El Estado y la democracia en cuestión.
América Latina después de la transición (séptima nota)

Juan Rial

 

Sexta nota

7. Las Iglesias y los medios. El poder blando del ejercicio de la denuncia

La prensa junto al Iglesia han sido vistas como las instituciones más confiables por parte de la opinión pública, de la región, de acuerdo a los resultados de diversas encuestas realizadas en los últimos años en la región por parte de muy diferentes empresas, que realizan la pregunta acerca de cual es la institución en la que más confía, proveyendo una una lista de las mismas de antemano.

El planteo de denuncias, la promoción de demandas diversas, sean individuales o colectivas, sin la responsabilidad para poder responder por las mismas ha permitido esa posición de privilegio a las dos instituciones. Pero también estos mecanismos comienzan a desgastarse en este nuevo ciclo de democratización de América Latina.

La constante tarea de denuncia pude ser visto como un derecho de protesta, una válvula de escape para proveer voz a aquellos que no encuentra otra forma de expresar su descontento o de que atiendan sus pedidos, pero para la élite política y empresarial estas acciones no es más que parte dle proceso de agitación de los opositores al gobierno.

También se sabe que algunas de ests instituciones, especialmente los medios de comunicación, también puede pasar a revistar en el banquillo de los acusados. No son inmunes a los mismos actos de corrupción de los que se acusan a los políticos. El reciente caso de la compra de periodistas en Perú, documentada en los llamados "vladivideos" (videos que filmaba Vladimiro Montesinos) ha mostrado que aún el poder blando ejercer la voz sin la contrapartida de propuesta de soluciones también puede erosionarse por el manejo de algunos de los integrantes de las mismas que caen en los mismos problemas que quienes manejan el estado. Los medios, especialmente la televisión y la radio han sabido tocar cuerdas adecuadas de la sensibilidad humana y personas como la peruana Laura Bozzo, quien apareció entre los implicados en casos de corrupción en el Perú de tiempos de Montesinos-Fujimori, puede seguir trabajando en "presentaciones realistas - reality shows" que sirven de entretenimiento a los sectores populares, sin que haya problemas. No ocurre lo mismo con los políticos. Ocurre que los medios además de hacer denuncia, también proveen entretenimiento, su función principal, y también son la fuente primaria de información y formación de la opinión pública. El poder acquirido por la "mediacracia" a través de la industria del "entertaintrol" (entertainement-control), el uso de "advertoriales" (advertisement editorials), “infomercials”, ha llevado a la conformación de nuevos monopolios de poder con quienes deben negociar los políticos y las burocracias estatales. A los partidos gobernantes sólo le queda el poder de la propiedad de las ondas de TV o radio. Pero mientras que los gobrnantes tienen mandatos limitados en el tiempo, no ocurre lo mismo con las concesiones que se otorgan, en general por largo tiempo y renovables automáticamente, por lo que los primeros, por lo general, quedan en una situación subordinada.

En algunos casos las alianzas de hecho entre los grupos de interés económico, gobiernos y manipuladores simbólicos de los medios y otras formas de control social, entre ellos las religiones es fuerte, como en el pasado. Pero en otros casos las contradicciones entre los diversos sectores favorecen balances en los juegos del poder. América Latina ha estado en una situación de flujo constante, por lo que la inestabilidad de esas alianzas es marcada.

Las Iglesias también ejercen el poder sin responsabiliades, pero con un énfasis distinto al de la prensa. También sirve de voz, pero agrega otros medios de ejercer poder blando. Condicionan la vida cotidiana de los fieles seguidores y con ello introducen temas en la agenda pública. En América Latina, los mismos dependen de temas de discusión que importan en el llamado primer mundo y especialmente en los EEUU, donde el neoconservadurismo promueve una agenda en línea con un pensamiento anclado en el pasado. En los países de la región se manifiesta en las políticas referidas al uso del condón y el aborto. En casi nula en lo referido a la investigación en el campo de la biología celular. También se manifiesta es el silencio respecto a grupos minoritrios en cuanto a su definición sexual o de género.

Este papel de denunciantes y promotores, de prestadores de voz, de los grupos religiosos y de los medios de comunición, no es nuevo, pero se ha incrementado ante la declinación de los partidos políticos y ante la falta de respuesta adecuada del Estado a los problemas de la masa de los habitantes, situados en una situación subalterna ante el incremento de la desigualdad y la iniquidad social.
 

Octava nota
 

Análisis Especial para Factum Digital
octubre- 2002