El tiempo útil de gobierno
Oscar A. Bottinelli

Existe el llamado tiempo de gobierno -o ciclos de gobierno, ciclos electorales-, que es el que va o desde una elección a otra o desde la instalación de un gobierno hasta que ese gobierno termina y entrega el poder. En el caso uruguayo, desde la Constitución del 67 los períodos globales de gobierno son quinquenales.

En términos reales, desde el punto de vista de hacer política y de tomar medidas de decisión, hay que subdividirlo en dos cosas: lo que podemos llamar el tiempo útil de gobierno y los tiempos no útiles. ¿Cuáles son los tiempos no útiles? Hay un tiempo electoral en que efectivamente un gobierno deja de gobernar en cuanto a tomar las grandes medidas y las grandes decisiones, y más bien entra ya a administrar el país, que es cuando comienza la campaña electoral. Y luego está el intervalo de transición gubernativa que va desde la elección hasta el cambio de gobierno y de presidente de la República.

El tiempo útil de gobierno bajo la Constitución de 1967 hay que considerar que va desde la asunción del presidente de la República el 1º de marzo hasta el comienzo de la campaña electoral, que como comienzo en cuanto a centrar todas las energías de las dirigencias políticas en captar la opinión pública en su plenitud y por lo tanto considerar que se terminó el tiempo útil de gobierno, hay que considerar que es de aproximadamente unos tres meses antes de las elecciones generales. Por lo cual, a grosso modo -esto puede ser más largo o más corto en un período que en otro- podemos considerar que bajo la Constitución de 1967 nos movíamos en cuatro años y medio de tiempo útil de gobierno y de medio año de tiempo no útil, en el cual se paralizaba la toma de las grandes decisiones, decisiones normales, obviamente. Hay gobierno para una emergencia, pero para las decisiones normales, políticas, que afectan especialmente las condiciones económicas, son seis meses. Cuatro años y medio de tiempo útil, seis meses de tiempo no útil, de tiempo electoral y de transición.

Esto fue bajo la Constitución del 67. ¿Qué ocurre con la reforma constitucional, con el nuevo régimen constitucional? Que el nuevo régimen constitucional estableció dos tipos de modificaciones. Por un lado creó un muy largo ciclo electoral de 54 semanas entre la primera y la última elección, es decir, entre las elecciones internas de partidos políticos que en el próximo ciclo van a comenzar el 25 de abril de 1999, hasta las elecciones municipales, que son el 14 de mayo del año 2000.

Pero como estamos hablando de que el tiempo útil de gobierno en principio se termina cuando comienza la campaña electoral, tenemos que empezar a hablar de fijar este límite en el comienzo de la campaña electoral hacia las elecciones internas, con lo cual se nos va mucho más que estas 54 semanas, podemos hablar de un año y cuarto.

Y la segunda modificación es que el gobierno nacional, el presidente de la República, asume el 1º de marzo del 2000, como siempre, pero se instala en el mismo momento en que comienza la campaña electoral para las elecciones municipales, que son el 14 de mayo. Es decir, el presidente de la República asume a ocho semanas de las elecciones de carácter municipal, en medio del ciclo electoral.

Entonces, con estas cuatro elecciones, desde el 25 de abril del 99 al 14 de mayo del 2000, tenemos un cambio formidable en la duración e intensidad del ciclo electoral.

Veníamos refiriéndonos al tiempo útil de gobierno como aquel tiempo en que se instala un gobierno y puede tomar decisiones y que culmina en el momento en que comienza la campaña electoral, que en este caso es un ciclo electoral, y hablamos de un ciclo electoral de un año y cuarto, más la transición correspondiente.

Pero acá viene un tema que es sumamente importante. Todos los gobiernos que se han iniciado desde Gestido a la fecha -cuando el país ya entra en situaciones económicas complicadas, por lo menos no es la situación de los años 40-, se inician tomando medidas que uno podría decir por lo menos que no son simpáticas: la ley de emergencia con Gestido, el fin de la congelación y la devaluación y modificación del tipo de cambio abrupto con Bordaberry, el ajuste fiscal con Lacalle o este segundo ajuste fiscal que tuvo un nombre muy largo y que hablaba del restablecimiento de la competitividad con el segundo gobierno de Sanguinetti... El primero fue distinto porque ahí el tema primordial tenía que ver con la transición política.

Todos los gobiernos que suceden normalmente a un gobierno constitucional anterior, lo primero que hacen en sus primeros 60 días es ocuparse de medidas económicas que en general hay que considerar que no han sido simpáticas. Es posible que algunas hayan inicialmente tenido un mayor apoyo popular que otras, o que hayan sido recibidas con más resignación o consideradas más necesarias que otras, y que otras hayan inmediatamente despertado más dudas o más rechazo.

Ahora imaginémonos un escenario hacia el 1º de marzo del 2000 o del 2005, con un gobierno necesitado de adoptar medidas poco simpáticas cuando está en el momento en que se inicia una campaña electoral. Esto no sólo ocurre en Uruguay, esto está ocurriendo cuando se instala un gobierno en Italia, en España, en Francia, en Argentina, en Brasil, en Ecuador, es así en todo el mundo. Se acaba de instalar un gobierno en Francia y lo primero que ha hecho ha sido empezar a tomar una serie de medidas que ya generan una serie de desilusiones entre sus propios seguidores, porque algunas de las medidas, si bien rectifican al gobierno anterior, no llegan a todo lo que la gente esperaba en el momento de votar.

Y acá se inician los gobiernos en medio de una campaña electoral. Entonces, es de pensar que los gobiernos ni siquiera van a anunciar medidas impopulares antes de las elecciones municipales. Ese período de administración del gobierno se va a extender estos dos meses y En conclusión, como producto de la reforma constitucional tenemos:
Uno. El tiempo útil de gobierno se reduce a prácticamente tres años y medio por quinquenio.
Dos. El nuevo gobierno se instala el 1° de marzo del 2000, pero administra el país durante dos meses y medio, para recién comenzar a gobernar el 15 de mayo, cuando terminan los últimos ecos del largo ciclo electoral.

Parafraseando a un ex-ministro de Economía, con la nueva constitución se hace difícil que los tiempos económicos calcen con los tiempos políticos.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio Análisis Político
Julio 17 - 1997