Francia '98: Uruguay
¿se clasifica o no?

Hace poco menos de medio siglo, en los añorados años cincuenta, la discusión giraba en torno a si Uruguay obtenía o no el título mundial en Fútbol, esperanza mantenida hasta el más cercano año setenta, cuando llegó a las semifinales en el primer mundial que se realizó en Mexico. Después las expectativas bajaron sensiblemente: en el nivel máximo fue aspirar a un pasaje más allá del primer o segundo turno, y más modernamente las dudas y expectativas tienen un nivel de modestia que nos empareja con países de menor trayectoria futbolística: llegar al Campeonato del Mundo, o con mayor precisión técnica, a la Ronda Final. Cada vez es más frecuente para los uruguayos ver de lejos los campeonatos del Mundo, eligiendo algún otro país como favorito sustituto: Suecia '58, el doblete de Argentina '78 y España '82, luego los pasados USA '94 y el riesgo de un nuevo doblete de no ir a Francia '98.

¿Cuáles son las expectativas actuales de los uruguayos? ¿Y cómo han variado desde que se iniciaron estas Eliminatorias? Las preguntas fueron formuladas en todo el país, tanto urbano como rural, a personas de 15 años en adelante, en la serie de investigaciones que Factum Opinión Pública realiza en forma permanente sobre fútbol y deportes.

Uruguay hoy comparte el tercer lugar entre cuatro equipos, pero queda sexto por diferencia de goles. Con este panorama, las expectativas de los uruguayos son:
Uruguay se clasifica seguro, opina el 13%
Probablemente se clasifique, 29%
Es tan probable que se clasifique como que no, 16%
Probablemente Uruguay no se clasifique, 20%
Es seguro que no se clasifica, 16%
Y finalmente, no opina el restante 6%

Si agrupamos las respuestas, nos encontramos con:
piensa que es probable o seguro que Uruguay se clasifique, el 42%piensa que es probable o seguro que Uruguay no se clasifique, el 36%
el resultado es de una leve ventaja del optimismo sobre el pesimismo de apenas 6%

Pero hay diferencias significativas entre los distintos grupos de uruguayos. Los habitantes de Montevideo son francamente pesimistas (la diferencia es menos 14) mientras que los residentes en el interior son fuertemente optimistas (la diferencia es más 21). Nacionalófilos y peñarolenses son moderadamente optimistas (más 6 y 7 por ciento, respectivamente), mientras que los simpatizantes de cuadros chicos son algo pesimistas (menos 7%).

A su vez, los jóvenes y adultos jóvenes son un poquitito pesimistas (menos 3%); los adultos medios son un poquitito optimistas (más 3%) y la gente mayor es bastante optimista (más 15%). La expectativa de clasificación es más fuerte en el nivel socioeconómico bajo (más 11%), un poco menos en el semibajo (más 8%) y algo menor en el nivel medio (más 5%), mientras que el nivel socioeconómico alto está dubitativo.


¿Cómo ha variado la percepción de la gente a lo largo de estos doce meses de Eliminatorias?

Al iniciarse las Eliminatorias en abril del año pasado, previo al debut ante Venezuela como visitante, las expectativas eran:
Se clasifica seguro 21%, hoy es 13%
Probablemente Uruguay se clasifique, 36%; hoy es 29%
Es tan probable que sí como que no, 9%; hoy es 16%
Es probable que no se clasifique, 11%; hoy es 20%
Es seguro que no se clasifica, 9%; hoy es igual
No opina, 15%; hoy no opina solamente el 6%.

Como puede verse, baja el optimismo, aumentan las dudas y crece el pesimismo. Pero la cosa fue peor. Comparemos tres momentos: antes de iniciarse las Eliminatorias; el peor momento, después de las sucesivas derrotas ante Paraguay y Colombia, y hoy.
Es seguro o probable que Uruguay se clasifica: al inicio, 57%; luego, 29%; ahora, 42%
Es seguro o probable que Uruguay no se clasifica: al inicio 20%; luego, 47%; ahora, 36%
La diferencia entre optimistas y pesimistas: al inicio, más 37%; luego de las primeras derrotas, menos 18%; ahora, más 6%.

Las expectativas iniciales sin duda estaban bastante relacionadas con la anterior perfomance celeste, la obtención de la Copa América. Y la fuerte caída de las expectativas pueden explicarse por los sucesivos baldes de agua fría que supusieron las derrotas ante Colombia y Paraguay. Pero ¿qué explica esta relativa recuperación del optimismo? Tentativamente pueden señalarse estas explicaciones:
Una. La sustitución del director técnico abre un nuevo período de expectativas, independientemente de que exista o no un cambio fuerte en materia de resultados.
Dos. El producido de la selección luego de la asunción de Auntchaín ha sido contradictorio: triunfo ante Perú como local, empate con Argentina en un partido muy bien jugado, aplastante goleada de Ecuador, y obvio triunfo nada espectacular ante Venezuela. Sin embargo, el conjunto de resultados de todos los equipos sitúa a Uruguay compartiendo el tercer puesto entre cuatro países, lo que le mejora las posibilidades estadísticas.

Vienen ahora dos instancias difíciles: hoy ante Paraguay, en tierra guaraní. Y el 8 de junio ante Colombia, aquí en el Centenario. Luego de ello veremos aquí, en el espacio La Gente, cómo han variado las expectativas populares.


Informe de Factum Opinión Pública elaborado especialmente para radio El Espectador. Estos datos corresponden a la Encuesta Nacional FACTUM, único estudio de opinión pública representativo del 100% del territorio uruguayo.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Gente
Abril 30 - 1997