La reforma educativa y el conflicto de la enseñanza
Oscar A. Bottinelli

Notoriamente, la reforma educativa es uno de los temas que ocupó los primeros planos en todo este mes de setiembre. Vamos a analizar no la reforma educativa en sí, no sus propuestas, sino cuáles son los contenidos y las formas de las oposiciones que se manifiestan a las reformas en Secundaria y en Primaria. Hacemos la distinción porque el caso de Primaria marca diferencias fuertes con el caso de Secundaria. Cuando hablamos de oposición no estamos hablando de un único discurso, hay varios discursos opositores. No es exactamente lo mismo la postura que manifiestan a nivel de Secundaria los estudiantes y la gremial de profesores, e incluso hay posturas individuales o de técnicos sobre la reforma educativa con objeciones que no necesariamente son coincidentes con las expuestas por las dirigencias gremiales.

En el caso de Primaria el gran hecho de esta última semana, del Día del Maestro, es la declaración de la Federación Uruguaya de Magisterio, que expresa un acuerdo o con los lineamientos básicos o con la orientación general que impulsa la reforma en la Educación Primaria. Particularmente está manifestando acuerdos y coincidencias con la extensión de la educación a preescolares, la creación con carácter masivo de los cursos preescolares públicos, así como la realización de escuelas de tiempo completo en barrios carenciados, más allá de señalar el bajo nivel de escuelas de ese tipo que está implementando la reforma.

Las críticas que parten de Primaria pueden clasificarse en tres tipos. Una de ellas, que es la que más directamente tiene que ver con la reforma educativa en sí, es la no atención de las opiniones técnicas o técnico-docentes, en particular las recomendaciones de las Asambleas Técnico-Docentes, y en función de ello señalar que hay formas de instrumentación o hay orientaciones que podrían tener ajustes, correctivos y algunos correctivos fuertes.

Ligado con éste hay un segundo tipo de crítica, que no es a la reforma en sí sino a la orientación del Codicen, y que son los críticas a los estilos de conducción, al nivel de centralismo del Consejo Directivo Central, a la forma en que se disminuye el papel de los consejos especializados -en este caso el Consejo de Primaria-, y dentro de los estilos de conducción marcan como un punto sustancial la forma de realización de concursos y en particular la no existencia de delegados de los concursantes, la supresión de los delegados de los concursantes.

Y un tercer ángulo de crítica que ya no tiene que ver ni con la reforma de la enseñanza ni con la conducción de Anep, sino más bien con la conducción gubernativa, son las críticas a los aspectos presupuestales: retribución de docentes, nivel de recursos para gastos e inversiones.

Es decir que el conjunto de críticas quizás mayormente apunta a aspectos no directamente ligados a la reforma en sí, sino a formas de conducción de la enseñanza o de atención presupuestal del gobierno. Y lo novedoso de Primaria en relación a Secundaria es que a su vez aparece formulando propuestas, que pueden llamarse de dos tipos: propuestas de fondo, donde formulan necesidad de ajustes en la enseñanza preescolar, la necesidad de un tercer año, los problemas de superpoblación que afectan a las escuelas, planteos sobre el papel de la escuela rural, y la propuesta más importante de todas: la convocatoria a un diálogo entre Magisterio o la gremial de Magisterio y las autoridades de enseñanza pública.

Analizar lo que sucede en Secundaria es un poco más complicado porque, a diferencia del caso de Magisterio y de la gremial de Magisterio, que resumió sus posturas en un documento único esta misma semana, el lunes 22, en Secundaria tenemos muchas posiciones expuestas por gremiales, por estudiantes, por distintos sectores vinculados a la enseñanza, y no todos coinciden. Es mucho más complicado, es un ejercicio de análisis más afinado el que obliga a analizar cuáles son los tipos de crítica que están apareciendo.

Hemos encontrado que hay cinco tipos de críticas diferentes. El primero de ellos es el más virulento, que diríamos es la atribución de intenciones a la reforma. Es decir, no se están criticando aspectos específicos de la reforma sino que se le atribuye determinado tipo de intenciones. Hacemos una recapitulación de algunas de esas intenciones que hemos recogido, que acusan de que el objetivo es llegar a una disminución de los recursos destinados a la enseñanza. Una frase mucho más fuerte es "liquidar la enseñanza pública". Hay otras acusaciones, como hablar de formar mano de obra para el trabajo y no para la Universidad y tratar de que sea menor la cantidad de gente que se prepare para ingresar a la Universidad. Es un área de crítica que llamamos de atribución de intenciones; no hemos encontrado la documentación suficiente -más allá de algunos documentos que atribuyen a organismos internacionales- sobre de dónde surge exactamente esta crítica.

El segundo ángulo de críticas es lo que podemos llamar problemas más estructurales o preexistentes de la enseñanza y no tanto de la reforma en sí: la superpoblación de los liceos, la falta de locales adecuados, la falta de estructura básica en general o las deficiencias en la estructura básica.

La tercer ángulo de crítica, al igual que en Primaria, temas que ya no son en sí de la reforma ni de las autoridades de la enseñanza sino del gobierno o de la orientación gubernativa, que son otra vez los temas presupuestarios, la retribución de los docentes, los recursos para gastos e inversiones.

Y una cuarta línea de críticas aparece directamente vinculada más que a la reforma en sí, a los objetivos o propósitos o planos de la reforma, a la conducción del Codicen. Y en esto coincide también con algunas críticas de la Federación Uruguaya de Magisterio; quizás la diferencia está en que en Secundaria es mucho más dura, más contundente esa crítica a los estilos de conducción, al centralismo que atribuyen o del que acusan al Codicen, la no consulta de opiniones técnicas de Asambleas Técnico-Docentes, de inspectores. Aquí aparecen más fuertes acusaciones de autoritarismo contra Germán Rama y una acusación particular contra la contratación a juicio de las gremiales de profesores muy elevada, con remuneraciones a juicio de ellos también muy altas de un número significativo de cargos de confianza en la órbita del Codicen.

Y en quinto lugar, lo que aparece ligado a la reforma de la enseñanza en sí, las críticas. Se podría ver más pero hemos visto que lo que se ha expuesto en el último mes por lo menos, apunta a dos temas muy relacionados. El más fuerte, el más controversial, parece ser el de enseñanza por áreas, es decir la sustitución en determinado nivel liceal de la enseñanza por materias, por disciplinas, por la enseñanza por áreas, Ciencias Sociales agrupando historia y geografía, y Ciencias Experimentales agrupando física, química y biología. Y lo otro, quizás derivado de esto, son los programas o formas de los programas de algunas materias.

Con esto hemos pretendido pasar en limpio y simplificar los distintos ángulos de críticas frente a algo que aparece bastante confuso, como es el nivel de oposición o las formas de oposición que está teniendo la reforma educativa, sin duda uno de los temas más conflictivos que tiene este gobierno y que viene generando todos los años situaciones de paros, de huelgas y de ocupaciones en torno a la primavera.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
Setiembre 25 - 1997