Si hoy hubiera elecciones

El Frente Amplio crece y hoy ganaría en primera vuelta

Con 5% de personas sin definición partidaria, el EP-FA alcanza al 50% del total de votantes. Si se proyectan esos indefinidos, su votación actual oscilaría entre el 52 y el 53%. Obtendría una mayoría absoluta holgada en ambas cámaras Entre quienes tienen plenamente decidido el voto, en octubre la izquierda obtiene el 47%, los blancos el 27% y los colorados el 8%. El total de gente volátil es de 390 mil personas (17%)

Si hoy hubiera elecciones el resultado más probable, una vez proyectada la gente sin definición partidaria, el Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría obtendría la adhesión de entre el 52% y el 53% del total de votantes, mientras el Partido Nacional se ubicaría en el 33-34% y el Partido Colorado en el 10-11%. El Partido Independiente rondaría en torno al 1% y los votos en blanco, anulados y por los otros cuatro partidos se situarían entre el 2% y el 3%.
Pero quedan cinco semanas para los comicios. La actitud para el 31 de octubre es diferente, ya que tiene definido el voto por el EP-FA el 47%, por el nacionalismo el 27%, por el coloradismo el 8%, por el voto en blanco o anulado el 1% y por los otros cinco partidos menos del 1%. Hay pues un 17% de personas de voto volátil (unos 390 mil individuos), que se discriminan así según su inclinación o simpatía partidaria:

EP-FA 95.000 4%

P. Nacional 115.000 5%

P. Colorado 45.000 2%

En blanco/anulado/otros 35.000 1%

Sin definición ni inclinación 100.000 4%


Al día de hoy, cabe registrar cinco categorías de votantes:

Decididos. Constituyen en total el 83% de todo el electorado y son quienes al día de hoy manifiestan tener completamente decidido el voto por partido y candidato presidencial

Inclinados por partido, con dudas. Si hoy hubiera elecciones tienen definido a quien votar, pero manifiestan dudas en cuanto a mantener o cambiar el voto hacia el 31 de octubre. Constituyen el 10% del electorado (la suma de decididos más definidos con dudas totalizan el 93% del Cuerpo Electoral)

Con preferencia por candidato. No expresan inclinación por ningún partido en especial, pero se inclinan con claridad a votar a un determinado candidato presidencial. Son el 2% de los electores. El conjunto formado por los votantes decididos, los definidos por partidos con dudas y los con preferencia por candidato, totalizan el 95%. Este nivel es el que se toma para computar la intención de voto actual, es decir, si hoy hubiera elecciones.

Indefinidos con simpatía partidaria. Personas que aunque no tienen definición de voto, manifiestan simpatía por un partido político determinado o cercanía a un partido. Constituyen el 1% del electorado. El conjunto formado por los decididos, los definidos con dudas, las personas con preferencia por candidato y los indefinidos con simpatía, totalizan el 96%

Sin inclinación. Indefinidos puros. Son el último reducto de la indefinición, el 4% final del Cuerpo Electoral. No expresan definición, ni preferencia ni simpatía por partido o candidato alguno.

Si se analizan estos indefinidos, se toma en cuenta su conducta en elecciones anteriores y referendos, los rechazos y antipatías por partidos y candidatos, su ubicación en el espectro ideológico y otros elementos socio-culturales, permite inferir que de ellos entre el 1 y el 2% votaría hoy por la izquierda, otro tanto lo haría por el nacionalismo y el restante 1% se podría dividir entre el coloradismo y el voto en blanco.

Con estos datos, si las elecciones fuesen hoy el EP-FA obtendría la Presidencia y la Vicepresidencia de la República en primera vuelta. En la Cámara de Representantes el EP-FA lograría 53-54 diputados, el Partido Nacional 34-35, el Partido Colorado alrededor de 10 y el Partido Independiente estaría cerca de su acceso al Parlamento. En la rama alta lograría 16-17 senadores el EP-FA (más el vicepresidente de la República, con lo que totalizaría 17 ó 18 miembros), 10-11 el Partido Nacional y 3 el Partido Colorado. Es necesario recordar que para la composición del Parlamento solo se toman en cuenta los votos válidos, es decir, los votos emitidos a favor de un partido político (lema).

En la definición presidencial del 31 de octubre, en cambio, participan todos los votantes, sin excepción. Dado los guarismos, el último domingo del mes que viene los dos resultados posibles son o la elección de Tabaré Vázquez o el balotaje. Para que gane Vázquez, los votos para el EP-FA deben superar la mitad del total de votantes (ser medio voto o un voto más de la mitad). Para que haya balotaje, debe superar la mitad del total de votantes todo lo demás. Para votar a favor del balotaje es indistinto el voto por el Partido Nacional, por el Partido Colorado, por el Partido Independiente, por los cuatro partidos menores (Intransigente, Unión Cívica, Liberal y de los Trabajadores), el voto en blanco y el voto cuyo contenido es nulo.

El eje de la campaña electoral se centra por supuesto en la captación de las personas sin inclinación ni definición partidaria. Pero para que no haya balotaje es necesario que los opositores a Vázquez perforen su base de sustentación y logren desviar el voto de esas 95.000 personas que hoy votarían el EP-FA pero tienen dudas, o que hoy no saben que votarían pero se sienten más cercanos o simpatizantes de la izquierda. Allí está el eje de la decisión del resultado electoral.
 

Publicado en diario El Observador
setiembre 25 - 2004