El EP-FA consolida el 52%

Cae Mujica y crecen Astori, Nin y Arismendi

El Herrerismo crece 4 puntos y llega al 26% del voto nacionalista, aunque la Lista Larrañaga se asegura la mitad del voto blanco. El crecimiento del Partido Colorado se traduce en fuerte aumento de la 15 e Iglesias y el incremento de los votos de Sanguinetti Se produce un cierto equilibrio entre los bloques del EP-FA. El sublema de Mujica-Michelini-Pita redujo su ventaja a solo 5 puntos sobre el sublema Arana-Astori-Nin

Al cabo de tres semanas consecutivas y a dos de las elecciones (en el momento del relevamiento), el EP-FA se encamina a obtener la Presidencia de la República en primera vuelta, con mayoría absoluta en ambas cámaras. En las mismas tres semanas mantuvo el 49% de voto completamente decidido y un 3% dudoso. Sin embargo, ese voto dudoso no ha logrado ser derrumbado por sus contendientes; su permanencia o caída es la única incógnita de la elección presidencial.
Los fuertes ataques del ex presidente Sanguinetti contra Mujica y los Tupamaros no hicieron mella en la intención de voto hacia la izquierda, pero en cambio produjeron tres resultados importantes: el crecimiento del Partido Colorado, una leve caída en el Partido Nacional y un swing dentro del EP-FA: Mujica pierde 5 puntos (4 para Todos por el Cambio y 1 hacia la 1001). Este cambio interno genera como efecto importante un re-equilibrio de fuerza, ya que el sublema Todos por el Cambio se acerca al sublema de Mujica y sus aliados.

El Partido Colorado no solo ha recuperado en una semana la pérdida de las anteriores dos semanas, sino que presenta indicios de un mayor crecimiento. Esto es significativo en término de bancas senatoriales: obtenía exclusivamente dos escaños, ahora se asegura tres y todo apunta a que no es ningún imposible que logre cuatro. La disputa interna genera gran incertidumbre, con posiciones cambiantes, en parte producto de la limitación de la técnica estadística: hoy un 1% colorado equivale a unos 2 a 3 mil votos, lo cual es muy poco desde el punto de vista de las encuestas. En las últimas semanas ha sido cambiante cuál de los dos sublemas supera al otro, lo que es decisivo en caso de un número impar de bancas, pero neutro si el total de escaños es par. Jorge Batlle cuenta con el apoyo de Iglesias y Pasquet.

En el Partido Nacional aparece un fuerte ascenso del Herrerismo, que en una semana significan 4 puntos. Una de las explicaciones posibles es la entrada fuerte en la cancha del ex-presidente Lacalle, cuya exclusión de la lista senatorial había debilitado al grupo. Este incremento del Herrerismo, sumado a la consolidación de Gallinal por encima del 15%, acota mucho a la Lista Larrañaga, que en un principio apareció con posibilidades de alzarse con los dos tercios del voto partidario.

A nivel de la competencia parlamentaria otro hecho es el crecimiento del Partido Independiente. Por lo pronto ya ha asegurado completamente su ingreso al Parlamento, se encuentra en disputa por la segunda banca (con grandes posibilidades) y ha pasado la mitad del camino hacia el ingreso al Senado.

Los días que restan para la campaña electoral presentan la incógnita si desde las filas tradicionales se logrará alguna forma de perforar la base frenteamplista, especialmente si se puede volcar en contra a ese 3% de persistentes dudosos. La otra incógnita interpartidaria es la relación blanco-colorada: aparece un vaso comunicante donde el crecimiento de uno es en parte a costa de la caída del otro. Quizás las mayores interrogantes de la última semana son las más volátiles competencias internas. En la izquierda suponen definir la correlación de fuerzas que impactaría sobre su eventual gobierno, en el coloradismo el dirimir una eterna disputa de primacías entre Batlle y Sanguinetti, y en el nacionalismo determinará el peso específico interno de Larrañaga.

La lucha por llegar al balotaje pone inicialmente al Partido Nacional en la lectura de que un triunfo de Vázquez implicaría su derrota. Sin embargo, Larrañaga aparece como un gran ganador de este proceso electoral, ya que en la peor de la hipótesis lleva a su Partido a un nivel igual o superior al que tuvo 10 años atrás, recupera el segundo lugar y obtiene una considerable ventaja sobre el Partido Colorado.

Publicado en diario El Observador
octubre 23 - 2004