Si hoy hubiera elecciones

EP-FA baja y vuelve al 49%, los blancos estables en 32%

Si hoy hubiera elecciones y quienes tienen simpatía por los partidos la traducen en voto, el EP-FA alcanzaría la mitad del electorado, los blancos el tercio y los colorados un noveno. Quedaría por definir el voto de tan solo el 3% y votaría en blanco el 2%. Entre quienes tienen plenamente decidido el voto en octubre la izquierda obtiene el 46%, los blancos el 27% y los colorados el 9%. El total de gente indefinida y dudosa llega al 16%

 Si hoy hubiera elecciones el resultado más probable estaría en un 50-51% de votos para el Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría, 34% para el Partido Nacional, 11-12% para el Partido Colorado, el 1% para el Partido Independiente (junto con cívicos, liberales, intransigentes y de Trabajadores) y un 2% de votos en blanco y nulos. Por ahí andaría el escrutinio, una vez que los últimos indefinidos hubiesen tenido que definir su voto.
Pero hoy no hay elecciones, sino que las mismas están a 64 días de distancia. Entonces, puede verificarse la existencia de al menos cinco categorías de votantes:

Decididos. Constituyen en total el 84% de todo el electorado y son quienes al día de hoy manifiestan tener completamente decidido el voto por partido. La gran mayoría de ellos declara tener decidido incluso el voto por sector, pero una porción minoritaria se encuentra en la situación de tener decidido el voto por partido y estar indeciso o tener dudas en el voto al interior del partido. Entre los decididos se cuenta un 2% de los votantes cuya decisión es definitiva y neutra, es decir, han resuelto votar en blanco o de forma deliberadamente nula.

Definidos por partido, con dudas. Son quienes si hoy hubiera elecciones tienen definido a quien votar, pero manifiestan dudas en cuanto a mantener o cambiar el voto hacia el 31 de octubre. Constituyen el 9% del electorado (la suma de decididos más definidos con dudas totalizan el 93% del Cuerpo Electoral)

Con preferencia por candidato. Personas que no expresan inclinación por ningún partido en especial, pero que en cambio se inclinan a votar con claridad a favor de un determinado candidato presidencial. Son el 2% de los electores. El conjunto formado por los votantes decididos, los definidos por partidos con dudas y los con preferencia por candidato, totalizan el 95%. Este nivel es el que se toma para computar la intención de voto actual, es decir, si hoy hubiera elecciones.

Indefinidos con simpatía partidaria. Personas que aunque no tienen definición, manifiestan simpatía por un partido político determinado. Constituyen el 2% del electorado. El conjunto formado por los decididos, los definidos con dudas, las personas con preferencia por candidato y los indefinidos con simpatía, totalizan el 97%

Indefinidos puros. Son el último reducto de la indefinición, el 3% final del Cuerpo Electoral. No expresan definición, ni preferencia ni simpatía por partido o candidato alguno. Aún así, su valoración de los diferentes candidatos, su conducta en elecciones anteriores y en referendos, los rechazos por partidos y antipatías por presidenciables, todo ello permite inferir que este último reducto tiende en entre un uno y un dos por ciento a favor de la izquierda, otro uno por ciento hacia los blancos y menos del uno por ciento hacia los colorados.

La campaña electoral de todos los candidatos va dirigida no solo a los indefinidos puros, sino a toda persona que no tiene una decisión plena. Ello hace que el área de disputa tenga un tamaño del 16% del Cuerpo Electoral, lo que equivale a unas 370.000 personas, constituida por alrededor de 70 mil indefinidos puros, 45 mil indefinidos con simpatía, otros 45 mil con preferencia por candidato y 210 mil individuos con definición partidaria no del todo firme, es decir, con dudas hacia octubre.

Si las elecciones fuesen hoy el EP-FA obtendría la Presidencia y la Vicepresidencia de la República en primera vuelta. En la Cámara de Representantes el EP-FA obtendría 51-52 diputados, el Partido Nacional alrededor de 35, el Partido Colorado entre 11 y 12 y el Partido Independiente pelearía su acceso al Parlamento. En la rama alta lograría 16 senadores el EP-FA (más el vicepresidente de la República, con lo que totalizaría 17 miembros), 11 el Partido Nacional y 3 el Partido Colorado.

Restan 9 semanas para que la izquierda consolide estos resultados, y para que ern sentido opuesto los blancos y los colorados den vuelta las cifras. Todo ello dependerá más que nada de los errores que cometa cada candidato, cada partido y sobretodo, cada elenco de dirigentes. A veces uno o dos errores gruesos vuelcan la balanza, pero otras veces lo que importa es la acumulación de muchas pequeñas fallas. Y los errores no son iguales en cualquier momento, son menores ahora, en esta etapa menos sonora de la campaña, y son más importantes en los últimos 30 días, cuando de acuerdo con la flamante ley, se dará la guerra publicitaria a pleno en los medios electrónicos.
 

Publicado en diario El Observador
agosto 28 - 2004