El Frente Amplio crece y hoy ganaría en primera vuelta

Si las elecciones fueran hoy, 29 de las 30 bancas del Senado tendrían partido y 25 de ellas nombre y apellido. También tendrían partido 93 de los 99 escaños de diputado. Pero quedan 29 días

La última Encuesta Nacional Factum arroja una intención de voto del 50% para el Encuentro Progresista-Frente Amplio, 32% para el Partido Nacional, 10% para el Partido Colorado, 1% para el Partido Independiente, 2% de voto en blanco y nulo, y 5% de personas sin inclinación partidaria. Estos son los datos a la primera quincena de setiembre (ver El Observador, Voto04, 25 de setiembre). De los inclinados por los partidos, un 11% tiene todavía dudas en mantener o cambiar el voto; en total, pues, este 11% más el 5% sin inclinación da un total de 16% de personas con algún nivel de indecisión. Ello quiere decir que en estos 29 días que faltan los partidos y candidatos pueden apostar unos a cambiar estas cifras y otros a afirmarlas.
Mientras tanto, se va dibujando el mapa de la composición de las nuevas cámaras legislativas. La Cámara de Senadores se elige en circunscripción única nacional, mediante triple voto simultáneo. Se vota por lema (partido), sublema y lista de candidatos. Las bancas se distribuyen en primer término en forma estrictamente proporcional a los votos obtenidos por los lemas, sin contar los votos en blanco o anulados. En un segundo nivel, al interior de cada lema, los escaños se prorratean de manera también proporcional entre los sublemas. Y en tercer término, dentro de cada sublema, se distribuyen también proporcionalmente entre las distintas listas, si las hay. El método de distribución es el d´Hondt, o método del divisor. La proporción se establece en base a las razones matemáticas entre los agentes electorales. Desde 1925 en Uruguay no se aplica en ningún nivel la adjudicación por restos. El Senado se compone de 30 senadores más el vicepresidente de la República; total: 31. Para la Cámara de Representantes, las bancas entre los lemas se adjudican en proporción a los votos obtenidos en todo el país. En cambio, la adjudicación a las listas y candidatos se hace a nivel departamental, teniendo en cuenta en parte los votos de cada departamento y en parte los votos en todo el país.

Con la intención de voto actual, en la Cámara de Diputados el EP-FA se asegura 51 bancas, una más de las necesarias para la mayoría absoluta. A su vez el Partido Nacional alcanzaría 32 y el Partido Colorado, 10. Hay además 3 bancas casi empatadas entre cuatro partidos: EP-FA, Nacional, Colorado e Independiente; por pocos votos uno de los cuatro no la obtendrá. Y quedan otras 3 bancas que corresponde al porcentaje de personas sin inclinación partidaria. Irá hacia dónde esta gente se incline. A nivel del Senado, el EP-FA logra 16 bancas más el cargo de vicepresidente de la República, con lo que totalizaría 17, una más de la mayoría absoluta. El Partido Nacional lograría 10; y además queda una en disputa entre estos dos primeros lemas. El Partido Colorado se sitúa en los 3 senadores.

En el EP-FA hay una banca sin dueño: será según dónde se inclinen los que hoy votarían a la izquierda pero no saben a qué lista. Y también hay una posible 17ª banca (en disputa con los blancos), cuyo nombre también dependerá de estos indecisos internos. Estos dos escaños están en principio entre Marina Arismendi, Susana Dalmás, Gaggero, Margarita Percovich y Lucía Topolansky. En el Partido Nacional es alto el número de indecisos internos, lo que lleva que haya 2 bancas sin dueño, más una tercera que está en disputa con la izquierda. Estas 3 bancas las disputan Alonso, Antía, Elso Goñi, Long y Penadés. El Partido Colorado tiene dos bloques electorales enfrentados: de un lado el Foro Batllista, y del otro la 15 más la Unión Colorada y Batllista (Iglesias) más Batllismo Abierto (Ope Pasquet). Si el coloradismo obtiene 3 bancas, el bloque que gane se lleva el tercer escaño, que está entre el forista Hierro y el quincista Amaro. Si el coloradismo alcanza las 4 bancas, esa cuarta banca puede implicar que salgan Hierro y Amaro, o que se desnivele la situación entre los bloques y entre o el tercero del Foro (Sanabria) o el tercero de la 15 (Amorín Batlle). El Partido Independiente, con estas cifras, está en el borde de mantenerse en la Cámara de Representantes. Si la Presidencia la gana el EP-FA, la banca de Nin Novoa la ocupará Lescano. Si gana el nacionalismo, las bancas de Larrañaga y Abreu las ocuparán Ramírez y Camy.
 

Publicado en diario El Observador
octubre 2 - 2004