Modernización del Proceso Electoral: Voto Electrónico 
Juan Rial
 

Introducción
1. Este trabajo refiere a los procesos electorales realizados mediante el auxilio de máquinas electronicas. Los procesos electorales son actos que permiten trasformar la voluntad de los ciudadanos en cargos representativos, así como los que llevan a legitimar decisiones de órganos electivos, como ocurre en el caso de referenda de reformas constitucionales, o en los casos en que se consulta al cuerpo ciudadano directamente sobre temas previstos en el ordenamiento constitucional y legal.
El trabajo se desarrolla desde el punto de vista de la introducción de tecnología de información (TI o IT) en la operación de esos actos electorales que, todavía, en la mayor parte de los casos, se hacen manualmente, especialmente el acto de votar, que sigue residiendo en el depósito de una hoja de papelmarcada con la opción del ciudadano en una urna.

2. Esto se debe a que pese a la lentitud en el procesamiento de los resultados de las elecciones y de los costos que implica usar esos métodos, las operaciones manuales siguen siendo un sistema "seguro". Las técnicas son conocidas, así como las medidas de seguridad que deben tomarse. Su repetición ha permitido a la ciudadanía visualizar claramente el proceso. La simplicidad hace que la masa de los ciudadanos pueda confiar en "lo que ve". Sin embargo, desde hace ya dos décadas, una buena parte de las elecciones se realizan apelando a tecnología de la información, al menos parcialmente.

3. La proliferación de las llamadas encuestas a la salida de los locales de votación, llamadas también en la jerga periodística " encuestas a boca de urna", obligó a los organismos electorales a buscar formas de trasmitir resultados preliminares en forma rápida. También ya hace tiempo que para facilitar las operaciones de voto se envían a las mesas de votación los padrones electorales transcriptos en papeles impresos salidos de un computador. La nueva etapa en ese proceso de cambio supone incorporar tecnología a otras áreas del proceso electoral.

Una definición de voto electrónico

4. Una acepción amplia del concepto voto electrónico, implica la referencia a todos los actos electorales factibles de ser llevados a cabo apelando a la tecnología de la información. Estos incluyen el registro de los ciudadanos, la confección de mapas de los distritos electorales, la gerencia, administración y logística electoral, el ejercicio del voto en si mismo, culminando con los escrutinios, la trasmisión de resultados y su certificación oficial. En una acepción restringida refiere exclusivamente al acto de votar. En el documento utilizamos la misma expresión en los dos sentidos y el contexto permite saber cual es la que se utiliza en cada momento.

5. En la acepción restringida del término voto electrónico nos podemos referir al voto digital entendiendo por tal a la posibilidad de votar utilizando Internet, o al voto electrónico, realizado por medio de máquinas y programas que no estan conectados a la Red de Redes.

6. En el estado actual del desarrollo tecnologico el voto utilizando Internet no puede aceptarse, dado que no asegura la expresión efectiva del votante (puede ser suplantado en la emisión del voto), tampoco asegura privacidad (secreto) del voto y es cuestionable la seguridad del sistema. Ni la adjudicación de un número de identificación personal ( PIN -Personal Identification Number), ni la criptografía, ni la firma digital logran dar seguridades al voto por internet . Pero, el punto sustancial, aún superados estos problemaas está en asegurar que quien vota sea efectivamente el ciudadano y no otra persona.

Por ello se desaconseja su uso. El cinismo de buena parte de la ciudadanía acerca del valor del voto, que sólo puede contrarrestarse con hacerlo obligatorio, crecería notoriamente si se impusiese una tecnología que no puede asegurar la limpieza de los procesos y de los resultados. En cambio, se recomienda el uso de mecanismos electrónicos, siempre que se cumplan con ciertos requerimientos para lograr que efectivamente se exprese el ciudadano y la privacidad y la seguridad sean adecuadas

7. La aparición de la tecnología electrónica permite hoy en día introducir cambios fuertes en la conducción del proceso electoral. Este proceso se da en tiempos de cambios del papel del Estado, en el cual se reduce su presencia y carece de capacidad financiera para poner al día sus sistemas administrativos. La solución más simple a esos problemas consiste en contratar a empresas que proveean los servicios necesarios para llevar a cabo elecciones. Obviamente, los intereses de las empresas no siempre coinciden con los intereses del Estado y por ello se requiere una acción del mismo como regulador de los procesos de incorporación de tecnología que son generados en el ámbito privado.
8. El cuadro siguiente resume las principales operaciones de un sistema electoral manual y uno electrónico. Puede haber sistemas mixtos que hacen la identificación manual y el voto y el escrutinio electrónico, u otros que sólo apelan al escrutinio electrónico.


Proceso
Identificación Voto Escrutinio
Mesa Ma Control visual del documento y la persona con el padron de votantes La urna debe estar vacía al inicio. Si se usan boletas de marcar las mismas debe estar sin marcas al inicio. Pueden tener una pestaña con número o eventualmente ser firmadas por un integrante de mesa para autenticarlas. Conteo manual
El Inserción de documento en la máquina de identificación. En le futuro puede preveerse el uso de sistemas que contranten biometricamente al elector con un registro digital. La mesa debe habilitar la las pantallas adecuadas a la circunscipción dle vontante Conteo automático y preparación de actas finales por parte del sistema.
Votante Ma El votante presenta su documento y puede pedir confrontarlo con el padrón de votantes El elector ve su voto, dado que marca la boleta o pone una lista impresa (con o sin sobre) en una urna. El elector puede ver copia
Del acta del resultados al
Terminar el proceso.
El El votante debe presentar su documento El votante marca tocando la pantalla y eventualmente pulsando teclas.
Fiscal partido

Obser
Vador Ma Control del fiscal que ve el padron y el votante El fiscal sabe que una persona voto.
El fiscal presencia el conteo
y recibe copia del acta de resultados.
El El fiscal puede ver si la máquina acepta la identificación. El fiscal recibe copia del acta emitida por la máaquina. Si también hay un respaldo en papel puede pedir un recuento de votos para comprobar que sea igual al resgistro por la máquina.

Ma: manual.
El: electrónico.

Sistemas posibles

9. Los sistemas pueden ser totalmente integrados por componentes electrónicos y/o digitales, o parcialmente computarizados, manteniendose el carácter manual del resto de las operaciones. Los sistemas integrados de votación electrónica implican que el proceso de identificación del ciudadano, el acto del voto, el escrutinio y la trasmisión de datos se haga con máquinas electrónicas y medios digitalizados. Hasta el presente ningún país ha llegado a este nivel. En los sistemas que usan parcialmente tecnologías electrónicas hay varias posibilidades y hay varios ejemplos de su aplicación en diversos países. El caso más común es la trasmisión de resultados en base al uso de líneas telefónicas, de fax, eventualmente de telefónos satelitales, procesándose los datos mediante computadores. Todo el resto de la tarea es manual. La gran mayoría de los procesos electorales del mundo cae en esta categoría. Ya quedan muy pocos países que esperan a tener el fin del recuento oficial manual para hacer la comunicación social correspondiente del resultado electoral.

10. El uso de maquinas ad hoc para votar denominadas MaVoGED (máquinas de votar de grabación electrónica directa o por su sigla en inglés DRE, VM) ya se ha impuesto en varias circunscriciones de los estados de EEUU así como en Brasil.

11. Para la trasmision de resultados se utiliza Internet con diversos tipos de conexión, telefonía tradicional, o celular o satelital, además de los sistemas tradicionales de trasporte directo de los datos. El procesamiento de los mismos requiere el uso de programas de conteo ad hoc y que hagan las operaciones correspondientes para la adjudicación de cargos, de acuerdo a las normas legales existentes y de acuerdo a las instrucciones impartidas por el programa correspondiente.

12. A los efectos de identificar el votante se trata de desarrollar nuevos sistemas. La emisión de documentos, con códigos de barras o códigos magnéticos no mejora en mucho los niveles de identificación respecto a la mera constación visual de una persona y su documento que puede tener una fotografía. Para quien no tiene un entrenamiento específico y, normalmente, los miembros de una mesa de votación no pueden adquirirlo para cumplir su función por sólo un día, es muy dificil afirmar que la persona que presenta un documento es la misma que los datos allí estampados indican. Al pasar una banda magnética o un código de barras por un escáner puede aparecer en la pantalla los datos de la personas, o simplemente indicar que la tarjeta pasada corresponde a una persona registrada. Claro que el sistema permite indicar que esa tarjeta presentada sólo puede usarse una vez.

13. Un sistema "seguro" implicaría la comprobación in situ de datos biométricos, por ejemplo, la constatación de las huellas digitales, por su escaneo para confrontarlas con las registradas al momento de ingresar al padrón, o el registro del iris de la persona que se presenta a votar. Pero estos sistemas son todavía muy caros y aún lentos para identificar poblaciones numerosas, porque implica contrastar los datos de cada persona en el registro de la misma en la base de datos y luego contra todo el universo registrado, para evitar que se vote más de una vez.

14. Para procesar escrutinios se puede apelar al uso de escáneres, máquinas que reconocen marcas. Normalmente consisten en círculos, ovalos, rectángulos o cuadrados rellenados con tinta o grafo que indican la opción/es del elector. Hecho el reconocimiento la máquina almacena los datos. En varios de los exámenes de control masivo realizados en universidades o institutos secundarios también se suele utilizar este mecanismo. La máquina "lee" las marcas y al afinalizar el acto electoral totaliza y trasmite los resultados. Como hay un respaldo en papel, dado que se guardan las boletas escaneadas, se puede comprobar si el conteo electrónico corresponde al total registrado en el papel.

15. Todo organismo electoral debe cumplir con requisitos básicos para asegurar la integridad del proceos electoral. La igualdad supone, una persona un voto. La accesibilidad implica que todos los ciudadanos deben tener la posibilidad de votar y también de ser candidatos de acuerdo con las normas constitucionales y legales existentes. Debe asetgurarse que el voto sea secreto. El proceso debe asegurar transparencia. El proceso debe ser abierto a la observación de todos los ciudadanos. El proceso electoral no debe favorecer a ninguna fuerza partidaria o candidato sobre otros, debe aseguar la ser neutralidad. La simplicidad es necesaria de modo que la instrucción del votante sea mínima, para evitar errores. Flexibilidad y movilidad son requeridas, el sistema debe ofrecer alternativas para quienes viajan y para quienes tienen problemas físicos de modo de no negarles el derecho a voto. El proceso debe cumplir con el principio de verificabilidad, el proceso debe ser auditable en cada una de las etapas de su funcionamiento. Rapidez en el recuento y trasmisión de resultados, el sistema debe producir resultados confiables en el menor tiempo posible para no crear incertidumbre en el ámbito político. El sistema a adoptar debe evitar la rápida obsolecencia de modo que asegure durabilidad y un costo razonable, la adopción de sistemas de votación electrónica debe permitir que sean "mejorables" (posibilidad de up grade) de modo que el costo sea razonable.

16. Dado que una elección no es un estudio basado en los principios de las muestras probabilísticas, sino una consulta total a un universo definido precisamente, la totalidad de los ciudadanos habilitados para votar que se presentan a votar, por principio, no puede aceptarse la existencia de márgenes de error. El resultado debe ser exacto, reflejando la voluntad precisa de ese cuerpo ciudadano. El resultado debe reflejar sin errores cual fue la voluntad de los ciudadanos votantes, sin ninguna alteración. Con ello puede asegurar la integridad de las misma. Los sistemas electrónicos, al eliminar opciones dudosas que normalmente se presentan en sistemas manuales (doble voto, voto fuera de los lugares en que debe marcarse, boletas defectuosas o arruinadas, etc.) permite superar este problema. Pero, al mismo tiempo los problemas de seguridad de los sistemas electrónicos pueden ser importantes.

Una elección supone que no puede haber errores.

17. El principal problema de seguridad en los procesos electrónicos de voto se plantea por la posibilidad de acceso al contenido del voto por parte de un operador, programador o "super-usuario" del sistema, que mediante manipulaciones a los programa de computación del sistema antes, durante o luego del acto de votación, trate de conocer la identidad y preferencias de los electores o de cambiar la voluntad de los electores. El principio constitucional del voto secreto y la necesidad de contar con procesos "limpios" hace que debe prevenirse que esto no ocurra, pues si no ocurre así la confiabilidad del sistema desaparece. En los procesos manuales no existe este "superusuario" y éste es el principal argumento contra la utilización de tecnologías modernos en los actos electorales.

18. La implementación de un proceso electoral demuestra, sin embargo, que siempre hay errores, sea en un proceso manual o en uno automatizado. Pero esos errores sólo pueden aceptados si no influyen en el resultado de un proceso electoral. Si el margen de error detectado o auditado es mayor al márgen de diferencia entre ganador y perdedor de una elección sólo queda un recurso: anular el proceso y volver a repetirlo. Dado que esa posibilidad plantea grandes problemas y desasogiedo en el cuerpo de ciudadanos hay que extremar las medidas para evitar los errores.

La Seguridad en procesos de votación electrónica.

19. La principal "sospecha" que reacae sobre un proceso electrónico es su seguridad respecto a uno realizado manualmente. Por consiguiente un sistema de voto electrónico debe atender a toda posibilidad de intervención indebida en el proceso sea desde dentro o desde fuera del sistema.

20. En el acto de votar, que por sus características, no permite realizar correcciones, se aconseja utilizar mecanismos electrónicos de votación en una red cerrada, sin conexiones con Internet. Pero esa red cerrada, de todos modos debe cumplir con requisitos importantes de seguridad.

21. Los puntos que indicamos a continuación constituyen una descripción de los requisitos de seguridad que debe tener un sistema de votación.

• Integridad del sistema. Tanto los equipos, el hardware, como los programas, el software deben ser diseñados a prueba de fraudes. Idealmente no podría haber cambios una vez que se lanza el proceso electoral. Una vez certificado el equipo, el código fuente, los parámetros iniciales, la información referida a la configuración y los programas básicos y rutinas, todo ello debería permanecer estático hasta el fin del proceso. Solamente podrían ingresarse datos y procesarlos de acuerdo a lo establecido previamente.

• El código fuente debe ser propiedad de la autoridad electoral responsable, y no de una firma proveedora de los materiales. El hardware y el software del sistema, inluyendo el código fuente, deben estar disponibles para inspección en todo momento, incluyendo toda la documentación de respaldo del mismo (manuales tecnicos y de operación). No puede haber reclamos de secreto de parte de proveedores privados. Sin embargo, se sabe que la "oscuridad" es reclamada como necesidad para asegurar los sistemas. El acceso libre al código fuente, simplemente para verlo, para verificar su contenido y adecuación, sin ninguna posibilidad de modificarlo, supone que sólo quienes tienen autorizaciones adecuadas (funcionarios electorales, delegados partidarios o de organizaciones de monitereo) puedan hacerlo. Quienes hacen la tarea deben pasar por controles de seguridad que aseguren su integridad personal.

• Sin embargo, hay que tener en cuenta los diversos niveles en que opera el sistema, de modo que quienes esten autorizados parra hacerlo, puedan acceder a todos los niveles de la programación y no solo a los programas que corren "superficialmente" (en los layers superiores).

• Quienes pueden acceder al sistema, sea para operar o para auditar, constituyen el eslabon débil de la cadena de seguridad de un sistema. Al ser sus custodios se plantea la vieja máxima "Qui custodies ipsos custodios", o sea quien controla a los que controlan.

• El uso de la redundancia, de programas que reiteran por otro camino el mismo proceso, parece en principio una buena idea para descubrir falencias, pero también las puede incrementar. Un virus puede introducirse al mismo tiempo en más de un programa de comprobación. Se recomienda el uso de algoritmos especiales que sean tolerantes a "n" número de componentes con problemas, aunque se sabe que pueden llegar a fracasar al llegar a un "n+1"

• Los manuales y toda la documentación relativa al sistema debe estar redactada claramente. No pueden ser inconsistentes ni contener frases ambiguas que planteen dudas, ni deben adolecer de falta de información sobre cada aspecto del proceso. El estandar de la industria informática respecto a la redacción de manuales, que precisamente opta por la oscuridad para competir en el mercado, no puede ser aceptado. La documentación debe ser especialmente muy precisa en todo lo referido al tema seguridad, alertando de los problemas que eventualmente pueden presentarse.

• El diseño, implementación y manteniento del sistema debe tender a llevar a cero las posibilidades de que haya "bugs" (mal funcionamiento) en el sistema, asi como la introducción de "virus" durante su operación. De ahí la necesidad indicada de no proceder a cambios luego de la auditoría que certifica que es adecuado para conducir la elección.

• Los sistemas fuertemente centralizados pueden conducir al problema de la tentación de manipulación del mismo por parte de "superusuario/s" y facilitar intentos de subvertir el sistema a partir de una operación también central y comprometer todo el proceso. Los sistemas que suponen un manejo fraccionado, desconcentrado de las operaciones requieren mayor control en el diseño para evitar problemas de compatibilidad entre cada uno y una mayor cantidad de tiempo y personal para verificar la operación del sistema. Por lo general, se trata de tener sistemas que funcionen coordinadamente pero desconcentrados.

• Se recomienda tener uno de registro y verificación de identidad del votante, otro sistema para votar (pudiendo estar integrado al de escrutinio o no), y uno de trasmisión de resultados.

• Si se utilizan maquinas de votar del tipo DRE (direct recording electronic) las mismas deberían permitir dejar evidencia física del voto para poder recontar un proceso electoral y responder a eventuales reclamos y desconfianzas. La mayoría de las máquinas DRE existentes en el mercado no dejan esa evidencia. Algunas empresas ya ofrecen la posibilidad de producir tarjetas magnéticas que dejan constancia del voto permitiendo una auditoría posterior del voto efectuado. Es cierto que al introducir un voto impreso se encarece notoriamente el sistema y se deja de lado el ahorro que se producía al desaparecer el papel. Sin embargo, las desconfianzas que puede generar el sistema inicialmente deberían ser superadas apelando a esta redundancia. Por ello sería recomendable que por un tiempo se utilice subsidiariamente esas tarjetas ("el papel").

• Hay máquinas que pueden producir una cinta de papel con los resultados en lugar de los chips o tarjetes de memoria. Los carretes de papel impreso son relativamente "faciles" de suplantar, por lo que usar máquinas de ese tipo también implica fuerte vulnerabilidad. Su uso se desaconseja. Los datos ingresados al sistemas deben ser verificados adecuadamente de modo que sólo ingrese información correcta y provenir de fuentes que también deben ser a prueba de fraude.

• Debe asegurarse el voto secreto, de modo que no se pueda acceder a conocer la voluntad del elector tanto internamente como externamente al sistema. No puede haber asociación entre los sistemas de identificación del votante y el proceso de votar que permitan saber que fue lo que votó el ciudadano votante. Debe haber sistema coordinados, paralelos, pero no integrados de identificación del elector y de voto. Hay quienes abogan por sistemas integrados que permitan el enmascaramiento de la identidad del elector y que no pueda revertirse los datos del voto para asociarlos con los del elector. Pero, para lograrlo, hay que hacer desaparecer las posibilidades de auditar el sistema posteriormente.

• Los operadores internos del sistema deben asegurar que no se pueda ingresar al mismo "por la puerta de atrás", mediante simples códigos alfanuméricos (passwords) que permitan acceder al mismo por personal de mantenimiento del sistema, dando oportunidad para proceder a operaciones de fraude. La autentificacion para el ingreso del operador deben ser del mismo tipo de la usada por organismos de seguridad e inteligencia. El personal que manipula los equipos debe estar sujeto al uso mecanismos de identificación precisos de caracter biométrico y posiblemente utilizar más de un sistema (asociación de identificación del iris o huellas digitales por un lado pra poder trabajar en los equipos y sus programas y de pases específicos con códigos alfanuméricos, para el ingreso a lugares restringidos). Todo ingreso al sistema de quienes operen en el sistema debe ser registrado sin posibilidades de borrar el asentamiento sin afectar el funcionamiento del mismo, a los efectos de asumir cualquier responsabilidad posterior. Se debe mantener un inventario en tiempo real de la situación de los sistema de administracion y de distribucion de los equipos perifericos así como de los materiales fallados y su eventual suplantación. Esto último no requiere tecnología especializada sino sistemas de gerencia adecuados. La seguridad incluye también la del local donde se instalan equipos, tanto para el ingreso de personas, como para las instalaciones del mismo.

• Se sabe que, finalmente, todo sistema vulnerable y que existe siempre la posibilidad de subvertirlo por la vía de introducir "virus caballos de Troya" que no necesitan modificar el código fuente. También se sabe que pueden instalarse "bugs" burlando números criptográficos de comprobación. Los sistema basados en computadores personales son vulnerables a la aparición de sistema paralelos falsos, o sea por suplantadores y que la presencia de controladores "superusuarios" puede llevar a la venalidad. Pero, todo ello requiere oportunidades y cierta laxitud de parte de los administradores. Se trata de realizar auditorías constantes y chequeos al sistema. Los funcionarios electorales mexicanos que debían luchar contra la imagen que hacía equivaler una elección a fraude, a fines de los años 90 expresaban esta actitud que permitiuó un cambio sustancial en esa imagen con la expresión: "hay que disponer de candados, contracandados y candados para los contracandados". Esa noción llevó a encarecer notoriamente el sistema dados los altos grados de redundancia de los controles e introducir otros problemas, pero fue eficaz.
• Además de los test iniciales y la certificación correspondiente, el sistema debe ser auditado una vez completado el proceso produciendo una evaluación de su operación.

• El sistema debe permitir imprimir en papel las operaciones realizadas de modo de comprobar resultados, en diversas fases de la operación.

• Dado que las actuales leyes electorales suelen ser muy minuciosas respecto a los procesos manuales y en muchos casos requieren, para su aprobación mayorías especiales, del mismo modo todas las operaciones de los sistemas electronicas de votación deben estar previstas en una legislación precisa y no dejada exclusivamente en manos de regulaciones emitidas por autoridades electorales o por personal operativo de esos organismos. En muchos casos ni siquiera son estas autoridades las que proponen las normas aplicables, sino funcionarios de firmas a las que se encarga de las operaciones mediante soluciones "end to end" (todo el proceso) mediante contratos "llave en mano". Debe preveerse lo esencial de modo que no quede al arbitrio de quienes manejen el nivel técnico operativo, sean funcionarios estales o de empresas privadas la toma de decisiones sustanciales sobre el proceso.

El aspecto más relevante de la seguridad es el personal que desarrolla supervisa y administra el voto electrónico. El mismo debe contar con niveles de confianza certificados y debe ser adecuadamente remunerado. Votar requiere criterios de alta seguridad, que normalmente no son los aplicados en sistemas comerciales de operación. Demanda madurez y disciplina en el personal que maneja el sistema, El costo de operar sistemas de alta seguridad es casi el cuadruple de los convencional y aun así pueden aparecer problemas.

La introducción de procesos automatizados

22. En los EEUU la introducción de máquinas mecánicas de votación en el estado de New York se produjo a fines del siglo XIX en el county de Lockport en New York, basada en el uso de piezas mecánicas. En la práctica en ese estado de la Unión América las actuales máquinas de votación apenas si varian de esas máquinas originales. Un intento de imponer máquinas DRE en la ciudad de Nueva York, en 1993, no prosperó dado que al efectuar pruebas por parte de auditores independientes las máquinas no cumplieron con los criterios de seguridad requeridos. Pero tambien en EEUU se fueron dando otros procesos de automación, dado que cada elección se realiza de acuerdo a los criterios de cada county, sin que haya un standar nacional.

En los 3155 counties de los EEUU se utiliza una variedad de sistemas de votación. Aún dentro de los sistemas manuales las instrucción para marcar las allí llamadas "ballots" (boletas o cédulas de votación) las instrucciones varían notoriamente. Este sistema todavía predomina en áreas rurales de los EEUU cubriendo en el año 2000 a 1,3% del censo electoral y el 12,5% de los counties el país. El sistema de máquinas de palanca (lever machines) que se comenzó a usar en New York y desde los años treinta en funcionamiento en casi todas las grandes metrópolis fue el primer intento de automatización. En el año 2000 todavía cubrió a 17,8% del electorado que vivían en 14,7% de los counties. En los años 60 aparecieron las punch card machines (maquinas de perforar) implican el uso de un papel y un perforador que se aplica sobre rectángulos desprendiendolos (los denominads "chads"). El sistema está inspirado en las tarjetas "Hollerit" de la firma IBM. La tarjeta perforada se pone en una urna que luego se cuenta mecánicamente. En el año 2000 cubrió a 34,4% del electorado que residía en el 19,2% de los counties. También se usan boletas factibles de ser escaneadas opticamente, conocidas como "marksense ballots" o "bubble ballots". En el 2000 cubrieron 40,2% de los counties en el que vivía el 27,5% del electorado. En algunos counties se registro un elevado nivel de fallas en esas máquinas lectoras. La más reciente de las tecnologías en uso son las máquinas DRE pero en el año 2000 sólo fue empleada en 8,9% de los counties cubriendo sólo un 10,7% de electorado. Un 4.4% de los counties, con 8,1% de los electores recurren a sistemas mixtos dentro de la circunscripción.
El escándalo de la elección en el estado de Florida con las máquinas de perforar llevó a que en la elección intermedia del 2002 se incrementase notoriamente el uso de máquinas de votación electrónica que paso a cubrir el 25% de los counties donde hubo elecciones. La prisa por cambiar el sistema llevó a problemas notorios en el manejo del sofware de las máquinas, así como a denuncias de intentos de vender máquinas de tecnología superada .

23. En Europa se han registrado algunos intentos, como la introducción de maquinas de lectura optica de papeletas de votación, que se dio a partir de de 1993 en la ciudad de Oslo en Noruega.
La Comunidad Autónoma del país Vasco en España tiene desde 1998 una legislación electoral que permitiría instrumetnar el voto electrónico.. algunos experimentos se hicieron en algunas elecciones a fines del siglo XIX, duplicando la elección normal hecha en forma tradicional.
En Francia en Molineaux de Ysis se ha ensayado a nivel municipal el uso de mecanismos electrónicos con el respaldo de la Unión Europea para implantarlo a nivel municipal en toda la entidad.
En Holanda se esta en el proceso de reformar la legislación para poder implementar un sistema de votación mediante el uso de tarjetas magneticas, que ya se ha puesto en marcha en Bélgica.
En Bélgica desde hace ya buen tiempo (1985) la empreza Dzine ha experimentado con máquinas de votar. Primero se identifica al elector por medios tradicionales y finalizado el proceso se le da una tarjeta magnetizada. Deslizando esa tarjeta en la máquina y utilizando un puntero de luz (puntero de laser ya comunes para acompañar un presentación del tipo "power point" [slides sucesives con graficos o frases] realizada con computadores sobre una pantalla) para marcar la opción de voto. Hecho esto la tarjeta magnetica se deposita en una urna tradicional como respaldo del proceso electoral efectuado. En las últimas elecciones municipales celebradas el pasado 8 de octubre de 2000 este sistema fue utilizado por el 44% de los electores.
Tambien en Bélgica a partir del año 2000 las tarjetas de identidad incluyen a partir del año 2001 una firma digital incorporada, además de foto. En el chip incluido hay dos certificados digitales, uno para la autentitcación del documento y otro para la firma. La introducción de este documento en máquinas de votación permitiría dar un paso importante hacia la la total automatización dle proceso electoral. El esquema puede ampliarse a otros miembros de la Unión Europea.
En mayo del 2002 tambien se introdujo experimentalmente en Irlanda.en tres circunscripciones electorales.

Rusia expera experimentar el sistema en las elecciones previstas para el año 2004.

En 1999 en la municipalidad japonesa de Kawaguchi se experimento con un sistema de tarjetas magnéticas impresas a partir de la selección hecha por el ciudadano en una pantalla (touch screen), pero sólo cubrio cerca de 55 000 electores. En junio del 2002, luego de aprobarse una norma en febrero de ese año que dio caracter legal a la votación electrónica, más de 15 000 ciudadanos utilizaron nuevamente pantallas para expresar su selección en 43 mesas de votación (polling stations) en Niimi, cerca de 500 kilometros al sudoeste de Tokyo, nuevamente con carácter experimental .

24. En la India también se utilizan máquinas electrónicas de votar, aunque en forma restringida en ciertos estados. Al igual que las máquinas brasileñas, desarrolladas posteriormente, se componen de dos unidades. Una unidad de control que maneja el encargado de la mesa de votación (the Presiding Officer or a Polling Officer in the polling station) y la unidad de votación (Balloting Unit). Las EVM (Electronic Voting Machines) fueron fabricas hacia 1989-90 e introducidas experimentalmente ára la elección de 16 Asambleas estaduales (Assembly Constituencies) en los States of Madhya Pradesh (5), Rajasthan (5) and NCT of Delhi (6) en las elecciones gnerales de las respectivas Asambleas Legislativas en novimebre de 1998.
Cada máquina puede llevar adelante el voto de 3840 ciudadanos y en la India cada mesa de votación (polling station) mo tiene más de 1500 ciudadanos inscriptos. Las MEV pueden conducir hasta 64 candidatos, pues se pueden adosar hasta cuatro unidades de votación cada una con 16 botones de selección.

25. En varios países de América Latina se conducen elecciones con plenas garantías desde hace casi seis décadas. En la región se crearon organismos electorales ad hoc, como entidades autónomas de los gobiernos, para conducir elecciones o se encargó la organización logística al Ministerio del Interior y la supervisión de las mismas al poder Judicial, como es el caso de la Argentina.

26. En otros países de América Latina la pérdida de credibilidad de los organismos electorales ante la persistencia de fraudes llevó a buscar la creación de nuevas organizaciones electorales o a modernizar las pre- existentes. El caso más notorio ha sido México con la creación del IFE, Instituto Federal Electoral y el Tribunal Federal Electoral. El organismo encaró un nuevo registro y una distritación más ajustada de modo que el elector no tuviese que desplazarse mucho para votar (en centos urbanos se establece no más de 200 metros), así como en instalar sistemas de trasmisión de resultados computarizados, como piezas claves de los procesos de modernización.

27. En Venezuela, en los años 90 comenzaron a usarse escáneres para contar rapidamente los votos. El sistema seguía teniendo por base el uso de papel. Una boleta marcada se introduce en un mecanismo que cuenta los votos. En ese país los escáneres de reconocimiento óptico de caracteres (OCR) cubrieron el total de las elecciones realizadas en ese país entre 1999 y el año 2000. Su introducción implicó adaptar el diseño de las boletas electorales de Venezuela, de modo que su ancho fuese compatible con la boca de entrada de las máquinas. Dadas las disposiciones electorales del país eso determinó en algunos casos tener boletas electorales de más de metro de largo por 24 centímetros de ancho. Asimismo implicó una fuerte campaña de educación cívica para enseñar a la población la forma de marcar los ovalos dibujados en las boletas electorales para que el equipo de reconocimiento de caracteres los pudiese leer.

28. Otro es el proceso de modernización encarado por el Tribunal Supremo Eleitoral del Brasil, el primer país en aplicar a la totalidad de sus electorado un sistema de votación electrónico. En ese país se comenzó por eliminar el viejo carné electoral con fotografía y huella digital y pasó la identificación del elector a una base de datos emitiendo un simple cupón llamado "título de eleitor" usado masivamente en 1989. Luego comenzó a experimentar con máquinas de votación en 1996 en elecciones municipales, produciendo una integración fuerte del tecnología de información integrada en el proceso electoral. En 1998 se amplió la experiencia y en octubre del año 2000 se llegó al 100% del electorado en las elecciones municipales, que se cifra en unos 109 millones de ciudadanos y medio de leectores al comenzar el siglo XXI. Se utilizaron unas 354.000 urnas distribuidas en 315.000 secciones electorales por todos el país. Se elegían 5.549 "prefeitos", intendentes o alcaldes y 57.316 "vareadores" (ediles o concejales de municipios). En la elección de octubre del año 2002 para elegir presidente, congresistas federales, asi como autoridades estaduales, se utilizó en un 100% la máquina de votar electrónica, instalándose unas 406 000 urnas electrónicas. La participación fue el del 80% del electorado (95 millones de personas)
29. En Paraguay en la elección general de abril de 2003 se espera utilizar el sistema de votación electrónica en una parte sustancial del electorado. La previsión inicial era para el 53% del mismo. Discusiones ocn los partidos llevaron el número más abajo. Se utilizan máquinas brasileñas prestadas por el estado de Paraná.

Las sistemas y máquinas disponibles.


30. El lector "óptico" es un instrumento que automatiza el conteo. El proceso de votar sigue realizándose manualmente. Se diseña una boleta de votación que contine óvalos (podrían ser también réctángulos, cuadrados o círculos, que deben ser rellenados. Algunos de los aparatos requieren el uso lápices de grafo suave (grafos de tipo F) lo que hace necesario disponer de un buen stock de marcadores, pero los equipos más recientes aceptan cualquier tipo de tinta para rellenar, excepto la roja. Se puede efectuar eventuales recuentos porque los votos originales pueden guardarse y volverse a contar, sea utilizando nuevamente el escáner o manualmente. La principal razón del uso de esos equipos es acelerar el proceso de escrutinio y disponer de resultados en tiempos cortos.

31. En Brasil los equipos utilizados en 1996 fueron proporcionados por Unysis do Brasil y en 1998 y el 2000 de la empresa Procomp. En el 2002 nuevamente Procomp proveyó los equipos. Esta última empresa puso al día las máquinas utilizadas anteriormente y dispuso de nuevas. El software fue desarrollado para el Tribunal Superior Eleitoral, con asesoramiento de funcionarios del mismo, por parte de las empresas Microbase, proveedora del software básico, el sistema Operativo VirtuOS, compatible con MS-Dos y Windows y por la empresa Procomp, que desarrolló el software aplicativo. Las comunicaciones de la red de trasmisión de resultados que liga los disquetes con los resultados con los servidores de los organismos electorales utilizan un programa denominado "biblioteca de criptografía" para proteger los datos, provisto por un organismo gubernamental. Se trata del CEPESC (Centro de Pesquisa e Desenvolvimento para a Segurança das Comunicações), una dependencia de la Presidencia). La adopción del sistema fue impulsada por el Tribunal Supremo Eleitoral del país, contando inicialmente con el apoyo de los Ministerios del .Ejército y la Aeronáutica (hoy dependencias de Ministerio de Defensa) y del INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales).

32. El hardware del sistema lo componen una unidad de control, un pequeño computador que procesa los datos con un sistema de doble encriptación y una unidad de votación. La unidad de control, denominada MT-UE Microterminal da Urna Electronica es un computador que tiene un procesador Cyrix de 100 Mhx y una memoria del tipo flash Card de 15 Mbytes y una impresora térmica interna. Tiene un pequeño visor para ver las operaciones. Manualmente la tarea del miembro de mesa es reducida. Comienza por introducir el número del llamado "titulo del eleitor", o sea el número de registro en le padrón. La unidad de control puede ser acondicionada para recibir una tarjeta con banda magnética o código de barras para la eventual identificación del elector si que este se emite con esa información. El microterminal tiene tres tres "leds": indicadores de luz. Uno señala que la unidad está conectada a una fuente de energía (color rojo), una señal de color amarillo encendida indica que la urna esta siendo utilizada por el elector y una de color verde que esta disponible para su uso.

33. La tecnología actual permitiría, en caso de usar códigos de barras, sólo comprobar un número limitado de datos de votantes, no los de todo el país.

34. El sistema puede alimentarse por la red de energía electrica corriente, pudiendo funcionar la máquina tanto con 110 o 220 Volts automáticamente, como los computadores actuales. Si no hay energía la máquina posee una batería interna. En el modelo 2000/2002 alcanza a doce horas de autonomía. En el modelo 1998 a tres horas, y en los primigenios a una hora y media.

35. El llamado TE-UE (Terminal do eleitor da urna electrônica), es un módulo físico conformado por una pantalla y una botonera con números y tres teclas una para corregir, una para votar.y una para la opción del voto en blanco. La botonera está dispuesta en la misma forma que en un aparato telefónico. Dispone de puntos en Braille, así como un botón en el número cinco para identificar esa tecla para los que no dominan esa forma de lectura. En el año 2000 se agregó la disponibilidad de una unidad de sonido que reproduce los indicado en la pantalla para informar al elector de lo que indica la pantalla antes de confirmar.

36. La unidad de voto tiene una placa, una "flash card" que es una memoria de lectura y escritura que almacena el software básico y aplicado y tiene los datos referidos a los partidos y candidatos para mostrar las pantallas al elector, asi como el archivo de electores de la sección electoral. Otra flash card, removible, tiene los archivos complementarios para hacer operativa la unidad. Se denomina diskkete a una pieza removible para la trasferencia de los datos de la elección.

37. El elector inicia el proceso digitando un número que corresponde al candidato de su preferencia en una elección, Dado que existe el "sistema preferencial" (se puede escoger dentro de una lista partidaria a un candidato determinado) en las elecciones municipales se utilizan hasta cinco números. Los dos primeros identifican a la organización partidaria y los tres restantes al candidato a miembro de los concejos municipales ("vareadores"). Los números se reducen en otros casos al haber menor número de candidatos. Si el elector no quiere hacer uso del voto preferencial solo digita los números del partido. Al hacerlo aparece una pantalla que indica que candidato esta eligiendo (le muestra la foto del mismo, asi como su nombre, partido y lugar de ubicación en la lista preferencial). Si está conforme apreta la tecla votar. Si no es esa su opción puede corregir. Si quiere puede ir directamente a la tecla de voto en blanco. Si utiliza números equivocados e igual selecciona la tecla de votar su voto será nulo. La empresa busca corregir el punto tratando de impedir que pueda ser usada esa opción. Pasado el voto para una categoría se vuelve a digitar para otra. Por ejemplo en una elección municipal, luego de optar por "vareador", aparecen las pantallas correspondientes a prefeito o intendente. Si hay otras elecciones pueden aparecer pantallas para votar a diputados estaduales, luego a gobernador del estado, luego a diputado federal, luego al senado y, finalmente, a presidente, culminando el proceso. En todos los casos se pide al elector que lleve anotados los números de los candidatos que prefiere y en el local de votación se exhiben en carteles las opciones existentes.

38. Cuando el elector terminó de votar, aparece la palabra FIN en la pantalla de la microunidad de voto, se enciende del indicador de libre en la unidad de control y no puede seguir usándose hasta que se habilita nuevamente por parte de quién maneja esa unidad de control. El elector recibe de manos de la mesa de vuelta su titulo de elector con la constancia de haber votado finalizando su actuación en la elección.

39. Al finalizar el proceso electoral, el encargado de mesa debe digitar un password, un código, para indicar que el fin del voto se ha producido en esa máquina de votación y que se debe imprimir la primera vía del llamado "Boletim de Urna". Si la impresión no envía mensaje de error. El presidente apretara la tecla confirma en el teclado de la maquina de votar y se imprimirá las otras cuatro vías del boletín y los datos son grabados en un diskette interno de la unidad de control. De las cinco vías impresas el encargado de mesa deja una en el local electoral para información pública, deja una segunda a los fiscales de los partidos y las otras tres son enviadas junto con los documentos de votación (actas, etc.) a los centros de acopio. Alli los diskettes se ponen en una totalizador que envía los datos a los registros centrales para realizar la comunicación de resultados.

40. EL Boletin de Urna indica el total de votos por partido, por candidato, votos en blanco, votos nulos, identificación de sección, zona electoral y municipio, la hora de inicio y la cierre de voto y el código de seguridad que corresponde a esa urna.

41. Cada sección electoral debe emitir un documento inicial indicando que la máquina no tiene ningún registro antes de comenzar la elección, denominada en la jerga operativa de ese sistema "zerésima".

42. El equipo es compacto y mucho menos pesado que muchas de las DRE que se utilizan en EEUU. Requiere sí un cableado mínimo entre la fuente de energía y la unidad de control, a menos que se use su batería, entre esa unidad de control y la unidad de voto que debe disponerse en forma tal que el elector goce de privacidad respecto a la mesa. Cada máquina atiende a unos quinientos electores.

43. El costo inicial de cada equipo se estimó en U$S 945 cuando fueron provistos por UNISYS. En 1996, PROCOMP lo estimó en U$S 700 en el año 1998 y en U$S 550.oo en el año 2000, precio que cayó a U$S 500 en el año 2002. En total la inversión en "urnas electrónicas", a valor actual, es cercana a cien millones de dólares. Si se agrega el software y la trasmisión de resultados se estaría en una inversión probable de unos 450 a 500 millones de dólares. Con un electorado registrado de unos 105 millones de electores, el costo de sólo el hardware es de un dólar por elector. Si se agregar el costo de los totalizadores, de equipos de control y trasmisión de datos y el del software para su uso se estaría en cerca de 3 dólares por voto. Seguramente se trata de un costo bajo debido a subsidios o costos escondidos que no se facturaron. En forma aproximada esos costos "escondidos", más el costo de funcionamiento normal del sistema electoral, que incluye el registro de votantes y el mantenimiento de la administración, hace subir esas cifra probablemente a unos 5 o 6 dólares por voto.

44. El personal técnico del Tribunal Superior Eleitoral sostiene que el sistema brasileño sigue la norma ISO 15.508 de diciembre de 1999 (así como la norma ISO 9594-8) que establecen criterios de evaluación de seguridad en el ámbito de la tecnología de la informción. Sin embargo, uno de sus críticos, el Ing. Brunazo dice que la norma ISO 15.508 nunca se aplicó en una evaluación del sistema de urna elecrónica que se usa en Brasil. Hay un punto a discutir al respecto, que no hemos visto en el debate brasileño, y es que un sistema que puede ser considerado seguro, en un instancia de alto riesgo como es una elección, donde no hay posibilidad de corregir errores, donde el tiempo constriñe a una sóla oportunidad y donde no puede haber errores, requerire de una norma específica, la que aún no existe.

45. Una evaluación de parte de los partidos supone que haya interés de los mismos para hacerla. Implica acreditar técnicos para hacer las fiscalizaciones necesarias. Las normas legales brasileñas lo preveen, pero prácticamente no se ha llevado a la práctica. Como la carga del programa básico se hace por parte del proveedor de la urna, los controles deben hacerse al momento de ser entregadas para poder cargar los software de aplicación, o sea el que contiene los datos con las listas de partidos y candidatos para cada circunscripción, una auditoría completa, no estadística, para llegar a errores cero, que permita asgurar a todo contendiente que todo esta en orden requiere un número de técnicos y horas de trabajo importantes, que no están al alcance de ningún partido político en tiempos en que la militancia en los mismos se reduce a aquellos que pugnan por un cargo. Habría que recurrir a técnicos contratados, lo que tampoco es factible dados los costos de esa actividad.

46. La alternativa es una auditoría en base a principios probabilísticos. A su vez es lógico tener en cuenta que ninguna empresa proveedora de productos para un sistema electoral electrónico quiere tener problemas, sino será elminada del mercado. Esa auditoría independiente debería ser realizada por una comisión técnica. La misma debe contar con miembros de los partidos políticos y eventualmente de organizacines de la sociedad civil que trabajen en el tema de la participación ciuddana. Puede contratarse ad hoc una empresa para hacer la tarea, pero la misma no puede tener ninguna relación con las empresas proveedoras de los servicios, ni directa ni indirectamente y debe realizar su tarea en presencia de técnicos partidarios y de la sociedad civil, si hubiere interesados.

47. Las máquinas deben ser auditadas antes del proceso electoral para determinar que están en cero, deben ser cargadas con el sofware de aplicación en las hora indicada para hacerlo y deben seguirse todos los procedimietnos indicados. Es obvio que en el caso del Brasil con casi medio millón de máquinas hayan existido errores en estos procesos o no se sigan los pasos previstos. Al igual que en los sistemas manuales no es fácil contar con la gente entrenada adecuadamente para hacer todas las tareas. A pesar de todas las críticas la introducción de las máquinas ha resultado un avance importante para el proceso electoral brasileño.

Conclusión. Requerimientos para un sistema de votacion electrónica.

48. Un sistema de votación es más que una tecnología. Es sustancialmente el resultado de un consenso en la sociedad que se ha expresado en leyes y otras normas legales adecuadas a la situación de la sociedad política donde se aplican, mediante los cuales se dirimen contiendan políticas. Ese consenso básico tiene por actores a organizaciones y a instituciones, prácticas regladas formal o informalmente, que son parte de la cultura política del país. Las disposiciones legales son el resultado de sos consensos y los actos electorales están regulados por leyes y principios constitucionales. La implementación de las elecciones suspone recurrir a tecnologías aceptadas legalmente. Por eso, se debe partir por la naturaleza histórica, cultural y política de los procesos electorales, para tener en cuenta la tecnología que puede usarse. Una misma tecnología en dos sociedades diferentes o en la misma sociedad en tiempos distintos produce resultados diferentes. Un cambio en la tecnología que busca implementar soluciones modernas no siempre es una garantía de mejora del sistema.

49. Por ello se necesita evaluar primero el impacto en las cultura política de la introducción de nuevas tecnologías y si ello responde a una necesidad de la sociedad.

50. Ya hemos descartado el uso de Internet en los procesos de votación en el día de la elección, salvo en la trasmisión de resultados o en otras activiades administrativas. Si bien se puede utilizar Internet para la trasmisión de resultados la misma debe hacerse en paralelo con otros sistemas para evitar ese tipo de ataques.

51. En cambio, puede encarse la introducción de sistemas electrónicos de votación. La misma debe ser acompañada de un esfuerzo educativo en gran escala. Es sabido que los sectores populares tienen dificultades para operar en cajeros automáticos o mecanismos similares y que lo mismo ocurriría con sistemas de votación. El desarrollo de habilidades en tanto usuario de la tecnología debe difundirse de un modo tal que en si misma no distraiga al votante del fin, que es elegir y no aprender a enfrentar una máquina.

52. El foso que divide a los sectores que dominan la tecnología electrónica digital en tanto usuarios de aquellos que no lo hacen, que en gran medida corresponden a una división dentro de los niveles educactivos y sociales de la ciudadanía debe ser tomada en cuenta al adoptar sistemas electrónicos de voto.

53. El punto más sensible para la adoptación de un sistema electrónico es la seguridad, que implica la confiabilidad del sistema. Existen notorios incentivos para quienes trabajan dentro del sistema para apelar al fraude luego de recibir sobornos ["coimas"] y deben distinguirse los intentos de fraude de los "accidentes" que suelen producirse en los procesos de computación. Las normas de seguridad para el voto electrónico que se describieron previamente deben tenerse en cuenta para certificar la adopción de un sistema.

54. Los sistemas estan compuestos por hardware y software. El hardware debe ser sencillo, robusto, dado que debe operar en muy diferentes ambientesen muchos casos por parte de personas con poco entrenamiento en tecnología de la informaicón. Facil de almacenar y debe ser capaz de ser reciclado de modo que pueda mejorarse.

55. El software debe ser propiedad del organismo electoral y no de la empresa que lo provee. No se trata de adquirir licencias, sino de acquirir el codigo fuente. Esto supone una inversion importante del organismo electoral para crear una unidad ad hoc en este campo. Una alternativa es un convenio con un/os organismo/s internacional/es multilateral que pueda garantizar el software y eventualmente el hardaware.

Más adelante y especialmente para países más pequeños, puede explorarse también la posibilidad de compartir el uso de equipos y sofware por más de un país, para abatir costos. Las asociaciones de organismos electorales pueden manejar junto a un organismos internacional multilateral un depósito de máquinas y programas y un equipo técnico mínimo que puede ponerse a disposición de cada país por medio de mecanismos de lease. La propiedad de los equipos y software pasa a ser colectiva de los países que participan en ese partenariado. Este tipo de arreglo requiere acuerdos políticos supranacionales, tratados de modo que puedan ser legalmetne viables.

Máquinas de votar

56. Las máquinas deben ser de diseño sencillo, de peso ligero, de modo que sea facil de transportar y almacenar, requiriendo un mantenimiento mínimo y sencillo. No debe tener partes movibles, y no debe necesitar un sistema complicado de cableado. Los mismos deben ser reducidos a los necesarios para obtener energía eléctrica, que es más barata de operar que las baterías y para conectar unidades de control y de voto. Se puede evitar el uso de cables, pero las posibles interferencias no garantizan la seguridad del proceso.

57. Dados los posibles porblemas con la energía eléctrica, o su inexistencia, deben tener su propia fuente de energía, Sería deseable que pudiese operar con pilas standard (ya hay máquinas que utilizan pilas "D", conocidas como "pilas de linterna")

58. Las máquinas deben permitir incluir en la pantalla todas las papeletas o balotas que estan en juego en un momento dado, que el elector pueda hacer todas las opciones que considere conveniente, asimismo permiten de ese modo votar desde cualquier lugar para la circunscripción en la que le corresponde ejercer el voto. Deben permitir cambios de último momento en esos diseños de acuerdo con lo dispuesto por las regulaciones correspondientes.

59. Las máquinas deben ser de fácil acceso para que puedan votar quienes tiene impedimientos físicos. Por ello tienen que tener pantallas que permitan ver claramente a quienes tiene visión defectuosa, deben tner un mecanismo de audio para facilitar el voto de ciegos, ser trasportables para que se pueda votar por parte de personas que no puedan bajarse de un vehículo o adatables para quienes usen silla de ruedas. Deben disponer de adminículos alternativos para quienes tenga dificultades para poder utilizar sus manos. Se estan probando soluciones para cada uno de esos problemas por parte de los diversos frabricantes de máquinas.

Escrutino.

60. Los sistemad deben ir registrando el voto a medida que se va produciendo, sin que sea accesible a otras personas. A los efectos de control puede requerirse que la máquina emita una tarjeta magnética que contenga el dato del voto individual de cada persona sin que aparezca ligado a la identificación del votante a los efectos de recuento y verificación. La misma podría otorgarse en duplicado a los efectos que el propio votante verifique si su voto fue adecuadamente registrado.

61. Al finalizar la hora de votación la tarea de los miembros de mesa es mínima. Consiste en retirar el chip de memoria (disquete, cilindro o tarjeta PCMCIA, etc.) con los resultados para ponerlo en el mecanismo de trasmisión de resultados o si el sistema dispone de un cartucho impresor de votos retirarlo. Asimismo pueden proceder a una verificación de lo votado mediante la lectura de las tarjetas magneticas individuales. Luego deberan empacar la máquina y demás materiales utilizados para su devolución.

62. Sería aconsejable establecer un comité de evaluación de calidad de los sistemas electorales que establezca criterios previos para adoptar el sistema. Los partidos políticos y sus representantes, los organismos electorales y representantes de organizaciones cívicas promotoras de la limpieza de los procesos electorales tienen mucho que decir al respcto. Fijados esos criterios debe procederse a un llamado a ofertas, de acuerdo con las nomras legales y luego a una evaluación de los sistemas ofrecidos por las empresas privadas

63. Si se adopta la decisión de implantar un sistema electrónico de votación, a los efectos de lograr el máximo grado de legitimidad se recomienda que previo a la adopción de la legislación que lo autoriza, se realice un debate amplio entre todos los actores interesados pertenecientes a los partidos políticos y a la organización electoral. La participación de organizaciones internacionales multilaterales puede ser bienvenida. En cambio, en esta etapa no se aconseja la participación directa de firmas proveedoras. Puedne organizarnos eventos ad hoc, tales como seminarios que sí pueden ser acompañados por una exposición donde los proveedores puedan mostrar sus productos. Debería establecerse ocmo ocndición que mostrasen un simulacro de votación utilizando datos de una anterior elección argentina.

64. Una vez adoptadas las normas legales correspondientes, que deben ser exhaustivas, se recomienda adoptar el sistema que ofreca mayores seguridades al elector. Sería conveniente que fuera un sistema que utilice máquinas tipo DRE, que cumplan con las garantías de seguridad establecidas en el trabajo.

65. De acuerdo a lo estudiado puede observarse que implantar una reforma que sólo incorpore scanner de lectura, al estilo venezolano no es una solución recomendada. Las máquinas utilizadas en Brasil constituyen un avance notorio, pero se requiere que código fuente sea accesible a la autoridad electoral que lo adopte. No puede comprarse un paquete cerrado.

66. Las máquinas no amplian la participación electoral, ni tampoco la restringen. La tecnología debe usarse apropiadamente y requiere entrenamiento específico por parte de las autoridades electorales, cambiando las pautas existentes hasta el momento. También requieren instrucción ciudadana, pero eso también ocurre en el caso del voto manual.

67. Para adoptar un sistema sería conveniente realizar un llamado a licitación que claramente establezca que no habrá soluciones "end to end", compradas "llave en mano" que el control del proceso debe quedar en manos de la autoridad electoral.

68. Dado que muchas empresas desean expandir los mercados para sus máquinas y que deben sortear las constantes dudas acerca de los problemas de seguridad, las posibilidades de negociar un precio adecuado en una competencia amplia pueden ser muy favorables. Por consiguiente, no recomendaríamos desde ya adoptar un sistema determinado sino abrilo a una amplia competencia.


 

Análisis Especial para Factum Digital
mayo - 2003