Entrevista al politólogo Oscar A. Bottinelli
publicada en dario El Pais

 

El politólogo sostuvo que la definición del electorado para los comicios que se celebrarán a fin de año se hará en base a "los errores que cometa el Frente Amplio y los atractivos" que genere el nacionalista Jorge Larrañaga

Pasada la primera instancia electoral, el director de Factum, Oscar Bottinelli, dijo que el 8% de la ciudadanía decidirá si Tabaré Vázquez gana en primera vuelta o pasa a balotaje junto con Jorge Larrañaga. Además expresó que a la vista de los resultados de las internas, el Frente Amplio "construyó una autoderrota" y "fracasó" porque "no cumplió" con "la meta que se trazó", cosa que volvería a ocurrir en caso de haber balotaje.

En entrevista con El País Bottinelli agregó que la definición del electorado se hará en base a "los errores que cometa el Frente Amplio y los atractivos que genere Larrañaga".

—¿Cómo quedó el panorama electoral luego de las internas?

—Las internas en algo golpearon al Frente Amplio. Porque aunque es verdad que son más los frentistas que se quedaron en la casa que los blancos, lo cierto es que al Frente Amplio no le fue bien en esta elección. En abril del ‘99 no nos importó mucho la relación entre los partidos sino la interna de cada uno. ¿Por qué entonces ahora es noticia cómo salieron los partidos? Porque la dirigencia del Encuentro Progresista-Frente Amplio dijo: ‘Vamos a transformar esta elección en un plebiscito sobre nuestra fuerza, vamos a demostrar lo que somos’. El que se puso ese objetivo fue el propio partido, nadie le exigió nada. Entonces, cuando en lugar del 50% sale con el 42%, el Frente Amplio construyó una autoderrota o un autogolpe en algo que no tenía por qué haber sido así. Cuando uno públicamente se traza una meta y no la cumple es uno el que fracasa y no tiene explicación porque ésta podría darse si otro le pone el objetivo. Solamente con mucha soberbia se podía cumplir esa meta, yo creo que acá hubo un exceso de omnipotencia de la dirigencia del Frente al haber hecho esta apuesta que fracasó. Incluso, que haya balotaje para el Frente es una derrota porque desde el desplome del país la expectativa es que gane en la primera vuelta.

—El propio Vázquez dijo que había un 60% de montevideanos que no había votado y que contaba con ellos para octubre.

—Yo hago una comparación con el referéndum de Ancap. Al Frente le dio una autopista como para ganar en primera vuelta en octubre arrolladoramente y a poco caminar se diluyó ese éxito y siguió en lo que venía de antes. Así como se diluyó el plus del éxito de Ancap, probablemente se diluya el golpe de no haber alcanzado la meta ahora. Ni le sirvió aquello ni esto. Yo creo que el tema es que ahora hay un escenario distinto. Ahora hay que definir y razonar entre Vázquez, Larrañaga y Stirling; vamos a ver cómo decanta todo este paquete.

—¿A qué se refiere?

—Larrañaga aparece como una figura joven frente a un Vázquez que es de la misma generación que Stirling, Lacalle y Sanguinetti. Además no está contaminado por el poder, porque dentro del Partido Nacional fue el que menos entusiasmo tuvo con la coalición de gobierno y eso le puede hacer mella al Frente Amplio. Por otro lado él arma una fórmula con un ministro que estuvo todo el período de crisis ejerciendo el gobierno en el área económica y que defiende continuar el gobierno y lamenta irse. ¿Pesará una fórmula mitad opositora, mitad gubernista?

—El nombramiento de Sergio Abreu como vicepresidente, ¿fue estratégico?

—Es una decisión estratégica complicada y extremadamente riesgosa. Pero Larrañaga es un hombre acostumbrado a hacer jugadas riesgosas que hasta el momento le han salido bien. Para mí las señales son claras: Larrañaga no quiere aparecer mezclado con la vieja política, en particular con Lacalle y el Herrerismo. Por otro lado, da una imagen de continuidad en tanto que el Partido Nacional presenta al mismo candidato a vice en dos elecciones consecutivas. Esto hay que ver cómo lo lee la gente y qué hace.

—¿Qué elementos juegan a favor de cada candidato y pueden verse como definitorios para octubre?

—El Partido Nacional tiene a Larrañaga, un senador que fue intendente y que es un gran líder político con Abreu que tiene unas excelentes relaciones con el mundo empresarial, maneja muy bien el Mercosur, es un hombre de peso en el pensamiento de lo que es una economía en la ejecución de gobierno y no en la teoría, que es un hombre de Estado y desde ese ángulo robustece a la fórmula presidencial.

Por otra parte está la fórmula Vázquez - Nin Novoa, que aparece por tercera vez consecutiva con el mismo planteo, en la que Nin no aporta nada diferente de lo que es Vázquez.

Pero como aspecto positivo, más allá de la adhesión de votos con la que ya cuenta, la Lista 90 es la mejor relacionada con el actual gobierno de España, no hay que olvidarse que Reinaldo Gargano fue funcionario del PSOE.

—¿Habrá balotaje?

—Según los datos hoy es tan probable que haya como que no. Hasta no tener las encuestas que digan cómo influyeron las elecciones creo que no hay forma de ver qué va a ocurrir. Larrañaga no es el mismo del sábado que el de hoy, y gente que no lo miraba tal vez hoy se esté preguntando si lo vota o no. Todavía el escenario sigue siendo más que nada favorable para el Frente Amplio. Creo que esto se va a resolver por los errores que cometa el Frente Amplio y los atractivos que genere Larrañaga en una franja del 8% o un poco menos de la población, que es la que va a decidir si gana Vázquez o hay balotaje. De ese 8%, el 4% está mirando y la otra mitad se está deslizando porque vota a Vázquez, pero le gusta Larrañaga. El resto ya está definido y los corrimientos del Partido Colorado al Partido Nacional no van a afectar demasiado el final.

Datos que guiaron a los líderes

"Si no hubiésemos hecho la encuesta a boca de urna y las proyecciones electorales la gente se hubiera enterado del resultado a las dos de la tarde del lunes. Yo estoy muy agradecido a los principales líderes del país porque hicieron un gesto de confianza al basarse en los datos que di por televisión", dijo Bottinelli. Los resultados que presentó en la transmisión de Canal 4 fueron producto de la encuesta a boca de urna y la proyección del escrutinio. La primera se hizo en 200 circuitos de todo el país, preguntando a las personas qué candidato o partido habían votado. Luego, en esos circuitos, se registraron los votos a medida que se abrían los sobres. Seis circuitos no permitieron que el personal de Factum estuviera presente en esto. Al respecto agregó que "si se nos hubiese prohibido la entrada a todos los circuitos la sociedad uruguaya tenía un apagón informativo".

 

Nota publicada en diario El Pais
junio 30 - 2004