resultados obtenidos por sus competidoras", lo cual a mí me resulta noticia, porque no tengo datos de las competidoras. Hay datos parciales pero no de todas: la empresa Cifra no publica los resultados entre partidos. De otras hay datos de lo que ocurre en las tres cuartas partes del país (Montevideo y la gente que vive en las ciudades de 10.000 habitantes y más, el país más urbanizado), pero no hay datos de otras empresas respecto a esa cuarta parte del país (no es poca cosa: la cuarta parte del país) que vive en el medio rural o en poblaciones que giran en torno a la actividad rural, las de menos de 10.000 habitantes. Entonces, puede haber encuestas que digan "Las tres cuartas partes del país piensan esto, a través de una encuesta, y yo infiero que la otra cuarta parte puede comportarse de esta manera". Pero encuestas similares no hay ninguna otra y por lo tanto la de Factum ni coincide ni difiere con ninguna, porque no la hay. Sólo se puede comparar cosas que son iguales, por lo menos en cuanto al universo geográfico. No se puede comparar una encuesta de todo el país con una de Montevideo, o de todo el país con una de Montevideo y Canelones. Dicho así parece muy claro y, bueno: tampoco se puede comparar todo el país con las tres cuartas partes más urbanizadas, como tampoco una de todo el país con una sólo de los más jóvenes. Cada una tiene un comportamiento distinto.

EC - Y hablando de títulos, yendo ahora al título con que El Observador presentó la información ayer: "Los colorados están adelante en la encuesta de Factum. Por primera vez en el período, el partido de gobierno lidera las preferencias populares", cuando ayer leí estos títulos pensé: quien filtró estos números a la prensa es algún dirigente colorado, alegre con las cifras que arroja la encuesta del 31 de enero.

OAB - Sobre el tema de la difusión de estudios de opinión pública hay varios temas de discusión en el país. Uno que me ha tocado debatir con muchos periodistas es que en Uruguay no se entiende mucho qué son los derechos de autor, y no se entiende mucho qué es una encuesta desde ese punto de vista. Muchos creen que una encuesta es un hecho público, que es como decir "Hubo un partido de fútbol y terminó así". Una encuesta no es algo que ocurre por sí mismo. Es un trabajo de investigación científica e intelectual que, aplicando determinadas técnicas y metodologías, obtiene determinados resultados que responden a la metodología utilizada. Eso en las convenciones internacionales y en la legislación uruguaya sobre derechos de autor está implicando una investigación científica, que no es de libre divulgación, que está protegida por los derechos de autor, y que sólo puede ser publicada en la forma y en las condiciones en que el autor está de acuerdo, como cualquier publicación científica.

El criterio dominante aquí es "Yo obtuve el dato y por lo tanto tengo el derecho a publicarlo". Si yo le regalo a un periodista un libro, el periodista no tiene derecho a imprimirlo y venderlo, y eso le parece claro a todo el mundo. Lo mismo pasa con una encuesta: no importa que el libro sean 500 páginas y esa encuesta son 10 cifras: es que hay toda una investigación, para llevar a las 10 cifras, que son el producto dela investigación; para ello uvo que trabajar muchísima gente, aplicar toda una metodología, hacer toda una muestra, todo un resultado y todo un proceso, y esos "10 datos" son como si uno dijera: "Yo no divulgué mucha cosa: sólo la fórmula de la Coca Cola". Vaya chiste: la fórmula cabe en un renglón, pero es producto de toda una investigación y en ese caso con una finalidad comercial exclusiva. Entonces lo primero es que no se entiende mucho que este no es un dato que exista por sí mismo sino producto de una investigación, y que cualquiera no puede publicarlo porque sí.

En segundo lugar, ¿para qué se usan las encuestas? Hay dos grandes usos y un tercero que es el que motiva estas cosas. El primero es lo que mi colega Luis Eduardo González llama "sentido de democraticidad de la información": que la opinión pública se conozca a sí misma. Que cada individuo, que es la dosmillonésima ava parte de la opinión pública adulta uruguaya, sepa cómo se comporta ese conjunto del que forma parte. El segundo es una herramienta para los operadores políticos: saber que "La gente opina esto". Pero tenemos muy claro que muchas veces se atribuye a las encuestas algo con lo que no tienen nada que ver: cuando uno ve que uno piensa A y la opinión pública piensa B, tiene en principio tres conductas: la primera, "Yo pienso A, pero si la opinión pública está por el lado de B, cambio mi manera de pensar"; la segunda, "Tengo que redoblar mi esfuerzo para que la gente cambie de manera de pensar"; y una tercera que quizá es más de un operador político que de un profeta, la de decir: "Voy a tratar de acercar mi posición a la gente y convencerla de todo aquello que para mí es fundamental".

Hay una viejo dicho sobre el uso de las encuestas, según el cual no existiría el cristianismo en el mundo si alguien se hubiera guiado por las encuestas a principios de la Era Cristiana, por el año 30: seguramente Cristo se hubiera convertido al paganismo o al judaísmo. Lo obvio, y si hubiera existido una encuesta lo hubiera demostrado, es que en esa zona del mundo un 1% podía ser cristiana y el 99% no; lo que hicieron los cristianos no fue convertirse y abandonar sus principios, sino difundir una idea que consideraban verdadera y redoblar sus esfuerzos de convencimiento. La encuesta no quiere decir que ya se definió un tema, sino que el que opina distinto compruebe: "Usted está muy lejos de que la gente lo entienda. Redoble su esfuerzo". A veces se le atribuye a la encuesta la culpa de que la gente cambie de posición. No: cada cual hace lo que quiere: unos cambian de posición, otros redoblan su esfuerzo para convencer a la gente de que lo que hacen ellos es lo correcto.

EC - Pero después están los que, cuando la encuesta les da lo que les gusta, la volantean.

OAB - Ese es el tercer uso: el uso publicitario de la encuesta. Que tiene una faceta más clara y otra menos clara. La más clara es el decir: "Miren esta encuesta. Demuestra que yo estoy bien". La menos clara es confiar en la encuesta cuando le va bien, cuando los datos le dan bien, y desconfiar cuando los datos son negativos. Hay dirigentes que han demostrado confianza total en todas las encuestas, con resultados positivos y adversos, y otros que aún siéndoles positivos tienen una actitud refractaria ante las encuestas: "No me importa que me den bien, yo estoy en contra" por razones que pueden ser valederas o no, pero que las tienen.

Los dirigentes políticos tienen derecho a usar las encuestas como arma; es una de las tantas armas que se usan, como se usa como publicidad personal decir "Tuve tal premio en tal lugar" (de pronto no se lo dieron para que lo usara como publicidad, era por otra cosa de la que se está discutiendo, pero entra en las reglas de autopromoción, y mucho más cuando se está en competencia de captación). Lo que nunca es claro es cuándo a alguien le va bien en una encuesta. Yo nunca tengo muy claro si cuando se difunde una encuesta en que uno va primero le está haciendo un favor al primero, mostrándolo ganador, o al segundo: "Voten a este otro para evitar que aquél gane". En Estados Unidos fue muy claro que cuando Carter había despegado en el Partido Demócrata se llegó a formar una coalición, que no obtuvo finalmente resultados, que era "todos contra Carter". Lejos de beneficiarlo, el ir primero le obstaculizó el camino y lo llevó a redoblar esfuerzos para competir contra todos los demás sumados. Nunca se sabe a quién beneficia la publicación de una encuesta.

EC - ¿Un redondeo final?

OAB - Como análisis político global, no hay modificaciones sustanciales de tendencia en relación a lo que difundimos el 24 de enero, ni grandes modificaciones de lo que se planteó como tendencia desde la última quincena de diciembre.

Respecto a la difusión de encuestas, una advertencia muy clara. Factum publica regularmente y en forma oficial en radio El Espectador, y en forma muy espaciada en el semanario Búsqueda o algún otro medio de comunicación. Sólo oficializamos la información en aquellos medios en que hay un sello de Factum respaldando el informe. En este caso que comentamos la información fue correcta, pero hubo casos - hubo uno muy notorio respecto a Maldonado- en que se nos atribuyeron datos que no correspondían a una encuesta realizada por Factum: ni siquiera estaba terminada cuando se publicó unos números que no eran nuestros.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
febrero 11 - 1999